Cómo mejorar tu vida: 6 principios básicos

¡Bienvenidos a todos aquellos que buscan mejorar su vida! Todos tenemos metas y deseos que ansiamos cumplir, pero muchas veces nos cuesta encontrar la manera de hacerlo. En este artículo, compartiré contigo seis principios básicos que te ayudarán a transformar tu vida de forma positiva y duradera. Ya sea que quieras mejorar tu salud, relaciones o carrera profesional, estos principios te guiarán hacia el éxito y la felicidad. ¿Estás listo para dar el primer paso hacia una vida mejor? ¡Sigue leyendo!

Si está buscando formas de mejorar su vida y eliminar la c ** p acumulada que bloquea su camino, no faltan los consejos.

Una búsqueda rápida en línea revelará cientos de artículos repletos de sugerencias útiles que cubren todos los aspectos de su existencia diaria.

Sin embargo, el problema es que cuanto más larga sea la lista, menos probable es que puedas lograr tu objetivo.

Aunque es posible que muchos de los consejos útiles ni siquiera se apliquen a usted, el volumen total puede ser desagradable a medida que rastrea innumerables defectos humanos.

Te atascarás en los detalles y, lo peor de todo, terminarás sintiéndote terrible contigo mismo.

Si la montaña va a ser tan difícil de escalar, ¿por qué molestarse?

…esas son tus buenas intenciones antes de que siquiera hayas comenzado.

Hemos reducido el número de sugerencias, con la idea de que menos es más.

Y, dado que las circunstancias externas son mucho más difíciles de cambiar o de ejercer control sobre ellas, nuestro enfoque está en el interior, en su bienestar mental y emocional.

Estos factores tienen una influencia más fundamental sobre tu existencia y podrás ver los resultados antes.

La verdad es que muchos de nuestros problemas no son causados ​​por mala suerte, por eventos desafortunados, o por otras personas…

En realidad se derivan de nuestros propios malos hábitos mentales.

Hacer un poco de autoanálisis y reevaluar sus actitudes mentales es la mejor manera de comenzar su camino hacia la superación personal.

Próximamente hay 6 mentalidades negativas con las que muchos de nosotros estamos agobiados.

Si puedes dejarlos de lado y liberarte de su influencia perjudicial, descubrirás una ligereza de ser que nunca creíste posible.

El cambio desde adentro es muy liberador y empoderador. Y, mejor aún, comenzará a sentir el beneficio casi al instante, incluso cuando el viaje lleve más tiempo.

Usted está en el asiento del conductor aquí y realmente tiene el poder de mejorar su calidad de vida.

Entonces empecemos. ¡No hay tiempo que perder!

1. Deja de lado el perfeccionismo.

La verdad de la existencia humana, mientras avanzamos de puntillas por el laberinto, es que nada es blanco o negro.

Si aceptamos (¡y esperamos!) sólo lo mejor de nosotros mismos y para nuestras vidas, lo más probable es que no lleguemos muy lejos.

Peor aún, nos sentiremos constantemente decepcionados y como si nos hubiéramos defraudado a nosotros mismos (y/oa los demás).

Además de eso, por mucho que busquemos el trabajo perfecto, la relación perfecta o el hogar perfecto, nunca lo encontraremos.

Mientras tanto, con la mirada puesta en lo inalcanzable, muchas otras posibilidades que podrían hacernos felices pasarán desapercibidas.

Si nos esforzamos constantemente por lograr y mantener un desempeño perfecto en todas las cosas en todo momento, nos quedamos sintiéndonos no solo agotados por el esfuerzo, sino también insatisfechos con lo que percibimos como un fracaso.

Llevado a su última conclusión, el perfeccionismo es, de hecho, increíblemente limitante porque el miedo al fracaso puede causar parálisis.

Entonces, al contrario de lo que podrías haber pensado, el perfeccionismo es en realidad la madre de la procrastinación en lugar de la proactividad.

Ahora es el momento de entender que está bien cometer errores. Tener defectos es una parte ineludible de la condición humana.

Si no te permites cometer errores, no aprenderás ni crecerás como persona.

Otra cosa que debe hacer es darse permiso para esforzarse menos del 100 %: comience con el 80 % y vea cómo se siente.

Acepta que no es necesario que todos los aspectos de tu vida sean perfectos para que seas feliz.

Cómo se ve tu vida desde el exterior no es importante; lo que está pasando en el interior es la clave para la satisfacción.

Restablezca sus expectativas. Si no lo hace, permitirá que el perfeccionismo pernicioso absorba todo el placer de su vida.

Estarás buscando lo que en realidad nunca podrás lograr mientras la vida ‘real’, y todas las oportunidades que ofrece, te pasan por alto.

Publicación relacionada: Cómo superar el perfeccionismo: 8 formas de aceptar menos que lo mejor

2. Deshazte de la negatividad, abraza los aspectos positivos.

Todos estamos familiarizados con el concepto del vaso medio lleno versus el vaso medio vacío y sabemos que el primero supera al segundo sin duda alguna.

Sin embargo, los problemas que nos rodean, a nivel personal, nacional y mundial, hacen que sea demasiado fácil ver la vida a través de una lente sucia y distorsionada, haciéndonos sentir impotentes y sin esperanza.

Esa es una gran carga para transportar las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Si buscas cosas malas (y seamos realistas, no tienes que buscar muy lejos), siempre las encontrarás.

Solo verás la tristeza y la fatalidad, sin reconocer ningún aspecto positivo en absoluto.

El pesimismo se perpetúa a sí mismo y cuanto más te quejes y te quejes, peor parecerá todo.

Nunca ha habido un mejor momento para abrazar el optimismo y seguir buscando las cosas buenas, positivas y francamente asombrosas que nos rodean.

Están justo ahí, es solo que estamos demasiado atrapados en el ciclo de negatividad para verlos.

Si dejas que la vida te aplaste, es 100% seguro que lo hará.

Empieza a buscar los aspectos positivos y pronto comenzarás a ver la vida desde una perspectiva mucho más atractiva.

Junto con ese cambio de actitud vendrá una perspectiva mucho más brillante.

Tal vez encuentres un resorte en tu paso que no estaba allí antes e incluso una canción en tu corazón.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

3. No te tomes las cosas tan personalmente.

Responder negativamente a las cosas que otros han dicho o hecho está relacionado en última instancia con nuestras propias inseguridades y falta de autoestima.

Este es un problema que se perpetúa a sí mismo: cuanto más permitamos que nos afecten los sentimientos de dolor, vergüenza o incluso ira hacia nosotros mismos o hacia otra persona, más baja será nuestra autoestima.

Nos sentimos impotentes e inadecuados.

Esos demonios internos negativos nunca están más satisfechos que cuando pueden distorsionar nuestra percepción de la realidad y hacernos sentir que estamos bajo ataque.

La realidad es que la mayoría de las personas, incluso amigos y compañeros de trabajo, no piensan en usted, no hablan de usted ni se preocupan de ninguna manera por usted el 99% del tiempo.

Puede que estés sufriendo por el dolor y el resentimiento por algo que tomaste como un insulto.

Puedes creer que no le gustas a alguien porque no te saludó.

La verdad es que usted es el único dañado por el desaire real o imaginario, mientras que el ‘delincuente’ probablemente ignora felizmente su ‘crimen’.

En su mayor parte, si la gente te trata bien o mal, o si son fríos o cálidos contigo, en realidad no es un asunto personal en absoluto.

Es más probable que esté relacionado con cosas que suceden en sus propias vidas complicadas.

No te hagas miserable creyendo que lo es.

Por ejemplo, la persona que no sonríe ni te saluda puede ser simplemente tímida o distraída, o tal vez ni siquiera te vio.

Restablecer tu respuesta a los estímulos que pueden haberte lastimado en el pasado aumentará tu autoestima y no te tomarás las cosas tan a pecho en el futuro.

Publicación relacionada: Cómo no tomar las cosas tan personalmente todo el tiempo: ¡7 consejos sin tonterías!

4. Evite sacar conclusiones precipitadas.

El problema con esta mentalidad es que te permite pensar que todo lo ves y todo lo sabes porque haces suposiciones masivas.

Estas suposiciones generalmente se basan en evidencia mínima.

Es el eterno problema de sumar 2 y 2 y hacer 5.

Este hábito causa problemas de dos maneras…

En primer lugar, la persona que saca conclusiones apresuradas sobre la más mínima información tiene tanta confianza en su conocimiento que deja de prestar atención a lo que realmente está sucediendo.

En su lugar, se ponen las anteojeras y siguen arados basándose en su propia suposición.

La verdad es que los humanos son generalmente malos adivinos y la mayoría de nuestras suposiciones están muy alejadas de la realidad.

Y una suposición incorrecta a menudo lleva a que se tomen acciones incorrectas.

El segundo problema con este hábito es la tendencia a jugar a leer la mente, haciendo suposiciones masivas sobre por qué la gente hace lo que hace o lo que piensa.

Dado que es imposible meterse en la cabeza de otra persona, la conclusión seguramente será incorrecta, con resultados potencialmente dañinos.

Muchas relaciones, tanto profesionales como personales, son arruinadas por personas que sacan conclusiones equivocadas basadas en suposiciones erróneas.

5. No te compares con los demás.

Esta actividad tradicional, seductora pero potencialmente dañina ha sido llevada al siguiente nivel por la explosión de las redes sociales.

Podemos deleitarnos con las vidas fantásticamente emocionantes y privilegiadas que llevan los ‘Joneses’ de hoy, dando al monstruo de ojos verdes muchas oportunidades para levantar la cabeza.

Es especialmente importante en este momento, entonces, considerar las razones por las que compararse con los demás es perjudicial y no le da un punto de referencia preciso de su propia valía.

En primer lugar, resulta que la afirmación de Mark Twain de que “la comparación es la muerte de la alegría” está respaldada por investigaciones científicas.

Un estudio demostró que las comparaciones desfavorables crean sentimientos de envidia, baja confianza en uno mismo y depresión.[1].

Por el contrario, las comparaciones con personas que están peor dan como resultado un placer mezquino.

Sea como sea, la comparación te lleva por un camino peligroso.

En segundo lugar, no se está comparando con la realidad, sino con una versión editada en la que los aspectos negativos se transformaron en aspectos positivos para el beneficio de los demás.

Curiosamente, un estudio reciente confirma nuestra tendencia a sobrestimar los aspectos positivos en la vida de los demás, mientras no vemos los aspectos negativos o los malinterpretamos. [2].

Así que terminamos con una imagen incompleta y una interpretación distorsionada de esos hechos limitados que enturbia aún más las aguas.

Hacer comparaciones cuando no tienes toda la información claramente no tiene sentido, especialmente porque estás comparando tu realidad con los aspectos destacados editados de otra persona.

¿Por qué no usar tu energía para ser la mejor versión de ti mismo en lugar de tratar de ser tan bueno o mejor que los demás?

Publicación relacionada: Cómo dejar de compararse con los demás

6. No mires atrás, deja ir el pasado.

El estudio de Disney estaba en algo con el himno apasionado de Elsa: Let It Go.

Es un sentimiento que toca profundamente nuestras emociones, nuestro deseo de seguir adelante y dejar atrás las heridas e injusticias del pasado.

Y, sin embargo, la mayoría de nosotros no lo hacemos, no lo haremos o no podemos hacerlo.

Nos encontramos atrapados en un círculo vicioso de resentimiento, frustración, miseria y desesperación causado por heridas y problemas pasados ​​a los que nos aferramos, sin importar cuánto dolor cause.

Esta es probablemente la más difícil de todas las ‘soluciones’ que mejorarán tu vida.

No es fácil soltar el dolor acumulado. Cuanto más tiempo nos hemos aferrado a él, más difícil es ponerlo a descansar y seguir adelante.

Aunque es tóxico, parece un viejo amigo que somos reacios a eliminar por completo de nuestras vidas.

Pero hay pasos que puedes seguir para ayudarte a despedirte de las heridas pasadas y encontrarás algunos consejos sobre cómo lograr este reinicio radical aquí: Cómo dejar atrás el pasado: ¡16 consejos sin tonterías!

La conclusión es que el dolor pasado no debería definir tu vida.

Llevar ese equipaje no es saludable y solo aumenta el estrés. Se interpone en el camino de su capacidad para concentrarse en el trabajo, el estudio y sus relaciones.

Es por eso que necesitas dejarlo ir y permitir que una verdadera capacidad de alegría y felicidad regrese a tu vida.

¿No crees que ya es hora?

Referencias:

1. Golondrina, SR y Kuiper, NA (1988). Comparación social y autoevaluaciones negativas: una aplicación a la depresión. Revisión de psicología clínica, 8, 55–76.

2. Jordan, AH, Monin, B., Dweck, CS, Lovett, BJ, John, OP y Gross, JJ (2011). La miseria tiene más compañía de lo que la gente piensa: subestimar la prevalencia de las emociones negativas de los demás. Boletín de Personalidad y Psicología Social, 37(1), 120–135.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo mejorar tu vida: 6 principios básicos

Introducción

No se necesita mucho para mejorar tu vida. Solo necesitas comprender y aplicar algunos principios básicos que te ayudarán a alcanzar tus objetivos y ser más feliz en general. Aquí hay seis principios que puedes seguir para empezar a mejorar tu vida hoy mismo.

1. Sé agradecido

La gratitud es uno de los principios más importantes que puedes aplicar en tu vida. Enfócate en las cosas por las que estás agradecido y hazlo un hábito diario. Haz una lista de las cosas buenas que te han pasado cada día y agradece por ellas. De esta manera, te entrenas para ver las cosas buenas de la vida y a dejar de enfocarte en lo negativo.

2. Mantén una actitud positiva

La actitud que tengas ante la vida tiene un gran impacto en tu felicidad y éxito. En vez de quejarte, enfócate en las soluciones. No te rindas ante los desafíos, sino trata de encontrar la oportunidad para aprender y crecer. Rodéate de personas positivas y haz cosas que te hagan feliz.

3. Mantén hábitos saludables

Mantener unos hábitos saludables puede ser difícil, pero es vital para mejorar tu vida. Haz ejercicio regularmente, come alimentos saludables, y duerme el tiempo suficiente. Hacer esto puede ayudarte a tener más energía, aumentar tu autoestima y mejorar tu concentración.

4. Aprende de tus errores

Los errores son una parte natural de la vida y no deben ser vistos como un fracaso. En vez de culparte por errores pasados, trata de aprender de ellos. Encuentra maneras de hacer bien las cosas y aplícalas en el futuro.

5. Practica la paciencia

La paciencia es una virtud y es importante para muchos aspectos de nuestra vida. Debes ser paciente con los demás y también contigo mismo. Recuerda que nadie es perfecto y que a veces las cosas toman tiempo. Practicar la paciencia te ayudará a reducir la ansiedad y a tener un mayor enfoque en los objetivos a largo plazo.

6. Establece objetivos realistas

Establece tus objetivos de manera realista. Los objetivos inalcanzables pueden ser desalentadores, mientras que los objetivos modestos pueden ayudarte a mantenerte motivado. Además, es importante establecer metas que sean específicas y medibles.

Conclusión

Si sigues algunos de estos principios básicos, puedes mejorar tu vida de manera significativa. Recuerda, no tienes que hacer cambios drásticos para ser más feliz o exitoso. Al principio puede ser difícil, pero con el tiempo y la práctica, estos principios se convertirán en hábitos que te ayudarán a alcanzar tus objetivos y mejorar tu vida en general.

  1. Sé agradecido
  2. Mantén una actitud positiva
  3. Mantén hábitos saludables
  4. Aprende de tus errores
  5. Practica la paciencia
  6. Establece objetivos realistas

Deja un comentario