Cómo no ser antisocial

¿Te sientes aislado en tu día a día? ¿Te cuesta relacionarte con los demás y te consideras una persona antisocial? En este artículo descubrirás algunas claves para superar la timidez y aprender a socializar de forma efectiva. Acompáñanos en este recorrido y verás como tu vida social se enriquecerá a pasos agigantados.

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, podemos ganar una comisión.

“¿Cómo puedo dejar de ser tan antisocial?”

– Tomás

En un mundo que parece tener que ver con la extroversión y la popularidad, sentirse antisocial puede parecer una batalla solitaria. Por un lado, es posible que no entiendas por qué otras personas valoran tanto la conexión. Por otro lado, es posible que desee relaciones, pero encuentra que socializar es agotador y frustrante.

Muchas personas que luchan con sentirse antisociales sienten una inmensa vergüenza por sus experiencias.

anuncios

Quieren hacer una diferencia en sus vidas. Sin embargo, es posible que no sepan por dónde empezar. O bien, pueden sentirse desalentados y condenados a repetir los mismos patrones.

Este artículo se centra en cómo no ser antisocial. Nuestro artículo «¿Por qué soy antisocial?» explora las razones por las que no quiere socializar.

¿Qué significa ser antisocial?

Para la mayoría de nosotros, ser antisocial significa que no queremos socializar. Para los psicólogos, antisocial tiene un significado diferente y está relacionado con la sociopatía (Trastorno de personalidad antisocial). Comportamiento antisocial como término médico es cuando no tienes en cuenta a los demás.

En este artículo, nos estamos enfocando en el significado popular de la palabra: no tener ganas de socializar.

Entremos en lo que necesitas saber.

  • Lidiar con sentirse antisocial
  • Superar las razones subyacentes para sentirse antisocial
  • Parte 1: Lidiar con sentirse antisocial

    Las estrategias correctas pueden ayudarlo a sentirse menos antisocial. Tenga en cuenta que lo que funciona mejor para otra persona podría no funcionar mejor para usted. Es importante tener una mente abierta cuando se trata de aprender nuevas formas de ayudarse a sí mismo.

    Reflexionar sobre los beneficios de trabajar en este cambio

    El cambio puede ser un desafío y es esencial reflexionar sobre por qué el trabajo es importante para usted. Piensa por qué quieres cambiar sintiéndote tan antisocial. ¿Quieres tener más amigos? ¿Quieres disfrutar de una relación íntima satisfactoria? ¿Estás interesado en ascender en tu carrera?

    Anota las razones que te vengan a la mente. Mantenga esta lista a mano y agréguela a medida que surjan nuevas razones. Cuando los viejos hábitos empiecen a tentarte, haz una lista de tus motivos. Pueden ayudarlo a recordar por qué está haciendo este trabajo.

    Identifica tus desencadenantes antisociales

    Los desencadenantes se refieren a personas, lugares o cosas que te hacen sentir más antisocial. Algunas personas tienen muchos factores desencadenantes y otras solo tienen unos pocos.

    Por ejemplo, ¿luchas con sentirte antisocial en todas las situaciones? ¿O solo alrededor de ciertos tipos de personas o entornos? ¿Hay momentos en los que disfrutas de las interacciones sociales?

    Tenga en cuenta que los factores desencadenantes también pueden cambiar con el tiempo. Dicho esto, identificar tus desencadenantes te ayuda a comprender tus patrones antisociales. Esto puede ayudarlo a facilitar los pasos que necesita para que su situación mejore.

    Considere escribir en un diario sus pensamientos y sentimientos durante algunas semanas. Puede ser tan simple como escribir «la interacción social de hoy me hizo sentir…»

    A ver si surgen patrones interesantes. Estos patrones pueden ayudarte a comprender por qué eres antisocial.

    Incorporar más atención

    Los comportamientos antisociales a menudo se manifiestan a partir de una combinación de ansiedad, depresión o ambas. Sin embargo, muchas personas descubren que la atención plena puede mejorar sus síntomas de salud mental.

    Mindfulness se refiere a elegir conscientemente vivir en el momento presente. Adoptar esta mentalidad suele ser más fácil decirlo que hacerlo. Muchos de nosotros reflexionamos sobre nuestros errores pasados ​​percibidos y nos preocupamos por nuestros próximos planes futuros. Sin embargo, si practica cambiar su energía al ahora mismo, puede sentirse menos abrumado.

    Considere agregar más atención plena a su vida al:

    • Meditando por unos momentos cada día. Puede ser tan simple como intentar centrar toda tu atención en tu respiración durante 10 minutos.
    • Tomando respiraciones profundas y abdominales.
    • Diario de sus sentimientos.
    • Hacer caminatas conscientes. En otras palabras, trata de centrar tu atención en lo que ves, oyes, hueles o sientes. Mientras te enfocas en estos sentidos, no intentas cambiarlos sino simplemente aceptarlos.
    • Participar en actividades de una sola tarea. Esto significa que en lugar de hacer dos cosas a la vez, haces una y enfocas tu atención en esta.
    • Centrándose en su gratitud. Incluso si te sientes preocupado por las cosas de la vida, siempre habrá cosas positivas que podamos recordar. ¿Cuáles son algunas cosas por las que estás agradecido?

    Establece dos objetivos sociales prácticos a la semana.

    Cambiar toda tu personalidad de la noche a la mañana no es posible, ¡ni es necesario! Casi todos los cambios profundos resultan de numerosos pequeños pasos.

    Si quiere sentirse menos antisocial, concéntrese en establecer metas semanales realistas para usted. Estos objetivos deben basarse en la acción y ser concretos. Algunos ejemplos incluyen:

    • Saludar a un extraño.
    • Enviar un mensaje de texto a un viejo amigo para ver cómo está.
    • Preguntarle a su compañero de trabajo sobre sus planes para el fin de semana.
    • Hacer una llamada telefónica que ha estado postergando.
    • Invitar a un miembro de la familia a almorzar.
    • Enviar un correo electrónico a su jefe.

    Las metas deben ser desafiantes, pero no tan difíciles como para que te sientas desanimado. Cada semana, evalúa tus metas y cómo te sentiste al completarlas. Si no logró la meta, dedique algún tiempo a reflexionar sobre las barreras que surgieron.

    Aquí está nuestra guía sobre cómo ser más social.

    Aumenta tu autoaceptación

    La autoaceptación significa reconocer (e incluso aceptar) quién eres exactamente como eres. Este concepto puede parecer una paradoja, pero la autoaceptación en realidad puede mejorar los síntomas antisociales.[6]

    Desafortunadamente, la mayoría de las personas luchan con la autoaceptación. Si no te gustas a ti mismo, puedes sentir una profunda vergüenza. Puede depender de factores externos para la validación. Puede enfocar sus esfuerzos en lograr más cosas porque cree que esos éxitos traerán más felicidad.

    La autoaceptación puede ser un viaje de por vida, pero aquí hay algunas estrategias útiles:

    • Recuerda que tu valor humano no se trata de lo que haces. Viene simplemente de existir. Todos los seres humanos son dignos de ser felices y sentirse bien consigo mismos.
    • Centrarse en sus fortalezas y celebrarlas, como “Soy bueno recordando cosas”.
    • Practica perdonarte a ti mismo por los errores.
    • Desafía tu pensamiento negativo. Si, por ejemplo, te dices a ti mismo que “soy terrible socializando”, trata de recordar situaciones sociales en las que te fue bien.
    • Practicar actos de autocuidado y autocompasión. Practica tratarte a ti mismo y hablar contigo mismo como lo harías con un amigo que te importa.

    Cabe señalar que la autoaceptación no absuelve la necesidad de trabajarse uno mismo. En cambio, la autoaceptación significa que puedes encontrar una sensación de paz con quien eres. Esta transformación puede ayudarlo a sentirse más seguro y valiente a medida que avanza en la vida. Como resultado, el cambio sostenido proviene de un lugar de deseo, en lugar de un lugar de vergüenza.

    Considere el apoyo profesional

    Si lucha con sentirse antisocial, la psicoterapia puede ser un recurso invaluable. La terapia proporciona un entorno seguro y sin prejuicios para procesar sus pensamientos y sentimientos. En la terapia, puede aprender habilidades relacionadas con:

    • Identificar los factores desencadenantes que aumentan el comportamiento antisocial.
    • Aumentando tu autoestima.
    • Practicando el autocuidado.
    • Aprendiendo límites saludables.
    • Resolver problemas relacionados con el trauma.
    • Aprender técnicas saludables de afrontamiento.

    Además, podría beneficiarse de un tratamiento farmacológico. Los antidepresivos o los ansiolíticos pueden ayudar con la regulación emocional. También pueden reducir los síntomas de depresión y ansiedad. Hable con su proveedor de atención primaria o psiquiatra acerca de sus opciones.

    Recomendamos>

    Sus planes comienzan en $64 por semana. Si usa este enlace, obtiene un 20 % de descuento en su primer mes en BetterHelp + un cupón de $50 válido para cualquier curso de SocialSelf: Haga clic aquí para obtener más información sobre BetterHelp.

    (Para recibir su cupón SocialSelf de $50, regístrese con nuestro enlace. Luego, envíenos un correo electrónico con la confirmación del pedido de BetterHelp para recibir su código personal. Puede usar este código para cualquiera de nuestros cursos).

    Parte 2. Superar las razones subyacentes para sentirse antisocial

    Lidiando con la ansiedad social

    El trastorno de ansiedad social (SAD) es común. Más del 7% de los adultos estadounidenses la padecen.[1] Se refiere al miedo persistente a situaciones sociales particulares. Si lucha con la ansiedad social, puede experimentar síntomas como estos:

    • Preocuparse excesivamente por situaciones en las que siente que podría ser juzgado.
    • Miedo intenso a interactuar con extraños.
    • Miedo a que otros “vean” tu ansiedad.
    • Evitar situaciones o cosas que crees que podrían hacerte sentir avergonzado.
    • Sentirse ansioso al pensar en socializar.
    • Pensando en los peores escenarios que podrían suceder.
    • Síntomas físicos como sonrojarse, sudar, malestar estomacal o pulso alto.

    Algunas personas piensan que son antisociales cuando en realidad sufren de ansiedad social. Si puedes relacionarte con esto, no es que no valores la conexión. Es que su ansiedad se centra en las desventajas y los riesgos asociados con la socialización. Como resultado, puede sentir que la conexión no es una meta virtuosa o simplemente no vale la pena las volteretas emocionales.

    A veces, los síntomas de la ansiedad social son muy notorios. Por ejemplo, sabes que te sientes nervioso cuando conoces gente nueva o cuando das un discurso público. Otras veces, esta condición puede ser más sutil. Es posible que no reconozca lo preocupado que está por ser juzgado, por ejemplo.[2]

    Si tiene ansiedad social, sepa que hay muchas herramientas poderosas que puede usar para sentirse más cómodo socializando. Vea nuestro artículo sobre cómo hacer amigos cuando tiene ansiedad social.

    Superar experiencias negativas o traumas

    Todos los tipos de trauma pueden afectar qué tan seguro te sientes con otras personas. El abuso físico, emocional y sexual viola su sentido inherente de confianza. También puede hacerte sentir cohibido, asustado y enojado. Los siguientes episodios traumáticos pueden aumentar su probabilidad de comportamiento antisocial:

    • Historia del abandono infantil.
    • Abuso sexual y violación.
    • Abuso emocional severo.
    • Lesiones médicas graves y experiencias cercanas a la muerte.

    Después de un trauma, puede parecer que las relaciones seguras y saludables son imposibles. No importa si el trauma ocurrió recientemente o hace muchos años. El trauma puede cambiar fundamentalmente la química del cerebro. En lugar de apoyarte en los demás para que te apoyen, has internalizado que esta idea es arriesgada e incluso peligrosa. Como resultado, es posible que se encuentre retirándose de los demás para protegerse.[3]

    Si ha experimentado un trauma, la terapia puede ayudarlo a sobrellevarlo. Aquí hay más consejos sobre cómo hacer frente a un trauma.

    Lidiando con la depresión

    La depresión es una de las enfermedades mentales más comunes en el mundo. En los Estados Unidos, es la principal causa de discapacidad entre las personas de 15 a 44 años.[4]

    A veces, la depresión puede hacer que levantarse de la cama parezca un gran obstáculo. Si lucha contra la depresión, no es raro pasar el día sintiéndose triste, enojado o incluso aturdido. En casos extremos, la depresión puede desencadenar síntomas graves, como pensar en el suicidio.

    Sin embargo, algunos síntomas de depresión no son tan obvios. Por ejemplo, la depresión también puede incluir síntomas más sutiles como:[4]

    • Sentirse pesimista sobre el mundo.
    • Sentir que tienes que forzar la felicidad.
    • No estar motivado para hacer cosas, como sus pasatiempos o intereses habituales.
    • Comenzar a usar más drogas o alcohol.
    • Sentir una fuerte culpa.

    ¡No sorprende que estos síntomas puedan hacer que se sienta menos motivado para socializar!

    Muchos de los que sufren de depresión no buscan ayuda. Pero de los que lo hacen, muchos mejoran después de unos pocos meses. Hacer ejercicio, socializar con amigos y estar en la naturaleza puede ayudar a combatir la depresión.

    Es importante que busque ayuda de un profesional médico. Aquí está una guía con más información.

    Pensamientos finales

    Sentirse antisocial puede sentirse solo, pero no está solo en sus luchas. El cambio es posible. Muchas estrategias de autoayuda e intervenciones profesionales pueden ayudarlo a construir relaciones más significativas.

    Si te sientes solo, echa un vistazo a nuestra guía sobre cómo hacer amigos cuando no tienes ninguno.

    Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





    Cómo no ser antisocial

    Cómo no ser antisocial

    La sociedad actual nos coloca en muchas ocasiones ante situaciones en las que nos podemos llegar a sentir incómodos o anti-sociales. A continuación, te vamos a dar algunos consejos para evitar que te sientas así y puedas disfrutar de las relaciones sociales sin ningún problema.

    Aprende habilidades sociales

    A veces, la timidez o la inseguridad son los motivos por los que nos cuesta relacionarnos con los demás. En este sentido, aprender habilidades sociales que te ayuden a sentirte más seguro y confiado en situaciones sociales, te puede ayudar mucho.

    1. Aprende a escuchar: presta atención a los demás y haz que sientan que les importas.
    2. Aprende a hablar: haz preguntas que demuestren tu interés por lo que están contando y trata de hablar con seguridad.
    3. Aprende a sonreír: una sonrisa amigable puede abrir muchas puertas.

    Busca intereses comunes

    Si tienes algún interés o afición, busca a personas que compartan esa misma pasión. Cuando hablamos de algo que nos gusta, nos sentimos más cómodos y es más fácil relacionarnos. Además, esta búsqueda nos llevará a conocer gente nueva, lo que también nos ayudará a superar nuestra timidez.

    No te rindas

    Por último, si te cuesta relacionarte con los demás, no te desanimes. No te rindas en tu empeño por conocer gente nueva y haz el esfuerzo de salir de tu zona de confort a menudo. Poco a poco irás mejorando tus habilidades sociales y te será más fácil relacionarte con los demás.


    Deja un comentario