Cómo ocuparse de sus propios asuntos: 5 reglas a seguir

¿Quieres aprender a ser más independiente y a ocuparte de tus propios asuntos? ¡Estás en el lugar adecuado! En este artículo te presentamos cinco reglas importantes que te ayudarán a tomar el control de tu vida y a ser dueño de tus decisiones. Aprenderás a decir «no» cuando sea necesario, a ignorar el «qué dirán», a establecer límites saludables y a tomar la iniciativa en tus propias metas. ¡Prepárate para mejorar tu autoestima y tu bienestar emocional siguiendo estas cinco reglas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

En el viaje de esta vida de buscar un poco de paz y felicidad, pocas opciones pagan mayores dividendos que aprender a ocuparse de sus propios asuntos.

Ocuparse de sus propios asuntos y concentrarse en lo que es suyo elimina gran parte del ruido de la condición humana.

La gente es desordenada. Sienten la necesidad de tener razón, chismear, juzgar y tener un comportamiento combativo todo el tiempo.

A veces es por una buena razón porque hay algún error que debe corregirse.

Otras veces, no es por una buena razón. Es posible que simplemente estén aburridos y deseen ver un espectáculo, como vemos regularmente en la popularidad de los reality shows y la cultura de las celebridades.

El drama y el conflicto pueden ser divertidos. No se puede negar eso. Pero sumergirse en ese drama y conflicto significa elegir perturbar su propia paz mental.

Ocuparse de sus propios asuntos es una habilidad que debe aprenderse y practicarse para aprovecharla al máximo.

Echemos un vistazo a algunas de las habilidades que te ayudarán a lograrlo.

1. Evite los chismes.

A la gente le encantan los chismes.

¿A quién no le gusta escuchar un dato jugoso sobre otra persona?

Es emocionante sentir que estás al tanto de algún drama que se está desarrollando.

Pero hay un problema con eso.

Los chismes causan conflictos y estrés innecesarios en tu vida.

Si estás chismeando o recibiendo chismes, te estás metiendo intencionalmente en los asuntos personales de otra persona.

A la gente no le gusta eso. ¡Probablemente tampoco te guste que otras personas se involucren en tu negocio!

¿Y por qué no te gusta?

Existe la razón obvia de que no es asunto de nadie más. Es tuyo.

La razón no tan obvia es que los chismes a menudo no son un reflejo exacto de la situación.

Por lo general, hay lagunas en la historia, motivaciones desconocidas, o la persona que está difundiendo el chisme está rociando un poco de sabor adicional para hacer que el escándalo sea un poco más picante.

Ese chisme también puede provenir de algo profundamente personal y doloroso.

Oh, es tan jugoso y emocionante que Sharon haya tenido una gran pelea con su esposo. No es tan entretenido cuando descubres que la razón es que Sharon no puede quedar embarazada y está destrozando su relación.

Evita los chismes. No es algo bueno.

No lo difundas, no lo recibas.

Y si alguien trata de contagiarte, simplemente dile: “¿Por qué me dices esto? Esto no es asunto mío.

Eso comunicará claramente que no te interesan los chismes.

2. Acepta a las demás personas tal como son.

Todos somos personas con fallas que intentan abrirse camino en un mundo confuso, a menudo sin sentido.

Las personas a menudo son desordenadas porque están tratando de superar el daño y las angustias que han experimentado.

Estas experiencias emocionales pueden alimentar un comportamiento poco saludable y elecciones cuestionables.

Lo mejor que puedes hacer para encontrar más paz con otras personas es aceptarlas por lo que son y no tratar de cambiarlas o arreglarlas.

Puedes decidir ser una influencia positiva y alentar a las personas en su camino, pero no puedes arreglar a nadie más que a ti mismo.

Eso no te corresponde a ti, ni a una pareja romántica, ni a tus hijos, ni a nadie más que a ti.

Eso no significa que deba aceptar el mal comportamiento o no tratar de intervenir si está en su poder hacerlo.

Es solo que necesita reconocer y aceptar que rara vez está bajo su control.

Nunca des consejos no solicitados. E incluso si se solicita, es posible que descubras que es mejor no dar consejos para preservar tu paz al no involucrarte en sus negocios.

3. Acepte la responsabilidad de sus pensamientos y sentimientos.

Perdemos mucho de nuestro poder y paz mental al entregar nuestras emociones a otras personas.

No podemos controlar las acciones de los demás, pero podemos controlar cómo respondemos a esas acciones.

Sí, alguien podría hacerte daño y te sentirías justificado al ser lastimado.

Su daño puede ser justo y razonable. Pero, ¿ellos piensan así? ¿Les importa?

Puede que no. Es posible que te lastimes, te defiendas y descubras que no llega a ninguna parte porque la otra persona se siente justificada en sus acciones.

¿Qué haces con esa situación?

Bueno, recuerda que sus opiniones sobre ti y tu estilo de vida no son relevantes.

No es su negocio más de lo que su vida es su negocio.

Déjalos que piensen la basura que quieran y sigue con tu vida y tu negocio.

Eso no significa ignorar todos los conflictos por completo.

El conflicto es una parte necesaria de la interacción humana, la amistad y la construcción de relaciones. Vas a tener desacuerdos con personas cercanas a ti, y eso está bien.

Esos puntos de conflicto sirven como bloques de construcción para fortalecer una relación mientras trabaja con esa persona para encontrar soluciones.

Pero, cuando se trata de que otras personas te juzguen a ti y a lo que haces, puedes elegir que no te importe.

Es difícil de hacer al principio, pero se vuelve más fácil cuanto más lo haces.

4. No formes opiniones innecesarias.

«¿Necesito tener una opinión sobre esto?»

Esta simple pregunta puede ahorrarle mucho dolor a largo plazo.

Como seres humanos, nos encanta tener opiniones sobre las cosas. Pero, ¿cuántas opiniones realmente necesitamos tener?

La respuesta no es muchos en absoluto.

Si una situación o las acciones de otra persona no te afectan, realmente no necesitas tener una opinión al respecto, a menos que tengas la intención de involucrarte.

También es difícil tener una opinión informada sobre todas las cosas sobre las que a la gente le gusta tener opiniones.

Siempre hay algún dato que puede cambiar el contexto de una situación, revelando que tu opinión estuvo equivocada todo el tiempo.

¿Y para qué?

No se gana nada teniendo opiniones innecesarias.

Pueden ayudar a moldear su percepción e interacciones con los demás, a menudo de manera negativa. Esto resulta en un juicio injusto y falta de armonía.

También te roban energía emocional significativa para verterla en las cosas que realmente importan, como una causa en la que podrías creer, trabajar en ti mismo o arreglar tu propia vida.

Conserva esa energía emocional y esa paz mental cuestionando tus opiniones.

5. Cuestiona tus propias emociones.

Todo el día, todos los días estamos inundados de emociones sobre diferentes cosas.

Lo importante a recordar es que no todos los sentimientos merecen nuestro tiempo y atención.

Podemos sentir que necesitamos salir de nuestro carril porque algún impulso emocional nos dice que debemos hacerlo.

¿Y sabes qué? Ese puede muy bien ser el caso. A veces tenemos que salir de nuestro carril.

Lo que debemos cuestionarnos es si estas emociones son necesarias o no para actuar.

Es posible que descubra que una reacción emocional impulsiva no le conviene. Involucrarse en los negocios de otros puede ser una decisión equivocada porque no tiene suficiente información para actuar.

La única forma de interceptar esas emociones es haciendo una pausa para cuestionar la emoción. Una vez que lo haga, puede decidir salir de su carril si la situación requiere su atención.

La práctica hace la perfección.

El proceso de guiar activamente sus pensamientos y acciones de regreso a su carril requiere práctica regular.

Puede que no te resulte fácil al principio, pero cuanto más lo haces, más fácil se vuelve.

Después de un tiempo, descubrirá que puede identificar fácilmente lo que significa para usted y descartar el resto con facilidad.

Ocuparse de sus propios asuntos reducirá la energía emocional que vierte en el resto del mundo, dejándolo más para trabajar en su paz mental y armonía.

La vida es mucho menos complicada y más feliz cuando no estás peleando batallas que no son tuyas para pelear.

¿Tienes un problema serio para meter las narices en cosas que no son de tu incumbencia? ¿Te mete en problemas? ¿Te gustaría parar?

Hablar con alguien realmente puede ayudarte a cambiar tu comportamiento. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puede hablar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a desconectar la compulsión que siente por involucrarse en los asuntos de otras personas.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Es posible que no crea que sus problemas son lo suficientemente grandes como para justificar una terapia profesional, pero no se perjudique a sí mismo. Nada es insignificante si está afectando tu bienestar mental.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo ocuparse de sus propios asuntos: 5 reglas a seguir

Regla 1: Asuma la responsabilidad de su vida

  1. Deje de culpar a los demás: nadie más es responsable de su vida, excepto usted.
  2. Acepte las cosas que no puede cambiar: en lugar de resistirse a las situaciones adversas, acepte que no puede controlar todo lo que sucede.
  3. Planifique su futuro: establezca objetivos y trabaje hacia ellos, en lugar de esperar que las cosas sucedan.

Regla 2: Aprenda a tomar decisiones informadas

  1. Obtenga toda la información: tome el tiempo para investigar y considerar todas sus opciones antes de tomar una decisión.
  2. Considere las consecuencias: piense en cómo cada opción afectará su vida y las vidas de los demás antes de decidir.
  3. No tenga miedo de pedir ayuda: si necesita ayuda para tomar una decisión, pida opinión a amigos, familiares o un profesional.

Regla 3: Aprenda a manejar su tiempo y energía

  1. Establezca prioridades: decida qué es más importante y dedique tiempo y energía a esas cosas primero.
  2. No se sobre comprometa: aprenda a decir no a las cosas que no son esenciales o que no tienen una gran importancia para usted.
  3. Descanse y recargue: para ser eficiente en su trabajo y en su vida, necesita tomarse el tiempo para descansar su mente y su cuerpo.

Regla 4: Cultive relaciones positivas

  1. Aprenda a escuchar: cuando alguien habla, preste atención y participe en la conversación de manera activa.
  2. Sea respetuoso: trate a los demás con respeto, incluso si no está de acuerdo con ellos.
  3. Muestre su gratitud: agradezca a las personas que lo ayudan o lo apoyan de alguna manera.

Regla 5: Cuide su cuerpo y mente

  1. Coma de forma saludable: alimente su cuerpo con alimentos nutritivos y evite los alimentos procesados y poco saludables.
  2. Ejercítese regularmente: haga actividad física al menos durante 30 minutos al día.
  3. Tómese tiempo para su bienestar mental: encuentre actividades que lo relajen y que lo ayuden a aliviar el estrés, como la meditación o el yoga.

Seguir estas 5 reglas puede ayudarle a ocuparse de sus propios asuntos y a vivir una vida satisfactoria y plena.

Deja un comentario