Cómo ser menos competitivo: ¡7 consejos altamente efectivos!

¿Te sientes constantemente bajo presión para ser el mejor y ganar en todo? La competitividad puede ser una cualidad positiva, pero también puede causar estrés y ansiedad innecesarios. Si estás buscando una forma de reducir tu competitividad y disfrutar más de la vida, estos 7 consejos altamente efectivos pueden ayudarte a lograrlo. Descubre cómo ser menos competitivo sin perder tu motivación y ambición personal. ¡Sigue leyendo para saber más!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

La competencia en sí misma no es algo malsano.

Por el contrario, nos ayuda a desafiarnos a nosotros mismos, a luchar por más y es agradable en dosis saludables. El acto de competir y ganar puede proporcionar esa deliciosa ráfaga de sustancias químicas para sentirse bien que acompañan a la victoria.

Pero, por supuesto, también están los puntos bajos de la derrota que no son tan bajos si tienes expectativas razonables.

Pero el sentido de la competencia puede volverse poco saludable si no se es consciente de ello o no se tiene control sobre él.

La diferencia entre una competencia sana y una competencia malsana es que la competencia malsana causa daño. Daño es un término amplio que se utiliza para abarcar todo tipo de problemas diferentes que experimentan las personas.

En este caso, el daño puede ser el daño causado a tus relaciones sociales porque obligas a las personas que te rodean a participar en competencias en las que no quieren participar.

Puede ser un aumento de la depresión, la ansiedad y los problemas de salud porque se estresa mucho porque un compañero de trabajo tiene un automóvil mejor que el suyo. Puede estar derribando tu autoestima y tu imagen de ti mismo porque simplemente no eras lo suficientemente bueno.

Todas estas cosas pueden afectar negativamente su vida de varias maneras. Una naturaleza competitiva malsana se suele denominar hipercompetitividad. Y si usted es una persona hipercompetitiva, que probablemente lo sea ya que está leyendo este artículo, probablemente haya experimentado algunos de estos problemas. El más obvio es simplemente perder amigos y relaciones porque las personas hipercompetitivas tienden a actuar como idiotas, ganen o no.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a dominar tu sobrecompetitividad. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

¿Por qué algunas personas son hipercompetitivas?

Las personas hipercompetitivas a menudo se ven impulsadas por factores externos más que internos. Por ejemplo, una persona competitiva puede estar enfocada en rendir al máximo o en dominar una habilidad en particular. Una persona hipercompetitiva puede estar interesada en esas cosas, pero su enfoque está más en ganar que en competir.

Una persona competitiva puede sentirse decepcionada por una pérdida, pero sabe que no es el fin del mundo, por lo que puede superarlo más rápido. Una persona hipercompetitiva puede usar esa pérdida para derribarse o enojarse con las personas que lo hicieron mejor que ellos. Pueden considerar la pérdida como un insulto personal porque no fueron lo suficientemente buenos para ganar.

La persona hipercompetitiva puede luchar por la aprobación y reforzar su autoestima. Atan sus victorias a su autoestima porque es posible que no conozcan nada mejor. Este tipo de cosas pueden suceder si se vieron obligados a ganarse el amor y el afecto cuando eran niños.

Por ejemplo, un niño que no recibió el amor de sus cuidadores adultos a menos que tuviera una boleta de calificaciones llena de A puede conectar la necesidad de éxito con la validación y la autoestima. Desafortunadamente, para algunas personas hipercompetitivas, ganar es una forma sólida, o la única forma, de sentirse dignos y buenos consigo mismos.

Esa no es una mentalidad saludable porque nadie siempre puede ganar. Siempre hay alguien mejor por ahí.

Entonces, ¿cómo se reduce la hipercompetitividad? ¿Cómo puedes cambiar?

7 pasos para ser menos competitivo:

1. Felicitar o felicitar genuinamente al «ganador».

Estoy poniendo «ganador» entre comillas porque, como hemos establecido anteriormente, las personas hipercompetitivas pueden estar compitiendo sin que nadie más lo sepa. Entonces, el “ganador” puede ser alguien de quien sientas envidia por su éxito, como un compañero de trabajo que recibió una promoción que esperabas.

Una forma de comenzar a derribar esas barreras es ofrecer felicitaciones genuinas a los ganadores de las competencias. Tal vez jugaron duro, entrenaron duro o simplemente se desempeñaron excepcionalmente bien si se trata de un deporte. Así que encuentre algo para felicitar por su victoria.

Del mismo modo, cuando siente envidia de una persona que “gana” algo que usted quería, como ese ascenso, tómese un tiempo para pensar en un cumplido genuino para hacerle. Tal vez trabajaron duro, hicieron algo innovador o han contribuido durante mucho tiempo en el lugar de trabajo.

Esto te obligará a empezar a pensar en la competencia de una manera menos competitiva.

2. Pida a sus amigos y familiares que le digan cuándo está siendo competitivo.

No siempre es fácil ver lo que está pasando en tu cerebro. Desafortunadamente, no todos tienen tanta conciencia de sí mismos. La buena noticia es que la hipercompetitividad es un problema que cualquiera puede ver claramente desde el exterior. En general, hay un gran cambio de actitud y personalidad una vez que la persona hipercompetitiva se involucra en el modo de competencia.

Pídale a las personas cercanas a usted que le indiquen cuándo está cayendo en esa mentalidad. Eso le permitirá concentrarse en sus pensamientos y redirigir su comportamiento hacia algo más aceptable.

3. Perder intencionalmente en las competencias.

Una persona hipercompetitiva probablemente encontrará la idea de perder extremadamente incómoda. Esta bien. Eso es normal. Sin embargo, esos sentimientos deben ser desafiados para moverse en una dirección más saludable.

Una forma de hacerlo es perder una competencia a propósito. Entonces, cuando pierdes, puedes sentir las emociones asociadas con la pérdida y desarrollar una mayor comodidad con ellas. Estar más cómodo con esos sentimientos le quitará el dolor a la pérdida.

Una alternativa es participar en actividades que no sean competencias, para empezar. Por ejemplo, haga algo como una caminata para crear conciencia o recaudar fondos para una organización benéfica. Luego, en lugar de enfocarse en el acto de “ganar”, porque no hay más ganadores que la organización benéfica y las personas a las que sirven, puede enfocarse solo en la actividad. También puede disfrutar del beneficio adicional de saber que su participación está ayudando a marcar la diferencia para alguien.

4. Elija metas que lo mejorarán a usted mismo.

El tipo de metas que te fijas puede ayudar a orientar tu forma de pensar acerca de la competencia. En lugar de centrarse en objetivos con un ganador o un perdedor, concéntrese más en elegir objetivos que le permitan empoderarse. Por ejemplo…

a) Tal vez eres un corredor. En lugar de ganar un maratón, puedes concentrarte en simplemente completar el maratón. Luego, si completa el maratón, puede concentrarse en superar su tiempo anterior en el maratón. Puede que todavía estés en una competencia, pero ya no estás compitiendo con otras personas. Solo estás trabajando en desarrollar tu propia habilidad.

b) Tal vez esté relacionado con la escuela. Quieres tener buenas notas para hacerlo mejor que tus compañeros. ¿Por qué? ¿Es necesario? A veces lo es si compite por becas u otros beneficios de calificaciones excepcionales. Pero si no está en una posición en la que deba competir, no tiene que abordar el problema de esa manera. ¿A quién le importa si alguien más obtiene una mejor calificación que tú en una clase? En lugar de eso, enfócate en mejorar tu calificación porque quieres ser mejor de lo que eras ayer. Y nuevamente, felicítelos por seguir trabajando en ese tema.

c) Tal vez estés jugando voleibol con tus amigos y familiares. Claro, el voleibol es un deporte competitivo. Sin embargo, también es una actividad divertida que no requiere llevar un puntaje o tiene beneficios para ganar. Este tipo de entorno controlado también es útil porque puede tener personas que se preocupan por usted para ayudarlo a verificar un poco la realidad si comienza a ser competitivo. Luego, puede forzarse a dar un paso atrás, recordar que esto es solo por diversión y divertirse más con sus amigos y familiares.

5. No te rindas si sientes que puedes perder.

Con un espíritu similar de perder a propósito, asegúrese de no renunciar a las cosas que perderá. Por ejemplo, tal vez esté participando en una carrera y no se desempeñe como le gustaría. Puedes ver claramente que no estás en condiciones de ganar. Hay otras personas muy por delante de usted, y es probable que no las alcance. Una persona hipercompetitiva puede verse tentada a renunciar y decir: «¿Por qué molestarse?»

Si sientes esa inclinación, sigue adelante. En cambio, concéntrate en terminar la carrera. Claro, no ganaste esta vez, pero te ayudará a ver que está bien no ser el primero.

6. Concéntrese en encontrar formas más saludables de validarse a sí mismo.

¿Solo te sientes bien cuando otras personas te elogian? La verdad del asunto es que demasiados elogios pueden ser algo malo.

Por ejemplo, Steven lo ha estado matando desde que era un niño pequeño. Estudiante heterosexual, todo tipo de actividades, estrella en el equipo de fútbol de su escuela secundaria, todo. A cada paso, la gente lo alaba por ser excepcional y talentoso.

Pero luego, llega a la universidad, donde se rodea de muchas otras personas excepcionales y talentosas. De repente, Steven no está en la cima. En cambio, se encuentra más como a la mitad del pico. Ya no hay tantos elogios. Eso hace que Steven se sienta indigno, no amado y como si algo anduviera mal con él.

En lugar de aprender a amarse y validarse a sí mismo, a Steven se le enseñó a buscar la aprobación del exterior.

Las personas como Steven necesitan aprender a crear su propia validación. Será difícil, pero puede aprender a mirar sus logros con orgullo y estar agradecido por su propia habilidad.

7. Considerar la consejería para trabajar en el problema.

La hipercompetitividad es un problema en el que un consejero debería poder ayudarte. Es muy probable que haya razones subyacentes por las que te sientas tan hipercompetitivo con otras personas y el resto del mundo. Es posible que deba abordar esas razones subyacentes antes de poder pasar a algo mejor.

Mirando hacia atrás en el ejemplo anterior, Steven puede tener una relación difícil con sus padres debido a su perspectiva sesgada del éxito y los elogios excesivos que le daban cuando se destacaba en algo. Steven haría bien en hablar con un consejero sobre su relación con sus padres y otras personas para asegurarse de tener una perspectiva saludable.

También puede ser un problema con la autoestima y la autopercepción. Y si ese es el caso, entonces no es un problema que pueda resolverse con la autoayuda. En cambio, es algo que deberá explorarse más para que pueda curarse adecuadamente y convertirse en un espacio más saludable.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

La buena noticia es que no necesita que su hipercompetitividad lo gobierne o que destruya su vida. Hay soluciones para usted. Y con un poco de trabajo enfocado, puede marcar eso en un nivel saludable, mejorando su calidad de vida, mente y relaciones.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Cómo ser menos competitivo: 7 consejos altamente efectivos

Cómo ser menos competitivo: 7 consejos altamente efectivos

1. Aprende a colaborar

La competencia y la colaboración no son opuestos, pero a menudo nos enfocamos demasiado en la competencia. Aprender a colaborar con las personas a tu alrededor puede aumentar significativamente tu éxito y felicidad.

2. Practica la empatía

La empatía te ayuda a entender a las personas a tu alrededor y a ponerte en su lugar. No solo te ayuda a ser menos competitivo, sino que también te hace una mejor persona en general.

3. Encuentra un propósito significativo

Si tu vida gira en torno a ser mejor que los demás, es hora de encontrar un propósito más significativo. Enfócate en lo que te apasiona y en cómo puedes usar tus habilidades para hacer una diferencia en el mundo.

4. Evita compararte constantemente

Compararse constantemente con los demás es una trampa común en la que muchos caen. Aprende a enfocarte en tus propias metas y en cómo puedes mejorar a ti mismo en lugar de enfocarte en lo que los demás están haciendo.

5. Celebra el éxito de los demás

En lugar de sentir envidia o celos hacia los demás, aprende a celebrar su éxito y estar feliz por ellos. Recuerda que su éxito no significa que eres un fracaso.

6. Practica la honestidad y la transparencia

La honestidad y la transparencia son clave para establecer relaciones saludables con los demás. Al ser honesto y transparente, te vuelves más auténtico y puedes establecer relaciones más profundas y significativas.

7. Aprende a disfrutar del proceso

En lugar de enfocarte solo en alcanzar tus metas, aprende a disfrutar el proceso de trabajar hacia ellas. Celebra cada éxito y aprende de cada fracaso en lugar de obsesionarte con el resultado final.

  1. Aprende a colaborar
  2. Practica la empatía
  3. Encuentra un propósito significativo
  4. Evita compararte constantemente
  5. Celebra el éxito de los demás
  6. Practica la honestidad y la transparencia
  7. Aprende a disfrutar del proceso


Deja un comentario