Cómo ser menos egoísta: ¡11 consejos sin tonterías!

¿Te sientes a menudo atrapado en tus propios intereses y deseos sin prestar mucha atención a los demás? Si es así, no estás solo. El egoísmo es un rasgo humano común, pero afortunadamente, también es algo que se puede cambiar. En este artículo, te presentamos 11 consejos sin tonterías para ayudarte a ser menos egoísta y más empático con los demás. Desde tomar acción y escuchar a los demás, hasta practicar la gratitud y la compasión, estos consejos irán a la raíz del problema y te ayudarán a crecer como persona. ¡Acompáñanos en esta transformadora travesía personal!

Es tan fácil caer en una mentalidad egoísta.

La vida es dura y tenemos cuentas que pagar. El tiempo es devorado por las responsabilidades, la familia, el trabajo y el mantenimiento general de la conducción de la vida.

A medida que pasa el tiempo, nuestro enfoque se reduce a nuestras propias necesidades y responsabilidades, a menos que hagamos un esfuerzo por evitarlo, particularmente si estamos en un punto de nuestra vida en el que no estamos tan bien como esperábamos.

El egoísmo es un estado en el que nos encontramos si no priorizamos la generosidad.

¿Y por qué deberíamos?

La generosidad es algo poderoso. Mirar más allá de nuestro propio egoísmo a las pruebas y tribulaciones de los demás es reconocer su sufrimiento y tal vez brindarles algún alivio, aunque solo sea por un corto tiempo.

Las personas generosas tienden a ser más felicesencontrando buenos sentimientos en actos de altruismo y marcando la diferencia en la vida de las personas que se benefician de su generosidad.

Los actos más pequeños de desinterés y generosidad pueden generar efectos dominó que beneficien a la humanidad en su conjunto.

Un pequeño acto de bondad hacia una persona puede ser retribuido por esa persona hacia otras.

Tomarse el tiempo para ser amable o elevar a otra persona reconoce las necesidades y la humanidad de esa persona, lo que les da más espacio para reconocer a las personas en su vida.

¿Cómo podemos ser menos egoístas y más generosos? Aquí hay 11 maneras.

1. Preguntar a otras personas cómo va su día.

Preguntar a otra persona cómo va su día y escuchar genuinamente sin expectativas es una manera fácil pero excelente de cultivar la empatía, lo que reducirá el egoísmo.

Escuchar a otra persona te da la oportunidad de ver el mundo a través de otros ojos durante unos minutos, ayuda a quitar algo de la carga emocional de los hombros de otra persona y encuentra una conexión humana.

2. Comuníquese para ver cómo están sus amigos y familiares.

La vida se pone ocupada. Acostúmbrese a comunicarse regularmente con su círculo de amigos y familiares un día a la semana para averiguar cómo están y qué les pasa.

Es posible que no puedan hablar con regularidad, pero apreciarán que te hayas tomado el tiempo para ver cómo les está yendo.

Dar tu tiempo al bienestar de tus amigos y familiares es un acto generoso que ayudará a fortalecer tus relaciones.

3. Practica la gratitud regularmente.

Una persona puede desarrollar su propio sentido de la generosidad practicando la gratitud.

Asegúrate de considerar las cosas por las que estás agradecido regularmente y siempre busca cosas nuevas para agregar a tu lista.

Incluso en un lugar oscuro, es útil estar agradecido por lo que tenemos porque nos ayuda a mirar más allá de nuestras luchas y darnos cuenta de que hay cosas mejores por delante.

La gratitud nos ayuda a asignar valor a lo que tenemos en nuestra vida, lo que fomenta emociones positivas cuando compartimos con los demás.

4. Done a una organización o causa que le importe.

Una donación a una organización o causa que le importa ayuda a esas personas a hacer un trabajo valioso que tal vez no pueda hacer con sus propias manos.

Las organizaciones benéficas y las organizaciones que trabajan para el mejoramiento de otras personas a menudo carecen de recursos y valorarán cualquier contribución que reciban.

Donar su tiempo es una buena manera de involucrarse y servir a aquellos que necesitan ayuda adicional.

5. Pon las necesidades de los demás antes que tus propios deseos.

Un simple pero no fácil acto de generosidad y generosidad es anteponer las necesidades de los demás a las propias.

Esta dinámica se desarrolla con mayor frecuencia en las relaciones, aunque puede funcionar en la vida general y con amigos.

Una necesidad es algo integral que la persona requiere en el momento. Un deseo no es esencial, algo que no es necesario en este momento, pero que sería favorable en una circunstancia dada.

Tiene sentido poner las necesidades de otra persona antes que tus deseos, pero no es algo que necesariamente hagamos.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

6. Practica el perdón contigo mismo y con los demás con frecuencia.

La vida es dura y la gente comete muchos errores regularmente. Un maravilloso regalo que puedes darte a ti mismo y a otras personas es el regalo del perdón y la comprensión.

El mundo está lleno de críticos y personas ansiosas por derribarse unos a otros, así que no seas una de esas personas.

Ofrezca a las personas la libertad de cometer errores y aprender de ellos, pero equilibre eso con mantenerse bien y saludable en el proceso.

No acepte el mal comportamiento repetido o las acciones maliciosas como algo para perdonar y olvidar. Puedes perdonar y dejar ir las cosas, pero no lo olvides.

7. Brilla un foco positivo en los demás.

Quita el foco de atención de ti mismo y hazlo brillar sobre otros que lo merecen.

¿Un compañero de trabajo hizo un gran trabajo?

Amigo hacer un avance impresionante en su vida?

¿Una persona al azar practica un acto de bondad?

Agradézcales, aprécielos y, si es apropiado, asegúrese de que otras personas sepan lo que hizo esta persona que merece elogios.

Naturalmente, no todos se sienten cómodos con el centro de atención y hay algunas situaciones en las que es posible que no quieran llamar la atención.

A las personas que se involucran en obras o donaciones caritativas no necesariamente les gusta que las elogien por ello.

En el contexto de alguien que presta un servicio para usted o un compañero de trabajo que se desempeña excepcionalmente bien, es apropiado asegurarse de que su gerente sepa que está haciendo un gran trabajo.

8. Busque maneras de comprometerse.

Todas las personas tienen sus propios deseos y necesidades. Encontrar un término medio con otras personas es realmente una habilidad en sí misma, y ​​requiere que entiendas lo que la otra persona está buscando.

El compromiso requiere que una persona no sea egoísta, porque se trata de encontrar un acuerdo de beneficio mutuo con el que ambas partes puedan estar de acuerdo.

No significa necesariamente que todos se vayan totalmente felices, solo que todos tienen satisfechas sus necesidades más importantes.

9. Perdona a las personas groseras por sus acciones.

Es fácil enojarse con alguien que es grosero sin razón.

La clave para tratar con personas groseras es entender que la grosería tiende a surgir de sus propios problemas y dificultades en la vida; problemas por los que pueden estar estresados ​​y no manejarlos bien.

Sí, puedes involucrarte en un conflicto para defenderte con cada persona grosera con la que te cruces, pero eso solo arruinará tu estado de ánimo en el proceso.

Eso no significa ser un felpudo y aceptar el abuso de los demás; es solo que muchas batallas no valen la energía para pelear solo para estar «en lo correcto».

10. Elija acciones que tengan sentido para usted.

Lo que pasa con la generosidad y aprender a ser menos egoístas es que a menudo son caminos individuales.

Lo que tiene sentido para otra persona puede no tenerlo para ti.

Tal vez no desee donar dinero, sino que prefiera donar su tiempo y experiencia.

Tal vez no tenga mucho tiempo libre para donar, pero preferiría donar dinero.

Diferentes personas tienen diferentes sentimientos acerca de las organizaciones benéficas y organizaciones.

Si descubres lo que te apasiona y te enfocas en esas vías, es más probable que sigas con el esfuerzo a largo plazo.

11. Comience poco a poco.

Las grandes bondades, los actos de caridad y la generosidad están muy bien. Pueden tocar a muchas personas de diferentes maneras, sirviendo como inspiración o como un medio para generar más acción.

Pero no todos los actos deben ser grandes o incluso ruidosos.

Son los actos de bondad más pequeños los que realmente pueden tocar e inspirar a las personas de una manera que quizás no consideremos.

Puede que no tengas mucho, pero elegir compartirlo con otra persona que tiene menos puede significar mucho para ellos.

Tus pequeños actos de generosidad y amabilidad en tu vida demuestran tangiblemente a los demás que hay personas que se preocupan y que el mundo no siempre es un lugar cruel.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded


Cómo ser menos egoísta: ¡11 consejos sin tonterías!

Cómo ser menos egoísta: ¡11 consejos sin tonterías!

1. Escucha a los demás

Es importante aprender a escuchar a los demás sin interrumpirlos, para entender sus necesidades y preocupaciones. Este es el primer paso para ser menos egoísta.

2. Aprende a compartir

No te aferres a tus posesiones materiales, compártelas con las personas que te rodean. Esto te hará sentir más conectado con ellos y a la vez evitará que te sientas tan egoísta.

3. Practica la empatía

Intenta ponerte en el lugar de las personas que te rodean. Esto te ayudará a entender mejor sus perspectivas y necesidades, y te hará sentir más conectado con ellos.

4. Ayuda a los demás

Ofrece tu ayuda a las personas que te rodean, ya sea realizando tareas simples o prestando tu tiempo y atención. Esto te ayudará a sentirte más útil y menos egoísta.

5. Reconoce tus errores

Acepta tus errores y pide disculpas cuando sea necesario. Esto te ayudará a ser más humilde y a reconocer que no eres perfecto.

6. Deja de preocuparte tanto por ti mismo

No te enfoques tanto en ti mismo y en tus necesidades. En lugar de ello, enfócate en cómo puedes ayudar a los demás y en cómo puedes hacer una diferencia en el mundo.

7. Aprende a trabajar en equipo

Aprende a trabajar en equipo y a colaborar con los demás. Esto te ayudará a centrarte menos en ti mismo y más en lograr objetivos compartidos.

8. Se agradecido

Practica la gratitud y agradece las cosas buenas que tienes en tu vida. Esto te ayudará a valorar más lo que tienes y a ser menos egoísta.

9. Deja de ser tan crítico

No seas tan crítico con los demás y contigo mismo. En lugar de ello, enfócate en las fortalezas y en las cosas buenas que las personas tienen para ofrecer.

10. Practica la paciencia

Sé más paciente con los demás y contigo mismo. Recuerda que todos tenemos nuestras propias luchas y que nadie es perfecto.

11. Sé más proactivo

Sé más proactivo y toma la iniciativa para hacer las cosas que quieres hacer. Esto te ayudará a sentirte más empoderado y menos egoísta.

En resumen, ser menos egoísta es posible si se practican estos consejos de forma constante y consciente. Aprender a escuchar a los demás, a compartir, a practicar la empatía y la gratitud, a dejar de ser crítico y a ser más proactivo son algunas de las claves para lograrlo. ¡Empieza hoy mismo!

Deja un comentario