Cómo superar la pérdida de un mejor amigo

La pérdida de un mejor amigo puede ser un evento traumático en la vida de cualquier persona. La tristeza puede ser abrumadora y el proceso de duelo puede ser difícil de superar. En este artículo, te ofreceremos algunos consejos útiles para superar la pérdida de tu mejor amigo y encontrar la fuerza que necesitas para seguir adelante. Si estás pasando por esto, no te pierdas lo que tenemos para contarte.

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, podemos ganar una comisión.

“Mi mejor amiga y yo discutimos y, desde entonces, no me devuelven los mensajes de texto ni las llamadas. Hace poco los vi en una fiesta y fingieron que yo no estaba allí, dejando en claro que nuestra amistad había terminado. Esto me está causando más dolor emocional que cualquier ruptura y no sé cómo seguir adelante”.

Los mejores amigos no siempre son para siempre, y no todas las relaciones tienen un final feliz. Ya sea que esté tratando de sobrellevar la pérdida de su mejor amigo por un chico o una chica, una traición o lidiar con amigos que lo abandonan, puede ser muy difícil seguir adelante.

Como todos los procesos de duelo, una amistad perdida o rota puede ser dolorosa y tomará tiempo recuperarse. Esto es especialmente cierto con un mejor amigo porque el dolor aumenta según el nivel de cercanía en la amistad.[1] Con el tiempo, el dolor, la ira y la tristeza tienden a disminuir y la mayoría de las personas pueden seguir adelante.[2]

anuncios

Ya sea que su objetivo sea recuperar a su mejor amigo, superar a un mejor amigo que lo lastimó o aprender a aceptar que una amistad ha terminado, este artículo puede ayudarlo a encontrar formas de seguir adelante.

1. Tómese el tiempo para refrescarse

Las emociones fuertes pueden hacer que sea difícil ver las cosas con claridad. Si tuviste una mala pelea o discusión, puede tomar tiempo para que el polvo se asiente. Hasta que lo haga, a menudo es mejor evitar hablar o actuar, ya que es más probable que te arrepientas de las decisiones tomadas en el calor del momento.[3]

Reaccionar demasiado rápido puede empeorar las cosas, haciendo que digas o hagas cosas que empeoran las cosas. Para evitar agregar más culpa y arrepentimiento, es una buena idea no contactar a tu amigo hasta que ambos hayan tenido tiempo para calmarse. De esta manera, podrás expresarte mejor sin ser grosero.

2. Evalúa la relación con la cabeza despejada

Cuando las emociones se disparan, es difícil ver las cosas con claridad y comprender la verdadera escala del problema. Esperar hasta que haya pasado un tiempo te facilita evaluar tu amistad con la cabeza despejada, y también te ayuda a tener más claro si quieres repararla.[3]

A veces, los conflictos son síntomas de un problema más profundo en la relación e incluso pueden ser signos de que la amistad es tóxica o dañina. Los conflictos son a menudo un momento en que las amistades se reevalúan y se ponen a prueba. A veces, aprender las diferencias entre amigos reales y amigos falsos puede ayudar.[3]

Después de que haya pasado el dolor o la ira iniciales, reflexione sobre estas preguntas para determinar si la amistad se puede reparar:

  • ¿Fue el problema o conflicto original tan importante como lo hicimos?
  • ¿Fue este un incidente aislado o parte de un patrón más amplio en nuestra amistad?
  • En general, ¿las ventajas de esta amistad superan a las desventajas? ¿Vale la pena intentar reconstruir?
  • ¿Sería posible para nosotros reconstruir la confianza, perdonarnos unos a otros y seguir adelante?

3. Reconoce tus sentimientos

Debido a que las relaciones a veces terminan de otras maneras además de la muerte de una persona, es posible experimentar dolor después de una discusión, una pelea o una traición realmente malas. El duelo es el sentimiento increíblemente doloroso de tristeza, pérdida y vacío que siente una persona cuando pierde algo o alguien a quien realmente ama y se preocupa.

El duelo involucra una variedad de emociones diferentes que ocurren durante un período de tiempo después de que una persona experimenta una pérdida. Es normal experimentar conmoción, tristeza, anhelo, ira y arrepentimiento, y estos sentimientos también pueden fluctuar y cambiar a lo largo del proceso de duelo.[2]

4. Entender lo que salió mal

Si bien podría haber sentido que la relación con su mejor amigo era sólida como una roca, la realidad es que las amistades son frágiles y se rompen fácilmente.[4] Las causas más comunes de rupturas entre mejores amigos incluyen:[4]

  • Decepciones o decepcionarse unos a otros
  • No estar allí cuando cuenta o cuando te necesitan
  • Peleas familiares o conflictos con la pareja de un mejor amigo
  • Separarse, transiciones de vida y no hacer un esfuerzo por mantenerse en contacto
  • Creencias o valores en conflicto
  • Traicionar o romper la confianza
  • Explotar, malas peleas o palabras o acciones hirientes
  • Inseguridades personales o sentimientos de celos.

Al reflexionar sobre lo que salió mal con su amistad, a menudo puede obtener información que lo ayude a aceptar y hacer las paces con lo que sucedió. Además, descubrir qué salió mal puede proporcionar una lección importante que puede ayudarlo a crecer, mejorar y evitar volver a cometer los mismos errores.[4] En esta guía, puedes encontrar más consejos sobre cómo superar una ruptura de amistad.

5. Usa tu sistema de apoyo

No puedes reemplazar a tu mejor amigo o el lugar especial que ocuparon en tu vida, pero apoyarte en tu sistema de apoyo puede ayudar a aliviar la soledad de una ruptura. Si no tiene un sistema de apoyo y necesita hacer crecer su círculo social, puede encontrar útil esta guía sobre cómo conocer gente y hacer nuevos amigos. Si necesita alguien con quien hablar y no puede confiar en amigos o familiares, lea nuestro artículo sobre qué hacer si no tiene amigos ni familiares.

Sea claro y solicite el tipo de ayuda y apoyo que necesita de los demás, en lugar de suponer que sabrán qué hacer o decir. Por ejemplo, diles si quieres que te escuchen y te den consejos cuando te desahogues o pídeles que vengan a pasar el rato si te sientes solo.

6. Sepa que la curación lleva tiempo

Según investigaciones recientes, hay etapas específicas de duelo por las que pasa una persona después de perder a un ser querido o de que una relación termine. Este proceso también tiene una línea de tiempo estimada, con un estudio que sugiere que normalmente toma alrededor de 6 meses después de una pérdida pasar por las 5 etapas.

En el transcurso de este tiempo, la mayoría de las personas pasan por las siguientes etapas:[2]

Etapa 1: incredulidad, conmoción y negación

Etapa 2: Anhelo y deseo de volver a conectar

Etapa 3: Ira hacia la persona/circunstancias

Etapa 4: depresión, sentirse triste, vacío o deprimido

Etapa 5: Aceptación de la pérdida, cierre (aumenta durante el período de 6 meses)

Si sus síntomas de aflicción son graves, duran más de 6 meses o interfieren con su capacidad para funcionar, puede ser un signo de una afección de salud mental y es posible que se necesite asesoramiento o tratamiento profesional.

7. Sé mejor amigo de ti mismo

Será más fácil sanar y recuperarse de una amistad que terminó mal si eres amable y compasivo contigo mismo. Deja de obsesionarte con los errores que cometiste y los arrepentimientos que tienes. En su lugar, esfuérzate por perdonarte a ti mismo y seguir adelante.

Puede ser difícil cultivar la autocompasión, pero hacerlo es importante. En los estudios, las personas que eran más compasivas consigo mismas eran más felices, más sanas, más resistentes y también tenían mejores relaciones.[5]

Aquí hay algunas maneras de volverse más compasivo con uno mismo:[5]

  • Replantee lo que sucedió como una oportunidad para aprender y crecer, en lugar de un error fatal o un arrepentimiento de por vida.
  • Recuerda que solo eres humano y que, como todos los humanos, a veces cometerás errores.
  • Reenfoca tu atención lejos de los pensamientos negativos, tóxicos y autocríticos cambiando tu enfoque a una tarea, tu entorno o tu respiración.
  • Mejore su autocuidado haciendo ‘tiempo para usted’ para hacer cosas que lo ayuden a sentirse relajado, renovado y feliz; también puedes intentar aprender una nueva habilidad o dedicarte a un nuevo pasatiempo

8. Sigue viviendo tu vida

A veces, las personas que están pasando por estrés, dificultades o duelo se retraen y ponen su vida en pausa, pero esto tiende a hacer que se sientan peor. Si bien es posible que necesite tomarse un tiempo para llorar antes de volver al trabajo, a su rutina o a su vida social, no permita que esto se convierta en la nueva normalidad.

Hacer menos, aislarse y poner actividades importantes en una pausa indefinida es una receta para la depresión. Si han pasado semanas desde que viste a tus amigos, te peinaste o fuiste al gimnasio, esfuérzate por volver a la normalidad. Si bien puede ser difícil al principio, salir y ser más productivo y social es uno de los mejores remedios para la depresión.[6]

9. No borre sus recuerdos

Borrar cualquier registro mental de tu mejor amigo puede brindarte un alivio temporal, pero no te ayudará a superar el proceso de duelo. De hecho, evitar estos recuerdos felices puede atrofiar el proceso de duelo al impedir que pueda avanzar hacia la aceptación.

Para bien o para mal, tu mejor amigo fue una parte importante de tu vida y probablemente compartieron muchos recuerdos juntos. Si bien no es necesario que guardes fotos de ellos en tu mesita de noche o como tu foto de perfil en las redes sociales, no es saludable tratar de eliminar por completo todos los rastros de ellos de tu pasado.

10. Encuentra maneras de cerrar

Obtener un cierre puede ayudarlo a seguir adelante, independientemente de si esto cambia el resultado de su amistad. A veces, es posible llegar a un cierre con tu amigo pidiéndole que hable sobre las cosas una vez que ambos se hayan calmado. Según los expertos, la mejor manera de tener estas conversaciones importantes es cara a cara, así que trate de programar una reunión en persona.[3]

Algunos>

  • Hágales saber cómo sus palabras o acciones lo afectaron
  • Disculparse por las cosas que dijo o hizo que pueden haberlos lastimado
  • Aclarar algo que dijiste o hiciste y que sientes que fue mal interpretado
  • Hágales saber que le gustaría hablar y tratar de resolver las cosas.
  • Explicar que necesita espacio o tiempo, pero que puede estar abierto a hablar en el futuro.

En algunos casos, no es posible, saludable o una buena idea tratar de hablar con tu amigo. Si este es el caso, puede beneficiarse de probar uno de los siguientes rituales de cierre por su cuenta:[7]

  • Escríbele a tu amigo una carta expresando tus sentimientos (incluso si no decides enviarla)
  • Habla de tus sentimientos con un consejero, un ser querido o en un grupo de apoyo
  • Encuentre una canción, un poema o cree una obra de arte que capture sus sentimientos.
  • Haga una lista de las cosas que su amigo le enseñó o las formas en que aprendió o se hizo más fuerte debido a la ruptura.

11. Fortalece tus otras amistades

Si bien nadie puede ‘reemplazar’ a su mejor amigo, puede ser posible hacer nuevos amigos o profundizar su conexión con amigos existentes. Las amistades cercanas son importantes para una vida feliz y satisfactoria, y perder a un amigo no tiene por qué significar una vida de soledad o sin amigos.

Si desea acercarse más a sus amigos, puede ser útil pasar más tiempo con ellos, abrirse más y profundizar en sus conversaciones, y apoyarse en ellos para que lo apoyen.

Todas estas son excelentes maneras de generar confianza y cercanía con sus amigos existentes y, a veces, pueden conducir a relaciones más profundas y gratificantes.

A menudo, puedes tomar algunas de las lecciones que aprendiste de lo que salió mal en tus amistades pasadas para mejorar tus amistades actuales al:

  • Tener más claro lo que necesitas y quieres de tus amistades.
  • Aprender lo que hace a un buen amigo y cómo identificar las señales de un verdadero amigo
  • Aprender a manejar mejor los conflictos y desacuerdos con amigos

12. No dejes que los problemas de confianza manchen tus otras relaciones

Cuando un mejor amigo te traiciona, te abandona o no está ahí cuando lo necesitas, es normal desarrollar problemas de confianza con los amigos. A veces, estos pueden pasar a otras relaciones, haciendo que te cierres, te retires o seas menos abierto con las personas que no han hecho nada para romper tu confianza.

Si nota que se están desarrollando estos patrones, intente interrumpirlos:

  • Permanecer abierto y vulnerable con tus otros amigos cercanos
  • Reconocer cuándo surgen problemas de confianza y trabajar para no actuar en consecuencia a menos que estén relacionados con algo que esa persona dijo o hizo para quebrantar su confianza.
  • Informar a los amigos cercanos sobre algunos de sus problemas de confianza y qué los desencadena.
  • Resolver sus propias inseguridades, viejas heridas y problemas de confianza consultando a un consejero, asistiendo a un grupo de apoyo o leyendo libros de autoayuda.

Pensamientos finales

El duelo por la pérdida de un mejor amigo es difícil y doloroso, y como cualquier forma de duelo, es un proceso del que toma tiempo sanar. En algunos casos, la pérdida es temporal, y es posible reparar la amistad después de que haya pasado un tiempo y ambos estén viendo las cosas con más claridad. Otras veces, la amistad puede haberse dañado de formas que no son posibles de reparar. Ocúpese de sus propias necesidades emocionales, comprenda lo que sucedió y utilice las habilidades de afrontamiento y su sistema de apoyo para ayudarlo a superar esta pérdida y seguir adelante con su vida.

Preguntas frecuentes sobre la pérdida de un mejor amigo

¿Mi amistad está rota o puede repararse?

A veces, las amistades se pueden reparar y la confianza se puede restaurar, pero requiere la voluntad y el esfuerzo de ambas personas. Incluso cuando ambos están dispuestos a esforzarse, eso no garantiza que las cosas volverán a la normalidad.

¿Cómo se puede hacer frente a la pérdida de un mejor amigo a la muerte?

La muerte de un mejor amigo puede ser devastadora, impactante y desgarradora. Muchas personas se benefician del asesoramiento o la terapia, especialmente si la muerte de su amigo fue prematura o inesperada, lo que hace que sea más difícil de aceptar.

Recomendamos BetterHelp para la terapia en línea, ya que ofrecen mensajería ilimitada y una sesión semanal, y son más económicos que ir a la oficina de un terapeuta.

Sus planes comienzan en $64 por semana. Si usa este enlace, obtiene un 20 % de descuento en su primer mes en BetterHelp + un cupón de $50 válido para cualquier curso de SocialSelf: Haga clic aquí para obtener más información sobre BetterHelp.

(Para recibir su cupón SocialSelf de $50, regístrese con nuestro enlace. Luego, envíenos un correo electrónico con la confirmación del pedido de BetterHelp para recibir su código personal. Puede usar este código para cualquiera de nuestros cursos).

¿Cómo lidias con un amigo que te fantasma?

El dolor que surge cuando un amigo te hace un fantasma, desaparece o deja de hablarte puede ser más difícil, lo que hace que te preguntes qué salió mal. Si esto sucede, es posible que deba retroceder y trabajar para lograr el cierre por su cuenta a través de algunos de los rituales descritos anteriormente.

¿Cuánto tiempo lleva superar la pérdida de un mejor amigo?

De acuerdo con la investigación sobre personas que experimentan duelo, puede llevar hasta 6 meses llorar por completo la pérdida de un ser querido. En este momento, su tristeza, enojo y dolor deberían sentirse menos intensos, y debería ser más fácil aceptar la pérdida y seguir adelante.[2]

¿Qué pasa si mi ex-mejor amigo y yo tenemos amigos en común?

Si es posible, trate de mantener su conflicto contenido y llegue a un acuerdo para no involucrar a sus otros amigos. Si no cumplen con esto y se vuelve desordenado, es posible que deba hacer algunos recortes adicionales en su grupo de amigos.

¿Qué hago si todavía tengo que ver a esta persona?

No todas las rupturas de amistad son “rupturas limpias”, y es posible que debas pensar en lo que dirás o harás cuando veas a tu viejo amigo en el trabajo, la escuela o eventos sociales. Si es posible, trate de ser cordial y cortés, pero evite conversaciones más profundas que puedan generar conflictos.

Mostrar referencias +

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo superar la pérdida de un mejor amigo

Entendiendo el dolor

Perder a un amigo es una experiencia dolorosa y difícil de manejar. El dolor puede sentirse abrumador, y puede ser difícil imaginar cómo seguir adelante sin ellos.

Es importante entender que el dolor que siente no es solo una respuesta normal a la pérdida, sino una señal de la importancia que tenía esa persona en su vida.

Puede ser útil hablar con alguien sobre su dolor, ya sea un amigo, un miembro de la familia o un profesional de la salud mental. Intentar sobrellevarlo por sí mismo puede dificultar el proceso de curación.

Aceptando la Realidad

Aceptar que su amigo se ha ido puede ser difícil y puede llevar tiempo. Tomarse el tiempo para procesar lo sucedido y experimentar su dolor es un paso importante en el camino hacia la curación.

Trate de no reprimir sus emociones o minimizar la importancia de su pérdida. Todos procesamos el dolor de manera diferente, y no hay una forma «correcta» de hacerlo.

Enfrentando el futuro

Después de una pérdida, es natural sentirse desconectado y alejado de la vida. Es importante tomar medidas para conectarse de nuevo con la vida y encontrar formas de seguir adelante, incluso en medio de la tristeza y el dolor.

Establecer nuevas metas y actividades, explorar nuevos intereses y pasar tiempo con amigos y familiares pueden ayudarlo a avanzar después de la pérdida.

Es importante recordar también que no hay una cantidad específica de tiempo para sentirse mejor después de una pérdida. Todos procesamos el dolor de manera diferente, y puede llevar tiempo seguir adelante y encontrar la paz.

En resumen,

  1. Entienda el dolor
  2. Acepte la realidad
  3. Enfrente el futuro

Recuerde que no está solo en su dolor. Tomarse el tiempo para procesar y curar después de una pérdida es una parte importante del proceso de curación.

Deja un comentario