Cómo una mentalidad de crecimiento revolucionará tu vida (y cómo desarrollarla)

¿Te sientes estancado en tu vida y no sabes cómo avanzar? ¿Sueñas con alcanzar tus metas pero sientes que algo te detiene? Descubre cómo adoptar una mentalidad de crecimiento puede revolucionar tu vida y llevarte al éxito que deseas. En este articulo te enseñaremos cómo desarrollar esta mentalidad y aplicarla en distintas áreas de tu vida. No te quedes atrás, ¡dale un giro a tu vida hoy mismo!

A fines de la década de 1980, la investigación en las escuelas llevó a la psicóloga Dra. Carol Dweck y sus colegas a una conclusión fascinante; uno que ha revolucionado por completo la forma en que pensamos acerca de cómo funciona nuestra mente.

Si nunca ha oído hablar del concepto de mentalidad de crecimiento, lo que está a punto de leer puede cambiar la forma en que se ve a sí mismo y al mundo para siempre. No estoy exagerando.

Una breve mirada a los hallazgos

La investigación comenzó cuando el Dr. Dweck quiso averiguar cómo los niños enfrentaban los desafíos y las dificultades.

Se dio cuenta de que mientras algunos niños se recuperaban de pequeños fracasos y contratiempos, otros los tomaban en serio y su rendimiento futuro se veía afectado.

Mediante el estudio del comportamiento de miles de niños, el Dr. Dweck llegó a la conclusión de que, cuando se trata de creencias sobre la inteligencia y el aprendizaje, los humanos tienen una mentalidad de crecimiento o una mentalidad fija.

Si tienes una mentalidad de crecimiento, significa que estás percibiendo las cosas que te suceden con la creencia de que tus talentos no son fijos, sino fluidos.

Crees que a través del trabajo duro, la dedicación y pidiendo ayuda a quienes te rodean, puedes mejorar tu inteligencia y tu capacidad para aprender nuevas habilidades.

No le preocupa lo que otros puedan pensar cuando experimenta un contratiempo, ya que lo ve como parte del curso y una parte natural del proceso de aprendizaje. Pones tu energía en aprender y no en preocuparte.

Por otro lado, si tienes una mentalidad fija, crees que naciste con tus dones y talentos y que no hay nada que puedas hacer para cambiarlos. O eres naturalmente inteligente o no lo eres, y ninguna cantidad de intentos puede hacer una diferencia en eso.

Eso significa que estás menos motivado para esforzarte. Tu prioridad es simplemente evitar el fracaso y sabes que aprender algo nuevo implicará contratiempos.

No es solo para niños

Aunque la investigación se realizó originalmente en niños en edad escolar, se ha reconocido que estas mentalidades nos siguen hasta la edad adulta y pueden afectar nuestra vida profesional e incluso nuestra vida personal.

Estas mentalidades no se limitan a la forma en que adquirimos el conocimiento, sino que también pueden aplicarse a nuestros rasgos de personalidad. Si estamos convencidos de que nacimos de cierta manera, como antisociales o tímidos, y eso es todo, entonces, bueno, eso será todo.

Pero si aceptamos la idea de que, con un poco de esfuerzo, podemos crecer, evolucionar y moldearnos a nosotros mismos, entonces podemos lograr un cambio que nunca creímos posible.

La educación y el aprendizaje no se detienen en el momento en que dejas la escuela o la universidad. La vida es una larga lección, y si no estamos abiertos a aceptar e incluso dar la bienvenida al fracaso como una señal de que estamos avanzando, entonces podemos estancarnos.

Si puede entrenarse para percibir el mundo con una mentalidad de crecimiento y posibilidad, se sorprenderá de los beneficios que desbloqueará en sus relaciones, carrera, felicidad y salud. Abajo hay solo algunos.

Los beneficios de una mentalidad de crecimiento

1. Puedes nutrir tus relaciones

El Dr. Dweck señaló que la mentalidad de crecimiento puede marcar una gran diferencia en todo tipo de relaciones.

Una persona con una mentalidad fija espera que una relación romántica sea perfecta y se niega a aceptar la idea de que una relación exitosa requerirá trabajo. Para ellos, eso significaría que tiene fallas fatales.

Si creen que todos venimos a este mundo completamente formados e incapaces de aprender y adaptarnos, entonces, lógicamente, también creen que una relación que es menos que perfecta siempre lo será.

Quieren que su amante los coloque firmemente en un pedestal, y ven cualquier desacuerdo como desastroso en lugar de natural e inevitable.

Sin embargo, alguien con una mentalidad de crecimiento entiende que dos personas que se juntan siempre tendrán sus diferencias.

Comprenden el hecho de que una relación implica que ambas partes aprendan sobre el otro y crezcan juntos, desarrollando las habilidades que necesitan para trabajar bien como equipo.

Esto no es solo cierto en las relaciones románticas. Las relaciones platónicas y familiares también necesitan trabajo y nutrición, algo que una mentalidad fija lucha por comprender.

2. Te juzgas menos a ti mismo y a los demás

Si tenemos una mentalidad fija, nuestro reflejo es siempre juzgar y evaluar las cosas que suceden a nuestro alrededor.

Todo lo que sucede se usa para evaluar cosas, como si somos o no una buena persona o si lo estamos haciendo mejor que la persona en el escritorio de al lado.

Una mentalidad de crecimiento no tiene tiempo que perder en proclamar juicios o en lo que otras personas están haciendo; está demasiado ocupado enfocándose en cómo puede progresar.

3. Prosperas con la crítica constructiva

Hay pocas habilidades más valiosas que ser capaz de aceptar críticas constructivas y utilizarlas como plataforma para el crecimiento. Si puede ver las críticas como una oportunidad para mejorar en lugar de tomárselas en serio, no habrá nada que lo detenga.

De la misma manera, una mentalidad de crecimiento significa que no necesita una validación constante para asegurarse de que está haciendo las cosas bien.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

4. Te relajas y disfrutas del viaje

Si siempre te preocupas por el fracaso, nunca te divertirás.

Como dijo Dweck, «No tienes que pensar que ya eres bueno en algo para querer hacerlo y disfrutar haciéndolo».

Dado que en lo que te enfocas es en la parte de aprendizaje, no importa si tienes éxito o no; Todavía puedes pasar un buen rato dándole una oportunidad.

Eso significa que puede probar nuevos deportes o nuevos pasatiempos sin una pizca de vergüenza por su falta de destreza, abriendo las puertas a todo tipo de formas de divertirse que nunca supo que existían.

5. Aborda primero la tarea más difícil de su lista de tareas pendientes

Aquellos de nosotros con mentalidad fija sobresalimos en la procrastinación. Marcaremos todas las cosas fáciles en nuestra lista de tareas pendientes; las que podemos hacer con los ojos cerrados. Y postergaremos hacer cualquier cosa que realmente requiera un mínimo de pensamiento o esfuerzo porque estamos preocupados de no estar a la altura del desafío.

Alguien con una mentalidad de crecimiento, por otro lado, disfruta de un desafío. Se atascan directamente en la tarea más difícil de su lista y disfrutan de la oportunidad de aprender algo nuevo y mejorar sus habilidades y su base de conocimientos. Una mentalidad de crecimiento puede hacer maravillas para la productividad.

6. Dejas de estresarte

Con una mentalidad fija, la atención se centra constantemente en el éxito. Nunca puedes dejar que tus estándares decaigan, y siempre tienes que ser perfecto por lo que crees que un error diría sobre ti.

Cuando miras el mundo a través de los ojos de una mentalidad fija, un mal resultado en un examen te define para siempre. Si esa es la forma en que ve las cosas, el estrés es inevitable.

Imagina lo relajado que te sentirías si ya no te importara. Con una mentalidad de crecimiento, su único enfoque es mejorar, sin preocuparse por lo que piensen los demás. Liberación.

7. Disminuye el riesgo de experimentar depresión

Se ha demostrado en varios estudios que mirar la vida a través de la lente de una mentalidad fija puede aumentar el riesgo de depresión.

Es lógico, cuando lo piensas, ya que tomas cualquier contratiempo mucho más en serio. Puedes comenzar a cuestionar tus habilidades e incluso quién eres como persona.

En una mentalidad de crecimiento, ya no espera la perfección, por lo que no será tan probable que experimente ansiedad y depresión cuando fracase.

8. Ganas más perspectiva

En una mentalidad de crecimiento, puedes apreciar el hecho de que la ruptura de una relación o un mal resultado en un examen no definen quién eres como persona ni significan que el mundo se está acabando.

Usted sabe que su inteligencia no se puede resumir en un número y su autoestima no depende de si su relación resiste o no la prueba del tiempo.

9. No tienes miedo de soñar en grande

Si su mentalidad fija está enfocada en su próximo puntaje de prueba o, en general, se preocupa por cómo se desempeñará en eventos individuales, nunca se atreverá a soñar.

Una mentalidad fija tiene miedo de poner sus miras demasiado altas porque solo piensa en lo lejos que puede caer.

Una mentalidad de crecimiento es capaz de concentrarse en el objetivo final y no permite que los contratiempos individuales lo desvíen.

Una mentalidad de crecimiento tiene la confianza para apuntar a las estrellas, sin saber exactamente dónde terminará.

¿Listo para registrarse?

Suena bien, ¿no? Nadie va a tener una mentalidad de crecimiento completo en todas las áreas de su vida, pero a través del esfuerzo y la determinación, puedes liberarte poco a poco de tu mentalidad fija que te constriñe.

La clave para hacer un cambio en la forma en que piensas es tomarlo con calma. Al igual que no puedes levantarte del sofá mañana y correr una maratón, no puedes esperar que tu cerebro funcione de una manera para la que no ha sido entrenado.

El primer paso es reconocer si una mentalidad fija domina tu vida. Puede hacer esto haciendo un seguimiento de su comportamiento y pensamientos.

Lo más probable es que ya tenga una buena idea de si tiende más a una mentalidad fija o a una mentalidad de crecimiento, pero llevar un diario, con un enfoque en la forma en que responde a los problemas y contratiempos, es una excelente manera de identificar la forma en que funciona su cerebro. ciertas situaciones.

Una vez que se haya vuelto consciente de sus patrones de pensamiento, intente detenerse cada vez que comience a tener pensamientos de mentalidad fija.

Cuando una situación difícil se prevenga, deliberadamente haga el esfuerzo de responder de una manera que le permita crecer y aprender.

Registre sus éxitos en su diario. Olvídate de los fracasos. Recuerde, todo esto tiene que ver con el crecimiento.

Otra buena táctica es tratar de fomentar una mentalidad de crecimiento en otras personas, ya sean niños o adultos. Concéntrese en el esfuerzo que hacen y las estrategias que usan al elogiarlos, en lugar de comentar sobre su inteligencia o habilidades ‘naturales’.

Cuanto más ayudes a otras personas, más te ayudarás a ti mismo.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo una mentalidad de crecimiento revolucionará tu vida (y cómo desarrollarla)

¿Qué es una mentalidad de crecimiento?

Una mentalidad de crecimiento es aquella en la que creemos que nuestras habilidades e inteligencia se pueden desarrollar a través del trabajo duro, el esfuerzo y la perseverancia. En contraposición, una mentalidad fija es aquella en la que creemos que nuestras habilidades y talentos son inherentemente fijos y no pueden cambiar con la práctica y el esfuerzo.

¿Por qué es importante tener una mentalidad de crecimiento?

Tener una mentalidad de crecimiento puede tener un impacto revolucionario en nuestra vida. Una mentalidad de crecimiento nos permite aprender de nuestros errores y volvernos más resistentes a la adversidad. Además, nos permite estar más motivados y dispuestos a tomar riesgos y a perseguir nuestras metas.

¿Cómo se desarrolla una mentalidad de crecimiento?

Aquí hay algunos consejos para desarrollar una mentalidad de crecimiento:

  1. Mantén una perspectiva positiva. En lugar de centrarte en los problemas, enfócate en las oportunidades y en cómo puedes aprender y crecer a través de ellas.
  2. Abraza los desafíos. En lugar de temer los desafíos, abrázalos y considera que son una oportunidad para crecer y mejorar.
  3. Ponte metas desafiantes. Define metas que te desafíen y que te obliguen a salir de tu zona de confort.
  4. Abraza el fracaso. En lugar de temer el fracaso, abrázalo y considera que es una oportunidad para aprender y mejorar.
  5. Encuentra modelos a seguir. Busca personas en las que te puedas inspirar y que tengan una mentalidad de crecimiento.

Conclusión

Desarrollar una mentalidad de crecimiento puede ser fundamental para impulsar tu vida al siguiente nivel. Si estás dispuesto a trabajar duro, a abrazar los desafíos y a aprender de tus errores, una mentalidad de crecimiento puede ser la clave para alcanzar tus metas y sueños más grandes.

Deja un comentario