Cómo vivir por ti mismo: 12 consejos esenciales

Si estás buscando independencia y quieres aprender a vivir por ti mismo, no te preocupes, no estás solo. Muchos jóvenes se sienten perdidos al tener que enfrentar la realidad de ser adultos y vivir de manera independiente. Pero no te preocupes, en este artículo te presentamos los 12 consejos esenciales para que aprendas a vivir por ti mismo y disfrutes de tu libertad. Desde cómo administrar tu dinero hasta cómo mantener tu hogar en orden, aquí encontrarás todo lo que necesitas para comenzar tu vida independiente. ¡Empecemos!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Hacer actos amables de servicio a los demás es genial. Después de todo, es uno de los principales lenguajes del amor, ¿ya quién no le gusta que los demás hagan cosas bonitas por él?

Sin embargo, surgen problemas cuando las personas dan mucho más de lo que reciben. Claro, están haciendo todo tipo de cosas por las personas que aman, su comunidad, tal vez incluso por extraños necesitados, pero es raro que su energía sea recíproca. No es raro que estos «dadores» se agoten y no les quede ninguna fuerza para sus pasatiempos, intereses y actividades.

Este agotamiento no es algo que sucede de la noche a la mañana, sino que ocurre con el tiempo. Podría suceder algo que requiera que des más de ti mismo que antes, y entonces esa invasión se convierte en el estándar.

Y luego se necesita o se desea más y más.

De repente, el único tiempo que tienes para ti es cuando usas el baño o cuando estás profundamente dormido. No tienes idea de cómo sucedió exactamente esto, pero te sientes miserable y quieres que las cosas cambien.

Y eso es algo realmente bueno.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a vivir un poco más por ti mismo en lugar de poner siempre a los demás primero. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

¿Por qué es importante priorizar sus propias necesidades?

La mayoría de nosotros hemos sido criados con la idea de que priorizar nuestras propias necesidades es algo malo. Que ponernos a nosotros mismos primero significa que somos egoístas y nos preocupamos más por nosotros mismos que por los que nos rodean.

En realidad, lo contrario es cierto.

Cuando amamos a los que nos rodean, reconocemos que queremos darles las mejores versiones de nosotros mismos, y no podemos hacer eso cuando estamos desgastados hasta los huesos. No se puede sacar de un pozo vacío. Tratar de dar a los demás y estar al servicio de ellos cuando estás exhausto y agotado te conducirá al resentimiento y la depresión.

Todos tenemos nuestras propias metas, pasatiempos y esfuerzos creativos que disfrutamos. ¿Qué sucede cuando no se nos “permite” el tiempo y el espacio para buscar ninguno de esos? Nos sentimos frustrados, molestos, tristes, resentidos e incluso realmente enojados.

Una persona creativa que no puede hacer ningún trabajo artístico porque tiene que cuidar a los ancianos oa los niños perderá la chispa que los alimentaba. Esto puede conducir a una depresión horrible, que afectará toda su vida, incluido el nivel de atención que pueden ofrecer. Del mismo modo, un lector ávido que nunca tiene tiempo para leer porque las necesidades de un miembro de la familia lo interrumpen cada cinco minutos eventualmente atacará a los que más ama.

Si quieres dar lo mejor de ti a quienes amas, primero debes amarte a ti mismo.

Veamos algunas de las razones por las que te sientes así y cómo empezar a vivir más por ti mismo.

1. Examine sus motivaciones.

Probablemente sea una persona de gran corazón que quiere hacer que la vida de otras personas sea más saludable y “mejor” tanto como le sea posible. Como resultado, puede aprovechar todas las oportunidades para ayudarlos, asumir responsabilidades adicionales para que puedan descansar e incluso ofrecer consejos que crea que serían beneficiosos para ellos.

Es esencial determinar la raíz de tus motivaciones aquí. ¿Estás haciendo estas cosas porque sinceramente quieres ser útil y amable? ¿O porque esperas ser reconocido como una persona fantástica?

¿Esperas que al hacer todo esto, otros responderán de la misma manera cuando se trata de tus necesidades? ¿O estás tan convencido de que sabes lo que es mejor en estas situaciones que deberías acudir en ayuda de otras personas?

Algunas personas viven para los demás como una respuesta al trauma, especialmente si tienen problemas de abandono. Se lanzarán a servir a alguien de pies y manos para que la otra persona no pueda vivir sin ellos. Es un medio de asegurar su supervivencia a largo plazo.

Otros tratan de asumir responsabilidades, tareas e incluso la toma de decisiones por otros porque sienten que estas personas simplemente no harán el trabajo tan bien como pueden. Es una situación de «lo van a estropear de todos modos, así que también podría hacerlo yo mismo». Luego se sienten exhaustos y resentidos porque “tuvieron que hacer tanto”.

Como puede ver, hay muchas razones por las que una persona puede martirizarse por el bien de los demás en su vida.

¿Cuáles son tus razones para hacerlo?

2. Pregúntate cómo te hace sentir este tipo de autosacrificio.

Si ha buscado este tema en línea, es probable que no se sienta particularmente feliz con las circunstancias de su vida en este momento.

¿Te sientes agotado, deprimido y agotado en lugar de lleno de energía y entusiasmo por la vida? Cuando piensas en reservar preciosos momentos de tu propio tiempo para dar y dar a los demás, ¿eso te inspira a dar más? ¿O te rompe el corazón?

Lo más probable es que sea lo primero.

Has estado haciendo el equivalente mental y emocional de prenderte fuego para mantener calientes a otras personas, y nadie ha estado alimentando esas llamas a su vez. Eso no es justo para ninguno de ustedes.

Aquellos a quienes amas merecen lo mejor de lo que tienes para dar, no los pedacitos que sobran después de que te has esparcido tanto que eres transparente. Además, ¿no eres tú también merecedor de amor, cuidado y devoción?

Pregúntate si quieres seguir sintiéndote tan mal o si quieres tomar medidas firmes para ser más feliz y concentrarte más en las cosas que te hacen feliz.

3. Recuerda que el cuidado personal NO es egoísta.

Si alguna vez ha volado en un avión, probablemente recordará que los asistentes de vuelo siguen los protocolos de seguridad antes de cada vuelo. Un aspecto clave de estas instrucciones es que uno siempre debe ponerse la máscara de oxígeno antes de ayudar a cualquier otra persona con la suya, incluso a sus hijos.

Como mencionamos al principio de este artículo, de poco le servimos a los demás si antes no nos cuidamos a nosotros mismos.

Si no hacemos todo lo posible para dormir lo suficiente, hacer ejercicio y comer alimentos saludables, nos enfermaremos. Entonces no podremos cuidar de los que nos rodean. Necesitamos mantener nuestros cimientos y reservas de energía saludables y fuertes, tanto por nuestro bien como por el de aquellos a quienes amamos.

Muchas personas (especialmente los narcisistas y otros manipuladores) intentan convencer a los demás de que poner sus prioridades primero significa que están absortos en sí mismos. Que no les importa si otras personas son felices mientras ELLOS lo sean. La mayoría de las veces, esto es una proyección de su comportamiento y es un indicador crítico de que necesitarás tomarte mucho más tiempo para sanar de lo que sea que te haya estado haciendo pasar.

4. Aprende a valorarte tanto como valoras a las demás personas en tu vida.

Es probable que esté increíblemente atento a las necesidades de otras personas y, como tal, tome medidas cuando sienta que puede ser útil. Por ejemplo, si su hijo parece malhumorado o no tiene mucho apetito, podría resfriarse en sus primeras etapas dándole un poco de jugo de naranja y acostándolo temprano. Ha aprendido a identificar las cosas que necesitan atención antes de que se conviertan en problemas importantes y estén al tanto de todo para todos los demás.

Ahora es el momento de volver ese tipo de atención y cuidado hacia ti mismo.

Si te has sentido agotado, hazles saber a los demás que necesitas descansar. Las tareas domésticas y las respuestas por correo electrónico pueden esperar hasta mañana. Tome un baño tranquilo y acuéstese temprano para que pueda dormir bien. Reserve un par de días libres del trabajo si es posible para que pueda leer o ver películas terribles que le encantan.

En esencia, llena tu propio pozo con la misma bondad amorosa que haces por los demás.

5. Pregúntese si su autosacrificio es necesario.

Una vez aconsejé a una mujer que estaba tan cansada de atender las necesidades de los demás excepto las propias que estaba a 0,003 segundos de sufrir una crisis nerviosa total. Hablamos largo y tendido sobre todas las cargas que cargaba constantemente, desde todas las cosas que tenía que hacer por sus hijos hasta las tareas del hogar de las que era responsable, además de estar disponible para ofrecer consejos y ayuda a sus familiares y amigos, etc.

Después de repasar todas las cosas que «tenía que» hacer a lo largo del día, simplemente le pregunté por qué sentía que tenía que hacerse cargo de todas esas cosas ella misma.

Por ejemplo, sus hijos tenían entre 9 y 15 años. Eran perfectamente capaces de tender sus camas y preparar sus almuerzos, entonces, ¿por qué sentía que “necesitaba” encargarse de esas cosas por ellos? Ella respondió que quería ser amiga de sus hijos y no darles ninguna responsabilidad.

La carga del trabajo doméstico también recaía en eso. Quería que sus hijos y su pareja la quisieran y la apreciaran, así que no le asignó tareas a nadie más. Ella se encargó de todo para «salvarlos». Al hacerlo, desarrolló un gran resentimiento hacia ellos y se volvió irritable y mezquina cuando le preguntaban cosas. Ya estaba haciendo tanto que su respuesta instantánea a más demandas fue ira y amargura.

Pudo resolver este problema sentándose con la familia y expresando que necesitaba su ayuda. Después de explicar lo agotada que estaba, se acercaron ansiosamente para ayudarla a su vez. Ni siquiera se les había ocurrido que ella se estaba desgastando por ellos; estaban tan acostumbrados a esa situación que era el statu quo.

Fue solo después de haber escrito todo lo que hizo en un día y mostrárselo que se dio cuenta de cuánto estaba haciendo por ellos en comparación con lo que podían hacer por sí mismos (y por ella). No querían que ella se lastimara a sí misma para su beneficio, ni que fuera mala con ellos porque se sintiera resentida. Como resultado, todos asumieron las cosas que podían hacer, aligerando así su carga.

¡La dinámica familiar mejoró exponencialmente después de eso, como se puede imaginar!

6. Delega siempre que sea posible.

Esto amplía el ejemplo anterior.

En el transcurso de una semana, escribe todo lo que haces en un día. Sea detallado con las descripciones y cuánto tiempo le tomó cada tarea. Recomiendo usar un calendario, ya sea en línea o escrito, para escribir esto, ya que puede tomar notas en franjas horarias.

Por ejemplo:

6:00 – 6:40 (40 minutos)

Desayuno preparado para la familia.

6:45 – 7:45 (1 hora)

Tengo a todos vestidos y fuera a la escuela

7:45 – 8 (15 minutos)

Desayuné yo mismo y me cambié.

8-10 (2 horas)

Lavaba los platos, limpiaba la cocina, lavaba la ropa, fregaba el baño de arriba.

10-11 (1 hora)

Me puse al día con los correos electrónicos y mensajes de texto de amigos que necesitaban mi ayuda

11 – 3 (4 horas)

Trabajé un poco en el proyecto X

3-3:15 (15 minutos)

estaba en una llamada telefónica con mamá

3:15 – 4:30 (1 hora 15 minutos)

Saludé a los niños después de la escuela, les preparé un refrigerio, los tranquilicé con su tarea.

4:30 – 5:30 (45 minutos)

Cena cocinada

5:30 – 6:30 (1 hora)

Cené con la familia, luego recogí la mesa y conversé con los niños durante unos minutos.

6:30-8 (1,5 horas)

Limpié la cocina después de cocinar, doblé la ropa mientras veía la televisión con los niños.

8-9 (1 hora)

Bañaba a los niños y los acostaba, pasando un poco de tiempo con cada uno de ellos antes de que se durmieran.

9-9:30 (30 minutos)

Prepara la ropa de los niños para mañana.

9:30 – 10 (30 minutos)

Hice los almuerzos de los niños para mañana.

10 – 10:30 (30 minutos)

Me duché, me lavé el pelo, me preparé para ir a la cama.

10:30 – 11 (30 minutos)

Hablé con un compañero, envié mensajes de texto con un amigo X que está pasando por un momento difícil, tomé notas sobre el trabajo voluntario que estoy haciendo este fin de semana.

11 – 11:15 (15 minutos)

Me fui a la cama y leí durante unos minutos hasta que estaba demasiado cansada y necesitaba conciliar el sueño.

Cuando anotas todo lo que haces en un día y cuánto tiempo te lleva cada tarea, comenzarás a reconocer cuánto haces por otras personas en comparación con cuánto haces por ti mismo. Además, es probable que vea áreas en las que puede delegar fácilmente tareas a otras personas.

Verificar una lista de tareas apropiadas para la edad de los niños y determine cuál se adapta a la madurez y capacidades físicas de sus propios hijos. Estos pueden variar en gran escala dependiendo del niño, especialmente si están en el espectro del autismo. Sin embargo, si sus hijos ya no tienen pañales, son neurotípicos y están sanos, serán capaces de hacer al menos algunas de las tareas del hogar.

Lo mismo ocurre con los socios y cónyuges. Determine si hay un equilibrio igual de trabajo en todos los ámbitos. Si uno de los miembros de la pareja trabaja fuera de la casa a tiempo completo y el otro dedica el mismo tiempo y esfuerzo a la crianza de los hijos y al cuidado del hogar, el equilibrio es igual. Sin embargo, si uno trabaja a tiempo completo y se hace cargo de la cocina, la limpieza y la crianza de los hijos mientras el otro juega en línea y come bocadillos, entonces hay un problema.

Es posible que se sienta culpable por pedirle a las personas en su vida que asuman su parte justa de la carga, especialmente si es importante para usted estar al servicio de sus seres queridos.

Esto es común en situaciones donde los padres divorciados o separados tienen custodia dividida. Cada padre quiere ser el padre «divertido», el padre preferido a quien el niño querrá más y con quien el niño querrá pasar más tiempo. Como resultado, es posible que no le den a su descendencia ninguna responsabilidad o tarea en su lugar.

Lo que termina sucediendo es que el padre se agota por completo y se resiente de que el niño sea flojo y malcriado. Pero, ¿de quién es la culpa cuando un niño es inmaduro, perezoso y malcriado?

Exactamente.

No podemos ser los mejores amigos Y padres de nuestros hijos al mismo tiempo. Además, no criamos niños; educamos a las personas desde la infancia hasta la edad adulta, lo que incluye brindarles un sólido conjunto de habilidades. El cuidado personal, la cocina, la limpieza y otras responsabilidades similares apropiadas para su edad garantizarán que puedan arreglárselas solos. Además, los hará mejores socios o cónyuges en el futuro. Nadie quiere tener que «criar» a su pareja, y muchas relaciones fracasan porque una pareja nunca tuvo que crecer.

Considere si su naturaleza generosa realmente ayudará a quienes lo rodean a largo plazo y luego determine el mejor curso de acción.

7. Siéntate contigo mismo y pregúntale a tu cuerpo, mente y alma qué es lo que más necesitan.

Tómese un tiempo lejos de los amigos, la familia y las obligaciones laborales donde pueda sentarse y meditar por un rato. Si te va mejor meditando o concentrándote cuando hay música, entonces hazlo. Queme un poco de incienso o una vela perfumada favorita, céntrese y luego pregúntele realmente a su alma qué es lo que necesita.

¿Qué sueños o metas ha dejado de lado debido a los deseos y necesidades de otras personas?

¿Qué es lo que quieres hacer para lo que no pareces tener suficiente tiempo?

Si pudieras hacer lo que quisieras en un día, sin ninguna obligación o culpa, ¿qué sería?

Pregúntate si vives para los demás porque estás evitando algo en tu propia vida.

Las respuestas que encuentre le indicarán dónde debe colocar su energía y atención.

8. Cambia el idioma que estás usando.

Probablemente te sorprendas diciendo cosas como “Tengo que…” y “Necesito…”

Esto crea un estado instantáneo de obligación, que puede hacerte sentir herido y resentido desde el primer momento. Como experimento, intente cambiar las cosas y use frases como «PUEDO hacer X» y «ELIJO…» en su lugar.

Esto te pone en un estado mental en el que estás eligiendo conscientemente hacer una determinada cosa en lugar de sentir una obligación hacia ella. Además, también puede establecer los parámetros y límites. Por ejemplo, en lugar de «Tengo que ir a limpiar la casa de mi madre este fin de semana», puede cambiarlo por «Elijo visitar a mi madre durante unas horas este fin de semana y, mientras estoy allí, haré un un poco de orden para ella”.

De esta manera, no estará obligado a limpiar toda la casa. Estás pasando un poco de tiempo con alguien que te importa, sin un compromiso firme de hacer tareas para las que no tendrás la energía.

Cuando reconfiguras tu actitud y tus palabras, también ajustas cómo te hace sentir tu servicio a los demás. Cambiar una simple frase puede cambiar todo tu día (¡o semana!) para mejor.

9. Determina si te pidieron ayuda o si “solo estás tratando de ayudar”.

Muchas personas asumen la responsabilidad de involucrarse en la vida de otras personas, ya sea que se les pida que lo hagan o no. Luego se extralimitan y se desesperan por el hecho de que hacen tanto por otras personas.

Por eso es tan importante determinar si la energía que estás vertiendo en el mundo es necesaria y/o deseada, en lugar de ofrecerla sin motivo. Claro, puede estar ansioso por intervenir y ayudar a quienes están sufriendo (especialmente cuando sabe qué puede mejorar o facilitar su situación), pero eso no significa que sea su trabajo hacerlo.

Además, intervenir para ayudar u ofrecer consejos cuando no se los ha pedido puede ser una forma de control o intrusión. Las personas pueden verse obstaculizadas para desarrollar sus propios caminos de vida cuando otros siguen ocupándose de las cosas por ellos.

Como establecimos anteriormente, determine de dónde provienen sus motivaciones. ¿Estás ansioso por servir en tu comunidad? ¿O sientes que las personas que conoces no están tomando las decisiones «correctas» y, como tal, es tu deber dar un paso al frente?

Además, trata de determinar si te involucras tanto en la vida de otras personas porque sientes que falta algo en la tuya. Algunas personas que han perdido a sus cónyuges o que tienen el «nido vacío» cuyos hijos se han mudado de repente se encuentran sin propósito ni dirección. Han pasado años atendiendo las necesidades de su familia y se sienten perdidos ahora que no hay necesidades que atender.

Si este es el caso, entonces es importante encontrar su propio propósito. Llena tus días con cosas que son importantes para ti, tanto en términos de trabajo como de diversión.

Alternativamente, si se está excediendo y poniendo demasiado esfuerzo en la vida de otras personas, tendrá que hacer un examen de conciencia para averiguar por qué. También puede preguntarles a las personas si quieren ayuda, y luego aceptarlo con gracia cuando digan que no.

10. Crea límites saludables, a pesar de la posible retroalimentación negativa.

Algunas personas realmente no se dan cuenta de cuánto arrojan o piden a los demás. Por ejemplo, un amigo que a menudo lidia con depresión, mucha ansiedad o aspectos asociados con el trastorno límite de la personalidad podría llamarte o enviarte mensajes de texto para brindarte apoyo emocional con regularidad. Es posible que ni siquiera te pregunten cómo estás en ese momento, sino que se lancen a lo mal que se sienten y cuánto necesitan tu energía.

Puede que estés teniendo el peor día de tu vida, pero sientes la necesidad de ayudar a esta persona porque la amas. Como tal, te sientes obligado a darles los últimos granos de energía que te quedan, aunque no te den (o no puedan) nada a cambio.

Si ha estado poniendo las necesidades y los deseos de otras personas por encima de los suyos durante mucho tiempo, es muy probable que se hayan acostumbrado a ese tipo de generosidad. De hecho, incluso podrían darlo por sentado. Como resultado, si de repente te pones a ti mismo en primer lugar en lugar de estar disponible para ellos a pedido, es probable que experimentes un poco de rechazo.

Espere resentimiento y culpabilidad, y es probable que lo llamen egoísta más de unas pocas veces cuando comience a poner sus propias necesidades en primer lugar. Es posible que incluso te digan que te has convertido en una persona que ya no les gusta tanto. Esto puede ser desalentador, pero mantente firme en tu decisión de convertirte en una prioridad.

Otra cosa a tener en cuenta es si en realidad estás recibiendo un rechazo negativo o si eres hipersensible porque te sientes culpable.

11. Determine si está siendo saboteado.

Esto no es algo divertido de considerar, especialmente en términos de tus amigos y familiares más cercanos, pero es importante ser honesto al respecto.

Sea objetivo en su perspectiva, y luego determine honestamente si cree que las personas en su vida están saboteando sus esfuerzos por tomarse más tiempo para usted.

Esto podría venir en la forma de un compañero que muestra una «incompetencia estratégica» al tirar la ropa o cocinar intencionalmente hasta que esté tan frustrado que se haga cargo de esas tareas. O un padre anciano que finge ser más indefenso de lo que realmente es para hacerte sentir culpable y pasar más tiempo con él.

Si descubre que está siendo saboteado intencionalmente, depende de usted decidir cómo quiere lidiar con ese comportamiento. En el ejemplo anterior sobre tirar la ropa o cocinar, es posible que desee decirle a esa persona que solo tendrá que usar ropa manchada y comer alimentos quemados hasta que aprenda a hacerlo mejor.

Alternativamente, si esta persona es una pareja romántica, puede preguntarse sinceramente si desea quedarse con una persona que le causaría este tipo de angustia simplemente para evitar asumir su parte justa de las responsabilidades del hogar.

12. Encuentra un equilibrio con el que te sientas cómodo.

¡El hecho de que estés haciendo de tus propias necesidades una prioridad no significa que tengas que renunciar a estar al servicio de los demás! Como mencionamos anteriormente, “actos de servicio” es un lenguaje de amor significativo.

Muchas personas que se sacrifican por el beneficio de otras personas lo hacen, al menos en parte, porque les encanta ser amables con los demás. Este tampoco es un caso de altruismo egoísta: no están siendo amables y generosos simplemente porque les da placer hacerlo. Lejos de eso, sinceramente quieren hacer del mundo un lugar mejor, y para ellos, la mejor manera de hacerlo es dándose a sí mismos.

Aquí es donde entra en juego un equilibrio saludable. Todavía puedes ser inmensamente amable y generoso con los demás mientras sigues dando prioridad a tus propias necesidades.

Siéntate, toma papel y lápiz y decide qué es lo que necesitas en la vida y cómo quieres que te traten. Luego haga una lista de las necesidades y deseos de quienes lo rodean; aquellos a quienes usted desea ayudar en términos de servicio a ellos.

Si lo desea, visualice objetivamente sus necesidades y deseos, así como los de los demás, como una mesa redonda. Vea a todos en esa mesa sin filtros ni jerarquías. Solo es cuestión de asegurarse de que las necesidades de todos se satisfagan por igual, no de colocar algunas como más o menos importantes.

Piense en esto como mirar la mesa del Rey Arturo, donde todos los caballeros son valorados por igual a pesar de sus diferentes fortalezas y habilidades. En tu mesa, las necesidades de todos son honradas, respetadas y atendidas con amor… incluyendo las tuyas.

¿Todavía no estás seguro de cómo superar años o décadas de poner a los demás primero para finalmente vivir por ti mismo? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Realmente le recomendamos que hable con un terapeuta en lugar de un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a comprender por qué lucha por ponerse a sí mismo en primer lugar y guiarlo hacia una mentalidad más saludable con respecto a su deber hacia los demás.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Cómo vivir por ti mismo: 12 consejos esenciales

12 consejos esenciales para vivir por ti mismo

  1. Define tus metas y objetivos

    Antes de tomar cualquier decisión importante, es fundamental tener claro cuáles son tus metas y objetivos. De esta forma, podrás enfocar tus esfuerzos en lo que realmente importa para ti.

  2. Aprende a administrar tu tiempo

    El tiempo es uno de los recursos más valiosos que tenemos. Aprende a priorizar tus actividades y a evitar distracciones para aprovechar al máximo tus horas del día.

  3. Desarrolla tus habilidades sociales

    Las relaciones interpersonales son fundamentales para una vida plena y feliz. Aprende a escuchar, comunicarte y resolver conflictos para relacionarte mejor con los demás.

  4. Practica la autodisciplina

    Para lograr tus metas y objetivos, necesitas ser disciplinado contigo mismo. Establece hábitos y rutinas que te ayuden a ser más productivo y a mantener tu motivación.

  5. Mantén un equilibrio entre trabajo y vida personal

    La vida no se trata solo de trabajar. Aprende a dedicar tiempo a tus pasatiempos, amigos y familiares para tener una vida más plena y satisfactoria.

  6. Busca nuevas experiencias y retos

    No te conformes con la rutina diaria. Busca nuevas oportunidades para aprender, crecer y experimentar cosas nuevas.

  7. Mantén una mente abierta

    Si quieres crecer y aprender, es fundamental mantener una mente abierta. Aprende a escuchar diferentes puntos de vista, a aceptar críticas y a estar dispuesto a cambiar de opinión.

  8. Cuida tu salud física y mental

    No puedes vivir por ti mismo si no estás saludable. Aprende a cuidar tu cuerpo y tu mente, a través de una buena alimentación, ejercicios y descanso adecuado.

  9. Desarrolla tus habilidades financieras

    Administrar correctamente tu dinero es fundamental para vivir por ti mismo. Aprende a presupuestar, a ahorrar y a invertir para asegurar tu futuro financiero.

  10. Establece límites y aprende a decir no

    No te sientas obligado a aceptar todo lo que te proponen. Establece límites y aprende a decir no cuando no estás dispuesto o no tienes tiempo para hacer algo.

  11. Aprende de tus errores

    Nadie es perfecto y todos cometemos errores. Lo importante es aprender de ellos y seguir adelante con más experiencia y sabiduría.

  12. Mantén una actitud positiva

    Por último, pero no menos importante, mantén una actitud positiva ante la vida. Aprende a ver el lado positivo de las cosas y a afrontar los retos con optimismo y perseverancia.

Conclusión

En resumen, vivir por ti mismo requiere de disciplina, perseverancia y una actitud positiva. Sigue los consejos señalados anteriormente y verás cómo tu vida mejora día a día.


Deja un comentario