Cuando tu marido no te ayude en nada, haz esto

¿Tu esposo parece estar siempre ocupado en sus actividades personales y te hace sentir que estás sola en todo? Si es así, no te preocupes más. En este artículo, te enseñamos algunos consejos prácticos para lograr que tu pareja se involucre más en la casa y fortalecer tu relación. Descubre cómo puedes motivar a tu marido para que te ayude en todo, sin importar su edad o personalidad. ¡No te lo pierdas!

Muchas mujeres se sienten increíblemente frustradas cuando sus maridos no hacen lo que les corresponde en la casa.

Las mujeres no solo asumen mucho más trabajo emocional no remunerado que la mayoría de los hombres, sino que generalmente también tienen que asumir la mayor parte de las tareas domésticas.

¿Por qué pasó esto? En nuestra era moderna de igualdad de género (o al menos esperamos que sea igual en este punto), ¿por qué todavía existe tal desequilibrio cuando se trata de tareas y trabajo en la casa?

Veamos un par de razones importantes por las que su esposo podría no ayudar con nada, y qué puede hacer al respecto.

Habla con un asesor de relaciones certificado y con experiencia para que te ayude a decidir qué hacer con un esposo que no te ayudará en nada. Es posible que desee probar hablando con alguien a través de RelationshipHero.com para obtener consejos de relación empáticos, específicos y genuinamente perspicaces en su forma más conveniente.

Es difícil romper hábitos arraigados

Durante miles de años, las tareas domésticas fueron consideradas “trabajo de mujeres”. Los hombres trabajaban fuera de la casa, por lo que el hogar y el hogar eran dominio de la esposa. Por lo general, era responsable de cocinar, limpiar y la mayor parte de la crianza de los niños.

Esta dinámica existe en todo el mundo y aún prevalece en muchos lugares. Recuerde que las mujeres que trabajan fuera del hogar se han convertido en algo común en los últimos 50 años.

Además, dependiendo de la educación cultural, muchas familias todavía tienen una sociedad en la que la mujer es el ama de llaves por defecto.

Si su esposo se crió en una familia donde su madre se ocupaba de las tareas domésticas, eso podría explicar en gran medida por qué él se sienta y le permite ocuparse de las tareas domésticas.

Después de todo, si no se crió con las tareas del hogar y las responsabilidades en su plato, probablemente solo piense que estas cosas se solucionan solas. Esto puede ser especialmente cierto si está viviendo con una mujer que no sea su madre por primera vez.

Puede que simplemente te coloque en el papel de madre/ama de llaves porque eso es todo lo que ha conocido.

Es probable que no se dé cuenta de lo que está haciendo (o no haciendo)

Piensa en ese último punto por un momento.

Si alguien se ha criado con una estructura familiar particular y solo ha sido testigo de esa dinámica de primera mano, sería muy difícil para ellos concebir algo más que su propia experiencia de vida.

Puede relacionar esto con una persona que se ha criado en un hogar particularmente religioso, donde no ha tenido contacto con nadie de otra religión. No habrían aprendido de otras religiones, ni tenían idea de que hay otras religiones por ahí. Como resultado, sus mentes se sorprenden cuando descubren que las personas en otros lugares creen de manera diferente a ellos.

De alguna manera les provoca un pequeño cortocircuito porque tienen que reconfigurar conscientemente todo lo que han conocido, todo lo que les han enseñado.

Ahora, relaciona eso con un hombre que se crió en un hogar donde mamá cocinaba y limpiaba. Es posible que su esposo y sus hijos nunca hayan participado en la preparación de la comida: simplemente se sentaron a cenar cuando estaba lista.

La ropa estaba tirada en un cesto y parecía limpia y doblada en sus armarios. Las alfombras estaban siempre limpias, las camas siempre estaban hechas. Incluso si uno de los hombres de la familia se ofreció a ayudar, es posible que los hayan llevado a la sala de estar con café y una galleta mientras mamá mantenía la cocina reluciente como a ella le gustaba.

Es posible que te sientas increíblemente frustrado por esta situación, pero trata de mantenerte firme y racional al respecto.

Es fácil enojarse o ser pasivo-agresivo, pero esos enfoques rara vez ayudan en algo.

En cambio, sea proactivo y racional. Regañar y lloriquear solo hará que tu esposo se apague, mientras que un enfoque racional de problema + solución es mucho más probable que resulte en un cambio real.

Entonces, pasemos a algunas de las formas en que puede cambiar la dinámica del hogar a algo más igualitario.

1. Haz una lista

A muchos hombres les va muy bien con señales visuales en lugar de conceptos abstractos, así que haga una lista.

Divide una página de papel rayado normal por la mitad. En la primera columna, escriba todas las tareas que deben hacerse en casa, y me refiero a todas. Preparación de comidas, lavado de platos, lavandería, tendido de camas… lo que sea.

En la segunda columna, escriba el nombre de la persona que se encarga de esas tareas la mayoría de las veces.

Luego siéntese con su esposo/pareja y muéstrele cuánto ha estado haciendo cada uno de ustedes y explíquele por qué debe haber más equilibrio.

Prepárese para encontrar resistencia instantánea y actitud defensiva. Desde su perspectiva, podría estar haciendo mucho, ya que probablemente hace muchas más tareas domésticas que su padre. Para él, es proactivo y una gran ayuda en la casa.

Trate de ser paciente con él durante este proceso y explíquele su postura sin ser agresivo o demasiado emocional al respecto. Si alguna vez ha estado en un puesto gerencial en el trabajo, aborde esta conversación como lo haría con un colega.

Después de todo, ustedes dos son compañeros de vida, ¿verdad? Así que enfóquese en esto como una asociación de iguales, con respeto y eficiencia.

2. Ayuda a cambiar su perspectiva

Los hombres que han crecido en el tipo de hogar antes mencionado pueden estar muy orgullosos de sí mismos por «ayudar» con las tareas del hogar.

Lo ven como el trabajo de la mujer, y que están siendo socios maravillosos y proactivos al hacer lo que sienten que la ayuda con su carga de trabajo.

Te encontrarás con algo similar en referencia al cuidado/crianza de niños. Los hombres pueden hablar con orgullo sobre cómo están «cuidando» a los niños esa noche porque mamá salió con sus amigos.

No, eso no es cuidar niños; es crianza de los hijos. No es el trabajo de la madre cuidar a los niños por su cuenta, por lo que el otro padre está dando un paso al frente y haciendo su parte, sin asumir galantemente parte de la responsabilidad de la madre aquí.

Lo mismo ocurre con las tareas del hogar. Si una persona vive en una casa, entonces es su responsabilidad ayudar a cuidarla. ¿Usan ropa? Luego necesitan lavarlos. ¿Ellos comen? Entonces pueden hacer su parte justa de la cocina y el lavado de platos.

Depende de ustedes dos cómo quieren distribuir las responsabilidades del hogar, siempre y cuando ambos terminen ocupándose de las cosas.

Por ejemplo, un hogar puede tener roles definidos, en los que la esposa hace la mayor parte de cocinar, lavar y pasar la aspiradora, mientras que el esposo se ocupa de los platos, el polvo y la basura.

Esas son tareas establecidas que deben ser atendidas, y si no lo son, entonces hay un adulto específico responsable de ellas que está holgazaneando.

Esto es más fácil que un juego de todos contra todos en el que las cosas se hacen “cuando sea”… principalmente porque inevitablemente las hará la persona que las ha estado cuidando por siempre.

Realmente lleve a casa el hecho de que, dado que ambos viven en este lugar, ambos deben cuidarlo. Juntos.

3. Decidir sobre una división justa de funciones

Cuando se trata de delinear diferentes tareas y reglas domésticas, es importante tener en cuenta todos los aspectos laborales.

Por ejemplo, si ambos trabajan fuera de casa, pero uno trabaja a tiempo completo y el otro a tiempo parcial, entonces tiene sentido que el trabajador a tiempo parcial asuma más tareas domésticas.

Si desea evitar que las cosas se vuelvan obsoletas, cree una rueda de tareas y gírela todos los fines de semana. Esto creará diferentes horarios de tareas semanalmente, para que una persona no se quede atrapada en la tarea de aspirar o lavar platos para siempre.

Entonces, si alguna de las tareas no ha sido atendida, es muy claro quién no ha estado haciendo su parte.

También es importante recordar que algunas tareas requieren mucho más tiempo y esfuerzo que otras: no solo por la frecuencia, sino por el trabajo físico/mental.

Por ejemplo, si solo una persona cocina todo, esta es una tarea enorme que debe hacerse.

4. Ponte extremo: ponte en huelga

En el peor de los casos, si ya ha intentado enfoques como una rueda de tareas y/o tareas asignadas y su esposo todavía está holgazaneando, podría ser necesaria una respuesta más fuerte.

Es posible que no se dé cuenta de cuánto esfuerzo se necesita para que una casa funcione sin problemas. Como tal, él no entiende lo que sucederá si dejas de tomar el relevo que él sigue soltando.

Así que ponte en huelga.

Solo recoja lo que ensucie, cocine por sí mismo, lave su propia ropa.

Si se asusta porque no tiene ropa interior limpia o camisas de trabajo, señale la canasta llena de ropa sucia e insista en que la lave él mismo.

¿Se queja de que no hay nada para comer, porque no sabe cocinar? Lo siento, la excusa de «no sé cocinar» no funciona para nadie mayor de 20 años. Diablos, hay suficientes recetas y tutoriales de YouTube para que cualquiera pueda hacer una comida medio decente.

¿No hay champú ni jabón en la ducha? Mejor ve a comprar unos. También aprenderá a ser más consciente de cuándo se debe reemplazar el papel higiénico.

Sí, existe el riesgo de que este tipo de medidas extremas puedan afectar su relación. Con suerte, nunca tendrá que recurrir a estos, y su esposo dará un paso al frente y hará su parte sin que usted entre en modo de huelga total.

Sin embargo, si tiene que recurrir a esto, entonces puede valer la pena el riesgo. Su respuesta a esta situación bien puede determinar el curso del resto de su matrimonio:

O se dará cuenta de lo mucho que tienes que hacer de forma constante y dará un paso al frente, o se enfadará por tener que hacer su parte justa y querrá salir. Si es lo primero, entonces ¡sí! Tienes una pareja maravillosa e igualitaria que te ama y te respeta lo suficiente como para ser un miembro activo de la casa.

Si no, entonces al menos lo sabes ahora, y podrías ahorrarte una vida de esclavitud, atendiendo las necesidades y caprichos de otra persona día y noche.

Advertencia importante: si su esposo es abusivo de alguna manera física o emocional, ir a la huelga no es una buena idea. Puede dar lugar a agresiones o represalias que podrían poner en riesgo su seguridad o bienestar. Si este es el caso, nuestro artículo sobre cómo dejar una relación tóxica podría ser uno que quieras leer.

5. Si tienes hijos, enséñales de otra manera

La mejor manera de evitar el tipo de resistencia a las tareas domésticas y similares que discutimos aquí es cortar esas expectativas de raíz. Es decir, no críes a tus hijos de la misma manera que tú (o tu esposo) fueron criados.

Haga que comiencen con las tareas desde muy temprano. Muéstreles que todos participan en todos los aspectos del mantenimiento del hogar y la familia, para que aprendan que, como parte de la familia, son parte de todo lo involucrado.

Es posible que su niño pequeño no pueda lavar los platos, pero con gusto lo ayudarán a agregar ingredientes en los tazones para mezclar (especialmente si llega a lamer la cuchara más tarde). ¿Su preadolescente está hosco ante la idea de tener que hacer algo de limpieza? Ofrézcales incentivos como una mayor asignación para que aprendan el valor de su tiempo y esfuerzo.

Si los niños crecen con la idea de la contribución personal del hogar como norma, estarán mucho más preparados para la vida adulta independiente una vez que estén fuera de casa.

Y a su vez, sus parejas tampoco estarán angustiadas y frustradas por tener que ser mom2.0.

Todo esto se aplica a cualquier asociación de género

Una nota final y muy importante: aunque este artículo se centra en la idea de un esposo que no hace lo que le corresponde en la casa, esta situación ciertamente no se limita a las parejas masculinas.

Hay muchas situaciones en las que una esposa (u otra pareja) no hace la parte que le corresponde de las tareas del hogar y parece esperar que otros se encarguen de eso por ella. Si este es el caso, se aplicarán exactamente los mismos enfoques que se enumeran aquí.

Este también puede ser el caso de niños mayores en relaciones/parejas mixtas. Si se ha casado con alguien que ya tiene hijos de un matrimonio anterior, es probable que encuentre un tipo de resistencia similar a la mencionada anteriormente.

Obtendrá una gran cantidad de rechazo y resistencia, sin mencionar el comportamiento malhumorado y las palabrotas, si intenta que los niños asuman las responsabilidades del hogar. Eso será peor si su esposo/pareja espera que usted se haga cargo de todas las tareas del hogar y le horroriza la idea de hacer que sus hijos trabajen en la casa. Si él nunca tuvo que hacerlo, ¿por qué deberían hacerlo ellos?

Este es un territorio muy difícil de negociar. Sí, requerirá paciencia y razonamiento, pero también mano firme.

¿Todavía no está seguro de qué hacer con la falta de voluntad de su esposo para ayudar en la casa o con otras tareas? Chatea en línea con un experto en relaciones de Relationship Hero que puede ayudarte a resolver las cosas.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cuando tu marido no te ayude en nada, haz esto

La importancia de la cooperación en la relación de pareja

¿Alguna vez te has sentido sola en la crianza de tus hijos o en la realización de las tareas del hogar? Si tu respuesta es sí, probablemente haya una razón para ello y esa razón pueda ser la falta de cooperación de tu pareja.

El matrimonio es una unión en la que ambas personas deben colaborar en todos los aspectos de la vida juntos. La tarea de criar hijos, mantener una casa y llevar una vida social es demasiado abrumadora para una sola persona.

Comunicación para solucionar problemas

Una de las primeras cosas que debes hacer para solucionar el problema es comunicarte con tu pareja. Claramente explícale lo que pasas cuando no recibes su ayuda. Indícale las actividades que necesitas que él realice, ofrece un cronograma para las actividades, de manera que las ayudas estén coordinadas y sean efectivas para ambos.

En lugar de señalar con el dedo y gritarle, intenta hablar en términos íntimos y dale la oportunidad de explicar sus sentimientos y negociar un camino a seguir juntos.

El trabajo en equipo lo es todo

La responsabilidad no puede ser asumida solamente por uno de los miembros de la pareja. Ambos deben asumir responsabilidades en la vida cotidiana, y estar dispuestos a trabajar en conjunto para que todo funcione correctamente.

Asigna tareas específicas a cada uno, un buen método para hacerlo es realizar una lista de ol en la que se detallen las actividades agradables y desagradables, luego divídanlas en partes iguales y asegúrate de que cada uno de ustedes cumpla con su parte.

Conclusión

Es importante recordar que el matrimonio no es un camino fácil de navegar, pero el esfuerzo que ambas partes ponen en la relación siempre valdrá la pena. Además, las acciones concretas siempre valen más que las palabras. Si tu pareja te ofrece la ayuda que necesitas, asegúrate de mostrarle tu agradecimiento y de reconocer su esfuerzo. Si te encuentras en una situación en la que tu cónyuge parece no querer cooperar, recuerda que una comunicación efectiva y un trabajo en equipo son la clave para solucionar cualquier problema.

Deja un comentario