Deja de decir «es lo que es» cuando no tiene por qué serlo

¿Alguna vez has escuchado la frase «es lo que es» en situaciones que parecen totalmente modificables? Muchas personas suelen utilizar esta expresión para justificar una situación o circunstancia que, en realidad, se puede cambiar. Si tú también eres de los que caen en este error, este artículo es para ti. Descubre por qué no debes conformarte con lo que tienes y aprende a buscar soluciones para modificar lo que no te gusta en tu vida. ¡No dejes que «es lo que es» sea una excusa!

Es un comentario frívolo que a menudo se incluye casualmente en una conversación, pero podría estar haciéndote más daño que bien.

“Es lo que es”: ¿quién hubiera pensado que estas 5 pequeñas palabras podrían tener un impacto tan profundo en tu vida?

Pero lo hacen.

La frase se ha convertido en un canto de sirena para millones de personas que han aceptado su suerte en la vida sin siquiera un gemido de protesta.

Le ha robado el poder y la esperanza a esta gente y los ha dejado a merced de los políticos, las corporaciones y la sociedad en su conjunto.

Así que la próxima vez que sienta estas palabras en la punta de la lengua, deténgase y piense si realmente quiere decirlas.

El subtexto de «Es lo que es»

Cuando pronuncia estas palabras, a menudo hay un mensaje oculto que está tratando de transmitir, ya sea a aquellos con los que está hablando o, más insidiosamente, a usted mismo.

El mensaje es este:

“Me rindo a estas circunstancias y renuncio a cualquier voz que pueda tener en ellas”.

Tu te rindes. Aceptas lo que es. Usted rechaza la responsabilidad.

En un abrir y cerrar de ojos, ha entregado cualquier control que pudiera haber tenido a los Dioses, o más probablemente a los caprichos y deseos de otros que tienen sus propios intereses en el corazón, no los suyos.

Los peligros de «es lo que es»

Esta posición mental de rendición es apropiada en algunas circunstancias (que veremos más adelante), pero en muchas otras no lo es.

Los peligros de recurrir a esto como su respuesta predeterminada son 4 veces:

1. Ignoras lo que puedes hacer

“Es lo que es” puede convertirse en una excusa para la inacción. Implica no solo que esta es la realidad a la que te enfrentas, sino que no puedes hacerla diferente.

Este es el flujo predeterminado de eventos y usted está listo para el viaje. Eso es fatalismo para ti.

En muchas situaciones, sin embargo, PUEDES hacer algo para cambiar o influir en los eventos. No tienes que seguir siendo un pasajero; puede tomar el volante y elegir los caminos que toma, al menos hasta cierto punto.

Tienes potencial dentro de ti y puedes decidir cuándo y si lo conviertes en acción.

2. Ignoras el fracaso

Podemos retirarnos a esta forma de pensar cuando experimentamos un fracaso, para escondernos detrás de la inevitabilidad del resultado y evitar tener que aceptar nuestros propios defectos.

Desafortunadamente, al hacerlo, perdemos muchas oportunidades de aprender, crecer y mejorar.

Como tal, cuando nos enfrentamos a una situación similar, actuamos de la misma manera y sufrimos el mismo resultado indeseable.

3. Pierdes toda la creatividad

A menudo, nos encontramos cayendo en esta mentalidad porque no tenemos la paciencia para encontrar una solución, ni la creencia de que somos capaces.

Nos decimos a nosotros mismos que es demasiado difícil y que es una pérdida de tiempo intentarlo. Corresponde a otras personas innovar y crear cambios, no a alguien como nosotros.

El problema es que la creatividad es algo que debe desarrollarse y luego nutrirse, por lo que cuanto menos se usa, más débil se vuelve.

Eventualmente, ni siquiera puedes imaginar una vida diferente para ti y pierdes toda esperanza de cambiarla alguna vez.

4. Te olvidas de la empatía

A veces puede usar su actitud de «Es lo que es» como un medio para consolar a los demás.

Puede decirles esto con la esperanza de animarlos, pero es casi seguro que hará lo contrario.

Descarta sus sentimientos como inválidos e irracionales porque no era posible otro resultado. Pero cuando una experiencia particularmente dolorosa le sucede a alguien, lo último que quiere escuchar es que fue el destino o que nada se podría haber hecho de manera diferente.

Decirle a una víctima de abuso doméstico, por ejemplo, que “Es lo que es, así que adelante y deja de quejarte” es lo más hiriente que podrías decir.

No debemos aceptar lo inaceptable como inevitable.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Cuando realmente es lo que es

Algunas cosas están fuera de nuestro control. Es un hecho.

En estas circunstancias, en realidad está bien decir esas 5 pequeñas palabras, encogerse de hombros y aceptar las cosas en lugar de luchar contra ellas.

De hecho, a menudo es beneficioso hacer precisamente eso.

Un pájaro que vuela sobre tu cabeza deja caer una bomba blanca, húmeda y pegajosa sobre tu cabeza. Desafortunado, sí. Algo sobre lo que tenías control, no.

Su tren se cancela en el último minuto debido a problemas técnicos. Apesta, pero no hay forma de que pudieras haberlo previsto.

Da la casualidad de que tu equipo deportivo favorito languidece en la parte inferior de la tabla de la liga. Es difícil de aceptar, pero ¿qué puedes hacer?

En todas estas situaciones, podría enojarse, enfurecerse con quienes lo rodean y convertirse en un dolor de cabeza por estrés grave.

O podría darse cuenta de que algunas cosas están fuera de su control, aceptarlas por lo que son y hacer las paces con ellas.

Claro, si hay algo que puedas hacer para remediar la situación, hazlo por todos los medios, pero no te castigues a ti mismo ni a los demás por el evento inicial.

Mirando hacia atrás en el pasado

La misma mentalidad que se basa en “Es lo que es” como medio para defender la inacción en el presente es aquella que mira hacia el pasado con una actitud similar.

No podemos cambiar el pasado, eso es cierto, pero afirmar frívolamente que “fue lo que fue” es admitir que esas cosas malas/injustas que sucedieron en el pasado eran aceptables e inevitables en ese momento.

Es decir que la guerra era inevitable, que la esclavitud era inevitable, que las mujeres no merecían el mismo salario que los hombres.

Y el problema con este tipo de pensamiento es que se filtra en el presente y provoca la sensación de impotencia de la que estamos hablando en este artículo.

Las injusticias aún abundan en todo el mundo y mientras las personas se sientan incapaces de promulgar cambios, estos abusos de poder continuarán.

Qué decir/pensar en su lugar

Cuando se enfrente a circunstancias adversas, en lugar de dejar que “es lo que es” nuble su visión, hágase estas preguntas:

  • ¿Fue este resultado algo que podría haber evitado?
  • Si es así, ¿qué lecciones puedo aprender para evitar que vuelva a suceder?
  • ¿Qué puedo hacer ahora que mejoraría la situación?
  • ¿Cómo puedo animar a los que me rodean a actuar y crear un cambio positivo?

Y di estas afirmaciones:

  • Tengo el poder dentro de mí para mejorar mi vida.
  • Creo que una vida mejor es algo a lo que debo aspirar.
  • Aprenderé del pasado para mejorar mi futuro.
  • Actuaré con compasión y empatía cuando otros experimenten dificultades.

Envolviendolo

Nadie te va a obligar a que te hagas cargo de tu vida y aceptes el hecho de que tus acciones (o inacción) son decisiones que tomas. Eres un adulto y cómo vives tu vida es asunto tuyo.

Sin embargo, si puede ver que sus relaciones rotas, su trabajo insatisfactorio, su mala salud o cualquier otra cosa de la que pueda lamentarse son cosas sobre las que tiene cierto control, puede tomar las medidas necesarias para remediar la situación.

Sepa que “Es lo que es” hasta que decida que no lo es.

Cannot search an empty string. A search keyword is required.




Deja de decir «es lo que es» cuando no tiene por qué serlo

Esta frase se ha convertido en una especie de mantra en nuestra sociedad actual. La utilizamos para aceptar la realidad y evitar cualquier tipo de discusión o reflexión. Pero, ¿por qué conformarnos con «lo que es» cuando muchas veces podemos cambiarlo?

¿Por qué usamos esta frase tan a menudo?

Puede ser una forma de protegernos emocionalmente. Si aceptamos que algo es como es, no tendremos que preocuparnos por cambiarlo. También puede ser una forma de evitar confrontaciones o decisiones que nos resulten difíciles.

El peligro de conformarse con «lo que es»

Si nos limitamos a aceptar la realidad, perdemos la oportunidad de mejorarla. Además, podemos caer en la desidia y la apatía, creyendo que no tenemos el poder de cambiar las cosas. Es importante recordar que muchas veces, las cosas no son como tienen que ser y que nuestras acciones pueden marcar la diferencia.

Cómo evitar conformarse con «lo que es»

En primer lugar, debemos tomar conciencia de cuándo usamos esta frase y por qué. Si lo hacemos como una forma de autoprotección, debemos intentar analizar por qué nos cuesta tanto enfrentarnos a la realidad. Si lo hacemos para evitar situaciones incómodas, debemos aprender a expresar nuestras opiniones y establecer límites.

En segundo lugar, debemos sustituir «es lo que es» por frases más constructivas como «Puedo hacer algo al respecto» o «No estoy de acuerdo con la situación y voy a intentar cambiarla».

Por último, debemos recordar que aunque no podemos cambiar todo lo que nos rodea, siempre podemos elegir nuestra actitud frente a ello. Podemos elegir ser pasivos y conformarnos con «lo que es» o podemos elegir ser proactivos y luchar por un cambio positivo.

Conclusión

No te conformes con «lo que es». Cada uno de nosotros tenemos el poder de hacer la diferencia y cambiar las cosas que no nos satisfacen. Sustituye esta frase por una actitud positiva y proactiva ante la vida y verás que las cosas pueden ser como realmente queremos que sean.

Artículo escrito por Ana García

  1. Origen y significado de la frase «es lo que es»
  2. Por qué conformarse con «lo que es» no es una buena opción
  3. Cómo evitar caer en la trampa de «es lo que es»
  4. Importancia de elegir una actitud proactiva ante la vida


Deja un comentario