El lenguaje que usan los narcisistas para manipular y traumatizar a sus víctimas

El narcisismo es un trastorno psicológico cada vez más común en nuestra sociedad. Esta patología manifiesta en el individuo una gran necesidad de ser el centro de atención y sentirse superior a los demás. Los narcisistas pueden ser manipuladores, agresivos y crueles con las personas que les rodean. En este artículo, te explicaremos cómo utilizan el lenguaje para manipular y traumatizar a sus víctimas y cómo detectarlos para protegerte de sus dañinas garras. ¡No te pierdas esta interesante investigación!

¿Alguna vez te has encontrado con un narcisista antes? ¿Ha sido víctima de uno? Entonces querrás leer esto. Todo ello.

¿Has tenido la suerte de nunca haber tenido que lidiar con un narcisista en ningún momento de tu vida? Todavía querrás leer esto. Todo ello.

Los narcisistas son maestros del lenguaje que usan palabras para engañar, coaccionar, seducir y engañar. Tienen la lengua bífida de una víbora y no tienen dudas cuando se trata de escupir insultos venenosos y vitriólicos a sus víctimas.

El engaño verbal es su método preferido de manipulación y tienen talento para decir lo correcto en el momento adecuado para confundir, menospreciar y degradar a la otra persona.

Devalúan a sus víctimas, buscando deliberadamente que se sientan inútiles para someterlas a su voluntad. Los implacables juegos mentales del narcisista son increíblemente dañinos para quienes los reciben; pueden provocar ansiedad, depresión y una gran cantidad de otros efectos psicológicos.

Las víctimas quedan traumatizadas por el bombardeo, con un dolor emocional que parece no tener fin. Se vuelven mentalmente lisiados por el ataque, sin entender lo que está sucediendo o cómo escapar de él.

Por eso es tan importante educarse sobre el lenguaje sádico de los narcisistas; solo entonces podrás reconocerlo cuando lo encuentres. El conocimiento de sus formas te ayudará a formar un escudo contra sus ataques y te preparará para un escape rápido en caso de que alguna vez te atraiga uno.

Si ya ha sufrido abuso a manos de un narcisista, una mejor comprensión de cómo operan podría ayudarlo en su proceso de recuperación. Podría ser útil convencerlo de que usted fue una víctima y no simplemente un participante en todo el episodio. Cualquiera que sea el papel que creas haber jugado, lo más probable es que solo estuvieras actuando según la voluntad del narcisista.

Entonces, estas son solo algunas de las formas en que un narcisista explotará el lenguaje para controlar a su (o ella) víctima.

Abuso sigiloso de bajo nivel

Este es un paraguas para el flujo casi incesante de comentarios pequeños, casi insignificantes, que forman la base del abuso verbal de un narcisista.

Así es como generalmente comenzarán a ejercer control sobre sus víctimas, comenzando desde el principio de la relación cuando podría parecer nada más que un pequeño defecto en su comportamiento encantador.

A menudo, con una sonrisa amistosa en su rostro, dirán cosas como «eres una cosa muy sensible, ¿no?» o “no, has entendido mal lo que te decía”. Estos son los comienzos de un proceso mucho más largo para desgastar a la víctima, pero rara vez se los ve por lo que son debido a su aparente insignificancia.

Este tipo de abuso oculto continuará a lo largo de una relación como acompañamiento de otros ataques más insidiosos.

El mito de la “relación especial”

Otra cosa que harán los narcisistas, particularmente al comienzo de una relación, es convencer a su víctima del vínculo único y especial que tienen. Pueden usar frases como “Nunca antes había sentido este tipo de amor por nadie” o “lo que siento por ti es mucho más de lo que la mayoría de la gente piensa que es el amor”.

Esta es una forma de acicalamiento que comienza a sembrar las semillas para la futura tolerancia de la víctima a abusos más dañinos. Se adormecen con la sensación de que lo que ellos y su pareja narcisista tienen no se parece a nada que hayan experimentado antes.

Se engañan al pensar que todas las mejores relaciones son explosivas y apasionadas y que esto es una señal de que lo suyo es algo muy preciado. La víctima se convence de este “hecho” y, por lo tanto, le resulta más difícil romper con cada día que pasa.

No quise decir eso / Solo estaba bromeando

Otra forma en que un narcisista infligirá su rencor a sus víctimas es desestimar constantemente los insultos o las críticas al afirmar que en realidad no lo decían en serio.

Saben muy bien que su presa habrá resultado herida por el comentario inicial, pero se excusan para encubrir su mala intención. Dicen que estaban bromeando, pero, en realidad, estaban pasando astutamente a la ofensiva para maniobrar hacia una posición dominante.

Este tipo de lenguaje condiciona aún más a la víctima a aceptar el comportamiento del narcisista. Los confunde y los hace inseguros sobre si deben ofenderse o no. No saber cuándo ver un comentario como un insulto y cuándo tomarlo como una broma simplemente le da al narcisista el poder de decir lo que quiera.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Apuntando a fallas e inseguridades

Un narcisista tiene una extraña habilidad para sacar las inseguridades de una persona e identificar todas las cosas que la otra persona considera defectos. También tienen una memoria brillante para esas cosas y una sincronización casi perfecta cuando se trata de usarlas contra sus víctimas.

Incluso pueden ser contundentes en sus preguntas, utilizando la fachada de la intimidad y la vulnerabilidad para derribar cualquier defensa que puedan encontrar. Para la víctima, se siente como una forma de construir y fortalecer el vínculo que se ha construido hasta ahora, pero para el narcisista, es una forma de acumular sus reservas de municiones para usar en una fecha posterior.

Cuando llegue el momento, lanzarán una ofensiva, utilizando la información que entregaste en confianza para reabrir viejas heridas y hacerte sentir el mismo trauma y dolor con el que te has asociado durante toda tu vida.

El narcisista prospera con el poder que tiene sobre ti y no tiene miedo de usarlo en cualquier situación en la que sienta que podría promover su causa.

Elogios falsos y críticas reales

Dar la impresión de ser amable, encantador e incluso halagador es una habilidad que tienen la mayoría de los narcisistas. Pueden prodigar elogios a otras personas cuando les conviene, pero ni una sola palabra es sincera y honesta.

En su lugar, utilizan falsos elogios para manipular a los demás, ponerlos de su lado y hacer que las críticas que siguen sean más aceptables. Pueden decir cosas como «Me gusta tu vestido, pero en realidad no favorece tu figura» como una forma de suavizar el golpe sin dejar de hacer una excavación.

Puede parecer honestidad, pero es todo lo contrario. El cumplido es nada menos que una mentira, algo que ellos mismos no creen, pero que sirve a su propósito.

Este es otro ejemplo de abuso implícito; algo que no siempre puede parecer tan malo tanto para la víctima como para los espectadores, pero que tiene un efecto acumulativo y dañino en la autoestima de las personas a las que se dirige.

Proyección

Los pensamientos y acciones indeseables, viles y maliciosos que surgen de un narcisista no son cosas que deseen ver en sí mismos. Para superar esto, estos se proyectan en su víctima como una forma de trasladar el problema a otra persona.

Desatan un aluvión de palabras diseñadas para convencer a la otra persona de su mala conducta, para engañarla haciéndola creer que ha hecho algo malo incluso cuando no es así.

Hacen acusaciones como “eres paranoico” o “eres un fanático del control” para reflejar sus propios problemas y trasplantarlos a las creencias de sus víctimas.

Lo repiten una y otra vez, con tal convicción que la otra persona acaba pensando que en realidad encarna esos rasgos o que en realidad ha cometido alguna fechoría.

Cuanto más pueda un narcisista confundir a su víctima, más fácil será hacer que se doblegue a su voluntad. Emprenderán una campaña de engaños y engaños que poco a poco convencerán a sus presas de que están perdiendo la cabeza. Al desdibujar la percepción de la realidad de la otra persona, el narcisista puede escribir efectivamente su propio guión y saber que será aceptado como verdad.

Constantemente cuestionarán la memoria de su víctima e insistirán en que los eventos fueron diferentes a lo que se está recordando. Retendrán información o manipularán la verdad para crear dudas y confusión en la otra persona. El objetivo es hacer que la víctima se sienta cada vez más dependiente de ellos y cada vez menos probable que se vaya.

Podrían decir algo como «gracias por sacar la basura esta mañana», aunque sean plenamente conscientes de que lo hicieron ellos mismos. Cuando la otra persona responde diciendo que no lo sacó, el narcisista insistirá en que debe haberlo hecho porque ciertamente no lo hizo y no se movió solo.

Una pequeña cosa, quizás, pero cuando esta escena se repite una y otra vez, puede ser increíblemente desorientadora para la víctima.

Señalando a la víctima

Para mantener un aire de normalidad y echar toda la culpa directamente a los pies de la otra persona, un narcisista insistirá en que nunca tendrá problemas con las personas fuera de la relación.

Dirán cosas como “eres la única persona con la que tengo este problema” o “nadie más parece entenderme mal como tú” para hacer creer a la víctima que el problema es suyo.

Esto debilita aún más la confianza en sí mismo y la confianza en sí mismo de la otra parte y los hace más vulnerables a futuras manipulaciones.

Silencio, volumen y tono

A veces, el uso más poderoso del lenguaje que puede emplear un narcisista es buscar un enfoque silencioso. Durante una confrontación, es posible que simplemente elijan mirar, fruncir el ceño, negar con la cabeza o darse la vuelta.

Alternativamente, pueden alterar el volumen de su voz para cambiar la forma en que transmiten su mensaje. Pueden volverse más fuertes o más silenciosos; o bien el cambio es una demostración de la malicia que burbujea bajo la superficie,

También pueden cambiar el tono en el que están hablando para transmitir un significado diferente a sus palabras. Pueden hablar un poco más alto cuando están a la defensiva o poner especial énfasis en ciertas palabras para impulsar su agenda.

Estas manipulaciones del lenguaje, y otras similares, están diseñadas para ejercer influencia y control sobre la víctima. Un narcisista adoptará cualquier enfoque que se requiera para continuar su guerra de desgaste, desgastando a la otra persona en un asalto continuo a la mente. Identificar estas tácticas es solo el primer paso para superarlas y liberarte del control que un abusador narcisista tiene sobre ti.

Este artículo fue inspirado por El lenguaje secreto de los narcisistas de Shahida Arabi que también recomiendo leer.

¿Has sufrido por la lengua de un narcisista? ¿Puede relacionarse con el lenguaje descrito anteriormente? Deja un comentario y comparte tus pensamientos con otros.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Lenguaje Narcisista



¿Qué es el lenguaje narcisista?

El lenguaje narcisista es aquel que utilizan los individuos que sufren trastorno narcisista de la personalidad para manipular y controlar a las personas que les rodean. Estas personas suelen tener un gran dominio del lenguaje y de la comunicación, lo que les permite generar un gran poder sobre sus víctimas.

Características del lenguaje narcisista

  • Auto-afirmación: Los narcisistas se reafirman constantemente a sí mismos, utilizando frases del tipo «yo soy el mejor», «yo siempre tengo la razón», etc.
  • Enajenación: Los narcisistas utilizan la enajenación y el intento de separar a sus víctimas de amigos, familiares, etc., para controlarlos.
  • Desprecio: Los narcisistas suelen menospreciar a aquellos que no piensan como ellos, utilizando frases desagradables o condescendientes.
  • Manipulación: Los narcisistas suelen manipular a sus víctimas utilizando la emoción y la falta de información.

Ejemplos de lenguaje narcisista

Algunos ejemplos de frases utilizadas por los narcisistas para manipular y controlar a sus víctimas pueden ser:

  1. «Si realmente me quisieras, lo harías por mí»
  2. «Sólo una persona tonta no estaría de acuerdo conmigo»
  3. «Siempre me pasa lo mismo, la gente es tonta y no me entiende»
  4. «Tú eres el problema de nuestra relación, no yo»

En conclusión, el lenguaje narcisista es una herramienta poderosa utilizada por aquellos que sufren trastorno narcisista de la personalidad para controlar y manipular a las personas que les rodean. Es importante estar alerta a las señales de este tipo de lenguaje y tomar medidas para protegerse y no convertirse en víctima de sus efectos destructivos.


Deja un comentario