El momento en que te das cuenta de que eres un empático

¿Alguna vez has sentido una fuerte conexión con los sentimientos y emociones de las personas que te rodean? Es posible que seas un empático. Los empatas son personas altamente sensibles que pueden sentir intuitivamente las emociones y estados de ánimo de los demás. En este artículo, exploraremos los signos que revelan que eres un empático y cómo puedes utilizar esta habilidad para mejorar tus relaciones interpersonales. ¡Descubre el momento en que te das cuenta de que eres un empático!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a descubrir cómo lidiar con ser un empático si acabas de descubrir que lo eres. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

El momento en que te das cuenta de que eres empático es como quitarte una venda de los ojos.

De repente, las cosas empiezan a tener mucho más sentido.

Tus experiencias, pensamientos, sentimientos e interacciones con otras personas finalmente se pueden ver y comprender en el contexto de tu tipo de personalidad muy distinto.

Durante toda tu vida, has tenido que enfrentar etiquetas; es posible que te hayan llamado sensible, débil o incluso problemático.

Por fin, has descubierto una etiqueta que realmente te queda bien, y vaya que se siente bien.

Tiene una identidad recién descubierta, un sentido actualizado de sí mismo y la creencia de que ahora puede comenzar a explorar su funcionamiento interno y externo con más confianza y conocimiento.

En el momento en que te das cuenta de que eres empático, sabes que no estás solo. De la nada te has unido a un colectivo de otras almas que comparten tu regalo.

Te llena el sentimiento de pertenencia, algo que rara vez has sentido hasta este momento.

Empiezas a navegar por Internet en busca de lugares donde los empáticos pasan el rato (foros, grupos de apoyo, páginas de Facebook, blogs) y estás encantado con lo que encuentras.

No hay pocas personas como tú por ahí; existen miles y miles de individuos empáticos.

En el momento en que te das cuenta de que eres empático, tu vocabulario comienza a expandirse. Palabras y frases como trabajador de la luz, empatía intuitiva, conexión a tierra, mancha, protección, vibraciones y muchas más, ahora se vuelven comunes en su diálogo mental y verbal.

Empiezas a aprender más sobre cómo interactúan los empáticos con el mundolos desafíos que enfrentan y las oportunidades que se les otorgan gracias a sus habilidades únicas.

A medida que investiga su rasgo de carácter recién descubierto, arroja luz sobre eventos de su pasado que antes no podía explicar.

Obtener una buena/mala vibra de la gente sin siquiera tener que hablar con ellos es algo que ahora entiendes, al igual que tu disgusto por los lugares llenos de gente y las malas noticias.

En el momento en que te das cuenta de que eres empático, queda muy claro por qué tantas personas acuden a ti para despotricar sobre su vida y liberar sus emociones.

Eres un gran oyente y la gente reconoce este hecho, incluso si es solo en un nivel inconsciente.

Durante años has sido el hombro sobre el que llorar entre tu grupo de amigos, pero a menudo te ha parecido una carga.

Ya no es un misterio por qué sucede esto; entiendes que uno de tus muchos talentos es poder ver a través de los ojos de los demás, caminar en sus zapatos y sentir lo que ellos sienten.

Esto significa que ha absorbido su tristeza y desesperación incluso cuando ha tratado de ayudarlos a sobrellevar estos sentimientos. Al menos ahora sabes por qué.

En el momento en que te das cuenta de que eres empático, estás mejor equipado para hacer frente a tus habilidades.

El simple hecho de poder identificarse como uno le permite salir y buscar ayuda para los problemas que pueda estar enfrentando. Tu conjunto de herramientas, que inicialmente está vacío, comienza a llenarse lentamente y te vuelves más seguro para abrazar el mundo que te rodea.

Ya no tienes que rehuir, temeroso de la naturaleza abrumadora de otras personas, lugares y sensaciones.

Es posible que nunca puedas sentirte completamente relajado fuera de tu zona de confort, pero estás más dispuesto a dar un paso más allá de vez en cuando.

En el momento en que te das cuenta de que eres empático, comprendes que esto es lo que eres y lo que serás por el resto de tu vida.

Todavía puedes crecer y cambiar a medida que pasa el tiempo, pero siempre serás empático. Esto puede ser a la vez liberador y desalentador.

Por un lado, has descubierto la verdadera esencia de tu personalidad y puedes dejar de buscar formas de someter tus inclinaciones naturales.

Puedes aceptarte a ti mismo y reflejar honestamente tu temperamento empático a través de tus acciones.

Por otro lado, debes aceptar que las luchas que enfrentas como empático nunca desaparecerán por completo.

Es posible que mejore para sobrellevar la situación, pero siempre habrá casos en los que su disposición le lleve a sentimientos de tristeza y pena.

En el momento en que te das cuenta de que eres empático, tu mundo cambia para siempre.

Ahora tienes una explicación para tantas cosas y una mejor comprensión de quién eres.

Entras en una nueva fase de tu vida, renaces en un nuevo paradigma en el que ya no estás perdido.

Has encontrado tu verdadero yo y puedes celebrar un nuevo sentido de plenitud.

¿Aún no estás seguro de lo que significa para ti ser empático o cómo sobrellevar el hecho de serlo? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puede hablar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a aceptar su naturaleza empática y tomar su mano mientras aprende a vivir en armonía con esa naturaleza.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Es posible que no crea que sus problemas son lo suficientemente grandes como para justificar una terapia profesional, pero no se perjudique a sí mismo. Nada es insignificante si está afectando tu bienestar mental.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

El momento en que te das cuenta de que eres un empático

¿Qué es la empatía?

La empatía es la capacidad de comprender y sentir las emociones de los demás. Los empáticos son personas que tienen esta habilidad y pueden sentir las emociones de los demás como si fueran suyas propias.

¿Cómo descubrir si eres un empático?

Hay varios signos que te pueden ayudar a descubrir si eres empático:

  1. Sientes emociones intensas al ver a otra persona sufrir.
  2. Te resulta fácil entender los sentimientos y pensamientos de los demás.
  3. Eres muy intuitivo y puedes predecir cómo se sentirá alguien antes de que lo exprese.
  4. Tienes un fuerte deseo de ayudar a los demás.

El momento en que te das cuenta

Para algunas personas, darse cuenta de que son empáticas puede ser un proceso gradual. Pueden haber notado que siempre han sentido una gran empatía por los demás y se han sentido atraídos por trabajos que les permiten ayudar a los demás, como la enfermería, la psicología o la terapia.

Sin embargo, para otros, puede haber un momento en que se dan cuenta de que son empáticas. Puede ser después de una experiencia traumática, como la pérdida de un ser querido o un accidente, cuando se dan cuenta de que sienten las emociones de los demás de una manera mucho más profunda que antes.

Conclusión

Descubrir que eres un empático puede ser un momento importante en tu vida. Te permite entender mejor tus propios sentimientos y pensamientos y también te da la capacidad de ayudar a los demás de una manera más profunda.

Deja un comentario