El proceso para superarlo

¿Te has encontrado alguna vez en una situación difícil y has pensado que no podrás superarla? Es normal sentir así, pero no te preocupes, siempre hay un camino para superarlo. En este artículo te mostramos el proceso para superar cualquier obstáculo que se presente en tu vida. Desde el reconocimiento de tus emociones hasta el desarrollo de una estrategia para salir adelante, te guiaremos paso a paso para que puedas superar cualquier reto. ¡Empecemos!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

La vergüenza puede ser una emoción destructiva cuando no se controla.

Sí, es razonable que a veces sientas vergüenza por ti mismo. Todos lo hacen. Lo que no es saludable es vivir en ese espacio mental de no ser lo suficientemente digno o válido.

Cuando te dices a ti mismo repetidamente que deberías avergonzarte y refuerzas estos sentimientos negativos, crearás problemas con tu crecimiento y sanación.

Por tanto, la vergüenza es algo que hay que superar y conquistar si se quiere desarrollar una mejor relación con uno mismo y con los demás.

¿Cómo lidias con la vergüenza tóxica? ¿Cómo lo superas?

Hable con un terapeuta acreditado y experimentado para que lo ayude a lidiar y superar cualquier vergüenza que pueda tener. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

1. Habla de tu vergüenza con personas de confianza.

La vergüenza es una emoción que obstruye y prospera en la oscuridad. Le das más poder a tu vergüenza cuando te la tragas, te niegas a reconocerla y te niegas a abordarla.

En muchos casos, la vergüenza puede ser el resultado de una perspectiva distorsionada de una situación o de tu relación contigo mismo. Al hablar de ello con una persona empática que te conoce, o con un profesional de la salud mental, te estás permitiendo airearlo y encontrar algo de perspectiva.

Lo que puede encontrar es que ha asignado toda esta importancia a algún defecto que percibe que tiene, sea real o no. Puede encontrar que su confidente tiene experiencias similares o puede proporcionar una perspectiva adicional que quizás no haya considerado.

2. Examine las emociones que realmente siente.

La vergüenza puede ser una máscara útil para evitar sentimientos complicados y dolorosos con los que simplemente no queremos lidiar.

Puede sentirse mal por algo que sucedió y culparse a sí mismo, a los defectos de personalidad o a los defectos de personalidad percibidos para evitar sentir las emociones reales que se encuentran debajo.

Como ejemplo…

El novio de Laura se suicida después de una larga lucha contra una enfermedad mental. Ese tipo de pérdida traumática trae dolor y conmoción. Laura puede encontrarse culpándose a sí misma por su suicidio. Puede que se diga a sí misma que si tan solo fuera más comprensiva, si se hubiera esforzado más, si se hubiera acercado más, entonces tal vez él todavía estaría vivo.

Se dice a sí misma que no es lo suficientemente buena, y esa debe ser la razón por la que se suicidó. En realidad, algo o nada de eso puede ser cierto. Pero lo que es absolutamente cierto es que ella no es responsable de las acciones de su novio. Eventualmente tendrá que dejar de lado su responsabilidad percibida y la vergüenza que está experimentando para poder abordar todas las demás emociones que rodean la pérdida.

La vergüenza no debe confundirse con la culpa. Vergüenza es decir que soy cosas malas. La culpa es decir que hice algo malo. La culpa es buena porque te impulsa a corregir tus acciones incorrectas y a no actuar de manera que dañe a los demás. La vergüenza no lo es, porque no es productiva y evita que las personas enfrenten emociones difíciles o problemas que necesitan ser tratados.

3. No adjunte su autoestima a sus acciones.

Puede parecer una buena idea mantener su autoestima unida a sus acciones. Después de todo, queremos sentirnos bien cuando hacemos el bien. ¿Bien? Especie de. Es una de esas situaciones que funciona mejor en el papel que en la realidad.

¿Qué sucede cuando vas a hacer algo bueno y no es apreciado? ¿O cuando lo bueno se queda corto de lo que esperabas? ¿O cuando cometiste un error y lo bueno resultó no ser bueno después de todo? ¿O no tenía suficiente información para ver que estaba haciendo lo incorrecto?

Al vincular su sentido de autoestima a sus acciones, está creando un catalizador para la vergüenza cuando sus acciones no están a la altura de sus expectativas.

Además, «bueno» es subjetivo. ¿Qué pasa si la persona por la que estás tratando de hacer el bien no lo aprecia, no le gusta o no lo quiere? ¿Qué pasa si lo que hiciste fue negativo a sus ojos?

¿Y qué pasa si no puedes hacer las cosas que te hacen sentir que eres una buena persona? Sentirás vergüenza porque sientes que no estás a la altura de tus propias expectativas.

Considere a Jack, un hombre que está tratando de recuperar la sobriedad. Jack puede tener 130 días de sobriedad, pero debido a la muerte de un familiar, vuelve a la botella en busca de un consuelo que conoce.

Él sabe que está tomando una acción incorrecta y haciendo algo incorrecto, pero tiene una opción. Puede caer en una espiral, derribarse, llamarse mala persona o débil por ceder a ese impulso, o puede elegir mejor. La realidad de la recuperación es que casi todos recaen en algún momento.

La recaída no es un defecto de carácter. La recaída ocurre porque es difícil estar sobrio. En lugar de derribarse a sí mismo porque cometió un error, Jack puede decir: “Está bien. Tuve 130 días de sobriedad. Ahora voy a hacerlo de nuevo y apuntar a por lo menos 131”.

No es necesario que Jack sienta vergüenza por su recaída. Puede sentirse culpable por ello, especialmente si rompió las promesas a sus seres queridos oa sí mismo de no beber. Pero eso no lo convierte en una mala persona.

4. Identifique y desactive sus disparadores de vergüenza.

La vergüenza es una emoción que se puede desencadenar como otras emociones. Una persona que se siente inadecuada, como si fuera menos, puede tomar declaraciones u observaciones inocentes como un ataque personal. No es que el orador tenga la intención de hacer daño, es que la persona que alberga la vergüenza está aplicando un contexto adicional a la declaración que puede no estar allí.

Como ejemplo.

Un esposo prepara la cena para su esposa. Su esposa comenta que el pollo está seco porque está un poco pasado de cocción. Esa es una declaración bastante inocente.

El esposo se ofende por esto, sintiendo que su esposa da por sentado su esfuerzo porque siente que no es lo suficientemente bueno. Su declaración toca sus sentimientos de abandono. El resentimiento de sus padres, quienes siempre lo hicieron sentir avergonzado de no ser lo suficientemente bueno, está envenenando sus percepciones.

Identifique los tipos de declaraciones que evocan esos sentimientos de vergüenza. Un buen lugar para comenzar es cualquier cosa que te haga sentir emociones extremas sobre algo. Busque debajo de esa emoción la causa de ella. ¿Qué te hace sentir así en ese momento? ¿Qué te hace perder el control de tus emociones cuando te expones a esa situación? Y luego buscar los remedios para esas situaciones.

5. Busque ayuda profesional.

Existen muchos recursos excelentes de autoayuda que pueden ayudarlo a comprender mejor las circunstancias que rodean la vergüenza y cómo superarla.

Pero es muy probable que necesite ayuda profesional para resolver las razones subyacentes por las que está experimentando una vergüenza tan difícil.

La vergüenza que daña tu vida a menudo tiene sus raíces en áreas de abuso, trauma, enfermedad mental y adicción. En muchos casos, estas no son cosas que puedas manejar por tu cuenta.

Y eso está bien. No tienes que manejar todo por tu cuenta. Un terapeuta de salud mental certificado puede brindarte orientación y apoyo significativos mientras intentas mejorar.

¿Aún no sabes cómo lidiar con la vergüenza que sientes? Hable hoy con un terapeuta que pueda guiarlo a través del proceso. Simplemente conéctese con uno de los terapeutas experimentados en BetterHelp.com.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

El proceso para superarlo

Identificar el problema

Lo primero que debemos hacer para superar un problema es identificarlo. Muchas veces los problemas se presentan de forma confusa y no sabemos exactamente cuál es el origen de nuestro malestar. Sin embargo, es importante tomarse el tiempo para analizar la situación y tratar de entender qué es lo que nos está afectando.

Buscar ayuda

Una vez que hemos identificado el problema, es importante buscar ayuda. Esto puede ser en la forma de un amigo o familiar en quien confiemos, un profesional de la salud mental o incluso una comunidad en línea en la que podamos hablar con personas que han pasado por situaciones similares.

Crear un plan de acción

Una vez que hemos identificado el problema y buscado ayuda, es importante crear un plan de acción para superarlo. Este puede incluir una serie de pasos que debemos seguir para alcanzar nuestras metas.

Tomar acción

Después de crear un plan de acción, es importante tomar acción. Esto significa que debemos empezar a hacer cambios en nuestra vida para abordar el problema. Puede ser difícil al principio, pero es importante mantenerse enfocado en nuestras metas y seguir adelante.

Aprender y crecer

Finalmente, es importante aprender del proceso y crecer como persona. Superar un problema puede ser una experiencia difícil, pero también puede ser una oportunidad para aprender sobre nosotros mismos y nuestras fortalezas. Al final del proceso, debemos ser más fuertes y más resistentes que antes.

  1. Identificar el problema
  2. Buscar ayuda
  3. Crear un plan de acción
  4. Tomar acción
  5. Aprender y crecer

En resumen, superar un problema puede ser una experiencia difícil, pero también puede ser una oportunidad para aprender y crecer como persona. Siguiendo estos pasos, podemos abordar nuestros problemas de forma efectiva y alcanzar nuestras metas. ¡Tú puedes hacerlo!

Deja un comentario