En lugar de “Lo siento por tu pérdida”, expresa tus condolencias con estas frases

La pérdida de un ser querido es indudablemente uno de los momentos más difíciles de la vida. Muchas veces, las palabras se quedan cortas y no sabemos cómo expresar nuestras condolencias de manera adecuada. Decir «lo siento por tu pérdida» se ha convertido en una frase común, pero existen otras formas de ofrecer nuestro apoyo y consuelo a quienes están atravesando por el duelo. A continuación, te presentamos algunas frases alternativas para expresar tus condolencias de manera más efectiva y empática.

No hay duda al respecto, las condolencias pueden ser extremadamente incómodas.

El deseo es compartir tu pena con otra persona que está sufriendo aún más, pero eso no se siente del todo bien, ¿verdad?

Incluso en el momento, lo sientes: una fragilidad aterradora en lugar del abrazo del consuelo.

Lo último que desea hacer es aumentar su dolor, ya sea en el funeral real o incluso cuando los dolientes hayan regresado al flujo general de la sociedad.

Entonces, generalmente decimos «Lo siento por su pérdida».

Sin embargo, ¿existen cuatro palabras que perforan el interior más profundo y más pesado que esos cuatro indicadores numéricos de incomodidad?

La frase se ha usado tanto que no hay forma de que se escuche como algo más que obligatorio, un gesto simbólico, y aunque tiene buenas intenciones, cada palabra es una púa.

«Lo siento» coloca a los dolientes en un espacio de culpabilidad. Incluso cuando estamos en medio del dolor, no queremos que otros sufran por nosotros.

Lo siento es la palabra que escuchamos de alguien que nos ha hecho daño, pero en el contexto del dolor, se convierte en que te hemos hecho daño con una carga emocional que estás tratando educadamente de desviar.

“Por” se convierte en la línea directa que conecta a los muertos de los afligidos con su incomodidad.

“Tu” aísla a los afligidos, diciendo efectivamente que aunque sientas compasión por ellos, la verdadera pérdida es de ellos, no tuya.

«Pérdida.» Como si los afligidos pudieran haber aguantado. Como si no fueran capaces de mantener la vida de su ser querido.

Pérdida. Alguien se ha ido, y los afligidos no pueden recuperarlos.

No importa dónde busquen, no los encontrarán.

Todo lo que esa persona era ya no existe.

¿Todos los hilos conectivos a ellos? Cortado.

El afligido, como el sobreviviente, está solo.

Un universo de dolor en el lapso de una respiración. «Lo siento por su pérdida.»

Pero en su oferta de consuelo, no sabe esto porque la persona en duelo muestra una sonrisa pálida, un abrazo rápido y, probablemente en una de varias veces antes que usted, lucha con éxito por contener las lágrimas para decir: “Gracias. ”

¿Podemos hacerlo mejor? Creo que podemos.

Tenemos en nosotros ser más amables con nuestra compasión, ser genuinos con nuestra ayuda y realmente no tener miedo de estar ahí para alguien.

¿Qué decir en situaciones donde las palabras simplemente no son suficientes?

1. Estoy aquí para ti.

Esta puede ser una de las cosas más poderosas para decirle a alguien que está de duelo. «Estoy aquí para ti.»

No tiene que ser una gran efusión de emoción; la compasión no es como un juego de carnaval de llegar a cierto nivel para hacer sonar una campana.

Debe proyectar la conciencia de que tendrá espacio para otro, sin embargo, lo necesitan y en su momento, permitiendo que los dolientes se viertan en usted para descansar, recuperarse y reclamar un sentido de conexión después del trauma de un final. adiós.

Acompañada de un toque, tal vez un abrazo (los abrazos generalmente funcionan mejor), tal vez un toque suave de una mano, el momento lo dirá, esta frase les dice a los afligidos que no están solos…

…no solos en el dolor, no en su sentido de soledad, no en tener que cargar con cantidades repentinas y masivas de incertidumbre.

Cuando pasamos por pruebas, incluso (o especialmente) las pruebas más comunes, más ineludibles, que visitan el mundo innumerables veces al día, la muerte, las cosas más hermosas que recibimos son las seguridades de que no estamos solos.

2. Tienes mi corazón y mi apoyo.

Al igual que con «Estoy aquí para ti», «Tienes mi corazón y mi apoyo» salva el abismo repentino entre la comunidad y el aislamiento que una muerte puede crear en la mente de alguien que se enfrenta a una pérdida de este tipo.

«Mi corazón» atempera el borde duro del dolor compartido de una manera que «lo siento», «tristeza» o cualquier variación de esa palabra gris y triste no alcanzan a lograrlo.

“Tienes mi corazón y mi apoyo” no es un recordatorio de pérdida como lo es “Lo siento por tu pérdida”, sino una promesa de solidaridad sin importar cuánto el dolor intente derribar el sentido de normalidad de uno.

Esto es muy importante para poner a tierra a una persona durante un momento de agitación personal.

3. Te deseo fortaleza en tu tristeza.

La tristeza es prácticamente un hecho cuando muere un ser querido. Es tan normal como cualquier otra cosa posible cuando el mundo de una persona está patas arriba por el dolor.

Reconocer esa tristeza y darle a alguien la libertad y el espacio para estar triste y mostrar su tristeza puede ser una bendición.

Muy a menudo, los dolientes sentirán que deben permanecer estoicos frente a sus abrumadores sentimientos. Es posible que ni siquiera se sientan capaces de llorar frente a los demás.

Pero esta frase les hace un guiño firme y les dice que está bien que estén tristes; que puedan sentir esa tristeza plenamente.

Expresa su deseo de que la persona encuentre la fuerza para enfrentar sus sentimientos abierta y honestamente en lugar de tratar de reprimirlos. Después de todo, estar fuera de la vista no es estar fuera de la mente cuando se trata del fallecimiento de un ser querido.

4. Maldita sea, eso apesta.

Si estás en términos razonablemente amistosos con la otra persona y quieres decir algo un poco menos formal, está perfectamente bien expresar cuánto apesta la muerte de un ser querido.

Porque lo hace. Realmente apesta que te quiten a alguien. Y esa persona podría simplemente querer que alguien reconozca cuánto apesta.

Se trata de lo más honesto y genuino posible. No estás tratando de competir con ellos diciendo que «sabes que es difícil», porque en el momento preciso no lo sabes. Y es posible que nunca lo sepas.

Pero puedes estar bastante seguro de que lo que sea que estén pasando apesta a lo grande.

5. No hay palabras…

Ninguna palabra será suficiente para quitarle el dolor a la otra persona, y ella tampoco lo intentamos.

Y ellos saben esto. Las diversas condolencias que han recibido probablemente no hayan ayudado mucho, entonces, ¿por qué tratar de encontrar palabras cuando no las hay?

Sí, esto comunica que realmente no sabes qué decir, pero los dolientes pueden encontrar eso bastante reconfortante.

No estás tratando de decir lo «correcto» o de evitar el tema por completo; simplemente estás diciendo algo que ellos ya saben muy bien.

6. Extrañaremos mucho a {First name}.

Cuando alguien está afligido por una persona que le importa mucho, no quiere olvidarla. Quieren que los recuerdos vivan vívidamente en su mente.

Pero ante el dolor de otro, muchas personas evitan decir el nombre del que ha muerto. En cambio, dicen «él» o «ella» o «ellos», tal vez para evitar causar más angustia a los dolientes.

No hagas esto. Usa el nombre de la persona. Sin duda, los afligidos anhelan escucharlo en voz alta.

Es más personal. Es un recordatorio de que eran seres humanos con su propia historia, personalidad, gustos, disgustos y peculiaridades. Había más en ellos que un simple pronombre.

7. Déjame ayudarte.

Tal vez esto no necesita ser dicho.

A pesar de todo lo que hacemos, las palabras de consuelo siempre se sentirán como semillas sobre cemento bajo un cielo gris y turbulento.

Queremos fusionar nuestros corazones y mentes con los de otros para aliviar su dolor, pero las palabras en el momento, ni siquiera las de los poetas, nunca se sienten adecuadas para la tarea.

Cuando los dolientes hayan tenido tiempo para reflexionar, tal vez los poetas lo hagan. La poesía puede hablar de maneras que el alma entiende incluso cuando la mente no lo hace.

Pero hay momentos en que el momento exige el puro y simple silencio de la súplica tácita: déjame ayudar; permíteme sufrir contigo; siéntate, descansa, sé.

Esto se puede comunicar con un fuerte abrazo; ofreciendo una caja de pañuelos cuando sea necesario sin que se lo pidan; ayudando a los dolientes a levantarse de su asiento o incluso ofreciendo literalmente su hombro para que recosten la cabeza; hay un millón de maneras de demostrar que estás ahí para alguien.

Las palabras cierran una brecha. “Más sentido pésame por su pérdida”, “pésame por su pérdida”, “lo siento por su pérdida” son meras sombras de lo que hay en su corazón.

No importa lo que decidas decirle a alguien, asegúrate de que sea útil.

Anímalos, quédate con ellos, hazles saber que no eres un espectro más en un desfile de dolor, que comienza a desaparecer para ellos aun antes de que se hayan cumplido todas las obligaciones sociales fúnebres.

Los afligidos tendrán suficientes fantasmas con los que lidiar; la compasión debe llevarte a ser sustancial.

Nunca es fácil encontrar las palabras «correctas». Si fuera fácil, no tendría sentido.

Se dice que somos más humanos cuando estamos tristes o alegres; todo lo que está en el medio se confunde. Las palabras de compasión deben expresar nuestra humanidad.

Estas sugerencias pueden ayudar o no. No están destinados a convertirse en nuevos sellos de goma en lugar del roto y agrietado que muchos de nosotros usamos ahora, son únicamente guías.

La vida es mejor cuando dejamos que la humanidad, la empatía y la voluntad de quitarnos de encima los dolores de los demás nos guíen, aunque sea solo por un momento.

Se puede hacer y decir mucho en el lapso de un respiro.

Habla comodidades y hablalas bien.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

En lugar de “Lo siento por tu pérdida”, expresa tus condolencias con estas frases

Expresar condolencias

Cuando alguien cercano sufre una pérdida importante, es natural querer expresar nuestras condolencias. Sin embargo, la frase «lo siento por tu pérdida» puede parecer insuficiente y poco personal. Aquí hay algunas frases que puedes utilizar en lugar de ella:

  1. Estoy aquí para ti: En lugar de hablar sobre la pérdida en sí, enfócate en apoyar a la persona que la ha sufrido. Un simple «estoy aquí para ti» demuestra que estás dispuesto a estar a su lado en cualquier momento.
  2. Mis pensamientos están contigo: Esta expresión es clásica, pero sigue siendo efectiva. Demuestra que estás pensando en la persona afectada y que te importa su bienestar.
  3. Te envío toda mi energía positiva: Cuando alguien está sufriendo, cualquier muestra de cariño y apoyo es valiosa. Una frase como esta demuestra que estás enviando toda tu energía positiva para que la persona afectada pueda superar un momento difícil.

Importancia de expresar condolencias

Cuando una persona cercana pierde a alguien importante, puede sentirse abrumada por las emociones. En este momento, cualquier muestra de afecto y apoyo puede ayudarla a sentirse menos sola. Es importante recordar que incluso las palabras más sencillas pueden tener un impacto significativo en la persona afectada.

Conclusión

En la vida, todos enfrentamos momentos difíciles y dolorosos. Por eso, es importante recordar que, para muchas personas, cualquier muestra de afecto y apoyo puede marcar una gran diferencia. En lugar de utilizar frases utilizadas en exceso como «lo siento por tu pérdida», enfócate en transmitir tu apoyo y tu afecto por la persona afectada.

Deja un comentario