Las causas subyacentes de la vergüenza (+ por qué no todo es malo)

La vergüenza es una emoción compleja que todos hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas. A menudo asociamos la vergüenza con situaciones incómodas o humillantes, pero ¿sabías que también puede ser una fuerza positiva? En este artículo exploraremos las causas subyacentes de la vergüenza y cómo esta emoción puede impulsarnos hacia el crecimiento y la transformación personal. Descubre por qué no todo es malo cuando se trata de vergüenza.

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y experimentado para que lo ayude a superar cualquier vergüenza que pueda tener. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno a través de BetterHelp.com.

La emoción dolorosa de la vergüenza es una respuesta a la ruptura de las normas sociales que la persona valora. Proviene de una violación de los códigos esperados y de la moral socialmente interesada. Aunque como veremos, es mucho más complicado que eso.

La vergüenza se considera una forma más leve de vergüenza porque se deriva de violaciones intrascendentes de las normas sociales valoradas. Es vergonzoso, pero no vergonzoso, tropezar en público o dejar caer una bebida accidentalmente.

Una persona que no tiene vergüenza tóxica no es probable que sienta vergüenza por una bebida que se le cayó o por un tropiezo accidental.

Vergüenza versus culpa.

La culpa es diferente de la vergüenza porque se centra en una violación de las creencias y la moral del individuo. Uno puede sentirse culpable por haber dicho una mentira o haberse aprovechado de una situación que podría haber corregido.

La culpa es útil porque tiende a ser una emoción más fácil de procesar que estimula la acción. Puedes trazar fácilmente una línea entre tu acción y la culpa que sientes porque entiendes que lo que hiciste fue una violación de tu moral y tus valores.

La vergüenza es más amplia porque a menudo está dirigida por la forma en que uno encaja en el orden social. Se basa más en las expectativas de los demás que en las nuestras. La mayoría de las veces, la vergüenza no refleja la realidad.

Es menos saber que hiciste algo malo en específico y que debes expiar, y más sentir que hay algún defecto en quién eres como persona.

La persona que experimenta vergüenza a menudo mira la situación a través de una evaluación negativa de sí mismo. En lugar de simplemente asumir la responsabilidad por hacer lo incorrecto, la persona puede sentir que está fundamentalmente equivocada.

Y con ese sentimiento vienen otros sentimientos como inutilidad, desconfianza y angustia.

¿Qué causa vergüenza?

Como se ha mencionado, la vergüenza suele ser una respuesta a la ruptura de las normas sociales. Sentimos vergüenza cuando actuamos de una manera que la sociedad en su conjunto considera indeseable o inaceptable.

Pero ese no es el final. También se puede sentir vergüenza cuando percibimos que los demás consideran que hemos hecho algo indeseable o inaceptable, aunque no lo hayamos hecho.

Una persona puede cometer un error inocente, pero si luego es reprendida por ello frente a sus compañeros, puede evocar sentimientos de vergüenza. Pueden sentir que han actuado de una manera que los hace inferiores, aunque todos cometen errores.

La vergüenza también puede surgir no cuando hacemos algo indeseable, sino cuando pensamos que somos indeseables.

Una persona puede sentir vergüenza si es excluida por un grupo del que formaba parte anteriormente o del que desea formar parte. Esto puede hacer que la persona se sienta desagradable y de alguna manera «menos que». Esto puede dañar su autoestima y su autoestima.

Luego está el fracaso. Algunas personas pueden rechazar el fracaso como algo trivial, pero muchas personas sienten vergüenza cuando fallan. Fallar infiere que no eres lo suficientemente bueno para ser considerado digno. Reprueba un examen, no es digno de la calificación a la que se refiere. Repruebas tu examen de manejo, no eres digno de tener el control de un automóvil.

Otra causa de vergüenza es cuando nuestro amor por alguien no es correspondido. Esto podría ser un interés romántico, pero es probable que sea un miembro de la familia o un amigo.

Si sentimos mucho por alguien pero ellos no lo sienten tanto, puede hacernos cuestionarnos a nosotros mismos y si merecemos que nos quieran. Tal vez nos sentimos como si no fuéramos amados.

Este amor no correspondido es una de las raíces de la vergüenza tóxica. Si no recibimos suficiente amor cuando éramos niños, si fuimos rechazados o descuidados, o si nuestra(s) figura(s) paterna(s) estuvo(n) ausente(s), podemos considerarnos rotos, defectuosos y desagradables.

La vergüenza tóxica también puede ser causada por abuso físico y emocional tanto en la niñez como en nuestra vida adulta. Las víctimas de abuso en una relación o de intimidación pueden internalizar los mensajes de su abusador o acosador: que no merecen ser tratados bien.

Otra causa de vergüenza son las enfermedades mentales y el abuso de sustancias. Estos desafíos de la vida pueden hacernos actuar de manera que rompan las normas sociales, pero no son necesariamente culpa nuestra (o, al menos, no del todo). E incluso si no rompemos ninguna norma social, el mero hecho de que seamos conscientes de estas cosas puede hacernos creer que somos individuos rotos.

La vergüenza también puede surgir cuando tenemos ciertas preferencias personales que la sociedad considera inaceptables o alguna vez las consideró inaceptables.

La homosexualidad es un ejemplo. En muchos países todavía está muy mal visto o incluso es ilegal. En otros países donde es ampliamente aceptado, una persona aún puede sentirse avergonzada por la opinión de sus padres al respecto, porque contradice su fe religiosa o simplemente porque hay muy pocas personas en su comunidad local que están fuera. ‘

Esta lista de causas de vergüenza no es exhaustiva. Estos son solo algunos ejemplos de cómo puede surgir la vergüenza.

La vergüenza nos ofrece una sensación de control sobre los sentimientos desagradables.

La vergüenza puede ser un mecanismo fácil para culparse a uno mismo y explicar por qué las cosas parecen salir mal. Es mucho más fácil para una persona decirse a sí misma que es una mala persona en lugar de abrazar los sentimientos negativos por los que todos deben lidiar eventualmente.

Una persona puede encubrir sus sentimientos de angustia, dolor, soledad, pérdida o impotencia ahogándolos en su propia vergüenza.

Si tan solo hubiera hecho más…

Si tan solo hubiera sido mejor…

Si tan solo me hubiera acercado…

Todas estas cosas son mucho más fáciles de tragar que la falta de control que podamos tener sobre una situación.

A veces las relaciones no funcionan. A veces los trabajos fracasan. A veces falla la salud. A veces, pierdes a un ser querido de una manera que está completamente fuera de tu control.

No importa lo que deberíamos haber hecho, porque ahora está en el pasado. Todo lo que tenemos que hacer es lidiar con los sentimientos desagradables de lo que sucedió, lo cual no podemos hacer si usamos la vergüenza para sofocar y evitar esos sentimientos.

La vergüenza nos da una sensación de control sobre los sentimientos de otras personas.

La vergüenza nos da una opción poco saludable para anular lo que otras personas realmente piensan y sienten.

Una persona puede sentirse avergonzada por las malas decisiones que tomó y decidir que es una persona inferior por tomar esas decisiones, pero sus seres queridos pueden no sentirse así. Sus seres queridos pueden entender que estaban luchando o tratando de ser mejores, pero que les resultó difícil lograrlo.

Usar la vergüenza de esta manera es invalidar los sentimientos y percepciones de otras personas. La culpa y la vergüenza a menudo van de la mano cuando se trata de asuntos como enfermedades mentales o abuso de sustancias. Los sentimientos de quebrantamiento o indignidad pueden afectar a la persona que está tratando de recuperarse y vivir una vida más saludable.

Eso puede ser mucho más difícil si la persona no puede aceptar que las personas que la rodean pueden perdonarla o comprender que a veces tiene dificultades.

La vergüenza en este contexto no es saludable. No podemos elegir lo que otras personas sienten por nosotros. Solo podemos responder a esos sentimientos, remediar la situación y tratar de curarla tanto como podamos.

¿Puede la vergüenza ser algo bueno?

La vergüenza es positiva porque ayuda a guiarnos hacia un comportamiento socialmente aceptable que nos permite preservar nuestro lugar dentro de nuestras tribus.

Una persona que no siente vergüenza o culpa por nada va a hacer cosas muy feas porque no le preocupa en absoluto cómo sus acciones afectarán los sentimientos de otras personas.

Un sentimiento de vergüenza puede ser un indicador de que hay algo en la forma en que te comportas que debe corregirse.

Sin embargo, la vergüenza también puede ser malsana. Vale la pena examinar por qué te sientes avergonzado y cuál es el resultado final de esa vergüenza.

Las personas que viven con vergüenza tóxica por situaciones de abuso, adicción o experiencias traumáticas tendrán reacciones de vergüenza irrazonables ante situaciones razonables.

La vergüenza que experimentas puede no ser saludable porque no se deriva de un sentido saludable de ti mismo. Si su sentido de sí mismo es demasiado negativo o sesgado, entonces puede sentir vergüenza por cosas que no son su responsabilidad en absoluto.

¿La vergüenza te está afectando a ti y a tu vida? ¿Quieres ayuda para superarlo? Hable hoy con un terapeuta que pueda guiarlo a través del proceso. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno de los terapeutas experimentados en BetterHelp.com.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Las causas subyacentes de la vergüenza (+ por qué no todo es malo)

¿Qué es la vergüenza?

La vergüenza es una emoción compleja que se caracteriza por una sensación de incomodidad, humillación y devaluación personal. A menudo se asocia con situaciones donde hemos fallado en cumplir nuestras propias expectativas o las expectativas de los demás.

Causas subyacentes de la vergüenza

Hay muchas causas subyacentes de la vergüenza, y a veces puede ser difícil identificarlas todas. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  1. Creencias limitantes: las creencias negativas sobre nosotros mismos y nuestras capacidades pueden llevar a la vergüenza cuando no cumplimos con nuestras propias expectativas.
  2. Trauma y abuso: si hemos experimentado situaciones de trauma o abuso, es posible que nos sintamos avergonzados y culpables, incluso si no tenemos la culpa.
  3. Presión social: la vergüenza también puede ser causada por la presión social para cumplir con ciertos estándares de belleza, éxito y comportamiento.

¿Es la vergüenza siempre mala?

Aunque la vergüenza puede ser una emoción incómoda, no siempre es mala. De hecho, la vergüenza puede ser una señal importante de que algo necesita cambiar o mejorar en nuestras vidas. La vergüenza también puede ser una forma de auto-regulación emocional, ya que nos permite reconocer nuestros límites y puntos débiles.

Conclusión

En resumen, la vergüenza puede ser causada por muchas cosas diferentes, pero no siempre es una emoción negativa. Si comprendemos las causas subyacentes de nuestra vergüenza, podemos utilizarla como una herramienta positiva para mejorar nuestras vidas.

Deja un comentario