Manejo de relaciones difíciles con hermanos y hermanas

¿Te sientes frustrado por no poder llevar una buena relación con tus hermanos o hermanas? Si es así, no estás solo. Muchas personas tienen la sensación de que la relación con sus hermanos o hermanas es difícil o incluso imposible. En este artículo, exploraremos las mejores maneras de manejar las relaciones difíciles con hermanos y hermanas. Desde habilidades de comunicación hasta estrategias para resolver conflictos, descubrirás todo lo que necesitas para mejorar tu relación con tus hermanos y hermanas. ¡No te pierdas esta valiosa información!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Es fácil sentir que estás solo teniendo una relación problemática con un hermano cuando miras a tu alrededor a lo que parece ser la mayoría de las personas que juegan a familias felices.

Pero ese no es el caso en absoluto.

Es solo que la noción de una familia perfecta, donde las relaciones son acogedoras, armoniosas, amorosas y de apoyo, es una característica dominante en nuestra cultura.

Es un estereotipo poco realista reforzado por el cine, la televisión, la publicidad y las revistas de moda, y en su mayoría es una fantasía.

Si esta visión endulzada no es su realidad debido a conflictos entre hermanos, es fácil sentirse inadecuado.

Y si está distanciado de uno o más de sus hermanos, las vacaciones, las bodas familiares, los funerales y otras celebraciones o eventos compartidos pueden estar cargados de un caleidoscopio de emociones difíciles.

Hable con un terapeuta acreditado y experimentado para que lo ayude a lidiar con un hermano separado y a sobrellevar la carga emocional que le impone. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

No, los lazos entre hermanos no son irrompibles.

Se nos enseña que la sangre es más espesa que el agua y nuestras relaciones familiares nos unen desde la cuna hasta la tumba.

Sin embargo, en realidad, durante los muchos años que comparten las mismas cuatro paredes de la casa familiar, sobrellevando los altibajos, es inevitable que las personalidades choquen y se desarrollen rivalidades.

Cuestiones como el favoritismo de los padres, real o percibido, son como un polvorín que enciende el resentimiento y los malos sentimientos entre hermanos.

La lista de otros factores que juegan un papel es larga y presenta algunos problemas desafiantes:

– Abuso físico, emocional o sexual.

– Competencia por la atención.

– Diferencias de opinión sobre las relaciones amorosas y la política.

– Sentirse traicionado.

– Ausencia de apoyo emocional.

– Cuestiones financieras como herencias desiguales.

La lista sigue y sigue, y muchos de los desencadenantes están profundamente arraigados en la psique y tienen consecuencias significativas.

Y, cuando los hermanos o las cuñadas entran en escena y suscitan desacuerdos en una dinámica familiar ya problemática, eso abre una capa completamente diferente de potencial para el distanciamiento entre hermanos: reforzar viejas heridas o crear otras nuevas.

Estadísticas de distanciamiento familiar.

Resulta que hay más miembros del club de la familia separada de lo que podrías haber imaginado.

Un estudio en los EE.UU. informó tasas de distanciamiento dentro de las familias inmediatas de alrededor del 17%.

Una encuesta en el Reino Unido sugiere que el 20% de las familias están lidiando con el distanciamiento, ¡eso es uno de cada cinco!

Entonces, la cantidad de personas que comparten su dolor es significativa.

Y, sin embargo, a pesar de su prevalencia, el distanciamiento familiar es un tema tabú: los afectados tienden a no discutir el tema en un foro más amplio.

Parece que se sienten obligados a mantener la información en privado, quizás porque su realidad no encaja con el modelo (mítico) de ‘familia ideal’.

Y, en situaciones en las que se abren, se sienten expuestos y sin apoyo, ya que el estigma asociado al tema es innegable.

11 maneras de lidiar con una relación entre hermanos difícil.

Aquí es donde ofrecemos algunos consejos sobre cómo manejar una relación problemática con su hermano.

Tal vez será posible construir puentes. Tal vez no.

Independientemente de lo que saque de este artículo, recuerde siempre que, en última instancia, es su propia salud mental y su tierno corazón lo que está en juego. Tienes que hacer lo que es mejor para ti.

Con eso en mente, aquí hay algunas cosas que puede hacer.

1. Analiza lo que está mal y cómo te hace sentir.

Es bastante fácil dejar que las cosas fluyan y constantemente poner excusas por el comportamiento de tu hermano.

Pero por su propia cordura, llega un momento en que necesita identificar los comportamientos precisos que son tóxicos.

Además, debe considerar cómo estos comportamientos impactan en usted y en la familia en general.

La toxicidad puede presentarse de muchas maneras. Tal vez tu hermano/hermana ignora constantemente lo que sale de tu boca, exhibe un comportamiento pasivo-agresivo, no muestra empatía o parece deleitarse con cada oportunidad posible para menospreciarte.

Habiendo identificado la naturaleza exacta del comportamiento, concéntrese en cómo esto afecta su tranquilidad general, su estado de ánimo, sus niveles de energía y su autoestima.

Este es el primer paso para empoderarte a ti mismo para manejar la situación y comprender tu respuesta emocional.

2. Deja de intentar justificar el comportamiento negativo.

Tal vez hayas hecho la vista gorda ante el mal comportamiento de tu hermano, a pesar del dolor que te causa, solo para mantener la paz con el resto de la familia.

Pero, si la forma en que se comportan es tan tóxica que está arruinando tu propia sensación de bienestar, entonces es esencial que te pongas al frente y al centro para variar.

Si los canales de comunicación aún están abiertos, tu hermano problemático necesita saber cómo te sientes. Explorar las razones del abismo que se abre es fundamental.

3. ¿Es el distanciamiento la única opción?

Un distanciamiento entre hermanos tiene ramificaciones emocionales que van más allá de su relación inmediata e impactan en la dinámica familiar más amplia. Los padres y otros hermanos también lo sentirán.

Las grandes celebraciones o eventos familiares son difíciles de manejar cuando el tejido de la familia está desgarrado.

Por lo tanto, si decide dejar la relación, debe ser por las razones correctas y no solo por una decisión repentina tomada en el calor del momento.

Por otro lado, es posible que hayas hecho todo lo posible por calmar las aguas turbulentas, pero al final, es posible que tu hermano haya optado por distanciarse a pesar de tus esfuerzos. Su decisión está, por supuesto, fuera de su control.

Ahora debe considerar cuánto valora la relación, si está preparado para luchar por ella o si ha llegado el momento de dejarla ir.

4. ¿Solo una pausa o un descanso permanente?

¿Considera que la brecha entre ustedes puede resolverse, dado un período de reflexión adecuado?

¿O el daño es tan profundo que la única solución es una división permanente?

Vale la pena tomarse el tiempo para considerar la perspectiva de un futuro que no presente a su hermano. ¿Cómo te hace sentir eso? ¿Te parece un gran alivio o te trae tristeza?

Si su decisión es tratar de continuar con sus esfuerzos de construcción de puentes, entonces ábrase para escuchar la historia desde la perspectiva de su hermano.

Esto significa que tendrás que aceptar tu parte de culpa y disculparte.

Según el psicólogo de relaciones Dr. Joshua Coleman“empatía, empatía, empatía” es la clave.

Continúa explicando que “las personas no regresan a las familias porque las hayas avergonzado, generalmente es porque se sienten más comprendidas”.

Si bien puedes encontrar en tu corazón perdonar y olvidar, tu hermano puede tener dificultades para hacer lo mismo. Eso es algo con lo que tendrá que llegar a un acuerdo para poder seguir adelante.

Por el contrario, si su decisión es terminar la relación de forma permanente, debe aceptar que las razones detrás de la ira y la alienación permanecerán desconocidas para siempre.

En un caso crónico, irresoluble y extremo, alejarse puede ser el único curso de acción posible por el bien de su propia salud emocional y mental.

Nunca te sientas culpable por eso; su mayor responsabilidad es su propio bienestar.

5. Comprenda que es posible que nunca sepa la causa subyacente del comportamiento.

Es posible que le preguntes directamente a tu hermano las razones por las que actúa de la forma en que lo hace.

O puede que no, particularmente en una situación en la que todo contacto ha cesado y los canales de comunicación se han cerrado irrevocablemente.

Incluso en el primer caso, hay pocas garantías de satisfacción para usted, ya que su comportamiento se regirá por la forma única en que haya procesado y respondido a sus experiencias de vida; algo sobre lo que tienen poco control.

Puede pensar que ha compartido una vida dentro de las mismas cuatro paredes durante casi veinte años, pero el mismo estímulo (el trato severo de los padres, por ejemplo) puede resultar en una respuesta totalmente diferente.

Aprender a apreciar que el comportamiento tóxico proviene de la infelicidad o la angustia profunda dentro de un individuo, ya sea que reconozca su causa raíz o no, lo ayudará a darse cuenta de que las acciones dañinas son un reflejo del estado interno de una persona.

Como resultado, su efecto sobre usted puede ser menos dañino.

6. No involucres a otros familiares.

Pedirle a otros miembros de la familia que elijan un bando es injusto y probablemente profundice la división.

Si el problema es solo entre usted y su hermano, involucrar a la familia en general lo pondrá en riesgo de comprometer su relación con todos ellos.

7. Evite difundir chismes.

El juego de la culpa es uno que nunca puedes ganar. No ganará nada si sigue la ruta ‘él dijo/ella dijo’.

No importa si tu hermano está haciendo todo lo posible para socavar tu relación con la familia en general al difundir rumores y chismes, debes ser una mejor persona. No se deje hundir a su nivel de comportamiento.

Si toma represalias, solo agregará combustible al fuego y les dará municiones para usar en su contra.

8. Reconoce que arreglar una relación es una calle de 2 sentidos.

Intente por mucho que pueda reparar las relaciones entre usted y su hermano separado, si no hay voluntad de su parte, es probable que no llegue muy lejos.

Hasta que estén dispuestos a cambiar, su relación permanecerá en su estado roto, pero no debe asumir ninguna responsabilidad por eso. Lo has intentado, pero no pudieron o no quisieron encontrarte a mitad de camino. Eso no es tu culpa.

Si permites que tu propio estado mental se vea arrastrado por su obstinada negativa a reparar las vallas, la única persona que resultará dañada serás tú mismo. No dejes que eso suceda.

9. No dejes que las cosas se enconen.

Como se mencionó anteriormente, el tema del distanciamiento entre hermanos rara vez se discute.

Sin embargo, vale la pena recordar el viejo dicho de que ‘un problema compartido, es un problema reducido a la mitad’.

Reprimir estos fuertes sentimientos creará una carga emocional cada vez mayor dentro de ti, por lo que es importante encontrar una manera de compartir tus sentimientos con aquellos en quienes confías.

Hablar de tus sentimientos con un amigo de confianza no solo es terapéutico, sino que también te ayuda a obtener una perspectiva sobre la situación general, a identificar la raíz de tu ira y a validar tus sentimientos.

Solo tenga en cuenta que involucrar a miembros de la familia en tales discusiones no es prudente, por razones obvias.

En ausencia de un oído amable que escuche, hablar con un terapeuta puede ser la mejor solución.

10. Acérquese a las reuniones familiares con tacto.

Las reuniones familiares que marcan hitos y celebraciones importantes nunca serán fáciles cuando las relaciones entre hermanos están tensas o rotas.

Dado que estas ocasiones suelen ser difíciles de evitar sin herir los sentimientos, deberás armarte de valor para mantenerte cordial con tu hermano.

Sé una mejor persona y supera cualquier hostilidad o cualquier intento que pueda hacer para irritarte.

Es posible que pueda evitar el contacto y, por lo tanto, el conflicto si puede encontrar una manera de compartir la celebración en un día diferente. Esta podría ser una excelente manera de disminuir el estrés, no solo para usted, sino también para la familia en general.

Por ejemplo, podría celebrar un cumpleaños familiar un día antes o un día después, dejando que su hermano tome el centro del escenario ese día.

O considere reunirse con el resto de la familia en Nochebuena para evitar un posible enfrentamiento el día de Navidad.

Puede disminuir cualquier sentimiento de quedarse fuera creando nuevas tradiciones en estos días especiales y, por lo tanto, creando sus propios recuerdos, pero sin el estrés de compartir la ocasión con su hermano separado.

11. Fija tu mirada en seguir adelante.

Ya sea que decidas hacer todo lo posible para construir ese puente y recuperar tu relación rota u optar por una ruptura permanente de los lazos, debes enfocarte en el futuro y no detenerte en las angustias del pasado.

En el último caso, tendrás que trazar una línea en la arena y aceptar la realidad de la persona en la que se ha convertido tu hermano, independientemente de la relación que alguna vez hayas disfrutado.

Si bien eso puede traerle mucho dolor, el levantamiento de la carga emocional traerá alivio como compensación.

No permita que la amargura se infiltre y haga lo peor.

En su lugar, enfoca tus energías en amigos y familiares que te aprecian y no dejes que el rencor te agobie.

Como alguien dijo una vez: «Mientras guardas rencor, ellos están bailando». No es una perspectiva feliz, ¡no dejes que suceda!

¿Aún no sabes qué hacer con la difícil relación que tienes con tu hermano o hermana? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puede hablar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarte a arreglar la relación que tienes con tu hermano (si eso es lo que quieres) o estar ahí para ti mientras terminas efectivamente esa relación.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Es posible que no crea que sus problemas son lo suficientemente grandes como para justificar una terapia profesional, pero no se perjudique a sí mismo. Nada es insignificante si está afectando tu bienestar mental.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Manejo de relaciones difíciles con hermanos y hermanas

¿Por qué las relaciones entre hermanos pueden ser complicadas?

La relación entre hermanos es única y especial, sin embargo, también puede ser compleja y, en ocasiones, difícil. Esto se debe en gran medida a que las dinámicas familiares tienen un impacto importante en cómo nos relacionamos con nuestros hermanos. Además, muchos hermanos pueden tener envidia, rivalidad o celos entre ellos, lo que puede generar conflictos.

Consejos para manejar relaciones difíciles con hermanos

Si sientes que tu relación con tus hermanos es difícil, es importante que tomes medidas para mejorarla. Aquí hay algunos consejos útiles:

  1. Comunica tus sentimientos: Hablar claramente y expresar tus sentimientos de manera respetuosa puede ayudar a resolver ciertos conflictos y aliviar tensiones. Si algo te molesta, asegúrate de hablarlo con tu hermano o hermana para encontrar una solución juntos.
  2. Acepta las diferencias: Es importante aceptar que cada individuo es único y tiene una personalidad y perspectiva diferente. No todos los hermanos van a tener los mismos intereses o pensamientos, pero apreciar las diferencias puede generar un respeto mutuo y una relación más fuerte.
  3. Evita la comparación: Comparar a tus hermanos con otras personas o con tus propias expectativas puede dañar la relación. En lugar de ello, enfócate en celebrar cada uno de sus logros, sin importar su talla.
  4. Busca tiempo para compartir: Pasa tiempo juntos haciendo cosas que disfruten y creando un ambiente de confianza y apoyo mutuo.
  5. Trabaja juntos para resolver problemas: Si hay un problema en la relación, trabaja con los recursos necesarios para solucionarlo. Si no pueden solucionarlo, busca la ayuda de un mediador externo.

En conclusión

El manejo de relaciones difíciles con hermanos y hermanas es un proceso que requiere de paciencia, compasión y compromiso. Los consejos aquí mencionados pueden ayudar a restaurar y fortalecer una relación con un hermano o hermana. Pero, al final del día, cada familia es única y el proceso de mejora y fortalecimiento de las relaciones entre hermanos es un viaje personal que solo tu y tus hermanos pueden forjar.

Deja un comentario