Mi esposo discute todo lo que digo: 21 consejos si eres tú

¿Eres de esas personas que se siente frustrada porque su pareja siempre contradice todo lo que dices? Si tu respuesta es sí, no te preocupes, no estás sola. Hablar con alguien que siempre discute y se opone a todo lo que dices puede ser una experiencia desgastante y agotadora. Por eso, en este artículo te compartimos 21 consejos para superar esta situación y tener una comunicación más saludable con tu pareja. ¡No te lo pierdas!

Obtenga ayuda experta para lidiar con un esposo que convierte todo en una discusión. haga clic aquí chatear en línea con alguien ahora mismo.

Es difícil comunicarse con alguien que discute, independientemente de lo que estés hablando.

Si su esposo constantemente se pelea con usted, está poniendo seriamente en peligro su matrimonio, incluso si él no es consciente de ello.

Eso es porque la comunicación es clave para una relación exitosa y un matrimonio feliz. Y sí, probablemente lo hayas escuchado mil veces antes porque es cierto.

Lo que no sabes es cómo evitar que tu esposo convierta todo en una discusión.

Sabes y aceptas que las peleas ocurren en todos los matrimonios, pero tu esposo parece iniciarlas cuando ni siquiera hay un problema…

Tal vez se mete con todo lo que haces o se frustra cada vez que quieres tener una conversación con él.

Esto significa que su matrimonio está en problemas, ¡pero no se desespere! Estas son algunas de las cosas que puede probar cuando su esposo discute con todo lo que dice.

Sin embargo, tenga en cuenta que la terapia podría ser lo único que podría salvar su matrimonio. Puedes probar estas cosas primero:

1. Averigüe la razón.

¿Por qué su esposo se comporta de esta manera? Si puede responder a esta pregunta, está un paso más cerca de encontrar una solución.

¿Pasó algo recientemente que lo está frustrando o siempre ha sido así?

¿Es infeliz, y si es así, es infeliz contigo o en general?

Tal vez está enojado contigo por algo que hiciste y que aún no puede perdonarte.

Tal vez no esté contento con su vida o con su matrimonio.

Quizás es solo su naturaleza. O bien, ha aprendido a comportarse de esta manera debido a su pasado, ya sea su infancia o relaciones anteriores.

Sea lo que sea, necesita saberlo para poder encontrar una manera de abordarlo.

Cuando estés tratando de resolverlo, mira más allá de la superficie. Una pelea por platos sucios en realidad podría tratarse de un trauma infantil, necesidades insatisfechas o inseguridades. Por lo tanto, no asuma que el problema en cuestión es el problema real porque, a menudo, hay un problema subyacente.

Quizás algo cambió recientemente; ni siquiera tiene que ser un mal evento. Su esposo podría sentirse bajo presión debido a un gran hito en su relación, una nueva promoción o la compra de una nueva casa.

2. Habla con él al respecto.

Habla con tu marido sobre cómo han ido las cosas. Hazle saber que estás preocupada porque constantemente te peleas por todo.

Asegúrele que lo ama y dígale que quiere dejar de discutir tanto.

Tal vez su esposo experimentó algunos problemas recientemente, como la pérdida del trabajo o la muerte de un ser querido. Si es así, dale algo de tiempo para que se recupere, pero hazle saber que quieres ayudarlo, no pelear con él.

Tal vez su esposo no esté contento con su matrimonio. Pregúntele al respecto y hágale saber que las cosas tienen que cambiar si su matrimonio va a funcionar. Dile que estás dispuesto a esforzarte por mejorar tu matrimonio, pero que él tiene que hacer lo mismo para que funcione.

Si no está contento, discutir contigo no va a cambiar eso y te hará sentir infeliz a ti también. Dígale eso y hágale saber que pueden ser felices juntos si pueden dejar de discutir por nada.

Muéstrale que quieres comunicarte con él sin levantar la voz. Deberían poder hablar de cosas sin gritarse o usar apodos.

3. No discuta.

Si su esposo es discutidor, usted no tiene que serlo. De hecho, no deberías estarlo si quieres calmar las cosas.

No seas crítico, sarcástico, agresivo o lo culpes por todo. En lugar de eso, hazle saber con calma que solían llevarse bien hasta hace poco. Pídele que te diga qué cambió y que te ayude a arreglarlo para que puedas volver a ser como antes.

Asegúrate de usar frases en primera persona y concéntrate más en cómo te sientes que en lo que él hace. En lugar de «Siempre me atacas», di «Me siento triste porque no nos comunicamos como solíamos hacerlo».

Sea asertivo en lugar de agresivo o pasivo-agresivo. No te pongas a la defensiva ni le grites cuando te grite a ti. Demuéstrale con tus acciones que ya no quieres hablar así.

Pídele que te hable como si hablara con un amigo. Quieres ser su amigo y ayudarlo a superar lo que sea que esté enfrentando. Además, pregunte si hay algo que pueda hacer para mejorar las cosas. Pide disculpas si has hecho algo mal.

4. Haz preguntas.

Hiciste algo malo? Probablemente ya no lo sepas, pero tu marido sí. Así que asegúrese de hacer preguntas mientras habla de esto.

Pregúntele cómo se ha sentido últimamente y qué le molesta. Pregunte qué puede hacer para mejorar las cosas. Pregúntele si quiere mejorar su matrimonio sugiriendo maneras en las que podría hacerlo.

Hágale saber que está reconociendo el problema pero que necesita más información de él para encontrar una solución.

Pregúntale si es feliz y, si no lo es, hazle saber que no puede ser feliz si discutes todo el tiempo. Entonces, debes trabajar en esto para que ambos puedan ser felices.

Además, pregúntele si estaría dispuesto a probar la terapia de pareja, la terapia individual o ambas. Dile que estás dispuesto a admitir tu parte de culpa, pero que no sabes cómo arreglar las cosas.

5. No uses formas destructivas de pelear.

Cuando tu esposo discute con todo lo que dices, puedes reaccionar de diferentes maneras. No puedes obligarlo a pelear de manera justa, pero tampoco tienes que usar formas de pelea destructivas.

El obstruccionismo, la crítica, la beligerancia, el sarcasmo y la actitud defensiva solo empeoran las cosas.

Obstrucción es cuando una persona se retira por completo y se niega a discutir el tema.

La crítica es cuando comentas negativamente y haces que tu pareja se sienta amenazada o atacada.

La beligerancia y el sarcasmo pueden hacer que tu pareja se sienta menospreciada y humillada.

Ponerte a la defensiva y justificarte también puede hacer que tu pareja se sienta atacada.

No hagas estas cosas y trata de explicarle a tu esposo lo destructivas que son si él las hace. Cosas como esa solo pueden intensificar una discusión y no son una forma saludable de resolverla.

Cuando su esposo constantemente se pelea con usted, no reaccione empeorando las cosas. Trate de mantener la calma y pregúntele cuál es el verdadero problema. Asegúrele que lo entenderá, pero que necesita tener una conversación tranquila sobre los problemas que le preocupan.

6. Esté dispuesto a hacer concesiones.

Muchas veces, la única forma de resolver una discusión es hacer concesiones. Si ambos se apegan firmemente a lo que quieren, es probable que ninguno de los dos lo consiga. Acabarás peleando aún más.

Por lo tanto, esté dispuesto a elegir una solución imperfecta en lugar de no tener solución. Hacer concesiones es una habilidad que puede hacer que un matrimonio dure. Apegarse a sus armas podría terminarlo.

Hazle saber a tu esposo que estás dispuesta a encontrarlo a mitad de camino. Discuta las posibles soluciones que podrían estar bien para ambos.

No tienes que tener razón todo el tiempo. De hecho, no importa quién tiene razón y quién está equivocado. Lo que importa es que encuentres una solución a tus problemas. Concéntrese en eso en lugar de demostrar que su esposo está equivocado o exigirle que tenga razón todo el tiempo. Los compromisos podrían salvar su matrimonio.

7. Tómese un descanso de las peleas.

Es fácil decir que debes estar tranquilo durante una discusión. En realidad, mantener la calma cuando la sangre corre por tus venas, tu corazón late con fuerza y ​​tu alma duele no es tan fácil.

Cuando no pueda mantenerse asertivo y discutir sus problemas con calma, tómese un descanso.

Hay una cosa maravillosa llamada pausa. Puedes pausar la pelea hasta que estés lo suficientemente calmado para hablar sobre el tema sin levantar la voz.

Siempre puedes decir: «Estamos demasiado molestos y esto no es productivo, vamos a dormir y discutirlo mañana después del café».

Nadie puede obligarte a pelear, incluso si te gritan y te dan ganas de gritar de vuelta. Toma la decisión de tomarte un descanso cuando no puedas pelear productivamente.

Los problemas no van a desaparecer por sí solos de todos modos. Esperarán a que te tranquilices para que puedas hablar con calma sobre ellos y concentrarte en encontrar la solución en lugar de lastimarte el uno al otro.

Las personas pueden volverse irracionales y decir cosas que no quieren decir durante una pelea. Prevenga esto tomándose un descanso para estar solo, refrescarse y recuperar la perspectiva.

8. Solo pelee en persona.

Hemos comenzado a usar nuestros teléfonos para comunicarnos con las personas incluso más de lo que les hablamos en persona. Sin embargo, las peleas no son algo que deba suceder a través de mensajes de texto o por teléfono.

Una persona podría leer algo completamente diferente a lo que escribiste. Esto se debe a que no pueden escuchar su tono de voz ni ver su lenguaje corporal. Un mensaje que a ti te parece normal puede sonar agresivo para ellos.

Las peleas por mensajes largos suelen estar llenas de malentendidos, y eso no es productivo. Si su esposo comienza a discutir con usted por mensaje de texto, hágale saber que hablarán sobre eso la próxima vez que se vean. Termina la discusión con eso hasta que lo veas.

Lo mismo ocurre cuando se pelea contigo por una llamada telefónica. Un simple «Hablaremos de eso cuando llegue a casa» podría ahorrarte muchos problemas.

9. Establece límites para tus peleas.

Deberían estar luchando contra el problema, no entre ustedes.

Cuando una discusión se trata de atacar a tu personaje e insultarte como persona, ya no se trata del problema.

Concéntrense en el tema por el que están peleando, no en lastimarse el uno al otro. Maldecir, insultar, gritar, evitar el problema y atacarse unos a otros no los llevará a ninguna parte. Solo hará que desee solicitar el divorcio.

Entonces, antes de que ocurra la próxima pelea, siéntese con su esposo y discuta los límites de sus peleas. Acepta ser respetuoso cuando discutas. Atacar el tema no unos a otros.

Prohibir insultos, gritos, señalar con el dedo y cosas destructivas similares. Estas cosas lo distraen del problema y lo hacen sentir inseguro, no aceptado e ignorado.

Habla con tu esposo y establece límites claros para cuando peleen. No vas a dejar de luchar. Sin embargo, tus peleas serán constructivas en lugar de destructivas.

10. Recuérdense por qué están juntos.

¿Qué te hizo enamorarte de tu marido? ¿Qué ama él de ti? ¿Por qué te casaste? ¿Cuáles son sus planes para el futuro?

Hablen sobre estas cosas y recuérdense que se aman y quieren que funcione. Recuerde todas las cosas que hacen que se preocupen el uno por el otro y quieran luchar por su matrimonio. Luego, tenga en cuenta estas cosas cuando ocurra una discusión.

Una sola gran pelea podría condenar o acabar con un matrimonio. Pero esto solo sucederá si olvidan que se aman mientras luchan. Si tienes en mente que quieres permanecer juntos, te concentrarás en encontrar una solución para el problema que están discutiendo.

Quizás no sientas un amor tan intenso después de tanto tiempo juntos, pero siempre se puede reavivar la pasión. Incluso pueden hacer que los sentimientos perdidos regresen, pero probablemente todavía se preocupan el uno por el otro. No te olvides de eso cuando estés molesto.

11. Resuelva el conflicto tan pronto como suceda.

No prolongues los conflictos ni dejes los problemas sin resolver. Dejar que tus emociones negativas hiervan a fuego lento y evitar hablar es malo. Sólo puede conducir a la amargura y el resentimiento. Esto podría dañar seriamente su relación, especialmente si guarda silencio sobre sus sentimientos.

Ábranse el uno al otro, expresen sus sentimientos, hablen de ellos y resuelvan los conflictos lo antes posible. Pon todas tus cartas sobre la mesa y acércate a resolver tus problemas en lugar de dejar que crezcan con el tiempo.

No se den el tratamiento del silencio ni dejen una discusión sin terminar. Con el tiempo, los problemas crecerán, se acumularán y tendrán efectos secundarios.

Tal vez su esposo constantemente busca peleas con usted exactamente porque hay muchas de ellas que han quedado sin resolver. No olvide que siempre puede utilizar la ayuda de un terapeuta para identificar y resolver sus problemas.

12. Considere las cosas desde su perspectiva.

Siempre trate de considerar el punto de vista de su esposo, por difícil que sea a veces.

Tal vez parezca que está causando discusiones por nada, pero probablemente no sea así desde su perspectiva. Tal vez ya sepas cómo funciona su mente, pero no asumas que puedes leerla. Las cosas pueden verse completamente diferentes desde donde está parado.

Incluso es posible que no tengas idea de lo que sucede en su mundo cuando está causando discusiones. Por eso es tan importante la comunicación abierta y honesta.

Trate de considerar las cosas desde su perspectiva y comprenda de dónde viene. Ayúdalo a entender tu punto de vista también.

Muchas discusiones suceden simplemente porque las personas no se entienden entre sí. Esa es literalmente la definición de un malentendido después de todo.

Haga un esfuerzo para ver el punto de vista del otro. Será mucho más difícil luchar destructivamente si lo haces.

13. Pregúntale cómo puedes hacerlo feliz.

Tal vez tu esposo convierta todo en una discusión porque no está contento. Y tal vez tú no seas la razón de su infelicidad.

Pero usted puede ayudar a hacerlo feliz. Pregúntale cómo.

Hazle saber que estás cansada de discutir con él y que te gustaría volver a estar felizmente casada. Asegúrele que lo ama y que quiere que las cosas funcionen. Luego pregúntele cómo puede ayudar a contribuir a su felicidad.

Tal vez le gustaría que lo apoyes más o simplemente le des más tiempo a solas. Esté abierto a sus sugerencias y esté dispuesto a probar cosas que lo harían feliz.

Ten en cuenta que tu esposo no debe depender de ti para su felicidad, pero tú puedes contribuir a ella. Puedes facilitarle las cosas y ayudarlo a estar de mejor humor.

¿Cómo? ¡Tendrás que preguntarle!

Solo asegúrate de preguntar con un tono amable y comprensivo, no sarcástico o molesto.

14. Prepáralo para lo que quieres decir.

Cuando sepas que tu pareja empieza a discutir sin ningún motivo, empieza por recordárselo.

En lugar de decirle lo que probablemente hará que se vuelva discutidor, prepárelo de antemano.

Hazle saber que tienes que decirle algo. Pregúntele si podría escucharlo y hablarlo tranquilamente con usted en lugar de pelear. Dile que quieres hablar como adultos y resolver las cosas juntos.

Hágale saber que no está tratando de iniciar una pelea; solo quieres hablar con el hombre que amas. Dile que es importante para ti poder decirle cosas sin preocuparte de que convierta todo en una discusión.

La verdad es que su esposo probablemente no se dé cuenta de que está comenzando a discutir sobre todo lo que le dice. Señálalo amablemente antes de hablarle de las cosas que necesitas decirle.

Sea tranquilo, amable y comprensivo. Expresa tu preocupación de que peleará contigo si hablas y hazle saber cómo te hace sentir.

15. Hablar de otra cosa.

Cuando tu esposo se moleste durante una conversación, trata de cambiar el tema. Esta no es una solución a sus problemas, pero podría detener la lucha. También debería ayudarlo a calmarse lo suficiente como para abordar el tema nuevamente más tarde.

Intenta aligerar las cosas hablando de algo que sepas que lo relajará o lo hará reír.

A veces, ceñirse al mismo tema durante demasiado tiempo conduce a peleas innecesarias. Si ambos han dicho lo que tenían que decir, no es necesario que sigan hablando de ello. Sepa cuándo parar y cambiar de tema.

Si no puedes hablar sobre el tema de manera constructiva y solo se convertirá en una discusión, ¿por qué ceñirte a ella? Siempre puedes volver a hablar de ello en otro momento. No persista en algo que está causando una pelea.

Intenta acercarte al sujeto desde un ángulo diferente la próxima vez. A veces, todo lo que se necesita es que no sea la primera vez que su esposo se entera y reaccionará de manera diferente.

16. Concéntrese en la dinámica de la relación, no en el problema.

Cuando no tenga sentido hablar sobre el problema, cambie el enfoque hacia la dinámica de la relación. No tienes que involucrarte en una pelea destructiva por un tema superficial.

Pregúntale a tu esposo «¿Por qué peleas conmigo?» Habla de tu relación, no del problema. Si persiste en pelear, recuérdale que han estado peleando por todo últimamente.

El problema en cuestión probablemente no sea el mayor problema en su matrimonio, es solo una consecuencia de él. Entonces, trata de hablar sobre tu matrimonio y cómo podrías comunicarte mejor.

No se deje atrapar por la historia de los platos sucios cuando su problema es la comunicación. Los platos sucios se pueden limpiar fácilmente, pero mejorar su comunicación requerirá esfuerzo.

Si estás peleando todo el tiempo, no importa de qué se traten tus peleas. Probablemente no se trate de eso, para empezar. Hable sobre el problema real, y el problema real es que su esposo se mete con todo lo que hace.

17. Haz que se dé cuenta de las consecuencias.

Si esto continúa, ¿qué va a pasar? Su matrimonio podría terminar. Esa es la brutal realidad de la situación.

Su esposo podría estar enfocado en el asunto pequeño y superficial mientras el futuro de su matrimonio está en juego.

No puedes seguir así, y no serás feliz si lo haces. De hecho, es probable que termines tu relación por algo que podría haberse resuelto.

Para evitar esto, trata de hablar con tu esposo sobre las consecuencias de la dinámica de tu relación actual. No lo amenaces con dejarlo, pero haz que se dé cuenta de que podrías arruinar tu relación si sigues luchando así.

Nuevamente, asegúrele que quiere quedarse con él y arreglar las cosas, pero pídale ayuda para hacerlo. Si él no está dispuesto a esforzarse y mantiene su comportamiento, ambos estarán descontentos. Y las parejas infelices buscan tarde o temprano la felicidad en otra parte.

Hazle saber que quieres que vuelvan a ser felices juntos y que necesitas su ayuda.

18. Hablar de su pasado.

La razón por la que su esposo actúa de esta manera podría estar en su pasado. Ya sea que el problema haya comenzado en su niñez o en relaciones pasadas, puede terminar ahora.

Pero, no será fácil. Su esposo necesitará buscar ayuda para superar estos problemas. Anímalo a buscar terapia y ofrécele tu apoyo.

Deja que te hable sobre los problemas que tuvo en la infancia o en relaciones anteriores. Tal vez siempre empieza a pelearse por todo porque eso es lo que le ha enseñado su pasado.

Hágale saber que quiere ayudarlo, pero que no debe pagar por los errores de otra persona. Si realmente comienza a discutir sin razón, ayúdalo a darse cuenta de que te está castigando y que no lo mereces.

Eres la persona que lo ama y quiere lo mejor para él. Apóyalo y anímalo a abordar sus problemas en lugar de arremeter contra ti.

19. Concéntrate en encontrar la solución.

Cuando peleen, no peleen unos contra otros. Concéntrese en encontrar una solución en su lugar.

Las peleas son buenas para tu matrimonio, pero solo si son constructivas. Incluso si su esposo no se enfoca en la solución, usted puede hacerlo. Cuando comience una pelea contigo, pregúntale qué puedes hacer para solucionar el problema. Pregúntele cómo puede contribuir a solucionar el problema también.

No te dejes atrapar por peleas destructivas. Pregunte qué puede hacer y manténgase firme en su intención de solucionar el problema en lugar de prolongar la pelea.

Es realmente difícil pelear con alguien que solo quiere arreglar las cosas, por lo que es probable que tu esposo se desanime.

20. Pruebe la terapia.

Cuando estás peleando constantemente, no puedes ignorar el problema. Como ya sabes, podría acabar con tu matrimonio.

Entonces, si nada de lo que hace muestra ningún progreso, sugiera terapia. Problemas como estos son difíciles de resolver sin ayuda adicional. Un terapeuta está familiarizado con parejas que enfrentan este tipo de problemas. Ellos pueden ayudarlo a hacer que las cosas funcionen.

Si tu esposo acepta ir a terapia, es una gran señal. Significa que quiere hacer las cosas mejor. Si, en cambio, se mantiene inmune a todas estas formas y rechaza la terapia, podría ser el momento de considerar medidas más drásticas.

21. Considere tomarse un tiempo separados.

No tienes que divorciarte, pero si las cosas están tan mal, considera separarte un tiempo. Obtener algo de distancia podría incluso ser bueno para ti.

No puedes seguir siendo atacado cada vez que hablas de todos modos. Cuando se separen, su esposo podría darse cuenta de la gravedad del problema y tomar medidas. O bien, puede darse cuenta de que su matrimonio no puede ser como solía ser, y es mejor tomar caminos separados.

Sin embargo, antes de considerar la separación, pruebe la terapia. Mientras ambos estén dispuestos a luchar por su matrimonio, no lucharán entre sí por mucho más tiempo.

¿Aún no está seguro de cómo solucionar el problema de que su esposo se pelea con usted? Si bien la información anterior es sólida, realmente puede ayudar tener a alguien con quien hablar sobre situaciones estresantes como estas. Esa persona debe ser un experto en relaciones con experiencia que sepa cómo guiar a las personas que enfrentan problemas matrimoniales como el suyo. Entonces, ¿por qué no chatear en línea con uno de los expertos de Relationship Hero que puede ayudarlo a resolver las cosas? Simplemente Presione aqui para chatear.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Mi esposo discute todo lo que digo: 21 consejos si eres tú

¿Estás cansada de tener discusiones constantemente con tu esposo?

Si tu esposo discute todo lo que dices, es posible que te encuentres atrapada en un ciclo frustrante de tensión y conflicto.

La buena noticia es que hay estrategias que puedes usar para mejorar la comunicación y disminuir la cantidad de discusiones que tienes con tu esposo.

Aquí hay 21 consejos para considerar:

  1. Mantén la calma… Es importante no dejarte llevar por la emoción durante las discusiones. Respira profundo y trata de mantener una actitud tranquila.
  2. …pero no te dejes avasallar. Aunque mantener la calma es importante, también es clave defender tus puntos de vista y no dejar que tu esposo te avasalle con sus argumentos.
  3. Escucha activamente. Escucha no solo las palabras de tu esposo, sino también su tono y lenguaje corporal. Las discusiones son una oportunidad para comprender mejor a tu pareja, incluso si no estás de acuerdo con él.
  4. Busca la razón detrás de la discusión. Trata de entender lo que tu esposo realmente quiere comunicar o cuál es su punto de vista. ¿Hay algo subyacente a la discusión actual que está molestando a tu pareja?
  5. Trata de encontrar soluciones juntos. En lugar de centrarse en ganar la discusión, intenta encontrar una solución juntos. ¿Hay un compromiso que pueda satisfacer a ambos?
  6. Establece reglas básicas para las discusiones. Las discusiones pueden ser productivas si las personas se sienten cómodas expresando sus opiniones. Piensa en lo que necesitas (por ejemplo, no ser interrumpida) y comparte estas necesidades con tu esposo.
  7. Evita las generalizaciones y los ataques personales. Es importante concentrarse en los problemas específicos en lugar de hacer generalizaciones o ataques personales entre ambos.
  8. Habla desde el “yo”. Es mejor hablar de cómo te sientes en lugar de cómo tu esposo debería sentirse.
  9. Reconoce los sentimientos de tu pareja. Comprender los sentimientos de tu esposo, incluso si no estás de acuerdo, puede ayudar a fortalecer su relación.
  10. Reconoce tus propios sentimientos. Aprende a reconocer tus propios sentimientos y comunícalos claramente a tu esposo.
  11. Habla cuando te sientas relajada y descansada. Las conversaciones emocionales pueden ser agotadoras. Asegúrate de que estás en un estado de ánimo tranquilo antes de comenzar una discusión.
  12. No utilices las discusiones como una forma de venganza. Las discusiones no deben ser un lugar donde expresar resentimientos u otros problemas recientes. Si algo molesta a tu esposo, él debe poder comunicártelo sin tener que esperar a una discusión.
  13. Evita las discusiones en público. Las discusiones deben ser privadas. Discutir en público puede ser incómodo para ambas partes.
  14. No te desanimes si no llegan a un acuerdo inmediato. Las discusiones pueden tardar tiempo en llegar a una solución. Si no llegan a un acuerdo inmediato, no te desanimes.
  15. Aprende a ceder en ocasiones. No siempre se puede obtener todo lo que se desea. Aprende a ceder en ocasiones y elegir tus batallas.
  16. Concéntrate en el presente. Las discusiones no deben ser un lugar donde se aireen los problemas del pasado. Mantén la discusión centrada en el presente.
  17. Trata de entender los valores y las perspectivas de tu esposo. Entender los valores y las perspectivas de tu pareja puede ayudarte a tener más comprensión y empatía hacia su punto de vista.
  18. Encuentra un terreno común. A veces puede ser útil enfocarse en áreas en las que tu esposo y tú están de acuerdo en lugar de enfocarse en áreas en las que no están de acuerdo.
  19. Busca ayuda si es necesario. Si las discusiones se vuelven demasiado frecuentes o intensas, puede ser necesario buscar la ayuda de un terapeuta o consejero matrimonial.
  20. Trata a tu esposo con respeto. El respeto mutuo es clave en una relación saludable. Trata a tu esposo con la misma cortesía y respeto que quieres recibir de él.
  21. Piensa en el papel que juegas en la discusión. A veces puede ser útil reflexionar y pensar sobre el papel que juegas en las discusiones. ¿Hay cosas que puedas hacer para manejar las discusiones de manera más efectiva?

En general, es importante recordar que las discusiones no necesariamente son malas. De hecho, pueden ser una forma saludable de resolver problemas y mejorar la comunicación. Lo importante es abordar las discusiones con calma, respeto y un deseo de encontrar soluciones juntos.

Deja un comentario