¿No le gusta el novio/novia de su hijo/hija? Lee esto.

¿Te preocupa que tu hijo o hija esté saliendo con alguien que no te gusta? No estás sola. Muchos padres se enfrentan a este dilema y puede ser difícil saber qué hacer al respecto. En este artículo, exploraremos algunas estrategias para manejar una situación así y cómo puedes estar seguro de que tu hijo o hija está en una relación saludable y feliz.

Ha llegado ese momento mágico: tu amado hijo o hija tiene novio o novia.

Están resplandecientes de amor, están mareados y quieren pasar el mayor tiempo posible con el objeto de su afecto.

…y odias a esta persona.

Tal vez no estés seguro de por qué, o tal vez sepas exactamente por qué no los soportas.

De cualquier manera, se convierte en una situación bastante incómoda para todos los involucrados.

Entonces, ¿qué puede hacer si no le gusta la elección de pareja de su hijo?

Profundicemos un poco más para ver cuáles son sus opciones.

¿Bueno, por qué no?

En primer lugar, es importante averiguar qué es lo que no te gusta de ellos y por qué.

Toma ese diario tuyo y escribe todo lo que no te gusta de esta persona.

Sea honesto, incluso si es difícil: es posible que descubra muchos problemas personales incómodos, e incluso feos, y prejuicios sobre esta persona que no tienen nada que ver con la relación que tiene con su hijo.

¿Siente que de alguna manera no son “suficientemente buenos” para su hijo?

Si es así, ¿por qué no?

¿Esta persona parece tener una influencia negativa en la vida de su hijo?

Por ejemplo, ¿las calificaciones de sus hijos están bajando porque pasan lo que usted considera que es “demasiado” tiempo con su pareja?

¿Hay rasgos en esta persona que simplemente te molestan?

¿Considera que existen diferencias culturales o de clase que son difíciles de sortear?

¿Qué pasa con su estilo de vestir o preferencias musicales?

Estas son solo algunas de las preguntas que puede hacerse mientras hace un examen de conciencia sincero sobre este tema.

Hay muchos otros, por supuesto, pero espero que esto pueda hacer que la pelota ruede para que puedas llegar al meollo del problema.

¿Te has tomado el tiempo de conocer a esta persona?

Las personas a menudo hacen juicios rápidos sobre los demás antes de realmente tomarse el tiempo para conocerlos.

Esto es particularmente cierto cuando se trata de proteger a los demás.

Somos más protectores con nuestros hijos que casi cualquier otra persona en el planeta, por lo que es comprensible por qué nos irritamos si sentimos que algo podría, posiblemente, ser una influencia negativa o dañina para ellos.

Para algunas personas, saber que su hijo está teniendo intimidad física con alguien los hace sentir muy incómodos.

A pesar de que dicho hijo/hija puede estar en su adolescencia/principios de los veinte/en adelante, siempre será el “bebé” de esa persona en algún nivel.

Verlos ser afectuosos con su pareja puede desencadenar una respuesta protectora feroz e instantánea… aunque no necesiten protección.

En otros casos, un padre puede tener una idea muy clara del tipo de pareja que le gustaría que tuviera su hijo.

Si el amante elegido por su hija/hijo no encarna esos rasgos, pueden sentir que esta persona de alguna manera no es «lo suficientemente buena».

O que su hijo está siendo difícil o desafiante solo para molestarlos a ellos y sus deseos idealizados.

Cuando esto sucede, es importante preguntarse si realmente conoce a la persona con la que su hijo está saliendo.

No juzgues a una persona por su apariencia

Claro, es posible que hayan cenado juntos ocasionalmente y que hayan conversado brevemente en reuniones familiares más grandes, pero ¿realmente se han tomado el tiempo para conocerlos?

La charla trivial realmente no nos da una idea sólida de la personalidad de otra persona, sin importar un millón de otros aspectos diferentes de quiénes son.

Si esta persona tiene un trasfondo cultural diferente y usted tiene una buena educación, es posible que se sienta molesto por su falta de fluidez con el idioma inglés.

Es posible que su vocabulario no sea extenso y que haya diferencias culturales que le resulten incómodas.

Tómese el tiempo para conocerlos, y es posible que descubra que, seguro, tienen dificultades para hablar inglés, pero eso es porque este es su quinto o sexto idioma.

Pueden ser increíblemente bien leídos, bien viajados y perspicaces sobre innumerables temas, todos los cuales nunca habrías sabido debido a tus juicios rápidos.

¿Es esta persona de una clase financiera diferente a la tuya?

Bien, puede que sueñe despierto con que su descendencia se case con un médico o un abogado y ahora se siente frustrado por el hecho de que se han «asentado» con un carpintero.

Es posible que no te guste esta persona únicamente porque sientes que no le ofrecerá a tu hijo el tipo de vida que imaginaste.

Aquí es cuando tienes que tomarte un momento y darte cuenta de la frecuencia con la que se usa la palabra «tú».

Y luego despierta al hecho de que esta relación no tiene absolutamente nada que ver contigo.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Respete la elección de su hijo/hija, porque es de ellos

Una de las lecciones más difíciles que aprenderá un padre es que su hijo no le pertenece.

Recuerda este poema de Kahlil Gibran:

Tus hijos no son tus hijos.
Son los hijos e hijas del anhelo de la Vida por sí misma.
Vienen a través de ti pero no de ti,
Y aunque están contigo, no te pertenecen.
Puedes darles tu amor pero no tus pensamientos,
Porque tienen sus propios pensamientos.
Puedes albergar sus cuerpos pero no sus almas,
Porque sus almas moran en la casa del mañana, que no podéis visitar, ni siquiera en vuestros sueños.
Puedes esforzarte por ser como ellos, pero no trates de hacerlos como tú.
Porque la vida no retrocede ni se demora en el ayer.

^ Eso.

No puedes esperar que tus hijos hagan lo que tú harías, que quieran como tú quieras, que vivan como tú vives.

Son individuos con sus propios caminos, sus propios miedos, alegrías y aspiraciones, y esos necesitan ser respetados y apoyados.

Y eso también se extiende a sus preferencias de citas.

No intentes prohibir la relación

Una de las peores cosas que un padre puede hacer es tratar de prohibir que su hijo/hija salga con una persona que no le agrada.

Recuerda que tu hijo ama a esta persona por una razón (incluso si no crees que sea amor verdadero), y cualquier cosa negativa que digas sobre su amado provocará una respuesta instintiva seria hacia ti.

Si tiene preocupaciones válidas sobre su pareja, hable con ellos sobre sus preocupaciones.

Haga que sea una conversación tranquila en lugar de cuando sus emociones estén elevadas, o incluso escriba sus preocupaciones en una carta que puedan leer varias veces cuando sea el momento adecuado para ellos.

También recuerde tratar a su hijo con respeto y abordar el tema preocupado por él, en lugar de simplemente expresar su desagrado.

Una buena manera de abordar esto es hacerles preguntas sobre la relación, en lugar de ser acusador.

Por ejemplo, en lugar de decir “esta persona no te trata bien”, pregunta: “¿sientes que te tratan tan bien como te mereces?”.

Del mismo modo, en lugar de decir «No me gusta el hecho de que tu pareja bebe tanto», intenta un enfoque como: «He notado que el comportamiento de ___ cambia mucho cuando bebe. ¿Esto te hace sentir incómodo?

De esta manera, en lugar de imponer sus propios puntos de vista y emociones, les está dando el espacio para reflexionar sobre aspectos de su relación.

Con toda honestidad, a veces es posible que ya estén conscientes de estas cosas de manera subconsciente, y al plantear estos problemas y preocupaciones, puede hacer que su hijo los mire un poco más de cerca, incluso si se molesta con usted por eso en el momento.

Espere resistencia, incluso enojo, pero sepa que sus palabras los alcanzarán en algún nivel.

En última instancia, debe retroceder

Después de que hayas dicho lo que necesitabas decirle a tu querido hijo, es hora de que retrocedas y dejes que ellos se encarguen.

Criticar continuamente a la pareja de su hijo solo lo irritará y lo alejará de usted.

Recuerda que ha elegido a esta persona por una miríada de razones, y la negatividad incesante de tu parte solo fortalecerá su resolución.

La buena noticia es que si se trata de una relación adolescente/veinteañera, lo más probable es que no dure tanto.

El enamoramiento pasa rápidamente, y la mayoría de los jóvenes prueban varias relaciones diferentes a medida que aprenden a descubrir quiénes son y qué están buscando.

Todos aprendemos mucho de los errores. Aunque puede ser difícil verlos dar pasos en falso, e incluso doloroso verlos lidiar con el dolor y la angustia, es importante darles el espacio para equivocarse y crecer a partir de todo esto.

El abuso nunca es aceptable

Solo como una nota final, si su hijo o hija está siendo abusado por su pareja, entonces esa es una historia diferente.

El abuso nunca es aceptable, ya sea físico o verbal.

Es posible que su hijo o hija no se sienta cómodo hablando con usted sobre lo que está pasando, pero probablemente estará dispuesto a hablar con amigos o con un consejero.

Si es testigo de la violencia física, especialmente si es en su propia casa, tiene todo el derecho de llamar a la policía y hacer que intervenga.

Será incómodo para todos, pero puede aliviar mucho daño a largo plazo.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

¿No le gusta el novio/novia de su hijo/hija? Lee esto.

Una situación difícil

En muchas ocasiones, como padres, podemos encontrarnos en una situación difícil: nuestro hijo o hija tiene un novio o novia que no nos gusta. Puede ser por algo específico que no nos agrada, o simplemente por una sensación general de que no encajan. Sea cual sea la razón, es importante abordar este tema de manera adecuada.

Comunicación es clave

Lo primero que hay que hacer es hablar con nuestro hijo o hija sobre sus sentimientos hacia su pareja y tratar de entender por qué están juntos. Es importante escuchar a nuestro hijo o hija y ser respetuosos en todo momento. Si no estamos de acuerdo con su elección, es importante expresar nuestras preocupaciones de manera clara y objetiva.

Mantener una mente abierta

Es importante mantener una mente abierta y tratar de entender que, aunque no nos guste la pareja de nuestro hijo o hija, ellos están en una relación que es importante para ellos. Deberíamos tratar de no juzgar a su pareja sin conocerlos bien, y tratar de fomentar una relación cordial con ellos.

Educación y confianza

Es importante educar a nuestro hijo o hija sobre lo que significa tener una relación sana y feliz, y podemos hacerlo sin despreciar a su pareja. Si nuestro hijo o hija nos ve como una fuente de confianza y sabiduría, es más probable que sigan nuestros consejos sobre su relación.

Respetar su elección

Al final del día, tenemos que recordar que nuestros hijos o hijas son adultos y tienen derecho a tomar sus propias decisiones. Si hemos hablado con ellos y hemos expresado nuestras preocupaciones de manera respetuosa, debemos respetar su elección. Si no nos gusta su pareja, podemos estar ahí para apoyar a nuestro hijo o hija si la relación no funciona, pero debemos evitar hacer comentarios negativos sobre su pareja mientras estén juntos.

  1. Comuníquese con su hijo o hija
  2. Mantenga una mente abierta
  3. Eduque a su hijo o hija sobre relaciones sanas
  4. Respete la elección de su hijo o hija

En conclusión, como padres, es difícil ver a nuestros hijos o hijas en una relación que no nos gusta, pero debemos tratar de manejar esta situación adecuadamente. Debemos comunicarnos con nuestro hijo o hija de manera respetuosa, mantener una mente abierta y educarlos sobre relaciones sanas. Al final del día, es importante respetar su elección y estar ahí para apoyarlos en caso de que la relación no funcione.

Deja un comentario