«No puedo enamorarme» (10 razones por las cuales)

¿Alguna vez te has encontrado diciendo «no puedo enamorarme» una y otra vez? No eres la única persona que se siente así. Aunque el amor es una de las emociones más poderosas, hay veces en las que simplemente parece imposible alcanzar. En este artículo te presentaremos 10 motivos por los que muchas personas se sienten incapaces de enamorarse, y quizás te puedan ayudar a comprender tu propia situación. ¡Sigue leyendo para descubrir más!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

El amor no siempre es algo fácil.

A veces simplemente caemos en eso. Encontramos a una persona que se siente como en casa, y se siente bien.

Otros luchan más. Pueden anhelar el amor, pero se encuentran incapaces de forjar el tipo de conexión que puede mantener saludable una relación a largo plazo.

Algunas personas incluso toman la decisión consciente de descarrilar el proceso de enamoramiento para no acercarse demasiado.

¿Pero por qué?

¿Por qué alguien no puede enamorarse?

¿Por qué alguien no querría enamorarse?

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a explorar las razones por las que no puedes enamorarte y superarlas. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

1. Miedo al compromiso y las expectativas.

Toda relación trae consigo compromiso y expectativas.

Cuando entras en una relación con una persona, aceptas compartir tu vida con ella. Eso también significa hacer concesiones por el bien de la relación.

En una relación saludable, estos compromisos van en ambos sentidos o sirven mejor a toda la relación. En una relación enfermiza, lo que parece un compromiso suele ser unilateral.

Por ejemplo, en una relación sana, puede decidir alternar los días festivos para compartir cada dos días festivos con la familia de cada uno de los socios. Este es un compromiso común en las relaciones en las que ambas partes quieren ver a su familia en las vacaciones.

Sin embargo, en una relación enfermiza, una persona puede negarse rotundamente a visitar a la familia de su pareja solo porque no quiere.

Se necesita un acto de fe increíble para estar dispuesto a comprometerse con tu pareja de manera saludable. Y algunas personas simplemente no quieren hacer eso.

Algunas personas lo eligen activamente porque no quieren estar atados a una persona o lugar en particular. Otras personas lo evitan porque han sido lastimadas o abusadas en el pasado, lo que les hace temer perder nuevamente su autonomía.

2. Trauma de relación que te impide ser vulnerable.

La persona que amas está en la mejor posición para infligirte un trauma devastador. Y, desafortunadamente, algunas personas experimentan exactamente eso.

Puede amar a su pareja durante años, confiarle su vida y luego descubrir que lo ha estado engañando durante los últimos años. Deliberadamente se tomaron el tiempo para ir a tus espaldas, manipularte regularmente y mentirte. Tal vez ponen una sonrisa en su rostro todos los días para decirte que te amaban mientras te destrozan en un mensaje instantáneo a su pareja.

¿Y entonces que? ¿Ahora solo tienes que lidiar con el hecho de que la persona que más amabas te traicionó? ¿Cómo superas eso? ¿Cómo superas eso?

Entonces te preguntas, ¿Soy simplemente estúpido? ¿Cómo no lo vi venir? ¿Cómo podría no decir que algo andaba mal todo este tiempo?

Después de una experiencia traumática como esa, es extremadamente difícil estar dispuesto a volver a ser vulnerable al amor.

Y, por supuesto, las aventuras no son las únicas cosas terribles que pueden pasar en una relación. El abuso doméstico y la violencia ciertamente se clasifican allí, especialmente si la persona hizo un buen trabajo al enmascarar quiénes eran en la construcción de la relación.

3. Trauma infantil que dificulta la conexión con las personas.

El trauma infantil juega un papel importante en la conexión con otras personas como adultos.

La ausencia de los padres puede hacer que una persona anhele cualquier afecto y atención que pueda recibir, ya sea positivo o negativo. Un padre abusivo que solo presta atención y elogios cuando el niño hace algo que quiere puede reforzar el anhelo de conexión del niño y el miedo a perderla.

Un niño que vive con miedo de sus padres puede no expresar el tipo de vulnerabilidad necesaria para enamorarse y tener una relación sana.

Y eso sin mencionar las muchas formas en que el abuso infantil, la negligencia y el trauma afectan la forma en que una persona se desarrolla a medida que crece.

4. La enfermedad mental o física puede estar interfiriendo.

El amor es un producto del cerebro, y muchos problemas pueden afectar la forma en que una persona ama.

Por ejemplo, las enfermedades mentales como la depresión, la esquizofrenia y el trastorno bipolar pueden afectar drásticamente las emociones de una persona, incluido el amor.

Además, las lesiones en la cabeza, la demencia y el Alzheimer pueden afectar la forma en que las personas ven a las personas que aman e interactúan con ellas.

Algunas personas creen que el amor es algo más grande que eso. Y oye, tal vez lo sea. Pero si lo fuera, pensarías que habría muchos menos suicidios, sobredosis y cosas terribles en el mundo que el amor simplemente no puede detener.

Lo más probable es que el amor sea un producto del cerebro, y el cerebro puede estar enfermo o no funcionar correctamente como cualquier otro órgano.

Algunas personas tienen miedo de perderse en una relación. Pueden ser codependientes o tener otros puntos de vista poco saludables sobre las relaciones que les impiden mantener límites saludables.

Los límites saludables son importantes en una relación amorosa porque aseguran que ambas personas sean respetadas. Es posible que las personas con límites deficientes se aprovechen de ellas porque asumen que su pareja hará lo correcto por ellas.

Desafortunadamente, la gente a menudo no es tan buena.

Una persona sin un fuerte sentido de sí mismo puede no aportar su yo real a la relación. Algunas personas funcionan como camaleones, donde adoptan los hábitos y gestos de las personas que los rodean porque sienten que no tienen personalidad propia.

Eso puede hacer que las relaciones sanas y amorosas sean extremadamente difíciles porque en realidad no son amados por lo que son. En cambio, su pareja se enamora de esta ilusión, lo que condena la relación y perpetúa el ciclo.

6. Baja autoestima o autoestima.

La baja autoestima puede hacer que las personas crean que no vale la pena amarlas. La baja autoestima anima a la persona a decirse a sí misma que nunca será lo suficientemente buena para ser amada. Así, evitan dejarse enamorar para proteger esa imagen de sí mismos y de sus creencias.

A menudo, una relación no es una buena idea cuando tienes baja autoestima o autoestima porque es probable que tus límites sean flexibles. Es fácil que una persona poco saludable se aproveche de esa baja autoestima y la trate irrespetuosamente.

Y a veces, la autoestima ni siquiera se trata de esa narrativa interna. Hay personas que vinculan su sentido de autoestima a cosas como su riqueza, capacidad de proveer, prestigio o cualquier otra cosa que les proporcione un sentido de realización.

7. Miedo al abandono.

El miedo al abandono es algo real y omnipresente. Es posible que descubras que no te permites amar, por lo que no es necesario que tu pareja te abandone por el motivo que sea.

Hay muchas historias de terror sobre personas que dejaron a su pareja mientras estaban enfermas, desaparecieron con una pareja amorosa o simplemente se levantaron y rebotaron sin razón aparente.

Lo desafortunado es que esos temores no son del todo infundados.

Sin embargo, suponga que desea experimentar el amor y la conexión. En ese caso, se requiere la vulnerabilidad para arriesgarse con alguien en quien sientas que puedes confiar. No todos te abandonarán. No todos están esperando su momento hasta que puedan pasar a algo mejor.

8. Puede que seas romántico.

¿Qué significa ser aromático? En términos más simples, una persona aromática es alguien que simplemente no desea tener relaciones románticas. No buscan el amor, no quieren enamorarse y no tienen interés en todo lo que eso conlleva.

Eso no debe confundirse con la depresión. Algunas personas sienten que son aromáticas y en realidad simplemente están deprimidas. Esa depresión está sofocando su necesidad de conexión y amor, lo que hace que eviten buscarlo. Entonces, antes de que decidas que eres arromántico, sería una buena idea averiguar si solo estás deprimido.

Puedes echar un vistazo a tu historial pasado para tener una mejor idea. Por ejemplo, suponga que tuvo relaciones románticas anteriores en las que deseaba amor y conexión. En ese caso, es posible que solo estés pasando por una mala racha temporal en lugar de ser aromántico.

Dicho esto, es posible que también descubras que tu deseo cambia más adelante. La gente cambia.

9. Tus expectativas y estándares son demasiado altos.

Los principales medios de comunicación han creado estándares y fantasías románticas fuera del alcance de casi todos.

¿Cuántas películas has visto en las que todo sale bien? ¿La mujer se deja llevar por su príncipe azul y todos viven felices para siempre? ¿El hombre conoce a su Manic Pixie Dream Girl, quien lo anima a soltarse, aflojarse la corbata y enamorarse? ¿Quizás mudarse a un pequeño pueblo idílico donde pueda aprender que la vida de la gran ciudad con toda su gente fría y competitiva no es tan buena como parece?

“Quiero encontrar a mi alma gemela”.

“Quiero encontrar a mi pareja perfecta.”

«Quiero encontrar mi llama gemela».

Esto no es una película. No existe tal cosa como un felices para siempre. No puede haber. Porque incluso si encuentras a la persona más perfecta para ti, uno de ustedes morirá tarde o temprano. ¿Y entonces que? ¿Entonces puedes pasar del Síndrome del Corazón Roto unos meses después? Feliz como f * ck, ¿no?

No, algunas personas escuchan este tipo de historias y se enamoran tanto de ellas que pierden de vista el hecho de que son solo historias. O bien, están esperando que caiga el relámpago perfecto. Están esperando sentir ese aleteo en el estómago que les dice: «¡Oh, este es el indicado!»

¿Bien adivina que?

Ese aleteo es en realidad una respuesta de estrés de su sistema nervioso. Es una respuesta de estrés psicológico de la avalancha de sustancias químicas para sentirse bien que provienen de la lujuria y el enamoramiento. Y la persona que amas puede no invocar ese sentimiento en absoluto. En cambio, el amor a veces se siente como volver a casa.

El anhelo por el romance de libro de cuentos también puede hacer que una persona se pierda algunas buenas relaciones. Tienen esta imagen mental de su pareja ideal, alguien que marca todas las casillas de su lista de verificación, sin darse cuenta de que se está alejando de un mundo de posibilidades.

No tienen idea de si son o no compatibles con la persona en su lista de verificación. Demonios, pueden encontrar que su «pareja ideal» no es nada de lo que imaginan. Aún así, esos estándares poco razonables pueden hacer que una persona pierda muchas oportunidades de amor para buscar a la persona ideal.

10. Estás esperando el momento perfecto que nunca llegará.

“No estoy listo para establecerme”.

“Solo quiero terminar la universidad antes de tener una relación”.

“Ahora no es el momento adecuado…”

Lo perfecto es enemigo de lo bueno, y la vida es lo que sucede cuando estás esperando que las estrellas se alineen en perfecta armonía para hacer lo que quieres hacer. Nada es perfecto en la vida porque esa cosa perfecta cambiará tarde o temprano.

¿Quieres esperar hasta que tengas un trabajo? Me parece bien. Sin embargo, ¿y si lo pierdes?

¿Quieres esperar hasta que estés fuera de la universidad? También justo. La universidad requiere mucho trabajo y concentración. Pero también te estás perdiendo uno de los mejores eventos de networking que puedas tener en tu vida.

«¡Ahora no es el momento adecuado!» Entonces, ¿cuándo es? Cuando todo es perfecto y sin problemas? ¿Cuántas personas crees que tienen una vida perfecta y tranquila? Mucha gente pone una fachada para que parezca así, pero a menudo es solo una mentira, una campaña de relaciones públicas para asegurarse de que nadie les haga preguntas o los juzgue.

Como puedes ver, hay muchas razones por las que una persona puede no ser capaz de enamorarse. Puede ser algo que eligen hacer por razones personales o porque la idea de ser vulnerable es profundamente inquietante. Por otro lado, su razón puede estar arraigada en su desarrollo, luchas con la vida o enfermedad mental.

Aún así, en el fondo, la mayoría de las personas anhelan la conexión social, no solo para amar sino también para ser amados. Y si usted es una de esas personas que quiere amar y ser amado que parece que no puede hacer que funcione, le recomendamos que hable con un profesional de salud mental certificado sobre el problema. Le ayudarán a descubrir qué está causando el obstáculo que le impide tener la vida que desea tener.

Recomendamos la terapia en línea disponible en BetterHelp.com, donde puede conectarse virtualmente con alguien capacitado para ayudar a personas como usted a superar sus problemas. Es fácil, conveniente y se puede acceder desde cualquier parte del mundo.

Aquí está ese enlace nuevamente para obtener más información o para programar su primera sesión.

No todas las personas son terribles. No todas las personas te harán daño si les muestras tu vulnerabilidad. Y unos pocos elegidos harán todo lo posible para proteger esa vulnerabilidad, nutrirla y ayudarla a crecer.

Éso es amor.

También te puede interesar:

Cannot search an empty string. A search keyword is required.

No puedo enamorarme

10 razones por las cuales

  1. No he encontrado a alguien que comparta mis intereses
  2. Creo que es difícil enamorarse de alguien si no tienes intereses similares. He tratado de salir con personas que no comparten mis pasatiempos y simplemente no funciona.

  3. No estoy listo para comprometerme
  4. Aunque me gustaría enamorarme, aún no estoy preparado para hacer un compromiso a largo plazo. Creo que es importante ser honesto con uno mismo y con los demás acerca de donde estás en la vida.

  5. Tengo miedo de ser lastimado
  6. Debido a experiencias pasadas, tengo miedo de enamorarme y ser lastimado nuevamente. Sé que es un riesgo que muchos toman en una relación, pero todavía tengo miedo de hacerlo.

  7. No estoy seguro de lo que quiero
  8. A veces me siento perdido cuando se trata de lo que quiero en una relación. No estoy seguro de si quiero algo casual o algo serio y comprometido.

  9. He tenido malas experiencias en el pasado
  10. Las relaciones pasadas me han dejado cicatrices emocionales y me han dejado desconfiado de las relaciones en general. Sé que no debo juzgar a todas las parejas por mis malas experiencias, pero es difícil superar mi pasado.

  11. No he encontrado a alguien que me haga sentir especial
  12. He salido con personas en el pasado, pero no he encontrado a alguien que me haga sentir especial o único. Creo que es importante tener esa sensación al enamorarse de alguien.

  13. No quiero cambiar quien soy
  14. No quiero cambiar quien soy por alguien más. Sé que algunas personas cambian cuando están en una relación, y eso es algo que no estoy dispuesto a hacer.

  15. Tengo miedo de perder mi independencia
  16. Tengo miedo de perder mi independencia en una relación. Me gusta hacer las cosas a mi manera y me preocupa que tener una pareja pueda limitar mi libertad.

  17. Tengo objetivos personales que quiero alcanzar
  18. Tengo objetivos personales que quiero alcanzar antes de establecerme en una relación. No quiero sentir que estoy sacrificando mi progreso personal por una relación.

  19. No he encontrado a alguien que me haga feliz
  20. La felicidad es importante para mí y no he encontrado a alguien que me haga feliz. Creo que es importante estar en una relación feliz y saludable, y eso aún no ha sucedido para mí.

En resumen, hay muchas razones por las que no he podido enamorarme. Pero sé que cuando llegue la persona y el momento indicado, sabré que estoy listo.

Deja un comentario