“No puedo hablar con la gente” — RESUELTO

¿Te has sentido alguna vez incómodo o ansioso al hablar con alguien? ¿Te cuesta entablar una conversación o mantenerla? Si la respuesta es sí, no te preocupes, no estás solo. A muchas personas les cuesta relacionarse y socializar, pero no te rindas, hay soluciones para superar este obstáculo. En este artículo te daremos algunos consejos para que puedas hablar con la gente y disfrutar de una comunicación fluida y provechosa. ¡No te lo pierdas!

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, podemos ganar una comisión.

“¿Por qué no puedo hablar con la gente? A veces siento que no puedo mantener una conversación con nadie. ¿Es esto normal y cómo puedo solucionarlo?”

Si no sabe cómo iniciar una conversación, de qué hablar o qué decir cuando su mente se queda en blanco, no está solo. Este artículo contiene estrategias prácticas que pueden ayudarte.

También hablaremos sobre razones más profundas por las que puede sentir que no puede hablar con la gente.

anuncios

1. Aprende algunos temas de conversación

Las conversaciones triviales pueden sentirse sin sentido, pero es un primer paso fundamental para conocer a alguien. Nos ayuda a prepararnos para una conversación más significativa en el futuro. No tienes que decir nada inteligente o profundo. Puedes memorizar algunas líneas iniciales para diferentes situaciones sociales, como el trabajo, cenas o socializar como parte de un grupo.

Por ejemplo:

  • ¿De dónde eres?
  • ¿En qué departamento trabajas?
  • ¿Cómo conoces al anfitrión?
  • ¿Has oído lo último sobre [current news story]?

Este artículo contiene docenas de iniciadores de conversación.

También puede iniciar una conversación comentando algo en su entorno. Por ejemplo, ¿puedes oler el café en el aire? ¿Hay una pintura atractiva en la pared?

Hacer una pregunta sobre la situación es otra buena estrategia. Por ejemplo, si estás en la sala de descanso del trabajo, podrías preguntarle a un compañero de trabajo si sabe cómo hacer funcionar la máquina de café.

2. Usa la charla trivial como puente para conversaciones más profundas

Para pasar de la etapa de la charla trivial, haga preguntas de seguimiento y comparta algo sobre usted.

Utilice el método IFR para mantener la conversación equilibrada e interesante. IFR significa Indagar, Seguir, Relacionar.

Por ejemplo:

Tú: Me encantan las plantas nuevas en la oficina. Iluminan el lugar.

Ellos: Sí, me gusta mucho el cactus en particular.

Tú: ¿Tienes algún cactus propio? [Inquire]

Ellos: Sí, en realidad solía cultivar algunas variedades diferentes.

Eres genial. ¿Cuál es tu variedad favorita? [Follow up]

Ellos: Hibotan cactus. Las flores son hermosas. Se ven muy bien en los alféizares de las ventanas.

Tú: Mi madre tenía algunos de esos cuando yo era niño. [Relate]

Luego puede repetir el ciclo para que la conversación fluya:

Tú: ¿Siempre te han gustado las plantas?[Inquire]

Entramos más en detalles en nuestra megaguía sobre cómo entablar una conversación.

3. Practica hacer y mantener el contacto visual.

“No puedo mirar a la gente a los ojos cuando les hablo. ¿Qué puedo hacer?»

Prueba estas estrategias:

  • Mire la nariz, la boca o la barbilla de la persona si mirarla a los ojos se siente demasiado intensa o incómoda.[1]
  • Rompe tu mirada cada 3-4 segundos. Las investigaciones muestran que la persona promedio se siente cómoda con 3,2 segundos de contacto visual con un extraño.[2]
  • Al tomar un descanso del contacto visual, asiente o haz un gesto. Esto parece más natural que simplemente mirar hacia otro lado.
  • Haz contacto visual el 70 % del tiempo cuando estés escuchando a alguien y el 50 % del tiempo cuando estés hablando.[1]
  • Cuando mires hacia otro lado, no dejes que tu mirada se mueva. Hacer movimientos oculares repentinos puede hacer que parezcas astuto.

Lea esta guía para obtener más consejos sobre cómo hacer y mantener el contacto visual con confianza.

4. Ve el rechazo como una señal de que estás creciendo

El rechazo no siempre es algo malo. Puede doler, pero tiene un propósito importante: ayuda a filtrar a las personas que no son una buena combinación para usted. Cada vez que te rechazan, eres libre de pasar a otros amigos y socios potenciales. Replantee el rechazo como una señal de que está tomando riesgos saludables en su vida social. Date crédito por arriesgarte.

Otra forma de superar el miedo al rechazo es dejar de preocuparte tanto por lo que piensen los demás. Este artículo explicará cómo aceptarte a ti mismo, incluidas las partes que crees que son defectuosas. Recuerda que la mayoría de las personas tienen algún tipo de inseguridad, incluso si son buenos para ocultarlo.

5. Concéntrate en la conversación y no en ti

“No puedo concentrarme cuando la gente me habla. Estoy tan atrapada en mis propios pensamientos y preocupaciones que pierdo la noción de lo que están diciendo”.

Si te concentras en lo que otra persona piensa de ti en lugar de lo que dice, puedes sentirte cohibido y congelarte. Intente cambiar su enfoque al contenido de la conversación.[3] Puede ayudarlo a sentirse menos ansioso y hacer que sea más fácil pensar en cosas que decir.

Hágase preguntas sobre la otra persona y sus experiencias. Por ejemplo, supongamos que alguien le dice que está cansado porque se quedó despierto hasta tarde para ver una película. Si te permitiste ser curioso, podrías empezar a preguntarte:

  • ¿Qué película estaban viendo?
  • ¿Cuál fue su parte favorita?
  • ¿Han visto alguna otra película del mismo director?

A partir de ahí, tiene varias preguntas listas para responder, por ejemplo, “Genial. ¿Qué película era? o «¿Cuál fue la mejor parte?»

6. Tener la misión de conocer gente

Aquí hay un ejercicio que puede ayudarlo a concentrarse en los demás: Haga que su misión sea conocer algo sobre las personas que conocerá.

Aquí hay unos ejemplos:

  • Aprende lo que le gusta a la gente con su trabajo
  • Aprende de dónde es originario alguien y por qué se mudó
  • Aprende lo que le gusta hacer a alguien en su tiempo libre

Una misión como esta puede ayudarte a ser curioso en las personas y hacerles preguntas de una manera más auténtica que simplemente preguntar por preguntar.

Tener una misión puede darle un propósito con sus interacciones. Con un propósito, la interacción social tiende a sentirse menos incómoda porque sabes en qué dirección quieres llevar la conversación.

7. Mira más allá de la edad de alguien

“No puedo hablar con gente de mi edad. Estoy bien si alguien es mayor o menor que yo, pero hablar con mis compañeros me llena de ansiedad”.

Cuestiona cualquier suposición que hagas sobre las personas de tu edad. Por ejemplo, no a todas las personas de veinte años les encanta beber mucho e ir a fiestas todo el tiempo. Algunos lo hacen, pero muchos no están a la altura de los estereotipos populares. Probablemente quiera ser apreciado como individuo, así que extienda esa cortesía a los demás.

Trate de ver a todos los que conoce como seres humanos con una historia única que contar, no como alguien que tiene cierta edad. Si sigue siendo curioso y está dispuesto a aprender, descubrirá que las reglas básicas de la charla y la conversación triviales se aplican a todo el espectro de edad. La edad da forma a la experiencia de vida de alguien, pero si busca puntos en común y se divierte socializando juntos, puede importar menos de lo que piensa.

8. Intenta no esconderte detrás de tu teléfono o computadora

“No puedo hablar con la gente en persona, pero estoy bien con los mensajes de texto. ¿Porqué es eso?»

Cuando>4]

Las amistades en línea pueden ser geniales, pero los mensajes de texto y los mensajes no son sustitutos de una conversación en persona. Si desea mejorar al hablar con personas en tiempo real, debe practicar en el mundo fuera de línea.

En lugar de tener una pequeña charla interminable en línea, sugiera una reunión cara a cara. Si eso no es posible, al menos intente realizar videollamadas en lugar de comunicación basada en texto. Esto lo ayudará a practicar la lectura de señales no verbales y mantener una conversación en tiempo real.

Razones subyacentes que podrían explicar por qué no puedes hablar con la gente

En el capítulo anterior, cubrimos consejos sobre cómo hablar con la gente. En este capítulo, cubriremos las razones subyacentes que pueden dificultar hablar con la gente:

1. ¿Tiene trastorno de ansiedad social (SAD)?

Si hablar con la gente te aterra, es posible que tengas SAD. Puede leer más sobre esta afección y hacerse una prueba de detección aquí. SAD a veces se llama «fobia social».

Exponerte gradualmente a situaciones cada vez más difíciles puede reducir tu ansiedad. Haz una lista de las situaciones sociales que te hacen sentir nervioso y clasifícalas de menos a más intimidantes. Ábrete camino lentamente por la escalera.

Por ejemplo, los primeros elementos de su lista podrían verse así:

  • Hacer contacto visual con un extraño
  • Sonreír a un extraño
  • Diga «Hola» a un trabajador de la tienda o barista
  • Sonríe y di “Buenos días” a un colega
  • La autoayuda puede funcionar bien para el SAD, pero algunas personas necesitan un terapeuta que las guíe. Trate de encontrar a alguien que ofrezca terapia cognitivo-conductual (TCC). La investigación muestra que es muy eficaz para este trastorno.[5]

    Recomendamos BetterHelp para la terapia en línea, ya que ofrecen mensajería ilimitada y una sesión semanal, y son más económicos que ir a la oficina de un terapeuta.

    Sus planes comienzan en $64 por semana. Si usa este enlace, obtiene un 20 % de descuento en su primer mes en BetterHelp + un cupón de $50 válido para cualquier curso de SocialSelf: Haga clic aquí para obtener más información sobre BetterHelp.

    (Para recibir su cupón SocialSelf de $50, regístrese con nuestro enlace. Luego, envíenos un correo electrónico con la confirmación del pedido de BetterHelp para recibir su código personal. Puede usar este código para cualquiera de nuestros cursos).

    2. ¿Tiene Trastorno del Espectro Autista (TEA)?

    Si tiene ASD, es posible que se sienta excluido o confundido en situaciones sociales, lo que lo vuelve reacio a tratar de hablar con la gente. La ansiedad social y el TEA a menudo van de la mano.[6]

    Las personas con TEA a menudo:

    • Encuentra difícil entender lo que otras personas están pensando y sintiendo.
    • Hablar sobre una gama limitada de temas que les interesan.
    • Le resulta difícil tomar turnos en una conversación.
    • Interpretar frases literalmente.
    • Tiene problemas para hablar de sus sentimientos.
    • Tiene problemas para hacer contacto visual.

    Si estos problemas le resultan familiares, lea más sobre los TEA y realice una prueba de detección gratuita. aquí.

    Consulta nuestra guía sobre cómo hacer amigos si tienes síndrome de Asperger. También puede encontrar el libro “Mejora tus habilidades sociales” por Daniel Wendler útil. (Divulgación: este no es un enlace de afiliado. Daniel Wendler es miembro de nuestra junta de revisión).

    Daniel tiene el síndrome de Asperger y comprende las dificultades sociales que conlleva el TEA.

    3. ¿Podría tener Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)?

    A las personas con TDAH les puede resultar difícil seguir lo que dicen los demás y mantener una conversación equilibrada.

    Si tiene TDAH, es posible que:[7]

    • Desconéctate cuando otros hablan
    • Habla tan rápido que los demás no puedan seguirte
    • Monopoliza la conversación
    • interrumpir a la gente
    • Inquietarse o moverse durante las conversaciones
    • Parecer aburrido o distante
    • Sea muy sensible al rechazo; esto se conoce como “Disforia Sensible al Rechazo”[8]

    El TDAH no es raro; El 13% de los hombres y el 4,2% de las mujeres serán diagnosticados en algún momento de su vida.[9]

    No hay cura, pero la mayoría de las personas con TDAH pueden aprender a controlar sus síntomas y mejorar sus habilidades sociales. La medicación puede ser muy útil. Llevar esta prueba de detección y hable con su médico si los síntomas enumerados aquí resuena contigo.

    4. ¿Alguna vez has sido intimidado?

    Las investigaciones muestran que los adultos que fueron acosados ​​cuando eran niños tienden a tener problemas para hacer amigos y formar relaciones.[10] Si alguna vez te han acosado o te han excluido de un grupo social, es posible que sientas que otras personas no te quieren o no te aceptan. Puede ser reacio a confiar en ellos y optar por retirarse de las situaciones sociales para protegerse.

    Desarrollar la autoestima y un fuerte sentido de identidad también puede deshacer los efectos dañinos de la intimidación.[11] Puedes aumentar tu autoestima al:[12]

    • Aprendiendo a hablarte a ti mismo más amablemente
    • Enfócate en lo que has hecho bien
    • Dominar una nueva habilidad o pasatiempo
    • Ayudar a otros y contribuir a su comunidad
    • Pasar más tiempo con personas que te hacen sentir positivo

    Leer libros prácticos sobre autoestima también puede ayudar. Aquí está nuestra lista de los mejores libros de autoestima.

    6. ¿Eres introvertido?

    Los introvertidos no son necesariamente tímidos o solitarios. Sin embargo, debido a que la socialización agota su energía, hablar con otras personas puede parecer que no vale la pena el esfuerzo.

    Si es introvertido, es posible que no le gusten las conversaciones triviales porque prefiere tener conversaciones profundas y significativas que discutir asuntos triviales. Esta preferencia puede ponerlo en desventaja porque las conversaciones triviales es la forma en que la mayoría de las personas se animan socialmente.

    Trate de aceptar las conversaciones triviales como una costumbre social que sienta las bases para relaciones significativas. Aquí hay más consejos sobre cómo entablar una conversación siendo introvertido. Con la práctica, mejorará al pasar de una charla trivial a conversaciones más interesantes.

    Si puede encontrar personas que compartan sus intereses, hacer que la conversación valga más la pena porque tendrá la oportunidad de hablar sobre algo que le interesa. Considere encontrar un grupo de reunión regular o una clase llena de personas que tengan algo en común con usted.

    7. ¿Está deprimido?

    El aislamiento social es un signo común de depresión.[13] Si gradualmente se ha vuelto más reacio a hablar con la gente, es posible que esté deprimido, especialmente si también tiene alguno de los siguientes:

    • Tristeza crónica o bajo estado de ánimo
    • sentirse irritable
    • Sentirse intolerante con otras personas.
    • Falta de interés en las cosas que solía disfrutar
    • Sentirse culpable sin motivo claro
    • Sentirse ansioso
    • Pensamientos de hacerte daño a ti mismo
    • Cambios en los hábitos de alimentación y sueño.
    • Dolores y molestias inexplicables

    Si tiene alguno de estos síntomas durante más de dos semanas, hable con su médico. Pueden recomendar medicamentos antidepresivos, terapia o ambos. Con el tratamiento y el apoyo adecuados, es posible que empiece a disfrutar socializando de nuevo.

    Mostrar referencias +

    Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

    No puedo hablar con la gente — RESUELTO

    ¿Te cuesta trabajo comunicarte?

    Si eres alguien que se siente incómodo al hablar con la gente, no eres el único. La buena noticia es que esto es algo que se puede superar con un poco de práctica.

    ¿Qué causa la dificultad para hablar con la gente?

    Hay muchas razones por las que alguien puede tener dificultades para hablar con la gente. Algunas de estas razones pueden ser la timidez, la ansiedad social, la falta de confianza en uno mismo, y la falta de habilidades comunicativas.

    ¿Qué puedes hacer para mejorar tus habilidades comunicativas?

    1. Construye confianza en ti mismo
    2. Practica
    3. Escucha a la otra persona
    4. Pregunta y muestra interés
    5. Trabaja en tu lenguaje corporal

    Recuerda que mientras más te esfuerces en comunicarte, más seguro te sentirás. La práctica hace al maestro, así que no te rindas y sigue adelante.

    Deja un comentario