NUNCA debes sentirte avergonzado de estas 10 cosas

A menudo nos sentimos avergonzados por pequeñas cosas que no tienen ninguna importancia, pero que nos hacen sentir incómodos e inseguros. Sin embargo, hay ciertas cosas por las que nunca deberíamos sentirnos avergonzados, ya que son parte de nuestra vida y de nuestra personalidad. En este artículo, te presentamos los 10 puntos que nunca deberían hacerte sentir avergonzado para que puedas vivir con más confianza y seguridad. ¡No te lo pierdas!

La vergüenza es una emoción negativa muy poderosa que puede restringir nuestras vidas de muchas maneras. Puede evitar que expresemos nuestro verdadero ser, que cumplamos nuestros deseos y que vivamos una vida llena de alegría.

Pero muchos de nosotros nos sentimos avergonzados por razones que no deberíamos. Ocultamos partes de nuestra personalidad y disfrazamos nuestros pensamientos porque tenemos miedo al ridículo, al rechazo y al dolor.

El objetivo de este artículo es analizar 10 de las fuentes más comunes de vergüenza y explicar por qué no es necesario que te sientas así por ellas. Con suerte, te ayudará a vivir una vida más auténtica, fiel a tu propio sentido de identidad.

1. Tus sueños

Ya sea que tus sueños te hayan acompañado desde la infancia o que sean algo que hayas descubierto más recientemente, sentir vergüenza por ellos solo servirá como una barrera para lograrlos.

Lo que pasa con los sueños es que cuanto más creas en ellos, y en tu propia capacidad para hacerlos realidad, más te esforzarás y más te acercarás a ellos.

Y la gran mayoría de las personas que te importan apoyarán tu búsqueda sin importar cuál sea; ellos creerán en ti y te alentarán en el camino.

Si encuentra resistencia por parte de alguien cuya opinión valora, solo necesita ganárselo comunicándole por qué tiene ese sueño y qué significaría para usted tener su apoyo.

Si alguien más se ríe de tus sueños, debes sentir lástima por ellos; no saben lo que es tener un sueño y ciertamente no tienen el coraje de seguirlo. Tal comportamiento es una forma de envidia y es un intento de enmascarar su propia infelicidad.

Reprimir tu respuesta emocional a algo difícilmente es un comportamiento moderno. De hecho, es algo que probablemente habrías visto en días pasados ​​cuando se animaba tanto a hombres como a mujeres a sofocar sus verdaderos sentimientos.

Sin embargo, este es un enfoque demasiado familiar para muchos en la sociedad actual. Algunas personas ocultan sus sentimientos para no parecer débiles; otros para que no parezcan jactanciosos o demasiado entusiastas.

Sin embargo, al hacerlo, no se benefician de experimentar una emoción en su totalidad. Ya sea que las etiquetes como positivas o negativas, cada emoción tiene algo que decirnos.

Debes olvidarte de lo que otras personas piensan por un segundo y saber que una expresión honesta de tus emociones es saludable y no es nada de lo que avergonzarse.

3. Tu pasado

Todos hemos experimentado cosas que preferiríamos evitar, algunas peores que otras, pero por mucho que nos guste vivir en el momento presente, nuestro pasado nunca está lejos.

Sentirse avergonzado de su pasado puede parecer una respuesta perfectamente natural; después de todo, odiarías que volviera a suceder o que otra persona pasara por eso. Y tan natural como pueda parecer, la vergüenza no es una reacción que ayude de ninguna manera.

Tu pasado sucedió y no hay nada que puedas hacer para cambiarlo ahora. Te ha ayudado a convertirte en la persona que eres hoy y debes estar orgulloso de quién eres. En este sentido, podrías agradecer el pasado en lugar de ocultárselo a los demás.

4. Tus amigos

Por mucho que puedas valorar la amistad de alguien, no es raro que seas algo reacio a darla a conocer al resto del mundo. Esto es especialmente cierto si tu amigo es alguien a quien los demás podrían llamar la atención.

Es un estado de cosas triste, pero la sociedad todavía no siempre ve a las personas con ojos justos y sin mancha. Ya sea por la apariencia física, la orientación sexual, la religión o la visión del mundo de una persona, aún existen muchos prejuicios entre sectores de la población.

Sin embargo, tú no; no ves lo que te hace diferente de tu amigo, sino lo que los conecta a los dos como seres humanos. Y solo porque otras personas no entiendan tu amistad, debes estar orgulloso de ella.

Nunca debes sentir la necesidad de esconder o disimular algo tan hermoso como una amistad profunda.

5. Decir no

Cuando se nos presenta una oportunidad, puede parecer muy difícil dejarla pasar. De hecho, un sentimiento de culpa puede incluso colarse en nuestra mente cuando rechazamos una oferta de un amigo, un ser querido o incluso un extraño.

Te preocupa que decir que no a alguien sea equivalente a un insulto, cuando en realidad es algo saludable. No debe sentirse mal, ya sea por vergüenza o por algún otro sentimiento, por rechazar cortésmente una invitación.

Si lo miras desde la perspectiva opuesta, si dices que sí a algo cuando hubieras preferido decir que no, no estás mostrando tu verdadero yo al mundo. Estás actuando como un personaje que no eres tú.

Decir que sí todo el tiempo es un enfoque destinado al desastre, así que no te avergüences de dejar en claro tus verdaderos deseos diciendo que no de vez en cuando.

6. Ser optimista

Demasiadas personas llenan sus mentes y su tiempo con negatividad; se quejan de su suerte en la vida, se resienten de lo que otros tienen y no ven más que dificultades y angustia en su futuro.

Si eres el polo opuesto de esto, si eres optimista sobre el futuro y tienes pensamientos positivos sobre tu vida, deberías estar contento. Has tomado la decisión de ver el lado positivo de todo y te servirá bien en tu viaje.

Ciertamente, no debes sentirte avergonzado por tu perspectiva optimista, incluso si los demás te envidian por ello.

7. Su trabajo/posición financiera

Con demasiada rapidez recurrimos al dinero, las posesiones y el estilo de vida cuando queremos considerar la riqueza de alguien. Tomamos nota de su ocupación, su saldo bancario, su apariencia exterior, las cosas que les gusta hacer y la forma en que hablan; como si estas cosas realmente reflejaran a una persona.

Pero la riqueza es mucho más de lo que se puede ver: es un estado del ser y una mentalidad que trasciende las meras cosas físicas y materiales.

Si gana menos que sus pares, pero disfruta mucho de su trabajo, entonces es tan rico como ellos. Si tienes una casa más pequeña, un coche más barato o vas de menos vacaciones, pero encuentras sentido y felicidad en cada día que pasa, no tienes nada de qué avergonzarte.

Después de todo, ¿preferirías ser un barrendero con una gran sonrisa en su rostro y alegría en su corazón, o un banquero con líneas de estrés en su rostro y tristeza en su corazón?

8. Su necesidad de «tiempo para mí»

Mostrar cuidado y amor hacia uno mismo es una de las cosas más asombrosas que puede hacer, pero a menudo implica tomarse un tiempo lejos del ruido y la conmoción constantes del mundo.

Ya sea que se trate de un baño relajante, el tiempo que pasa horneando deliciosos dulces o un paseo por el bosque, hacer espacio en su agenda para actividades que distraigan su mente de la rutina diaria es esencial para su bienestar.

Con esto en mente, nunca debes sentirte culpable por tomarte un descanso de las cosas para simplemente pasar tiempo a solas. Si alguien alguna vez lo cuestiona, debe afirmar que valora estos momentos de paz y sugerir que traten de encontrar sus propios pequeños momentos antes de juzgarlo.

9. Fracaso

Nadie se propone fallar en ningún esfuerzo, pero es imposible tener éxito todas y cada una de las veces que lo intenta. Desafortunadamente, el fracaso se ve con demasiada frecuencia como algo negativo, como una mancha en la boleta de calificaciones de la vida. Esta interpretación es total y absolutamente errónea.

El fracaso es un ejercicio de aprendizaje y algo que construye el carácter. El fracaso significa que lo intentaste, que no fuiste complaciente, que hiciste un esfuerzo por mejorar tu situación.

Cualquiera que haya tenido éxito alguna vez ha fallado muchas veces en el camino, y entiende el valor de cada intento fallido. Tú también deberías ver el fracaso como un bloque de construcción e ignorar a cualquiera que te juzgue por lo que ven como una decepción.

En lugar de avergonzarse del fracaso, debe estar orgulloso de él. Deberías estar orgulloso de haber tenido el coraje de intentarlo cuando otros se conforman con quedarse quietos.

10. Sus creencias religiosas o espirituales

Sus puntos de vista sobre la religión o la espiritualidad pueden estar en desacuerdo con muchas otras personas, ya sean en su vida o simplemente extraños, y esto puede hacer que se muestre reacio a compartir o hablar sobre ellos.

Es posible que tema la desaprobación, el ridículo o incluso la persecución debido a sus creencias, y esconderlas puede parecer la mejor opción, pero al hacerlo, está respaldando efectivamente ese comportamiento.

Ser honesto y abierto acerca de lo que cree puede parecer difícil y es posible que los demás no siempre encuentren agradables sus puntos de vista, pero al mostrar convicción en ellos, al menos está viviendo una vida que es fiel a usted mismo.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

¡No te avergüences de estas 10 cosas!

1. Pedir ayuda

No siempre podemos hacer todo solos, y no hay nada de malo en pedir ayuda a alguien. De hecho, pedir ayuda puede mostrarte como una persona fuerte y humilde.

2. Cometer errores

Errar es humano, así que no te sientas avergonzado si cometes un error. En lugar de eso, aprende de tus errores y sigue adelante.

3. No tener una respuesta

No siempre tenemos la respuesta correcta a todo, y eso está bien. Admitir que no sabes algo demuestra que estás dispuesto a aprender y a ser honesto.

4. Hacer preguntas

Preguntar es una forma de aprender y de obtener más información. No tengas miedo de hacer preguntas, ya que no hay nada que puedas perder.

5. Ser tú mismo

No tengas miedo de ser auténtico y de ser tú mismo. Nadie es perfecto, y ser auténtico puede ayudarte a conectar con las personas de manera más profunda.

6. Expresar tus emociones

Todos tenemos emociones, así que no tengas miedo de expresarlas. Ser vulnerable puede ayudarte a conectarte con los demás y a fortalecer tus relaciones.

7. Decir «no»

Decir «no» no te convierte en una mala persona. A veces tenemos que decir «no» para priorizar nuestra salud mental o para mantener nuestros límites personales.

8. Comer algo «poco saludable»

Comer algo «poco saludable» de vez en cuando no es una razón para sentirse avergonzado. La comida no debería ser usada para alimentar el estrés o la culpa. ¡Disfruta de tu comida sin sentirte culpable!

9. Cambiar de opinión

Cambiando de opinión no es una señal de debilidad, de hecho, puede demostrar que eres una persona abierta y capaz de aprender cosas nuevas.

10. Pedir perdón

Pedir perdón es una forma de mostrar humildad y mostrar que te preocupas por las personas a tu alrededor. Sea cual sea la situación, nunca es tarde para pedir perdón y corregir los errores.

  1. Pedir ayuda
  2. Cometer errores
  3. No tener una respuesta
  4. Hacer preguntas
  5. Ser tú mismo
  6. Expresar tus emociones
  7. Decir «no»
  8. Comer algo «poco saludable»
  9. Cambiar de opinión
  10. Pedir perdón

No hay necesidad de sentirse avergonzado de estas cosas. Ser verdadero y auténtico son cualidades valiosas para tener en la vida. ¡Así que sigue siendo tú mismo y no te rindas!

Deja un comentario