¿Odiarte a ti mismo? Razones por las que y qué hacer contra el odio a uno mismo

¿Te has sentido alguna vez completamente decepcionado con quien eres? ¿Te has encontrado pensando cosas como «no valgo nada» o «soy un fracaso»? Lamentablemente, odiarte a ti mismo es un sentimiento más común de lo que se podría pensar. El odio a uno mismo puede llevar a una baja autoestima, estrés y ansiedad. Afortunadamente, hay varias formas de combatir este sentimiento y lograr aceptarse a uno mismo. En este artículo, te presentamos las razones por las que odias a ti mismo y qué puedes hacer para superarlo. ¡Sigue leyendo!

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, podemos ganar una comisión.

La mayoría de nosotros tenemos algunas cosas que cambiaríamos de nosotros mismos si tuviéramos la oportunidad. Pero a algunas personas les cuesta nombrar cualquier cosa que les guste de sí mismas. Realmente creen que valen menos que los demás. Su odio hacia sí mismos les causa problemas significativos, que incluyen mal humor, falta de confianza e incluso una tendencia a sabotear las relaciones si no se sienten dignos de amistad o amor.

Si usted es una de estas personas, aquí hay buenas noticias: puede aprender a dejar de odiarse a sí mismo. En esta guía, aprenderá qué causa el odio hacia uno mismo y cómo curarse de él.

anuncios

Contenido

Secciones

Razones por las que podrías odiarte a ti mismo

El odio a uno mismo tiene muchas causas posibles. Entender de dónde viene tu odio hacia ti mismo puede ser un gran primer paso para hacer cambios positivos. Estas son algunas de las razones más comunes por las que alguien podría odiarse a sí mismo:

1. Mensajes dañinos de figuras de autoridad

Los padres, maestros, jefes y otras figuras de autoridad pueden influir en la imagen que tienes de ti mismo. Por ejemplo, la investigación muestra que los adolescentes que son criticados y avergonzados por sus padres a una edad temprana tienen más probabilidades de tener una crítica interna negativa que los adolescentes que tienen una relación más saludable con sus padres.[1]

2. Relaciones tóxicas

Las relaciones abusivas o tóxicas pueden socavar su sentido de autoestima y dañar su autoestima, incluso después de que hayan terminado. El abuso nunca es culpa de la víctima, pero es común que las víctimas asuman que de alguna manera son defectuosas y culpables por el mal trato que han recibido. La autoinculpación está relacionada con la baja autoestima y la vergüenza.[2][3]

3. Enfermedad mental

El odio hacia uno mismo puede ser un síntoma de enfermedad mental. Por ejemplo, las personas con depresión a menudo se desagradan a sí mismas,[4] y los sentimientos negativos hacia uno mismo son comunes en el trastorno límite de la personalidad (TLP).[5] Las personas con otros tipos de enfermedades y trastornos mentales pueden llegar a disgustarse u odiarse a sí mismos porque se sienten diferentes o alienados de los demás.

4. Prejuicio interiorizado

Los miembros de los grupos minoritarios a veces se desagradan a sí mismos porque internalizan las actitudes de odio de otras personas. Por ejemplo, las personas homosexuales, lesbianas y bisexuales pueden internalizar la homofobia, lo que aumenta el riesgo de autodesprecio y autodesprecio.[6]

5. Comparaciones inútiles

Si con frecuencia te comparas con otras personas que parecen tener más éxito de alguna manera, por ejemplo, personas que ganan más dinero que tú, puedes terminar sintiéndote inferior. Esto puede derivar en autodesprecio u odio hacia uno mismo.

6. Altos estándares poco realistas

Es saludable establecer metas para uno mismo y tener ambiciones. Pero si tiendes a fijarte metas poco realistas o a mantenerte en estándares extremadamente altos, es posible que pases mucho tiempo castigándote cuando inevitablemente no alcances tus propias expectativas. Con el tiempo, es posible que te resientas por no ser lo suficientemente bueno.

7. Vergüenza enfermiza después de un error

La culpa puede ser una emoción útil. Es una señal de que hemos hecho algo mal que va en contra de nuestros valores y puede alentarnos a aprender de nuestros errores. Pero a veces, la culpa también puede desencadenar un sentimiento de que eres una mala persona. Este sentimiento de vergüenza puede conducir al odio hacia uno mismo.

Maneras de dejar de odiarte a ti mismo

Es difícil dejar de odiarte a ti mismo, especialmente si te has sentido así durante mucho tiempo. Superar el odio hacia uno mismo generalmente requiere cambiar la forma en que te ves a ti mismo, cambiar los hábitos poco saludables y construir mejores relaciones. Aquí hay algunas estrategias y ejercicios para probar.

1. Aborda tu diálogo interno negativo

Las personas que se odian a sí mismas generalmente tienen un crítico interno desagradable que hace comentarios inútiles y hostiles que comienzan con «Tú». Esta voz tiende a usar un lenguaje negativo y dramático como “siempre” y “nunca”. Por ejemplo, podría decirte: «Siempre te equivocas», «Eres estúpido» o «Nunca aprendes de tus errores».

Si puedes aprender a hablarte a ti mismo de una manera más amable y gentil, puedes sentirte más positivo contigo mismo y con la vida en general. Cuando su crítico interno lo menosprecie, intente preguntarse:

  • ¿Este pensamiento tiene alguna base en la realidad?
  • ¿Cuál es la evidencia en contra de este pensamiento?
  • ¿Le diría esto a un amigo?
  • ¿Hay una manera más útil de replantear esta situación?

Por ejemplo, supongamos que su crítico interno le dice: “Tu presentación fue terrible. Todos estaban aburridos”.

Podrías contrarrestar eso con un pensamiento racional más equilibrado como: “Algunas personas parecían comprometidas, así que no es cierto que todos estuvieran aburridos. Tal vez no fue la charla más fascinante de la historia, pero está bien, hice un trabajo decente. Si estuviera hablando con un amigo, diría que lo hicieron bien y que una presentación no importa demasiado en el gran esquema de las cosas”.

Al principio, esto puede parecer extraño, pero probablemente será más fácil con la práctica. Tenemos una guía detallada sobre cómo detener el diálogo interno negativo que brinda más consejos sobre cómo desafiar a su crítico interno.

2. Mantenga un diario para identificar sus factores desencadenantes

Incluso si parece que te odias a ti mismo todo el tiempo, es probable que haya algunas personas, situaciones u otros tipos de desencadenantes que te hagan sentir especialmente mal. Llevar un diario puede ser una herramienta útil para identificar los factores desencadenantes, que es el primer paso para comprenderlos y manejarlos.

Durante los próximos días, haz una pausa por un momento cada vez que te menosprecies o te descubras diciendo «Me odio a mí mismo», «Soy un inútil» o algo similar. Anota lo que estabas haciendo inmediatamente antes de tener esos pensamientos.

Por ejemplo, tal vez te sientas mal contigo mismo después de que tu amigo te hablara de su nuevo trabajo y de nuevo al día siguiente cuando tu hermano te hablara de su próximo ascenso. Esto sugiere que el éxito profesional de otras personas es un desencadenante importante para usted.

¿Odiarte a ti mismo? Razones por las que y qué hacer contra el odio a uno mismo

3.>

Cuando haya identificado un factor desencadenante, trate de determinar precisamente por qué lo hace sentir mal. Es posible que pueda descubrir algunos pensamientos o creencias subyacentes inútiles que tiene sobre usted mismo. Si puede desafiarlos, es posible que el gatillo pierda algo de su poder.

Por ejemplo, supongamos que sus sentimientos de odio hacia sí mismo surgen cuando se entera del éxito profesional de otra persona. Al reflexionar, es posible que te des cuenta de que tienes suposiciones negativas sobre ti mismo que afectan la forma en que abordas tu propia carrera, como «No soy lo suficientemente inteligente para conseguir un buen trabajo» o «Nunca me ascenderán».

Cuando haya precisado estas suposiciones, puede desafiarlas como lo haría con cualquier otro pensamiento negativo. En el ejemplo anterior, podría decirse a sí mismo: «Por supuesto, no podría hacer todo tipo de trabajo, pero no hay razón lógica para pensar que soy incapaz de conseguir un puesto decente en alguna parte, incluso si no sé qué hacer». será todavía.”

4. Elimine sus factores desencadenantes si es posible

En algunos casos, es posible que puedas simplemente eliminar de tu vida uno de los desencadenantes del odio hacia ti mismo. Por ejemplo, si desplazarse por las cuentas de Instagram de personas influyentes hace que se odie a sí mismo, intente reducir la cantidad de tiempo que pasa en línea.

5.>

Las investigaciones sugieren que desarrollar la autocompasión puede ayudarte a superar el odio hacia ti mismo. Por ejemplo, la autocompasión está vinculada con niveles más bajos de perfeccionismo malsano,[7] y las terapias basadas en prácticas de autocompasión reducen la autocrítica.[8]

La autocompasión implica tratarte a ti mismo con calidez, amabilidad y cuidado durante los momentos difíciles, incluidos aquellos momentos en los que te sientes inferior o fallas en algo importante para ti. También implica aceptar que nadie es perfecto y que la vida a veces es difícil.

Hay muchas prácticas que pueden ayudarte a cultivar la autocompasión, incluidas la meditación y la escritura expresiva. Experto en autocompasión Sitio web de Kristin Neff contiene varios ejercicios que puedes probar. También tenemos un artículo sobre el amor propio y la autocompasión que puede resultarte útil.

6. Sal con gente positiva

Puede ser más fácil aceptarte o incluso gustarte a ti mismo si te rodeas de personas amables y positivas que te animen en lugar de humillarte. Un buen paso para construir un círculo social más saludable es aprender las señales de una amistad tóxica. Si tus amigos actuales te tratan con falta de respeto, es hora de conocer gente nueva que te haga sentir positivo contigo mismo.

7. Ayuda a los demás

Las investigaciones muestran que ayudar a otras personas puede mejorar el bienestar y la autoestima.[9] El voluntariado es una oportunidad para marcar una diferencia positiva. Ver los resultados puede hacer que te sientas mejor contigo mismo. Busque en línea organizaciones benéficas y causas locales, y encuentre una que le atraiga. Partido voluntario también es un recurso útil que puede vincularlo con una amplia variedad de funciones de voluntariado.

8. Supera el perfeccionismo malsano

El perfeccionismo no siempre es malo. Con moderación, puede ayudarte a sobresalir. Pero el perfeccionismo malsano, que generalmente implica obsesionarse con los errores del pasado, castigarse por no alcanzar objetivos poco realistas y preocuparse por lo que otras personas piensan de usted, puede conducir a una baja autoestima.[10]

Aquí hay algunas maneras en que puede conquistar el perfeccionismo poco saludable:

  • Pon tus errores en perspectiva en lugar de insistir en ellos. Puede ser útil preguntarse: «¿Esto realmente importará dentro de una semana/mes/año?» Si te resulta difícil mantener tus errores en perspectiva, pídele su opinión a un amigo de confianza. El punto de vista de una persona ajena puede ayudarlo a ver la situación desde una perspectiva más realista.
  • Aprenda a establecer metas razonables que sean desafiantes pero realistas. No te prepares para un posible fracaso o un estrés excesivo.
  • Esté atento a pensamientos o comentarios inútiles de su crítico interno, como «Tengo que ser el mejor o soy un fracaso». Trate de encontrar reemplazos más compasivos y realistas, como «Me encantaría ser el mejor, pero sigo siendo una persona que vale la pena, incluso si no lo soy».
  • Pide ayuda cuando la necesites. Algunos perfeccionistas asumen que tienen que hacer todo por sí mismos y resolver todos sus propios problemas, lo que puede ser estresante y aislador.

9. Trata de aceptar cumplidos

No es fácil aceptar cumplidos cuando te odias a ti mismo. Podrías pensar que la persona que te felicita solo está siendo cortés. O tal vez piensas que no dirían cosas agradables si supieran quién eres realmente y todos tus defectos. Pero trata de no desperdiciar los cumplidos; pueden ser un buen impulso para la autoestima si los tomas en cuenta.

La próxima vez que alguien te haga un cumplido, pregúntate: «¿Es posible que esta persona tenga razón?». No tienes que aceptar el cumplido por completo, pero al menos trata de mantenerte abierto a la posibilidad de que contenga una pizca de verdad.

Si le resulta difícil aceptar los elogios de los demás, tenemos un artículo sobre cómo aceptar los elogios sin sentirse incómodo.

10. Intenta dejar de hacer comparaciones dañinas

Si te odias a ti mismo, las comparaciones se convierten en una forma de menospreciarte y pueden alimentar tu odio hacia ti mismo.

Aquí hay algunos consejos para probar si tiendes a compararte con otras personas:

  • Recuerda que todos somos diferentes. Compararse con alguien más no es algo lógico porque ha tenido diferentes experiencias, luchas, oportunidades y reveses.
  • Practica la gratitud. Las investigaciones muestran que las personas que están agradecidas por las cosas positivas en sus vidas tienen menos probabilidades de compararse desfavorablemente con los demás.[11]
  • Busque formas en que el éxito de otra persona podría beneficiarlo. Por ejemplo, si su amigo completó recientemente un maratón y desarrolló una pasión por el ejercicio, podría ser la persona perfecta para ayudarlo a diseñar un nuevo programa de ejercicios.

11. Trabaja en liberar errores del pasado

Reflexionar sobre tus errores puede ayudarte a aprender de ellos. Pero reflexionar sobre cosas que desearías no haber dicho o hecho puede mantenerte encerrado en el odio hacia ti mismo. Es posible que tenga pensamientos destructivos como «¡Nunca hago nada bien!» o “Realmente me equivoqué, soy una persona horrible”.

Puede ser útil aprender algunas estrategias constructivas para aceptar los errores. Por ejemplo, a algunas personas les resulta útil escribir sobre la situación en la que se encontraban en ese momento, por qué tomaron una mala decisión y qué harían diferente en el futuro.

Nuestra guía sobre cómo dejar atrás los errores del pasado y los recuerdos vergonzosos tiene muchos consejos prácticos que te ayudarán a seguir adelante.

12. Busca terapia

Si ha tratado de vencer el odio hacia sí mismo por su cuenta pero no ha progresado mucho, puede ser el momento de buscar ayuda profesional. La terapia puede ser especialmente valiosa si tiene (o sospecha que tiene) una enfermedad mental, como depresión o un trastorno de ansiedad.

Recomendamos BetterHelp para la terapia en línea, ya que ofrecen mensajería ilimitada y una sesión semanal, y son más económicos que ir a la oficina de un terapeuta.

Sus planes comienzan en $64 por semana. Si usa este enlace, obtiene un 20 % de descuento en su primer mes en BetterHelp + un cupón de $50 válido para cualquier curso de SocialSelf: Haga clic aquí para obtener más información sobre BetterHelp.

(Para recibir su cupón SocialSelf de $50, regístrese con nuestro enlace. Luego, envíenos un correo electrónico con la confirmación del pedido de BetterHelp para recibir su código personal. Puede usar este código para cualquiera de nuestros cursos).

¿Odiarte a ti mismo? Razones por las que y qué hacer contra el odio a uno mismo

13.>

Idealmente, superar el odio hacia ti mismo debería ser algo que hagas solo para tu propio beneficio, simplemente porque mereces quererte a ti mismo. Pero si no puede deshacerse de la sensación de que la autoaceptación es autoindulgente, puede ser útil darse cuenta de que si puede cambiar su actitud, las personas que lo rodean también se beneficiarán.

Considere cómo se siente cuando pasa tiempo con alguien que parece estar a gusto consigo mismo. Ahora piensa en cómo te sientes después de pasar tiempo con alguien que se muestra negativo y que se desprecia a sí mismo. ¿Con quién preferirías pasar el rato? La autoaceptación tiene un efecto dominó positivo. Su familia y amigos probablemente estarán agradecidos cuando deje de lado su odio hacia sí mismo.

Preguntas comunes

¿Cuáles son las señales de que te odias a ti mismo?

La autocrítica frecuente y el diálogo interno negativo, la baja confianza, la baja autoestima, los sentimientos de inutilidad, la tendencia a obsesionarse con los errores del pasado y la incapacidad para aceptar cumplidos son signos comunes de odio hacia uno mismo.

¿Es normal odiar tu vida?

Es normal odiar tu vida cuando estás lidiando con una situación difícil o cuando te sientes estancado de alguna manera. Por ejemplo, si estás atrapado en una relación tóxica, es natural odiar las circunstancias de tu vida. Sin embargo, odiar tu vida también puede indicar depresión u otro problema de salud mental.

Mostrar referencias +

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

¿Odiarte a ti mismo?

Razones por las que uno puede odiarse a sí mismo

El odio a uno mismo es algo más común de lo que parece. Muchas personas pueden llegar a sentirlo en algún momento de sus vidas por diversas razones, como:

  1. Experiencias dolorosas en el pasado: el haber tenido experiencias traumáticas, haber vivido situaciones difíciles, haber sido víctima de acoso o abuso puede crear sentimientos de culpa y vergüenza que pueden terminar en un odio hacia uno mismo.
  2. Baja autoestima: la falta de amor propio, la comparación constante con los demás, la búsqueda por la perfección, son algunos factores que pueden generar pensamientos negativos y sentimientos de inferioridad y rechazo hacia uno mismo.
  3. Presión social y cultural: la sociedad impone ciertos estándares de belleza, éxito y calidad de vida que pueden hacer sentir a las personas que no son suficientes o que no cumplen con las expectativas.

Qué hacer contra el odio a uno mismo

Afortunadamente, el odio a uno mismo no es algo permanente y se puede superar con ayuda y esfuerzo. Algunas recomendaciones para lidiar con este sentimiento son:

  1. Hablar con un profesional: contarle a un psicólogo o terapeuta sobre lo que se siente puede ser de gran ayuda para entender el origen del odio a uno mismo y recibir herramientas para superarlo.
  2. Trabajar en la autoestima: es importante aprender a quererse a uno mismo, aceptar tanto virtudes como defectos y reconocer que la perfección no existe.
  3. Cuidado personal: adoptar hábitos saludables como hacer ejercicio, comer bien, descansar y dedicar tiempo a actividades que generen bienestar emocional, son claves para fortalecer el amor propio.

En resumen, el odio a uno mismo es un sentimiento que puede afectar la vida emocional, social y personal. Reconocerlo y buscar ayuda para superarlo es el primer paso para liberarse de ese peso negativo y aprender a amarse a uno mismo.

Deja un comentario