“Odio estar rodeado de gente” – RESUELTO

¿Te sientes incómodo en lugares concurridos y sientes que cargar con una multitud te hace estallar? Si es así, no estás solo. La sensación de estar rodeado de gente es a menudo una fuente de ansiedad y estrés para muchas personas. Pero, hay formas de hacer frente a esta situación y manejar tu aversión a los lugares abarrotados. En este artículo, exploraremos algunas estrategias eficaces para lidiar con el odio a estar rodeado de gente y disfrutar de tu vida social. ¡Sigue leyendo!

“Esto puede sonar mal, pero no me gusta estar rodeado de gente. Incluso me encuentro molesto fácilmente cuando estoy con mis amigos. Es realmente frustrante. Tal vez solo soy súper introvertido. Sé que las relaciones son importantes, pero ¿por qué odio estar rodeado de gente?

Si puedes relacionarte con esto, este artículo es para ti.

Odiar estar cerca de personas podría ser el resultado de experiencias traumáticas pasadas, depresión, ansiedad social, introversión o síndrome de Asperger. Alternativamente, no odias estar rodeado de gente en sí, pero resulta que eres parte de un grupo de amigos tóxicos.

Profundicemos en las razones más comunes para odiar estar cerca de las personas:

anuncios

1. Introversión

Si eres introvertido, necesitas tiempo a solas para recargar energías. Es posible que no esté tan interesado en grandes compromisos sociales o en ser el centro de atención. Este tipo de eventos pueden resultar agotadores.

Algunos introvertidos piensan que odian estar cerca de otras personas. Pero en lugar de odiar a la gente, podrías odiar asistir a eventos como fiestas, grandes cenas u otros eventos con grandes audiencias.

Los introvertidos son capaces de formar relaciones significativas. Pero pasar tiempo en grupos grandes puede no ser su forma preferida de conexión. Estar rodeado de mucha gente por lo general se siente agotador. Preferirías pasar tiempo de calidad con una persona o un pequeño grupo de personas.

Si estás interesado en descubrir si eres más introvertido o extrovertido, toma esta prueba.

Prueba estas sugerencias si eres introvertido:

Establecer límites de tiempo

Es posible que tenga un umbral de cuánto tiempo se siente cómodo socializando con los demás. Esta bien. Antes de ver a alguien, toma nota mental de cuánto tiempo quieres pasar juntos. Saber que hay un límite puede ayudarlo a sentirse más relajado. No tendrás que luchar torpemente para encontrar una excusa para irte.

Busca lugares más introvertidos

Continúe socializando, pero evite lugares típicamente extrovertidos como fiestas o bares. Busque lugares donde sea más probable que encuentre personas con ideas afines. Intente buscar eventos que le interesen en Reunirse que probablemente atraigan a otros introvertidos.

Encontrarás más consejos en nuestro artículo sobre cómo hacer amigos siendo introvertido.

2. No me gusta la charla trivial

Si a veces sientes que odias a las personas, es posible que estés atrapado en un ciclo de conversaciones triviales insatisfactorias. Puede vincularse más rápido compartiendo algo personal o haciendo una pregunta un poco personal sobre el tema de la pequeña charla.[4]

Por ejemplo, si están conversando sobre la lluvia afuera, puede preguntarles cuál es su clima favorito y por qué. Eso puede conducir a una conversación interesante sobre dónde preferirías vivir en el mundo. O bien, puede revelar que tiene miedo de las tormentas eléctricas, y esto podría conducir a una conversación sobre los miedos. Estos son ejemplos de temas que se alejan de una pequeña charla hacia una conversación en la que se conocen a un nivel más profundo.

Si un amigo comienza a volverse vulnerable contigo, asegúrate de prestarle atención. El uso de la escucha activa puede ayudarlo a convertirse en un mejor oyente. Si están dispuestos a compartir sus pensamientos o sentimientos, una parte de ellos cree que estás a salvo. Esto también puede alentarlo a compartir sus pensamientos y sentimientos.

3. Baja autoestima

La confianza en uno mismo es importante para las relaciones positivas.

Muchas veces, odiar a las personas proviene de odiarte a ti mismo. Si no te gustas a ti mismo, es fácil detectar los defectos de otra persona. Por otro lado, las personas seguras tienden a ser más tranquilas y tolerantes con otras personas.

Construir tu autoestima no sucede de la noche a la mañana. Nuestra guía sobre sentirse inferior ofrece consejos útiles para sentirse más seguro.

4. Depresión

La depresión es una afección de salud mental grave que puede afectar su estado de ánimo, su autoestima y sus relaciones. Si tiene depresión, es posible que se sienta más agitado e impaciente con otras personas.

La depresión puede hacerte pensar negativamente sobre ti mismo o sobre otras personas. Por ejemplo, podrías pensar que todo es inútil o sin sentido. Puede ver las cosas en extremo, como «buenas» o «malas». Si piensas de esta manera, es fácil sentir que odias estar rodeado de gente.

Otros síntomas de la depresión incluyen:[1]

  • Problemas con el enfoque y la concentración.
  • Sentirse más cansado de lo habitual
  • Tristeza persistente que dura varias semanas.
  • Cambios en el apetito y el sueño.
  • Pensamientos sobre el suicidio

Estos síntomas pueden parecer agotadores y pueden ser agotadores para su salud mental. Si tienes depresión, considera estos consejos:

Busque soporte profesional

Si está luchando contra la depresión, es importante obtener la ayuda que necesita. La depresión puede sentirse aislada, pero no estás solo. Esta condición es tratable. Puede beneficiarse hablando con un terapeuta o probando medicamentos o ambos.

Para más información sobre cómo sobrellevar la depresión, consulte Este artículo de la guía de ayuda.

5. Ansiedad social

Si tienes ansiedad social, te sientes excesivamente preocupado por lo que otras personas piensan de ti.[2]

Puede experimentar esta ansiedad en situaciones específicas, como comer en público, hablar en público o usar el baño en público. O bien, puede experimentar ansiedad en todos los encuentros sociales.

Muchas veces, las personas confunden la ansiedad social con odiar a las personas. Por ejemplo, podrías suponer que las personas te están juzgando. También podrías creer que no les gustas, lo que hace que no te gusten.

Aquí hay algunos consejos para manejar la ansiedad social.

Conozca sus desencadenantes

Piensa en las situaciones que desencadenan tu ansiedad social. Escriba estos factores desencadenantes. Algunos desencadenantes, como hacer una presentación en el trabajo, pueden ser evidentes. Otros pueden no ser tan obvios. Mantenga esta lista accesible y agregue factores desencadenantes a medida que los observe.

Ponte a prueba con dos objetivos semanales

Si su ansiedad le hace odiar a las personas, vale la pena establecer metas de socialización. Empieza pequeño. Propóngase enviar un mensaje de texto a un amigo y sonreírle al cajero del supermercado.

No espere que las cosas se sientan mejor de inmediato. Eso podría no ser realista. En cambio, el objetivo de esta actividad es exponerse a varios entornos sociales. Con el tiempo, puede descubrir que es posible disfrutar de estas interacciones.

Siga enfocándose en construir relaciones de calidad

Las relaciones de calidad pueden ayudar con la ansiedad social. Cuando sientes que otras personas están ahí para ti, es más probable que te sientas seguro.

La ansiedad social puede dificultar la formación de estas relaciones. Nuestra guía sobre cómo hacer amigos cuando tienes ansiedad social puede ayudarte.

6. Preocupaciones subyacentes

En una hoja de papel, escribe: “Odio estar rodeado de gente”. Utilizando una escala del 0 al 10, identifica cuánto crees en ese pensamiento.

Luego, escribe todos los pensamientos alternativos que podrías tener en lugar de odiar estar rodeado de gente. Aquí hay unos ejemplos:

  • “Me siento incómodo con mucha gente”.
  • «No me gusta alguien en mi vida».
  • “No tengo buenos amigos”.
  • «Me siento solo.»
  • “No sé cómo conectarme con otras personas”.

Anota todos los pensamientos que te vengan a la mente. Dedique un momento a reflexionar sobre este papel. Ahora, utilizando la misma escala del 0 al 10, identifique cuánto todavía cree que odia a las personas. Está bien si tu número no es un 0. Pero probablemente no sea un 10.

8. Ser parte de un grupo de amigos tóxicos

Los amigos son una parte importante de nuestro bienestar emocional. Idealmente, nos ayudan a sentirnos amados y comprendidos. Disfrutamos pasar tiempo juntos y vincularnos a través de actividades compartidas. Durante tiempos difíciles, recurrimos a ellos en busca de apoyo y validación.[3]

Pero es posible que tus amistades no sean tan significativas como quisieras que fueran. En todo caso, podrían estar haciéndote sentir peor. Aquí hay algunas posibles señales de alerta que indican una mala amistad:

Las conversaciones siempre se sienten unilaterales

En una amistad sana, ambas personas toman y dan el uno al otro. La dinámica se siente mutua: ambos se sienten escuchados y apoyados.

Una relación unilateral es diferente. Este tipo de relación ocurre cuando una persona domina la mayor parte del tiempo que pasan juntos. Hacen cada conversación sobre ellos. Si ustedes dos están haciendo planes, ellos hacen planes que les convienen.

Estas personas no se comprometerán fácilmente. En cambio, a menudo buscan amigos que se adapten rápidamente a sus necesidades.

Te critican (incluso si dicen que solo están bromeando)

Los buenos amigos se apoyan mutuamente. Se levantan unos a otros. Incluso si no estáis de acuerdo en nada, un buen amigo os respeta por lo que sois.

Es preocupante si un amigo te critica regularmente. Es posible que te insulten abiertamente, pero a veces, sale de forma más sarcástica o pasivo-agresiva. De alguna manera, estos métodos encubiertos pueden ser incluso más crueles. Si los confronta por el comportamiento, es posible que lo acusen de reaccionar exageradamente o de no tener sentido del humor.

Se quejan a menudo

Estar cerca de alguien que está crónicamente de mal humor puede volverse agotador. Si tienes una amistad con este tipo de persona, es posible que desees solucionar sus problemas.

Sin embargo, los quejosos crónicos generalmente no están interesados ​​en soluciones prácticas. De hecho, a menudo no son conscientes de cómo su actitud cínica afecta a otras personas. La mayoría de las veces, solo quieren tu simpatía y atención.

También es posible que te encuentres caminando de puntillas a su alrededor, tratando de no empeorar su mal humor. Aunque esta estrategia puede funcionar a corto plazo, rápidamente se vuelve exhaustiva.

Se aprovechan de tu generosidad

Es frustrante cuando sientes que eres el principal “dador” en la relación. Esta entrega podría significar muchas cosas diferentes: su tiempo, dinero, paciencia, viajes en automóvil, etc.

Las buenas amistades deben sentirse lo suficientemente equilibradas como para que no sientas la necesidad de llevar la cuenta mentalmente. Incluso si «da» más exclusivamente en un área, deberían «dar» en otra parte. Pero si sientes que siempre eres el generoso, y no obtienes nada a cambio, es fácil frustrarse y resentirse.

Podría ser el momento de considerar hacer nuevos amigos. Recuerda que son personas amigables, solo necesitas encontrarlos. Aquí está nuestra guía sobre cómo hacer nuevos amigos.

Mostrar referencias +

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Odio estar rodeado de gente

¿Por qué me siento así?

Si eres alguien que siente cierta incomodidad en situaciones sociales y prefieres tu tiempo a solas, no estás solo. Muchas personas experimentan lo que se conoce como ansiedad social, que se manifiesta como una sensación de incomodidad o miedo en situaciones donde hay mucha gente. La ansiedad social puede ser completamente debilitante para algunas personas, lo que hace que el simple acto de socializar se siente estresante y agotador.

¿Cómo afecta la ansiedad social?

Cuando sientes ansiedad social, es fácil que te sientas como un extraño por no ser capaz de socializar con tanta facilidad como lo hacen los demás. A menudo, la ansiedad social también puede comenzar a afectar otras partes de tu vida, como tu trabajo, tu familia o incluso tus hobbies.

Afortunadamente, hay algunas cosas que puedes hacer para manejar la ansiedad social y comenzar a sentirte más cómodo en situaciones sociales. Estos incluyen encontrar actividades sociales que te gusten, practicar la meditación o simplemente aprender a aceptar que tus días de fiestas pueden ser un poco diferentes a los de otras personas.

¿Cómo puedo superar mi miedo de estar rodeado de gente?

  1. Trata de exponerte gradualmente a situaciones sociales.
  2. No te compares con los demás.
  3. Recuerda que es normal sentirse incómodo a veces.
  4. Busca ayuda profesional si la ansiedad social está afectando seriamente tu vida diaria.

Aprender a manejar la ansiedad social puede ser un proceso largo, pero es completamente posible. Recuerda que no hay nada de malo en preferir tu tiempo a solas y tomarte un tiempo fuera de las situaciones sociales es completamente normal.

Por último, es importante recordar que estar rodeado de gente no es algo que deba provocar miedo. Con práctica y paciencia, puedes aprender a disfrutar de la compañía de otros y tener experiencias gratificantes en situaciones sociales.

Deja un comentario