«Odio repetirme»: qué hacer si eres tú

¿Alguna vez te ha pasado que te sientes frustrado o abrumado porque tienes que repetir las mismas cosas una y otra vez? Ya sea en el trabajo, en la escuela o en la vida personal, la repetición puede ser agotadora y desmotivante. Pero, ¿y si te digo que hay algunas cosas que puedes hacer para minimizar el impacto de la repetición en tu vida? En este artículo exploraremos algunas estrategias para enfrentar el «odio repetirme» y mantener tu motivación y energía.

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude si tus emociones se salen de control regularmente cuando te obligan a repetirte. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno a través de BetterHelp.com.

Es raro encontrar a alguien a quien le guste repetirse.

A menos que alguien sea neurodivergente y encuentre consuelo en los sonidos y frases repetidos, es muy probable que sienta emociones como frustración, irritación e incluso ansiedad o depresión cuando se vea obligado a repetirlas una y otra vez.

Esto puede ser especialmente cierto si ha estado compartiendo información importante o desea ser escuchado y respetado.

Si eres una de esas personas que realmente odian repetirse, tus niveles de ira pueden saltar de 0 a 100 cada vez que te pidan que repases lo que acabas de decir una vez más. Soy Aries, lo entiendo, y repetirme es una de las mayores pesadillas de mi existencia.

Desafortunadamente, este tipo de repetición puede ser necesaria en varios momentos de la vida, y no siempre podemos darnos el lujo de negarnos a repetir lo que acabamos de decir. Como tal, la mejor manera de navegar por esta respuesta es determinar qué es exactamente lo que sentimos cuando la ira o la irritación comienzan a aumentar. Eso informará nuestra respuesta.

¿Por qué odias repetirte?

Cuando te pidan que lo repitas y sientas que te golpea una ola de emoción, verifica contigo mismo qué es lo que sientes exactamente. Al igual que el dolor, reconocer cómo se manifiesta una emoción puede ser útil para aprender a manejarla.

¿Se siente molesto o enfadado porque no te escucharon ni te respetaron la primera vez? O tal vez te sientes triste o herido porque la persona con la que estás hablando no sintió que eras lo suficientemente importante como para escucharte, entonces, ¿por qué molestarte en decirlo de nuevo?

Tal vez te sientas decepcionado porque te apresuraste y le dijiste a la gente algo que te entusiasmó o te hizo feliz y su respuesta fue un simple: “¿Hm? ¿Qué fue eso?» y no compartía tu entusiasmo. Como tal, es posible que haya sentido que no tenía sentido compartirlo nuevamente porque el momento había pasado.

O es posible que se haya sentido nervioso o cauteloso al tratar de expresar una emoción difícil, y repetir lo que dijo sería incómodo, por lo que simplemente dice: «Olvídalo». Esto podría transformarse en frustración y dolor porque no pudiste expresarte, no te escucharon y no sabes si puedes volver a intentarlo más tarde.

Cuando determinas exactamente qué es lo que sientes, tienes una mejor comprensión de cómo respondes en situaciones como estas. A partir de ahí, puede determinar si sus reacciones se deben a circunstancias que realmente se están desarrollando, o si es su percepción de las mismas lo que informa sus reacciones.

Por ejemplo, si creciste en un ambiente donde tus pensamientos y sentimientos fueron invalidados, entonces podrías ser hipersensible a las personas que no te escuchan cuando hablas. Incluso si su respuesta fue totalmente inocua, probablemente porque estaban comprometidos cuando empezaste a hablar, te transportarás emocionalmente a todos los momentos en que te ignoraron o te descartaron sin el debido respeto.

¿Qué es lo que te irrita de repetirte?

Como en todas las situaciones, encontrar la causa raíz de un problema es la mejor manera de descubrir cómo solucionarlo.

Anteriormente, mencionamos lo importante que es para usted determinar qué es lo que siente cuando se le pide que lo repita. Aunque muchas personas sentirán ira o tristeza en estas situaciones, la respuesta más común es la irritación o el enfado. Así que vamos a desempacar esto un poco.

¿Qué es exactamente lo que te irrita en este escenario?

Para muchas personas, su principal irritación al tener que repetirse es que sienten que están perdiendo el tiempo. Solo tienen tantos minutos para gastar en su vida, y los están tirando porque otras personas no se molestan en escuchar lo que han dicho la primera vez.

En otros casos, es una aversión a cualquier tipo de repetición. Esto es especialmente cierto si alguien es hipersensible al sonido. Como ejemplo, mi pareja odia escuchar Soundgarden porque sus letras son demasiado repetitivas para ella y lo encuentra tedioso y molesto. Las personas que se irritan con ritmos repetitivos o sonidos como las sirenas de las ambulancias, los teléfonos que suenan, los pitidos de los camiones o los ladridos de los perros a menudo también se molestarán con las frases repetidas. Esto incluye tener que decir lo mismo una y otra vez, no solo escuchar a otra persona hacerlo.

Finalmente, está la sensación de que no te respetan cuando hablas. Tal vez has dado una presentación en el trabajo y te piden que brindes un detalle que ya has compartido dos veces, pero las personas que escuchan no han prestado atención a lo que has dicho. O le ha dicho a su familia varias veces que no puede comer cierto alimento porque ha desarrollado una alergia a él (o ha elegido dejar de comerlo por razones éticas o espirituales), pero aun así lo sirven porque siguen olvidando lo que les has dicho 800 veces.

En situaciones como esa, es fácil sentir que de alguna manera no eres lo suficientemente importante como para que realmente te presten atención. Es una sensación horrible, y hace que no queramos molestarnos en relacionarnos con ellos. Además, puede provocar verdaderos sentimientos de ira, especialmente en este último caso.

Cuando le has contado a alguien algo importante sobre tu salud y te sigue pidiendo que repitas por qué, no solo es agotador: es insultante.

¿Cuáles son sus pensamientos en torno a la necesidad de repetición?

Es posible que tengamos que repetirnos por una variedad de razones diferentes, y cada una de ellas puede influir en nuestras emociones de diferentes maneras. La mayoría de las veces, las personas se irritan y molestan por repetirse porque sienten que no están siendo escuchadas ni respetadas. Que su voz no importa y que sus límites se están cruzando intencionalmente.

Alternativamente, pueden estar molestos porque no ven ninguna razón válida por la cual la otra persona simplemente no los está escuchando.

Es probable que usted sea el tipo de persona que solo necesita que le digan algo una vez y está listo para comenzar. Pueden ser instrucciones sobre cómo hacer algo, planes para el día, preferencias/límites de otras personas o incluso el título de una película o un libro. Como tal, es probable que te molestes cuando le has dicho algo a otra persona una y otra vez y parece que te entra por un oído y te sale por el otro.

Es importante recordar que otras personas no son iguales a nosotros y que pueden tener varios bloqueos diferentes en lo que respecta a la retención de información. Es posible que puedas recitar un poema de memoria que aprendiste cuando tenías ocho años, pero tu mejor amigo con TDAH no puede recordar si te gustaría azúcar en tu café, a pesar de que te lo ha pedido cinco veces en la última media hora. .

Por eso es importante centrarse en la intención detrás de ellos pidiéndole que lo repita, así como en su capacidad de comprensión y retención de información.

Cómo reducir tu molestia cuando tienes que repetirte.

Hay algunas cosas que puede hacer para disminuir su respuesta de ira/dolor cuando la repetición parece ser necesaria.

Tómese un momento para ver esta situación sin implicación emocional.

Generalmente, la mejor manera de disipar la molestia en cualquier situación dada es retroceder y obtener una perspectiva de la situación como un todo. Cuando haces eso, alejas tu atención de ti mismo y de tu propia incomodidad y ves todas las partes móviles que contribuyen a este escenario.

Al hacer eso, puede alejarse de su respuesta emocional instintiva y tener una mayor compasión, empatía y comprensión de todo lo que está sucediendo.

¿La persona con la que estás hablando está absorta en otra cosa cuando intentaste decirle algo, pero es irritante tener que repetirlo? Intenta recordar cómo te sentiste cuando estabas en su posición, como estar completamente inmerso en un libro que estabas leyendo solo para darte cuenta de que alguien te acababa de preguntar o decir algo y no lo entendiste en absoluto.

En una situación así, la persona que se ha sumergido no ha sido irrespetuosa, ni se ha molestado en prestar atención a lo que se ha dicho. Más bien, estaban involucrados en hacer lo suyo cuando fueron interrumpidos y su atención fue exigida en otra parte. Para contrarrestar esto, asegúrese de tener la atención de alguien antes de hablar con ellos. Esto evitará la sobrecarga sensorial y los cables cruzados.

En una nota similar, digamos que le preguntó a su abuelo si le gustaría una taza de té, y él le preguntó qué fue lo que dijo. Así que tienes que preguntárselo de nuevo, y eso te irrita. Tómese un momento y recuerde que es probable que se sienta frustrado por envejecer y perder la audición. Él no te está ignorando intencionalmente; literalmente no puede oír correctamente. Es posible que te sientas molesto por la repetición, pero él siente una gran cantidad de autodesprecio y frustración porque su cuerpo no funciona como solía hacerlo.

Es sorprendente ver cómo la ira y la irritación se diluyen con comprensión y compasión. Cuando te das cuenta de que no se trata de ti, que las personas no son irrespetuosas o desconsideradas, sino que están atrapadas en sus propias «cosas», es mucho más fácil ser más paciente con ellos.

Determina si hay espacio para que te expreses más claramente.

Un amigo mío se irrita por tener que repetirlo con regularidad, mientras que todos a su alrededor se frustran a su vez porque no pueden escucharlo cuando habla. Esto se debe a que habla en voz bastante baja, en un tono que a menudo se ve ahogado por el ruido ambiental. Su voz resuena aproximadamente a la misma frecuencia que el ventilador del refrigerador o de la estufa, así que cuando dice algo, literalmente no podemos entender nada de lo que sale de su boca. Agregue al hecho de que su bigote y barba oscurecen la mitad inferior de su rostro, ¡y ni siquiera podemos leer los labios para determinar lo que ha estado diciendo!

Después de mucha frustración en ambos lados, le explicamos nuestra postura sobre por qué no podíamos captar lo que se decía, y él tomó medidas para ajustar las cosas en consecuencia.

Como resultado, ha aprendido a apagar el ventilador o salir de la cocina si necesita preguntar o decirnos algo. También capta nuestra atención antes de hablar, para que no nos perdamos lo que dice porque estamos absortos. Esto reduce significativamente las frustraciones en todos los lados.

Considere este enfoque cuando se trata de lidiar con la irritación de tener que repetir lo mismo varias veces.

Cuando la gente le pida que lo repita, pregúnteles (con calma, después del hecho) por qué no pudieron escucharlo la primera vez que habló. Haga que esto no sea conflictivo, sin enojo ni culpa, sino colóquelo como si estuviera buscando un término medio para que todos sean escuchados y entendidos correctamente. Es posible que descubras que la otra persona simplemente estaba concentrada en otra cosa y no entendió lo que dijiste la primera vez, o que otros ruidos a tu alrededor cancelaron lo que habías dicho.

Alternativamente, la otra persona podría disculparse y admitir el hecho de que su atención estaba en otra parte. Es posible que le digan que han tenido muchas cosas que hacer y que se vieron atrapados en sus propios pensamientos cuando deberían haberle prestado toda su atención. O pueden tener alguna discapacidad auditiva que aún no les han dicho a otros.

Cuando se explican, la irritación suele disminuir significativamente. Además, comunicarse así es una gran oportunidad para mejorar la relación tanto en el momento como en futuros intercambios.

Tome medidas para reducir su necesidad de repetirse en el futuro.

Muy a menudo, tomar medidas con anticipación puede reducir tanto la molestia como la posibilidad de tener que repetir lo mismo en el futuro. Esto podría implicar ser consciente de la situación que se está desarrollando y ajustar su tono y volumen para que lo escuchen o ajustar el comportamiento de las personas para que respeten sus respuestas.

En la mayoría de los casos, puede encontrar un término medio entre comprender el comportamiento que provoca la demanda de repetición y asegurarse de que lo escuchen.

Ajuste el tiempo y el tono.

Cuando somos conscientes de nuestras circunstancias y de lo que sucede a nuestro alrededor, generalmente podemos determinar si este es un momento ideal para decir algo o si terminaremos teniendo que repetirnos. He aprendido esto a través de la experiencia personal, y este tipo de conciencia espacial puede ser de gran ayuda.

Por ejemplo, digamos que estoy trabajando en el jardín y tengo que pedirle a mi pareja que me lleve una herramienta del taller. Mi instinto podría ser llamarla y pedirle que me la consiga, pero cuando estoy fuera de la casa, con la motosierra en marcha y el viento soplando a mi alrededor, no oye nada. Como resultado, podría gritar la solicitud varias veces, pero dicha solicitud sería ahogada por el ruido ambiental todas y cada una de las veces.

Para evitar esto, el mejor curso de acción sería que asomara la cabeza por la puerta y determinara dónde está. Luego, una vez que la he encontrado, he hecho contacto visual y me he asegurado de que pueda oírme, puedo preguntarle si está disponible para agarrarme un destornillador o más gasolina para la sierra, etc.

Hacer esto disminuye las frustraciones en todos lados porque ambos somos escuchados y respetados: no me he quedado ronco gritando al viento, y ella no ha necesitado pedirme que me repita una docena de veces para escucharme por encima de la cacofonía.

Lo mismo puede pasar si necesitas preguntarle a tu abuelo sordo si le gustaría ese té. Si sabe que tiene problemas de audición, no lo llame desde la habitación contigua. Tómate un momento para caminar hasta donde sepas que te verán y te escucharán, y pregúntale en voz alta y clara si quiere una taza. Él apreciará el esfuerzo y no te molestará la necesidad de repetir.

Esta técnica también funciona para aquellos que pueden tener deterioro cognitivo o dificultad para entender. Tomarse el tiempo para garantizar la claridad y la comprensión desde el principio significa que ninguna de las partes terminará frustrada e irritada por el intercambio.

Establezca consecuencias por no escuchar y respetar lo dicho.

Supongamos que su hijo ha pedido una galleta antes de la cena y usted le ha dicho «no». Sin duda, su respuesta será volver a preguntar, posiblemente desde un ángulo diferente. Esto sin duda provocará un pico de ira ya que ya las has respondido y eso debería ser suficiente.

Después de haber dicho «no» una vez, deja de hacer lo que estás haciendo, ponte a su nivel y haz contacto visual. Di algo como “Ya me preguntaste esto y te respondí. ¿Cuál fue mi respuesta? Es probable que se miren a los pies y digan que dijiste «no», y de inmediato comiencen a lloriquear porque quieren la galleta, momento en el que les recuerdas que la respuesta fue «no», esa respuesta no va a cambiar, y para no volver a preguntarte.

Luego dales una consecuencia por cruzar ese límite. Por ejemplo, puedes decirles que si te vuelven a preguntar, no podrán comer postre. En lugar de castigarlos sin previo aviso, se les habrá dicho que si hacen X, el resultado final será Y.

Sucederá una de dos cosas: o te escucharán y dejarán de preguntarte, o tendrás que mantener esa consecuencia y lidiar con una rabieta más tarde. Pero aprenderán la lección de que sus acciones tienen consecuencias. Podrían tratar de sacar el «¡Se me olvidó!» tarjeta sobre volver a preguntarle, pero ambos sabrán muy bien que solo estaban poniendo a prueba los límites.

Manténgase firme en las consecuencias por el bien de menos molestias más adelante.

Ajuste sus respuestas para que se adapten a sus circunstancias.

Como puede imaginar, la técnica utilizada anteriormente probablemente no funcionaría en un lugar de trabajo: probablemente terminaría siendo llamado a Recursos Humanos para conversar. Eso no significa que te quedes atascado repitiendo hasta la saciedad en un entorno profesional, sino que te adaptas y respondes en consecuencia.

En caso de duda, escríbalo.

Esta sencilla solución puede tener un enorme impacto a la hora de evitar que te repitas.

Por ejemplo, si el abuelo tiene tanta discapacidad auditiva que aún tiene que gritarle a un pie de distancia, entonces escriba «¿TE?» en letra grande y legible podría ahorrarles a todos una gran cantidad de frustraciones y dolores de cabeza. Tal vez considere agregar una cara sonriente o un corazón para hacerle saber que lo ama y que no está molesto con él ni nada. O simplemente corre y abrázalo después de que te haya dado una respuesta entusiasta de aprobación.

En una nota similar, supongamos que ha tenido que explicarle a su compañero de trabajo cómo hacer algo 50 veces, pero parece que se le olvida y necesita que se lo recuerde. Escriba los pasos de una manera fácil de seguir y déles esas instrucciones. Si te vuelven a pedir ayuda, recuérdales que les diste todo lo que necesitan para hacerlo de manera efectiva.

Lo mismo ocurre con la respuesta a consultas o solicitudes por correo electrónico o mensaje de texto. Si ha dado su respuesta y la persona le vuelve a preguntar lo mismo, posiblemente en un intento de que cambie de opinión, puede consultar la respuesta anterior y recordarle que ha respondido esa pregunta, ya que puede hacerlo. ver desde el último intercambio, y se necesita información adicional?

Recuerda que el tono lo es todo.

Si tratas con superiores en el trabajo o la universidad, tendrás que mantener un cierto grado de cortesía y respeto profesional. Como tal, evite el sarcasmo o el antagonismo en sus respuestas. Responder con letras grandes y coloridas en Comic Sans para que finalmente presten atención a lo que dices sin duda terminará siendo acusado de insubordinación.

Así que mantén las cosas profesionales y corteses, pero también firmes. Puede mantenerse firme e insistir en ser respetado sin ser mezquino o irrespetuoso.

Encuentra el eslabón débil.

Si le ha explicado algo a alguien y le pide que lo repita, en lugar de responder con «¿TARTAMUDÉ?», pregúntele en qué está atascado. Los obsequios que le damos a las personas rara vez son los obsequios que reciben, y eso también se aplica a las explicaciones. Podríamos suponer que otros tienen el mismo grado de experiencia y competencia con algo que ellos hacen y, por lo tanto, darles instrucciones que entenderíamos.

Pero eso no significa que lo “entenderán”.

Usemos el ejemplo del compañero de trabajo mencionado anteriormente. Si siguen atascados en lo mismo una y otra vez, es probable que hayan tenido dificultades con parte de las instrucciones. Tómese el tiempo para repasar lo que ha escrito paso a paso y pregúnteles dónde se han quedado atascados.

Es posible que descubras que lo que has dado por sentado como conocimiento universal aún les resulta bastante desconocido. Por ejemplo, un nuevo asistente de preparación en una cocina podría no saber la diferencia entre picar y cortar en cubitos un ingrediente en particular. O que la recepcionista en prácticas nunca haya puesto notas a pie de página en un documento antes.

Lo que damos por sentado podría ser un territorio nuevo para otra persona. Una vez que entendemos eso, podemos ajustar las instrucciones escritas para tener en cuenta su familiaridad. Esto los empodera para que aprendan nuevas habilidades, al tiempo que reduce nuestro deseo de atravesar paredes con frustración.

Tómese un minuto para reagruparse.

Si descubre que lo golpea una ola grave de ira o irritación cuando alguien le pide que lo repita, tome un respiro. Salga a caminar, tome una bebida fría y respire profundamente unas cuantas veces. Esto hará que los niveles de ira vuelvan a la zona verde para que puedas repasar la situación sin volverte loco.

Como beneficio adicional, esto a menudo le da a la otra persona un momento para recalibrar también. Es posible que hayan escuchado lo que dijiste, pero se sintieron nerviosos en el momento y pidieron una aclaración en lugar de una confirmación.

Tomar un pequeño descanso como este puede marcar una gran diferencia en los intercambios interpersonales.

Esperamos que estos consejos te sean útiles la próxima vez que te encuentres en este tipo de situación. Recuerda que tus pensamientos y experiencias son valorados y respetados, y que las intenciones y acciones de otras personas pueden deberse a sus propios problemas personales. Manténgase estoico, adapte su enfoque a la situación y su necesidad de repetirse debería disminuir exponencialmente.

¿No estás seguro de por qué te molesta tanto tener que repetirte? ¿Te cuesta mantener la compostura cuando lo haces? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una gran manera de sacar tus pensamientos y sentimientos de tu cabeza para que puedas trabajar con ellos.

Realmente le recomendamos que hable con un terapeuta en lugar de un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarte a descubrir las razones por las que odias tener que repetirte tanto y darte consejos personalizados para que no te afecte tanto en el futuro.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

También te puede interesar:

Cannot search an empty string. A search keyword is required.

Odio repetirme: ¿Qué hacer si eres tú?

¿Te has sentido frustrado al tener que repetir lo mismo?

En ocasiones, puede ser agotador tener que explicar las mismas cosas a distintas personas. Si este es tu caso, no te preocupes, aquí te brindamos algunos consejos para hacer frente a esta situación:

1. Mantén la calma

Antes de empezar a hablar, tómate unos segundos para respirar y tranquilizarte. Si estás tenso, los demás podrán notarlo y quizás no presten la atención necesaria a lo que estás diciendo.

2. Asume que no te escucharon

En algunas ocasiones, aunque hayas explicado algo con claridad, las personas pueden distraerse o pasar por alto lo que les estás diciendo. Es importante no asumir de inmediato que las personas ignoran o no prestan atención a lo que dices, simplemente puede ser que no lo hayan escuchado bien la primera vez.

3. Usa ejemplos

Si te sientes incómodo explicando constantemente lo mismo, es recomendable que ilustres tus puntos de vista con ejemplos concretos. Esto ayudará a que las personas comprendan mejor lo que deseas transmitir.

4. Sé claro

Ten presente que una de las razones por las que puede estar ocurriendo la repetición constante es porque no te has explicado con claridad. Asegúrate de que tus palabras estas siendo claras y directas, utiliza sinónimos para enfatizar tu punto y así evitar crear confusión.

  1. Resumen:
    • Mantén la calma
    • Asume que no te escucharon
    • Usa ejemplos
    • Sé claro

Estos consejos pueden ayudarte a enfrentar la repetición constante y a sentirte más seguro al transmitir tus opiniones e ideas. No te rindas, la paciencia y la empatía son claves en la comunicación efectiva.

Deja un comentario