¿Por qué alejo a la gente? (7 Razones Sorprendentes)

Si alguna vez te has preguntado por qué siempre alejas a las personas de tu vida, este artículo te será de gran ayuda. Descubrirás 7 razones sorprendentes que pueden estar detrás de este comportamiento y cómo puedes empezar a trabajar en ti mismo para evitarlo. ¿Listo para dar el primer paso hacia relaciones más saludables? ¡Sigue leyendo!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Hable con un terapeuta acreditado y experimentado para que lo ayude a descubrir por qué aleja a las personas y luego aborde la causa raíz. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno a través de BetterHelp.com.

Alejar a la gente es algo que todos haremos en algún momento de nuestros amores. Puede ser por una gran variedad de razones, a veces, incluso por una variedad de razones.

La forma en que nos sentimos puede cambiar de un día a otro, y el razonamiento detrás de esos sentimientos también puede cambiar, dependiendo de lo que esté sucediendo en nuestras vidas.

Estas son algunas de las razones más comunes por las que podría estar alejando a las personas. Si bien esta lista no es definitiva ni exhaustiva, es un buen lugar para comenzar.

Lee las razones, pregúntate a ti mismo, tu historia, tus sentimientos. Use este artículo como un recurso para la autoexploración y trate de ser honesto consigo mismo.

Si bien hay algunas razones muy válidas para alejar a las personas, puede ser realmente útil trabajar en algunas de ellas y tratar de avanzar de manera más abierta.

1. Tienes miedo al rechazo.

Si te han defraudado o rechazado en el pasado, por supuesto que sentirás algunas dudas acerca de dejar entrar a alguien nuevamente.

Tal vez formaste una amistad cercana, solo para descubrir que estaban hablando de ti a tus espaldas o compartiendo tus secretos con otras personas.

Tal vez una pareja te engañó, o alguien a quien amabas te rechazó y te dejó sintiéndote poco atractivo e indigno de amor.

Sea lo que sea lo que sucedió, tu mente se ha convencido a sí misma de que hay un patrón. Te gusta alguien, por lo tanto te van a lastimar.

Cómo abordar esto:

Si bien este es un sentimiento racional, no es muy útil. Puede tomar medidas para aliviar su ansiedad sobre abrirse a las personas comenzando lentamente.

Comienza a hablar con más personas y comparte un poco de ti con ellos. No es necesario que sea un secreto profundo y oscuro, puede ser algo pequeño sobre ti.

Cuanto más comience este proceso con unas pocas personas, más encontrará que puede confiar en las personas y nada malo sucederá.

Nuestros cerebros buscan patrones, por lo que cuanto más pueda confiar en las personas y estar feliz con esa decisión, más sentirá su cerebro que este es un comportamiento ‘seguro’, ¡y más feliz se sentirá de que lo haga!

2. Estás acostumbrado a estar solo.

Para algunos de nosotros, estar solos es nuestro lugar seguro. Estamos acostumbrados, sabemos cómo funciona, entonces, ¿por qué querríamos dejar entrar a alguien?

A muchos de nosotros nos preocupa que abrirnos a la gente pueda poner en riesgo la hermosa vida que nos hemos creado. Si estamos relativamente contentos con la forma en que están las cosas, ¿por qué querríamos arriesgarnos a alterar eso?

Nos acostumbramos a hacer las cosas solos, a ver a los amigos que siempre vemos, a pasar tiempo con personas que ya conocemos, y parece suficiente.

Si está acostumbrado a estar solo, es posible que no vea el valor de dejar entrar a más personas.

Cómo abordar esto:

Somos firmes creyentes de que uno hace su propia felicidad, y creemos que es saludable apegarse a esto y crear una vida que ame.

Sin embargo, ¡no hay ningún daño real en tener más personas a tu alrededor si te gustan!

Sí, puede que estés acostumbrado a pasar tiempo a solas, pero puedes permitirte conocer gente nueva o invitar a gente de vez en cuando.

Recuerde que esto depende de sus términos: aún puede tener una cita para cenar solo y pasar el rato con amigos cercanos los fines de semana, pero puede hacer tiempo para conocer gente nueva por una noche o pasar una hora en una primera cita. .

Si no te gusta o no te parece bien, ¡no has perdido nada! Probablemente descubras que realmente disfrutas bajar la guardia y dejar que la gente participe un poco, un paso a la vez…

3. Te han lastimado en el pasado.

Muchos de nosotros habremos sido lastimados por alguien en el pasado, y ahora tenemos miedo de dejar entrar a alguien.

Alejamos a las personas para que no puedan acercarse lo suficiente como para lastimarnos; si no nos conocen lo suficientemente bien, no tendrán las municiones para molestarnos, ¿verdad?

Cuanto más dejemos que alguien vea quiénes somos realmente, más nos pueden lastimar y usar en nuestra contra.

Si eso suena como algo que ha dicho antes, probablemente esté alejando a las personas por esa misma razón. Es normal y muy común, pero no es la forma más saludable (o más feliz) de vivir.

Cómo abordar esto:

No todos los que dejes entrar te van a hacer daño. Lee eso de nuevo.

Sí, podría haber sucedido antes, posiblemente más de una vez, pero no sucederá cada vez que bajes la guardia.

Como mencionamos anteriormente, su cerebro busca patrones y luego reacciona en consecuencia. Actualmente te está diciendo que dejar entrar a alguien es igual a dolor.

Cuanto más pueda hacer cosas que anulen este patrón, más comenzará a darse cuenta su cerebro de que dejar entrar a la gente es seguro y agradable.

Comience lentamente, sin revelar demasiado sobre usted de inmediato: usted tiene el control de cuánto deja entrar a alguien, ¡recuérdelo!

4. No te gusta ser emocionalmente vulnerable.

Una de las razones por las que alejas a las personas podría deberse simplemente a que te sientes incómodo al bajar la guardia.

La vulnerabilidad emocional puede ser aterradora, lo sabemos. Puede parecer un gran problema dejar que alguien te «vea» y pueda vislumbrar quién eres debajo de la sonrisa o las noches divertidas.

No siempre es cómodo o familiar realmente bajar la guardia y decirle a la gente cómo te sientes.

Puede ser aterrador para ser brutalmente honesto, y para algunas personas puede llevar mucho tiempo intentar acostumbrarse.

Cómo abordar esto:

Está bien sentirse incómodo siempre que estemos rodeados de personas con las que nos sentimos cómodos.

No estamos sugiriendo que viertas tus sentimientos más profundos a un completo extraño, ¡no te preocupes!

Pasar tiempo con las personas que amamos y en las que confiamos es una excelente manera de generar confianza para bajar la guardia.

Intente confiar en personas en las que confíe o admita que se siente triste y pida un abrazo o un consejo.

Al salir de su zona de confort con personas con las que se siente cómodo, comenzará a verlo menos como una amenaza o una acción temerosa, y más como una actividad regular.

Te sentirás apoyado y estable, y empezarás a encontrar más fácil bajar la guardia frente a tus seres queridos.

Cuanto más practiques esto, más te acostumbrarás y más abierto estarás a hacerlo con otras personas en el futuro.

5. Tienes miedo de que se aprovechen.

Esta es realmente complicada, y podría deberse a experiencias previas.

Tal vez hayas dejado entrar a alguien antes, solo para descubrir que lo ha usado para su beneficio.

Tal vez descubrieron a qué le tienes miedo y trataron de usarlo en tu contra, o tal vez te lo arrojaron en la cara durante una discusión.

Si alguien se aprovecha de lo que descubrió sobre ti mientras estabas emocionalmente vulnerable, eso es un reflejo de ellos, ¡no de ti!

Cómo abordar esto:

No todos te devolverán las cosas a la cara, y no todos harán que te arrepientas de haberles confiado.

Trate de no dejar que esta experiencia manche cómo se siente acerca de abrirse a otras personas en el futuro, ya que las cosas hermosas pueden surgir de ser más vulnerable.

Por ahora, apéguese a compartir y abrirse con sus seres queridos y de confianza y recupere su confianza para bajar la guardia.

Lo sabrás cuando confíes en alguien lo suficiente como para volver a hacer esto.

6. No sabes lo que sientes por ellos.

Un minuto, quieres abrirles tu corazón; al siguiente, desearías poder retractarte y sacarlos de tu vida.

Si no estás seguro de lo que sientes por alguien, puede ser muy difícil determinar cuánto quieres dejarlo entrar y qué es lo que te hace querer alejarlo de repente.

Cómo abordar esto:

En lugar de dar todo o nada, intente practicar la apertura poco a poco.

Muchos de nosotros que luchamos con alejar a la gente tenemos un momento de ‘Oh, wow, siento que puedo contarle todo a esta persona’, y así lo hacemos.

Entonces instantáneamente nos arrepentimos de habernos abierto y decidimos dejarlos fuera y pretender que nunca nos permitimos ser tan ‘vistos’.

En lugar de pasar de un extremo al otro, ábrete en pequeñas etapas y regala pequeñas partes de ti mismo a la vez.

Te sentirás menos vulnerable de esta manera, pero aún estarás dejando que la gente vea cómo te sientes y quién eres. Usted tiene el control y puede ir al ritmo que más le convenga.

7. No te gusta sentirte atrapado por el compromiso.

Puede sentir que abrirse a alguien en lugar de alejarlo es un gran compromiso.

En cierto modo lo es. Pero eso no significa que ahora estés atado a esa persona.

Es posible que descubras que una vez que dejas entrar a alguien, te sientes como si estuvieras un poco atrapado o como si ahora estuvieras atado a esa persona.

Esto es normal pero no es muy útil en términos de forjar relaciones saludables.

Cómo abordar esto:

¡Dejar entrar a alguien no significa que ahora estás atado a esa persona para siempre!

Está bien dejar entrar a alguien mientras lo estás conociendo y luego seguir adelante si las cosas no se sienten bien. Es un compromiso de alguna manera, pero no es para siempre.

En lugar de dejar entrar a alguien por completo, puedes hacerlo en pequeñas etapas, como mencionamos anteriormente. Esto hará que te sientas menos comprometido cada vez que seas honesto acerca de tus sentimientos y te quitará la presión del nivel de intimidad que sientes que has creado.

Significa que eres libre de hacer lo que quieras en función de cómo te sientas, ya sea con esta persona o con otra persona.

Por supuesto, algunos de nosotros alejamos a las personas por razones muy válidas que tal vez nunca podamos cambiar.

El trauma infantil, por ejemplo, es algo que una lista como esta no lo ayudará a resolver; en cambio, puede buscar ayuda de un terapeuta profesional y trabajar con sus experiencias en un espacio seguro.

Recuerde que algunos sentimientos, como el miedo, están ahí por una razón y deben reconocerse. Algunos sentimientos, como estar ansioso por el rechazo del pasado, son los que usted mismo puede tomar medidas para aliviar y superar.

¿Todavía no estás seguro de por qué sigues alejando a la gente? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Realmente le recomendamos que hable con un terapeuta en lugar de un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a explorar las razones por las que está alejando a los demás para que pueda abordar esas cosas de frente.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

¿Por qué alejo a la gente? (7 Razones Sorprendentes)

1. Introversión excesiva

Las personas introvertidas pueden sentirse incómodas o agotadas en situaciones sociales intensas, lo que puede enviarles señales a los demás de que quieren estar solos.

2. Malas experiencias previas

Cuando alguien ha sido lastimado emocional o físicamente en el pasado, puede ser difícil confiar en las personas en el futuro y, por tanto, alejarse de ellas para evitar sufrir nuevamente.

3. Baja autoestima

Tener baja autoestima puede hacernos sentir inseguros sobre nosotros mismos y nuestras relaciones personales. Al alejarnos de los demás, estamos protegiendo nuestra vulnerabilidad.

4. Diferentes expectativas

Las personas pueden alejarse de los demás si tienen objetivos o motivaciones diferentes en la vida. Si estas diferencias son irreconciliables, podría parecer que alejarse es la opción más sensata.

5. Falta de tiempo

La falta de tiempo disponible puede hacer que sea difícil mantenerse en contacto con los demás, y cuando ocurre esto, las relaciones pueden debilitarse y disolverse.

6. Falta de habilidades sociales

La falta de habilidades sociales puede hacer que sea difícil interactuar con los demás y, por tanto, hacer que sea más fácil alejarse de ellos para evitar situaciones incómodas.

7. Ansiedad o depresión

Las personas que sufren de ansiedad o depresión pueden alejarse de los demás como una forma de protegerse o como resultado de su enfermedad.

  1. En resumen, existen muchas razones por las cuales alguien puede alejarse de los demás.
  2. Algunas de estas razones son resultado de circunstancias completamente fuera de nuestro control, mientras que otras se deben a factores internos.
  3. Cualquiera que sea la causa, es importante recordar que todos necesitamos interacciones sociales para ser felices y saludables.

Deja un comentario