Por qué deberías + Cómo hacerlo bien

Si quieres mejorar tu vida y crecer en todos los ámbitos, deberías leer este artículo. En él te explicaremos por qué es importante dedicar tiempo y esfuerzo a ciertas actividades y cómo hacerlas de manera efectiva. Descubre cómo puedes ser más productivo, saludable y feliz. ¡Comencemos!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

¿Alguna vez miras hacia atrás en tu vida y deseas haber tomado una decisión diferente o haber tomado otro camino?

Al reflexionar sobre estos tiempos, ¿puedes recordar por qué elegiste una dirección sobre otra?

La mayoría de la gente responderá que tenían miedo de elegir la opción más arriesgada por lo que podría haber sucedido si lo hubieran hecho. Como tal, eligieron la opción más fácil, más segura o más segura porque sabían que conllevaba menos posibilidades de vergüenza o fracaso.

Dicho esto, la mayoría de las personas terminan lamentando profundamente las oportunidades que no corrieron, en lugar de sentirse atormentadas por la incomodidad temporal de la vergüenza o el rechazo. De hecho, uno de los principales arrepentimientos que tiene la gente en el lecho de muerte es que no corrieron más riesgos en la vida.

Entonces, ¿cómo es la asunción de riesgos? ¿Por qué es importante? ¿Y cuál es el mejor enfoque para tomarlos?

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a tomar más y mayores riesgos en la vida si esto es algo que te cuesta hacer. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

¿Qué significa tomar riesgos?

La definición básica de correr un riesgo es seguir adelante y hacer algo aunque sepas que las consecuencias pueden ser menos impresionantes. Por ejemplo, invitar a salir a alguien es correr un riesgo porque podría rechazarte y eso te lastimaría emocionalmente.

Del mismo modo, hacer paracaidismo es arriesgado porque tu paracaídas podría no abrirse y podrías terminar salpicado en un campo entre ganado aterrorizado y despectivo.

Algunas situaciones son más riesgosas que otras (como se mencionó anteriormente) e incluso están etiquetadas como tales. También hay esfuerzos de menor riesgo que no son tan desalentadores.

Las inversiones financieras de bajo riesgo, por ejemplo, se consideran seguras. Es posible que no obtenga tanto retorno monetario de su inversión, pero es poco probable que pierda mucho dinero, si es que lo pierde. Por el contrario, las inversiones de alto riesgo a menudo ofrecen la posibilidad de un rendimiento masivo… pero existe la misma posibilidad de que pierda la camisa.

Esencialmente, correr un riesgo significa hacer algo, cualquier cosa, en el que el resultado es incierto.

¿Por qué es importante tomar riesgos?

Se dice que nada es seguro en la vida aparte de la muerte y los impuestos, lo que significa que cada cosa que hacemos requiere cierta medida de riesgo.

La gente está muy interesada en «mantenerse a salvo» en estos días, pero no existe la seguridad real. Vivir una vida auténtica y plena requiere que uno se arroje diariamente desde acantilados proverbiales y descubra si se hundirá o se elevará.

El riesgo es algo que debemos hacer para experimentar la vida con la que hemos sido bendecidos. A continuación se presentan algunas de las razones por las que es tan importante correr riesgos con regularidad.

¿Cómo puedes llegar a saber quién eres si no intentas cosas diferentes?

Recientemente me encontré con una publicación de blog en la que alguien hablaba sobre sus «alimentos seguros». Esta persona no era neurodivergente, ni padecía ningún tipo de alergia alimentaria. En cambio, se apegaron a los alimentos que conocían y con los que se sentían cómodos porque tenían «miedo» de cómo podrían saber otros alimentos.

Pensaron que cosas como el café, la comida tailandesa y las samosas olían increíble, pero estaban demasiado asustados para probarlas.

Mire algunas de sus comidas favoritas y pregúntese qué tan triste sería si tuviera que pasar por la vida sin haberlas probado. Después de todo, obviamente no naciste amando los fettuccine carbonara o los burritos. Tenías que arriesgarte a una sensación potencialmente desagradable en tu boca para determinar si eran buenos o no. Pero, ¿qué tan triste sería tu vida sin los increíbles alimentos que adoras?

Toda la vida es así.

Cada cosa que te gusta fue nueva para ti una vez y, por lo tanto, tenía un riesgo asociado con probarla. Poco a poco te conviertes en la persona que estabas destinado a ser al salir de tu zona de confort una y otra vez.

Nunca lo sabrás a menos que lo intentes.

He conocido a personas que han caído en pozos profundos de depresión porque no han conseguido el trabajo que querían, ni se han juntado con un amante por el que anhelaban, simplemente porque tenían demasiado miedo al rechazo o al fracaso. Literalmente han pasado décadas lamentando «el que se escapó», excepto que esa persona u oportunidad de trabajo no «se escapó», ni siquiera se intentó.

Una vez le pregunté a un amigo mío por qué nunca se molestó en perseguir a una chica de la que estaba completamente enamorado, y me dijo que no habría sido capaz de lidiar con eso si ella lo hubiera rechazado.

Ha habido tantas situaciones en las que las personas se han enamorado, pero como ninguno de ellos tomó la iniciativa de hacérselo saber al otro, esas oportunidades de conexión se desperdiciaron.

Sí, puede doler por un tiempo si la persona que deseas no corresponde a ese afecto, pero sería mucho peor descubrir 40 años después que la persona que amabas en realidad sentía lo mismo pero no creía que estuvieras interesado. porque no diste ese salto de fe.

El mayor factor que contribuye a que las personas no hagan las cosas es el miedo. En particular, es el miedo a lo desconocido y todas las ansiedades de «qué pasaría si» asociadas con él. La mayoría de las personas se niegan a hacer cosas porque están más obsesionadas con los posibles aspectos negativos que con los positivos.

Aquí hay un ejemplo: digamos que realmente quieres entrar en las artes marciales, pero tienes mucho miedo asociado con eso. Tal vez tengas un poco de ansiedad social o tengas miedo de cuánto te va a doler cuando te golpeen en el dojo. Como resultado, encontrará razones para disuadirlo.

La gente allí va a ser demasiado agresiva. No querrás tener que lidiar con el sudor de otras personas, etc. De hecho, ¡estás mejor sin ese lío!

En realidad, este no es el caso en absoluto. De hecho, en un buen dojo, sin duda recibirás una buena cantidad de golpes, golpes y te dejarán sin aliento… pero ese es exactamente el tipo de acondicionamiento físico y emocional que necesitarías para que te vaya bien en una pelea callejera.

Todo apestará al principio, porque tanto tus músculos como tu mente no estarán acostumbrados a ese tipo particular de entrenamiento y ejercicio. Los movimientos se sentirán torpes y desconocidos, y es posible que te lastimes un poco antes de aprender a bloquear correctamente. Pero eso está bien. Para eso está tu profesor y por eso tienes la oportunidad de practicar con los demás.

El profesor te presionará mucho, pero también te cuidará bien. Las personas con las que entrenas no están específicamente dispuestas a lastimarte. ¡Están practicando su técnica, al igual que tú! Además, lastimarte porque no bloqueaste sus golpes es una excelente manera de mejorar tus técnicas defensivas, ¿verdad?

Desarrollará mecanismos de afrontamiento invaluables.

¿Alguna vez te has preguntado por qué ciertos amigos tuyos no parecen estar plagados de ansiedad o dudas? En cambio, tienden a abordar y lidiar con situaciones con confianza y seguridad en sí mismos.

Eso no es porque sean secretamente deidades caminando en disfraces humanos. Más bien, se debe a que se han expuesto a innumerables situaciones difíciles y han aprendido a afrontar los resultados en consecuencia.

He visto personas que se niegan a leer libros que saben que les encantarán por si acaso ven una palabra o frase que los “dispara” y los hace sentir incómodos. En lugar de exponerse a él suficientes veces para que deje de molestarlos, huirán y se esconderán de él, haciéndose aún más sensibles a él en el futuro.

Los riesgos nos permiten acumular resistencias y hacernos crecer la piel. La vida nos traerá dificultades a todos, por lo que es una buena idea aprender a sobrellevar la situación.

Por ejemplo, cada vez que alguien viaja, existe el riesgo de que su equipaje se pierda. Es frustrante cuando eso sucede, pero no es el fin del mundo. Aprendes a empacar lo esencial en tu equipaje de mano y te las arreglas hasta que el aeropuerto te devuelve el equipaje. Y si eso no sucede, puede recoger algunos artículos de reemplazo para pasar.

Una vez que haya aprendido una vez que puede manejar tal situación, será menos probable que le cause ansiedad en el futuro.

Sabes que puedes manejarlo, así que ¿por qué preocuparte?

Ser expansivo es mucho más gratificante que ser contractivo.

Cuando tenemos miedo o dudamos, nos contraemos a nosotros mismos. Aquí es donde obtenemos la descripción de alguien que se “encoge” de miedo. Por el contrario, cuando somos valientes, nos expandimos. Literalmente abrimos nuestros corazones y mentes al potencial de la grandeza.

No hay vida sin riesgo.

Si usa un automóvil para ir de compras esta semana, corre el riesgo de que un conductor ebrio lo golpee en una intersección. ¿Planeas ducharte pronto, a pesar del riesgo de resbalar y romperte el cuello? ¿Qué hay de comer? Con cada bocado, corre el riesgo de morir ahogado o de tener una nueva reacción alérgica a algo.

¿Captar la idea? Absolutamente cada cosa que haces implica algún tipo de riesgo. No se puede evitar, y siempre existe la posibilidad de fracaso o devastación en cualquier esquina.

Muchas personas están atormentadas por la ansiedad ante la posibilidad de fracasar, por lo que se abstienen de innumerables cosas que podrían brindarles alegría o éxito en caso de que las cosas no funcionen. No quieren correr el riesgo de vergüenza, decepción o fracaso potencial.

La cuestión es que la única forma en que está garantizado que fallará es si no lo intenta en absoluto.

Además, no hay éxito sin fracaso. Cuando damos un paso en falso en algo, lo intentamos de nuevo hasta que lo hacemos bien, y aprendemos una cantidad extraordinaria en el proceso. Además, no sé ustedes, pero prefiero arriesgarme y fallar miserablemente que pasarme una eternidad preguntándome qué podría haber sido si realmente hubiera tenido el coraje de intentarlo.

Por qué deberías + Cómo hacerlo bien

Cómo tomar riesgos calculados.

La mejor manera de abordar la asunción de riesgos es abordarla desde un punto de vista metodológico. Claro, todos hemos hecho cosas arriesgadas en el impulso del momento, pero la mayoría de los riesgos que asumimos en la vida serán los que hemos considerado cuidadosamente con el tiempo.

1. Haga su investigación.

Sencillamente, comprenda todo lo que pueda acerca de lo que está a punto de hacer antes de hacerlo. La razón de esto es que la luz del conocimiento generalmente disipa la sombra del miedo. Cuando tenga respuestas e información a su disposición, sentirá mucha menos ansiedad por posibles errores. La incertidumbre nunca se puede superar por completo, pero se puede minimizar.

Un gran ejemplo sería intentar escalar rocas. Lanzarse a la escalada en roca al aire libre sin ninguna práctica sería un riesgo extremadamente alto; sin embargo, un riesgo calculado más bajo sería aprender todo lo que pueda antes de hacerlo.

Ve a un gimnasio de escalada bajo techo y toma lecciones de escaladores profesionales. Esto incluiría aprender cómo atar correctamente las cuerdas para escalar, cómo usar mosquetones, qué tipo de ropa y zapatos es mejor usar y qué hacer si x, y o z fallan para saber qué hacer en caso de un accidente o adversidad imprevista.

Fortalezca la mano, la muñeca y la pierna con pesas y bandas elásticas. Practica escalar en el área de principiantes y sube (literalmente). Esto llevará tiempo, pero espera unos meses y tendrás la fuerza y ​​la confianza suficientes para escalar al aire libre con la ayuda de profesionales experimentados.

Lo pasarás increíble mientras ganas confianza en tus propias habilidades. De hecho, esa confianza se extenderá a otras áreas de su vida, por lo que la próxima vez que sienta ansiedad o temor por una situación, recordará cómo superó sus preocupaciones y logró escalar una montaña literal. Si puedes hacer eso, ¡imagina qué más puedes lograr!

2. Determinar si los beneficios superan las posibles desventajas.

Lo más probable es que sopese los pros y los contras de varios riesgos con regularidad. Por ejemplo, sabe lo delicioso que va a ser ese burrito gutbuster 3000, ya que tentará sus papilas gustativas y lo hará ronronear de deleite gustativo, pero ¿cómo se sentirá en unas pocas horas? ¿Valdrá la pena la delicia momentánea por ese descarrilamiento abdominal?

Haga esta misma ponderación de pros y contras para cada riesgo que esté pensando tomar. Escriba todos los puntos positivos que crea que se asociarán con este esfuerzo, así como todas las desventajas potenciales que pueden ocurrir.

Luego, si encuentra que los puntos buenos superan a los malos, considere continuar. Sin embargo, si la lista de «esto va a terminar muy mal» es varias veces más larga que el paquete de beneficios, es posible que desee reconsiderarla.

O, si es como yo, puede intentarlo de todos modos solo para ver qué sucede y lidiar con las consecuencias a medida que se desarrollan.

3. Considere todos los posibles resultados.

Siempre que esté planeando algo, ya sea un proyecto de renovación de la casa o un viaje, es importante tratar de anticipar todas las posibles dificultades. Al hacerlo, puede determinar cómo lidiar con estas eventualidades y crear planes de contingencia para todas ellas.

Como puede imaginar, un gran enfoque al considerar hacer cosas potencialmente estúpidas es anticipar cualquier cosa y todo lo que podría salir mal, y luego imaginar cómo lidiaría con ellos.

Hace poco vi algunos videos de practicantes de snowboard profesionales que viajan por el mundo, descendiendo con valentía por las Montañas Rocosas y los Andes bajos en la Patagonia. Estos muchachos se arrojan por pendientes que podrían matarlos si ocurriera una avalancha inesperada, y cada uno de ellos ha sufrido fracturas, dislocaciones y conmociones cerebrales. Todos saben que cada viaje podría ser el último, pero ¿sabes qué? Lo hacen todo una y otra vez de todos modos.

Prefieren correr el riesgo de lastimarse gravemente antes que renunciar a la sensación más cercana a volar que alguna vez tendrán.

4. Haz las cosas pequeñas primero.

Esto amplía lo que dijimos sobre practicar poco a poco antes de emprender algo grande. Es nadar en la parte poco profunda de una piscina mientras usas alas de agua en lugar de zambullirte desde un bote en el océano.

Al igual que escalar la pared de principiantes en el gimnasio, puede comenzar con empresas de bajo riesgo y alto rendimiento que pueden ayudarlo a desarrollar su confianza en sí mismo.

Comience a levantar 10 libras y haga repeticiones repetidas en el gimnasio en lugar de tirar la espalda levantando 100 libras. Cocine un plato de desayuno simple y amplíe su repertorio culinario con un ingrediente a la vez, en lugar de arriesgarse a la derrota (y un posible ataque de nervios) tratando de cocinar una cena festiva completa por primera vez.

A medida que tenga más confianza en sus habilidades, naturalmente podrá manejar potencialidades más grandes y más exigentes. Además, y esto es enorme, su confianza en sí mismo se verá lo suficientemente reforzada como para que un pequeño contratiempo sea simplemente un obstáculo que superar, en lugar de una derrota aplastante.

5. Prepárate mentalmente.

Además de aprender todo lo que pueda sobre lo que se está preparando para arriesgarse a hacer, asegúrese de mentalizarse para ello de la manera más positiva posible. Cree una lista de reproducción de música que lo ponga en marcha o tal vez tenga algún tipo de uniforme (como una camiseta de Iron Maiden de la suerte) que pueda usar para ponerse en la mentalidad correcta.

Concéntrese en traer tanta energía positiva a esto como sea posible, incluso si está temblando profundamente.

Algunas personas incluso descubren que una dosis de coraje líquido (como un trago de whisky) puede ayudar a aumentar su confianza y coraje lo suficiente como para superar su temerosa vacilación.

6. Siente el miedo y hazlo de todos modos.

El coraje no es la ausencia de miedo: es seguir adelante aunque te tiemblen las botas. Puede sentirse asustado o ansioso cuando está a punto de hacer algo arriesgado, pero se sentirá inmensamente aliviado después de haberlo hecho.

Incluso si no sale como lo planeaste, puedes sentir una gran cantidad de orgullo y satisfacción por el hecho de que no dejaste que tus propias preocupaciones o posibles fallas te impidieran buscar algo (o a alguien) que deseabas. .

Entonces, no se trata de aprender a no tener miedo, sino de forjar una relación más saludable con el miedo.

7. Si no funciona, reagrupe y vuelva a intentarlo.

Si no obtiene el trabajo que realmente deseaba, está bien sentirse decepcionado. La clave es no permitirse caer en un pozo de desesperación. En su lugar, pregúntale al equipo de contratación si pueden darte algunas ideas sobre por qué no obtuviste el puesto.

Si le informan sobre las deficiencias que encontraron (p. ej., problemas con su currículum, ciertos comportamientos durante el proceso de la entrevista), puede tomar medidas para mejorarlas. De esta manera, estará mejor preparado para el próximo trabajo que solicite.

Alternativamente, si te dicen que hiciste todo bien, pero que la otra persona estaba un poquito más calificada, entonces sabes que no hay ningún problema contigo; sólo necesitas un poco más de experiencia.

Del mismo modo, si te arriesgas e invitas a salir a alguien y te dice que no está interesado, trata de no dejarte aplastar por completo. Todos tenemos nuestras percepciones de cómo son las personas, pero eso no significa que sean quienes realmente son. Además, no sabemos qué les pasa por la cabeza. Si alguien dice que no está interesado, es poco probable que haya algo malo contigo personalmente, simplemente no es una gran pareja.

Ve esto como una bendición en lugar de una derrota. Es posible que ustedes dos se hayan juntado y hayan tenido un momento muy desagradable, solo para terminar las cosas con una nota amarga. En cambio, has tenido práctica acercarte a alguien, ¡y sobreviviste a que te rechazaran!

Entonces, ahora puede acercarse a una persona que probablemente se adapte mejor a usted y saber que si también declina, usted también sobrevivirá. Lo mejor de todo es que cuando te conectas con una persona adecuada para ti, será mucho más dulce.

Vea esto como aprender a fallar con gracia. La amabilidad, el coraje, la compostura, la fe y la voluntad implacable pueden ayudarlo a superar las situaciones más difíciles. Aprenderás de todos y cada uno de ellos y, como resultado, te convertirás en una versión mejor y más brillante de ti mismo.

Cómo encontrar el coraje para arriesgarte en la vida:

Tomar riesgos puede ser intimidante, pero también es inmensamente gratificante. Además, es probable que ya tengas más coraje del que crees; simplemente se ha estado escondiendo detrás de escudos de expectativas sociales y dudas arraigadas sobre ti mismo.

Aquí hay algunas cosas que puede hacer para ayudarlo a encontrar el coraje para arriesgarse.

Deja ir el miedo.

Como mencionamos anteriormente, lo principal que impide que las personas vivan su mejor vida es el miedo. Todo está en tu mente y no tiene ningún poder real sobre ti a menos que le concedas algo. Cuando sientas que el miedo surge, pregúntate si sabes que lo que sientes es real y verdadero. Si no es así, ¿por qué le tienes miedo?

Busque las cosas por sí mismo, en lugar de confiar en la palabra de otra persona.

¿Con qué frecuencia ha escuchado a personas decir que tienen miedo de hacer algo porque alguien que conocen tuvo una mala experiencia? Muy a menudo, las cosas que nos intimidan son aterradoras hasta que aprendemos la verdad sobre ellas. Entonces, el peso de la situación se disipa como la niebla.

Sea lo que sea, analícelo y obtenga conocimientos prácticos y experiencia. Por ejemplo, a muchos adolescentes les aterroriza la idea de conducir, pero rápidamente se convierte en una segunda naturaleza una vez que han estado detrás del volante varias veces.

Trate de evitar analizar en exceso.

Muchas personas se abstienen de hacer cosas que realmente quieren hacer porque se preguntan «¿y si?» ellos mismos en parálisis. Piensa en todas las cosas que has experimentado y pregúntate si alguna de ellas se ha desarrollado exactamente como lo soñaste.

Nunca podemos ver todos los extremos, por lo que es una buena idea fluir con las cosas en lugar de tratar de analizar y anticipar todas las posibilidades.

Sumérgete en los medios que te inspiran.

Escucha música que te levante el ánimo y te de ganas de mirar al cielo y rugir. Ignora o evita los medios que te llenan de ansiedad o bajan tu autoestima. Además, no pierdas el tiempo enfrentándote a los trolls en línea. Reenfoca esa energía en esfuerzos que te inspiren y te den energía.

Elige héroes inspiradores.

Esto amplía la exposición a los medios mencionada anteriormente. Si los héroes de una película o serie de televisión que estás viendo pasan todo el tiempo agitando torpemente, tropezando y disculpándose, ¡entonces busca otros héroes mejores!

Mire o lea cosas en las que los personajes sean valientes, ingeniosos y hábiles en lugar de torpes, vacilantes y paralizados por la ansiedad. Más Aragorn o Katniss Everdeen, menos Sheldon Cooper o Willow Rosenberg.

Sé sincero contigo mismo.

Ahora vivimos en una era en la que se menosprecia ser fuerte, valiente y asertivo, mientras que aquellos que son tímidos y se disculpan son elogiados como modelos a seguir. Puedes ser cortés, gentil y amable y aun así ser muy valiente y feroz.

El amor y el coraje son fuerzas expansivas, y también bastante contagiosas. Cuando las personas ven a otros ponerse de pie y luchar por lo que es correcto y verdadero, eso los inspira a superar sus propios miedos y hacer lo mismo.

Pregúntate qué tipo de vida quieres vivir.

Una persona que no arriesga nada puede evitar la incomodidad o la decepción temporal, pero se garantiza que experimentará una cantidad excepcional de arrepentimiento. Simplemente caminarán con seguridad por la vida sin emociones, euforia o historias asombrosas que contar sobre el momento en que casi se parten por la mitad haciendo esa cosa increíble que fue lo más destacado de la década.

¿Qué clase de vida sería esa? Si no aprovechamos las oportunidades que se nos ofrecen, nos negamos la oportunidad de vivir plenamente. Para ello hay que arriesgarse, volcar el barco y estar dispuesto a discutir y luchar si es necesario para vivir auténticamente y defender lo nuestro.

Muchas personas reprimen su verdadera naturaleza para encajar mejor con quienes las rodean, pero eso pasa factura. Si te has estado absteniendo de hacer las cosas que realmente amas, o de ser tú mismo con los demás porque te encuentran “demasiado intenso” o “demasiado”, entonces considera cambiar tu círculo social. Tener que ser menos de lo que eres para hacer que los demás se sientan más cómodos desgasta el espíritu de uno con el tiempo.

Esa no es una recomendación para dejar de lado de inmediato a todos tus amigos y familiares y bucear desde acantilados sin ninguna práctica, por supuesto. El camino intermedio es a menudo la mejor opción aquí.

Sopesa tus pros y contras como se mencionó, toma esos riesgos calculados y no te desanimes si las cosas no salen como quieres. Honestamente, 99 de cada 100 veces, las cosas se desarrollan como deberían en lugar de cómo querríamos o esperar que fueran. Además, suelen acabar siendo mucho mejores de lo que esperábamos.

Te diré esto ahora mismo: he tomado muchos (y quiero decir MUCHOS) riesgos en mi vida, y no sería quien soy ni estaría donde estoy ahora sin ellos. Algunos tuvieron resultados desastrosos, y estaría mintiendo si dijera que no he experimentado más que mi parte justa de lesiones físicas y angustia. Pero cada experiencia, incluso las terribles, fue una experiencia de aprendizaje que nunca habría tenido en ningún otro lugar.

Cada una de estas experiencias me enseñó lecciones increíbles, por las cuales no podría estar más agradecido. Tengo grandes recuerdos e historias que contar, y atesoro a las personas que tengo en mi vida, a todas las cuales nunca hubiera conocido si no me hubiera tirado por el precipicio proverbial. Todo demuestra que tomar riesgos puede conducir a la alegría y la realización que nunca creyó posible. Solo hay que tener el coraje de intentarlo.

«¿Qué pasa si fallo?»
“Oh cariño, pero ¿y si vuelas?”

¿Todavía no estás seguro de cómo tomar riesgos porque una parte de ti te está frenando? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Realmente le recomendamos que hable con un terapeuta en lugar de un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a identificar y comprender las cosas que lo frenan para que pueda sentirse más cómodo tomando riesgos de vez en cuando.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas que tienen miedo al riesgo intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superarlo, pero a menudo nunca llegan a enfrentarse realmente. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Por qué deberías hacer ejercicio regularmente

Hay muchas razones por las que deberías hacer ejercicio regularmente. Aquí te presentamos algunas de ellas:

Mejora tu salud física

Hacer ejercicio mejora tu salud física de muchas maneras. Te ayuda a mantener un peso saludable, mejora tu sistema cardiovascular, fortalece tus huesos y músculos, reduce tu riesgo de enfermedades crónicas y mejora tu resistencia.

Mejora tu salud mental

No sólo el ejercicio puede mejorar tu salud física, también puede mejorar tu salud mental. Ayuda a reducir el estrés, aumenta tu autoestima y te da más energía y enfoque para el resto de tus actividades diarias.

Te hace feliz

Cuando haces ejercicio, tu cuerpo produce endorfinas, químicos que te hacen sentir bien y aumentan tu felicidad. Además, cuando te pones un objetivo de ejercicio y lo logras, te sientes orgulloso y satisfecho contigo mismo.

Cómo hacerlo bien

Ahora que sabes por qué deberías hacer ejercicio regularmente, aquí te presentamos algunos consejos para hacerlo bien:

Establece un objetivo

Antes de empezar, es importante que te fijes un objetivo de ejercicio concreto y alcanzable. Puede ser algo tan simple como caminar 10 minutos al día o un objetivo más ambicioso como correr una carrera de 5 kilómetros.

Empieza despacio y aumenta gradualmente

No trates de hacerte un maratón en el primer día. Empieza con ejercicios simples y aumenta la intensidad y duración gradualmente. De esta forma evitarás lesiones y podrás mejorar continuamente.

Encuentra un compañero de ejercicio

El ejercicio puede ser más divertido y motivador si lo haces con alguien más. Encuentra un amigo o familiar que también quiera ejercitarse regularmente y conviértanse en compañeros de ejercicio.

  1. Encuentra un deporte o actividad que disfrutes
  2. Elige un momento del día que te funcione bien para hacer ejercicio
  3. Usa ropa y zapatos adecuados
  4. Calienta y estira antes y después de hacer ejercicio
  5. Varía tu rutina de ejercicio para evitar el aburrimiento

Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar los beneficios del ejercicio regular y mejorar tu salud física y mental.

Deja un comentario