Por qué el mundo necesita trabajadores de la luz ahora más que nunca

En medio de tanta incertidumbre, caos y desconexión, parece que el mundo está necesitando urgentemente trabajadores de la luz capaces de iluminar los caminos y guiarnos hacia un futuro más próspero y esperanzador. En este artículo, exploramos por qué esa necesidad es más evidente que nunca y cómo cada uno de nosotros puede convertirse en un colaborador activo de este movimiento global de transformación y sanación.

Si está involucrado en el movimiento espiritual/nueva era (y si está leyendo artículos en este sitio, es muy probable que lo esté), entonces sin duda está familiarizado con personas conocidas como trabajadores de la luz.

De hecho, es muy probable que te hayas encontrado con varias personas que se describen a sí mismas como tales. Estas pueden ser personas que conoces de tus grupos sociales, aquellas a las que sigues en Instagram y Twitter, o amigos de amigos con los que has estado después de tus clases de hot yoga.

Aquí está la cuestión: las personas que hablan de lo «despertadas» que están, por lo general no lo están. Si solo hablan sobre el amor y la luz y se niegan incluso a reconocer los aspectos sombríos de la psique humana, y mucho menos profundizar en ellos, entonces es probable que tengan miedo de algo y se escondan de ello por cualquier medio necesario.

El trabajo de la luz no se trata simplemente de compartir amor incondicional en forma de memes brillantes llenos de afirmaciones positivas: se trata de iluminar los rincones oscuros que la mayoría de la gente preferiría no mirar… pero es en esas mismas sombras donde se produce la verdadera comprensión y el crecimiento.

La verdad puede doler como el infierno

La mayoría de las personas harán todo lo que esté a su alcance para evitar el dolor. Crearán mundos falsos para vivir y profundizarán en innumerables formas diferentes de escapismo en lugar de enfrentar y aceptar verdades con las que preferirían no enfrentarse.

Al hacerlo, a menudo no se dan cuenta de los estragos que están causando en la vida de quienes los rodean. Están tan concentrados en protegerse de cualquier riesgo de incomodidad que toman las medidas que consideran necesarias para mantenerse «a salvo»… y es solo en retrospectiva que posiblemente se den cuenta de las ramificaciones de sus acciones.

Muchos nunca lo hacen. Simplemente siguen repitiendo los mismos ciclos una y otra vez para evitar mirar dentro de las cajas oscuras que contienen las verdades que temen enfrentar porque saben muy bien cuánto dolerá hacerlo.

Necesitamos trabajadores de la luz que nos enseñen cómo apoyarnos en ese dolor en lugar de alejarnos de él, porque negar nuestros aspectos más oscuros conduce a acciones negativas que afectan a todos los que nos rodean. Es solo al enfrentar ese dolor que pierde su poder sobre nosotros.

Lo que las personas que evitan el dolor no se dan cuenta es que cuando llegue el día en que enfrenten sus miedos y se abran a sus verdades personales, ese será el día en que encontrarán la verdadera paz y libertad. La represión y la negación son mecanismos de autodefensa muy potentes, pero ¿de qué acaban realmente defendiendo a una persona? Se puede encontrar una calma y una alegría notables en la aceptación, pero se necesita mucho coraje para llegar allí…

…y ahí es donde entran los trabajadores de la luz.

Entra en las sombras

En un artículo reciente, el autor doctor de lux compartió sus pensamientos sobre los trabajadores de la luz:

“…los verdaderos trabajadores de la luz no hablan exclusivamente de cosas ligeras y esponjosas. Hablan sobre las cosas evitadas y olvidadas, porque al compartir su comprensión de lo pesado, lo doloroso y lo oscuro, traen luz donde había poco o nada”.

La mayoría de la gente no QUIERE mirar en su oscuridad.

Se sienten cómodos guardando los aspectos sombríos, dañados y no deseados de sus vidas en cómodas cajas, escondidos en armarios y debajo de las camas… pero esconderlos no los hace desaparecer. Cuando estos aspectos no se miran ni se tratan con compasión, no se curan. Simplemente supuran y esparcen las dificultades en todas direcciones, arrastrándonos aún más por la madriguera del conejo.

Cuando no nos ocupamos de nuestras sombras, nos abruman. Pueden causar de todo, desde depresión y ansiedad hasta crisis nerviosas y episodios psicóticos. Cuando las sombras de nuestra realidad invaden nuestras proyecciones de fantasía, podemos arremeter contra quienes nos rodean en un intento desesperado por mantener los muros en pie, pero los muros nunca permanecen en pie de forma permanente, ¿o sí? La verdad encuentra una manera de filtrarse, lo queramos o no.

El mundo necesita trabajadores de la luz ahora más que nunca porque nos hemos convertido en un mundo lleno de niños petulantes que buscan distracciones y encuentran consuelo en mentiras descaradas; tendencias que nos condenarán más rápidamente que cualquier cataclismo alienígena.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Necesitamos despertar

El mundo entero está siendo sacudido por dolores de crecimiento en este momento, y parece que nos estamos acercando a un punto de inflexión que muy bien podría conducir a otra guerra global, junto con el cambio climático, la escasez de agua y la inseguridad alimentaria.

Realmente depende de nosotros si nos abrimos a nuestras verdades personales y nos convertimos en las mejores versiones de nosotros mismos que somos capaces de ser, para compartir verdadero amor, respeto y parentesco con todos los demás en este planeta, o caer en el mismo ser. -la negatividad centrada y cegada que ha plagado a las generaciones anteriores.

Muchas personas toman sus decisiones basadas en el miedo, que las libertades se colocan en manos de aquellos que abusarán de su poder, pero harán que aquellos bajo su control se sientan «seguros». La ignorancia puede ser verdaderamente dichosa, pero ¿escaparse, esconderse y entregarse a tendencias escapistas realmente vivas?

¿Qué tipo de legado estamos dejando atrás con este tipo de comportamiento? ¿Cómo será el mundo dentro de un siglo? ¿Qué pensarán de nosotros las generaciones futuras, si esta especie logra sobrevivir?

“No quiero pensar en eso” es una abdicación total de la responsabilidad personal y un estancamiento del crecimiento personal. “Quiero sentirme seguro” resulta en xenofobia, enajenación del Otro y apatía abrumadora hacia los que sufren. Todos esos temas y situaciones incómodos que nos hacen sentir molestos son precisamente los que debemos observar; con los que debemos sentarnos para comprender por qué duelen y qué debemos hacer para mejorar las cosas.

Los trabajadores de la luz sostienen espejos ante nuestros ojos y nos obligan a mirar en los lugares que normalmente elegimos ignorar porque nos hacen sentir incómodos.

Los verdaderos trabajadores de la luz probablemente te desconcierten

Algunos de los trabajadores de la luz más poderosos que existen son aquellos que han vivido una cantidad extraordinaria de dificultades, pero se abrieron paso a través de ellas para alcanzar el crecimiento y la sabiduría. Es posible que hayan luchado durante años con todo, desde tendencias autodestructivas hasta adicciones, pero luego se dieron la vuelta y caminaron por sus propios caminos oscuros a través del torbellino de su dolor y encontraron la chispa parpadeante que los atrajo hacia la luz. Hacia la verdad, la paz y el poder.

Es ese poder el que atraerá a las personas quebrantadas y dañadas, pero también puede alejar a esas mismas personas, con el tiempo. Aquellos que están reprimiendo y negando aspectos verdaderos de sí mismos pueden sentirse increíblemente incómodos en presencia de un trabajador de la luz, porque su misma energía puede forzar la luz hacia lugares oscuros que la gente preferiría mantener oculta. La vibración con la que tararean puede ser similar a la del sol del mediodía: puede ser abrumadora e incluso quemar a quienes no están preparados para enfrentarla.

Aquellos que pasan tiempo con los trabajadores de la luz pero que no están listos para sumergirse en los reinos de las sombras a menudo atacan y huyen, de regreso a los lugares donde encuentran seguridad y comodidad. Volver a lugares donde puede haber crecimiento superficial y «despertar», porque es fácil usar cuarzo rosa y beber kombucha personalizada y «enviar luz» a personas lejanas.

Es fácil pasar por los movimientos de vivir y respirar luz. Es condenadamente difícil mirarse en ese espejo y reconocer nuestra propia hipocresía, nuestra cobardía, nuestro maltrato a los demás, y aún más difícil poner verdadero esfuerzo en el proceso de cambiar todo eso; una experiencia que muy bien puede despellejarnos y destriparnos en el proceso de liberarnos.

Necesitamos trabajadores de la luz ahora más que nunca, pero también debemos dejar entrar su luz.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



Por qué el mundo necesita trabajadores de la luz ahora más que nunca

La importancia de los trabajadores de la luz

En momentos de crisis, el mundo necesita personas con una visión humanitaria, solidaria y comprometida con el bienestar del planeta. Los trabajadores de la luz son aquellos individuos que han elegido conscientemente vivir en armonía con su misión de vida y han superado obstáculos y desafíos personales para llegar a su estado de iluminación. Su presencia en el mundo es más necesaria que nunca, en un contexto de caos, miedo y confusión.

El papel de los trabajadores de la luz

Los trabajadores de la luz pueden actuar como facilitadores del cambio, creando redes de apoyo para ayudar a otros a sanar y encontrar su camino. También pueden inspirar a otros a través de sus acciones, palabras y energía positiva. Su capacidad para ver la luz en todas las cosas, incluso en los momentos más difíciles, es una virtud que puede infundir esperanza y motivación en aquellos que están luchando para encontrar el camino en la oscuridad.

Transformando la conciencia colectiva

Un trabajador de la luz también puede cambiar la conciencia colectiva, elevando la energía del planeta y creando un cambio positivo a gran escala. Al sintonizar con su misión y propósito, y con el poder de la energía universal, pueden convertirse en agentes de cambio muy poderosos.

  1. Por ejemplo, un trabajador de la luz puede enseñar a otros sobre el poder de la meditación, la atención plena y la conexión con el yo superior. Al elevar su propia energía, y la de aquellos a su alrededor, pueden ayudar a sanar el dolor y el sufrimiento.
  2. Otro aspecto importante de la labor de los trabajadores de la luz es difundir su conocimiento y sabiduría en torno a los temas que afectan a la comunidad global, como la sostenibilidad, la igualdad y la justicia social.
  3. Por último, su capacidad para aprender de las lecciones que la vida les presenta y transformar las experiencias negativas en positivas sirve como una fuente de inspiración y motivación para otros.

En resumen, la presencia de los trabajadores de la luz en el mundo es esencial en estos tiempos de incertidumbre. A través de su sabiduría, energía y compromiso, pueden marcar la diferencia en el bienestar del planeta.

“No hay nada más satisfactorio, hermoso y gratificante que ser un trabajador de la luz. Sumando luz a la vida de otros, ayudándolos a crecer y evolucionar para ser la mejor versión de sí mismos, es una tarea maravillosa y un honor». – Doreen Virtue

Así que, ¿por qué no te unes al ejército de trabajadores de la luz y te conviertes en un agente de cambio positivo en el mundo?

Deja un comentario