Qué es, cómo dejar de hacerlo, cómo manejarlo

Si eres de las personas que se sienten abrumadas por las preocupaciones del día a día y te cuesta concentrarte en lo que realmente importa, entonces este artículo es para ti. Conoce qué es ese mal hábito que te impide avanzar hacia tus metas, cómo dejar de hacerlo y cómo manejarlo de manera efectiva para mejorar tu calidad de vida. ¡No te lo pierdas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

«¡Hable al respecto!»

“¡Habla sobre tu enfermedad mental!”

«¡Habla sobre tu trauma!»

“No se limite a embotellarlo por dentro. ¡Hablarlo!»

“Pero espera, no así…”

Cada mensaje puesto en el mundo tiene una audiencia prevista detrás de él. Pero, por supuesto, no siempre podemos saber a qué audiencia está destinado ese mensaje.

¡Hable al respecto! Es un mensaje común en salud mental hacer que las personas suicidas hablen sobre lo que están pasando con alguien que podría ayudarlos a obtener la ayuda que necesitan. O puede haber servido como catalizador para que esa persona buscara ayuda por sí misma.

Como cualquier mensaje que suene bien, ese mensaje general se perdió en el uso general de la frase. Un mejor mensaje sería «habla con alguien que realmente pueda ayudarte». Pero eso no es tan pegadizo, ¿verdad?

Y en esa comunicación, llegamos a un término llamado “descarga de trauma”.

Hable con un terapeuta acreditado y experimentado para obtener la ayuda que necesita en lugar de descargar el trauma sobre los demás. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

¿Qué es el dumping traumático?

En términos más simples, descargar el trauma es descargar su trauma en momentos inapropiados en personas que pueden no estar esperando o preparadas para ello.

Dos personas que no se conocen bien pueden estar involucradas en una conversación, y una persona simplemente dice algo como: “Sí. Hoy estoy un poco mal por haber sido abusado sexualmente por mis padres”.

Un amigo puede acercarse y decir: “Hola. ¿Cómo estás?» Y la respuesta que obtienen es algo así como: “Terrible. No puedo dejar de pensar en suicidarme”.

El abandono del trauma ocurre en momentos inapropiados con las personas equivocadas para compartirlo.

La realidad es que no todo el mundo quiere oír hablar de ello o está emocionalmente equipado para lidiar con ese tipo de tema pesado.

La descarga del trauma es diferente de la descarga, o lo que algunas personas pueden llamar descarga emocional. La ventilación se realiza con sujetos mucho más ligeros. El dumping emocional es apropiado si tiene un mal día en el trabajo o si está molesto porque el restaurante arruinó su pedido nuevamente. Eso no va a entrar en temas pesados ​​como lo terribles que fueron tus padres contigo, la agresión sexual o cualquier otro trauma que pueda estar al acecho.

La gente no siempre se deshace del trauma a propósito. Algunas personas lo hacen por ansiedad. Otros lo hacen porque creen que compartir algo personal los ayudará a vincularse con la persona con la que están hablando. Es posible que no tengan las habilidades sociales para comprender una cantidad adecuada de información para compartir.

El resto de este artículo se dividirá en dos audiencias. La primera audiencia son las personas con trauma que quieren evitar el abandono del trauma. El segundo es para las personas que tienen a alguien en su vida que es culpable de dumping por trauma.

¿Cómo evito que el trauma se descargue sobre mis amigos y seres queridos?

Hay un momento y un lugar apropiados para hablar sobre su trauma. En la mayoría de los casos, será en grupos de apoyo o con un terapeuta que pueda ayudarlo a procesar el trauma.

Un problema con el abandono del trauma es que puede no estar ayudándote. Algunas personas rumian en lugar de procesar sus emociones. La rumiación es cuando una persona está constantemente pensando en algunas circunstancias o experiencias negativas en su vida. En realidad, no lo están procesando ni avanzando a partir de él. Simplemente siguen nadando en esas aguas y nunca salen de ellas.

Tus amigos y familiares no están equipados para ayudarte a salir del agua. Pueden escuchar, pero eso es todo. Además, el trauma es algo demasiado sensible para confiar en personas que no están capacitadas para lidiar con él. Puede terminar descargando su trauma sobre su ser querido, quien luego puede verse afectado negativamente por él, lo que lleva al estrés, la ansiedad o la depresión.

Hay algunas maneras diferentes de abordar esto.

El primero es simplemente pedir el consentimiento antes de hablar con la persona al respecto. Puedes decir algo como “Oye, realmente necesito desahogarme sobre un trauma/problema que tengo. ¿Estás de acuerdo con eso?» Y si te dicen que no, pues ya tienes tu respuesta. Al pedir consentimiento, te aseguras de que tu amigo esté en un espacio mental lo suficientemente bueno para compartir ese espacio contigo. Apreciarán que muestres respeto y consideración por su salud mental.

También puede predeterminar qué cosas son apropiadas para compartir en situaciones sociales. Estos incluyen cosas como su trabajo, pasatiempos, intereses locales como deportes o simplemente intereses generales. Guarda las cosas más pesadas hasta que hayas tenido la oportunidad de entablar una relación. De esa manera, tienes un tema en el que entrar fácilmente cuando empieces a hablar con alguien.

A veces, es posible que solo necesite un poco de apoyo adicional mientras lucha con los desafíos que surgen al lidiar con el trauma. No hay nada de malo en eso. Solo mantenlo con moderación.

Existe esta noción equivocada de que puedes ver en las comunidades de salud mental que si tu amigo no está ahí para ti a través de este tipo de cosas, entonces no es realmente tu amigo y debes descartarlo. Esto es estúpido. Y es estúpido porque no tienes idea de lo que esa persona está cargando.

Por ejemplo, si tienes tendencias suicidas y tu amigo perdió a un ser querido por suicidio, probablemente no podrá manejar eso porque tu trauma puede volver a traumatizarlo.

Además, pueden ser plenamente conscientes de que son terribles para lidiar con situaciones más difíciles y no quieren empeorar la situación. Demonios, tal vez no sea alguien que sienta que tiene ese tipo de relación profunda contigo para compartir algo tan personal. Tal vez sea solo un amigo casual con el que te diviertes a veces.

El aislamiento es un gran problema para las enfermedades mentales. No descartes a tus amigos porque no saben qué hacer con tu trauma o enfermedad mental. Este es un consejo absolutamente terrible que te dejará aislado y solo.

Supongamos que realmente necesita hablar de ello. En ese caso, su mejor apuesta es un consejero familiarizado con el trauma o un grupo de apoyo para su trauma. Existen todo tipo de grupos de apoyo donde puedes encontrar una mejor comprensión con personas que han pasado por cosas similares a las tuyas.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

¿Cómo manejo el trauma de alguien que me cae encima?

Si alguien te está afectando con un trauma, entonces tendrás que establecer algunos límites para mantener la relación saludable. Por ejemplo, puedes decir algo como “Realmente no tengo el ancho de banda emocional para hablar de esto contigo. ¿Puedo ayudarlo a encontrar un consejero o un grupo de apoyo donde pueda obtener apoyo significativo?”

Suponiendo que la persona respete su relación y sus límites, prácticamente debería terminar ahí.

Suponga que no termina ahí, o que la persona trata de culparlo para que escuche. En ese caso, simplemente reitera su límite y se aleja de la conversación. Las personas poco saludables presionarán y presionarán porque están más interesadas en descargarte que en respetar los límites de la relación.

Este es un límite saludable para tener. Es necesario mantener tu propia salud mental en un buen lugar y no pisar tu propio trauma que puedas tener. No te convierte en una mala persona, así que no dejes que nadie te culpe para que aceptes una carga emocional que no puedes manejar.

El abandono del trauma en sí mismo no es saludable ni productivo. Hay mejores formas de manejar la pesadez y la dificultad del trauma. Y realmente, todo se reduce a encontrar un buen consejero que pueda proporcionar una terapia destinada a resolver el trauma. Simplemente hablar o desahogarse no es un buen reemplazo para el proceso terapéutico.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Es el dumping traumático una forma de abuso?

No, sería un paso demasiado lejos decir que el dumping de trauma es una forma de abuso. Por un lado, la persona que lo hace no siempre es consciente de que lo que está haciendo traspasa varios límites o normas sociales. Abuso es una palabra que se usa demasiado en estos días y, a menudo, sin mérito. El abandono del trauma es uno de esos momentos en los que la palabra ‘abuso’ no encaja del todo con el comportamiento.

¿Qué causa el dumping traumático?

La persona que se involucra en el abandono del trauma probablemente tendrá dificultades para procesar sus emociones relacionadas con el trauma y tendrá dificultades para filtrar sus pensamientos al hablar. No ven que el nivel de compartir involucrado está más allá de lo que es adecuado para la situación dada. Esta persona puede usar el abandono del trauma como un medio para calmar su mente hiperactiva, porque siente que compartir información personal ayudará a forjar una conexión más fuerte con otra persona, o inconscientemente para alejar a alguien.

¿Compartir en exceso es una respuesta traumática?

Puede ser, si. El hecho de que uno sienta la necesidad de compartir información en exceso con alguien puede ser una señal de que el trauma o el problema que se está compartiendo no está resuelto en esa persona.

¿Aún no está seguro de cómo evitar que el trauma caiga sobre sus amigos, familiares, colegas o cualquier otra persona? Hable hoy con un terapeuta que pueda ser su salida para ese trauma. Simplemente conéctese con uno de los terapeutas experimentados en BetterHelp.com.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

¿Qué es?

El problema de procrastinación es mucho más recurrente de lo que podríamos pensar. Se trata de un problema en el que se pospone la realización de alguna tarea o responsabilidad en particular.

¿Cómo dejar de hacerlo?

Para dejar de procrastinar es importante tener en cuenta algunos consejos que pueden ayudarnos a ser más efectivos en nuestras tareas. Algunos de ellos son:

  1. Planificar: Una buena organización es clave para evitar dejar todo para última hora. Es importante tener un plan con deadlines específicas para cada tarea.
  2. Eliminar distracciones: Las redes sociales y el móvil pueden distraernos de nuestras responsabilidades. Es importante que tengamos un espacio libre de distracciones para trabajar con atención plena.
  3. Dividir el trabajo: Muchas veces una gran tarea puede parecer abrumadora. Dividirla en tareas pequeñas y alcanzables nos ayudará a mantener la motivación al tener un progreso constante.

¿Cómo manejarlo?

Aunque dejemos de procrastinar, hay ocasiones donde nos enfrentamos a situaciones en las que no podemos evitar posponer. Manejar esto nos puede evitar problemas en nuestro trabajo y vida personal. Para manejar la procrastinación:

  1. Reconocer: Es importante saber si tenemos un problema de procrastinación para poder trabajar en ello de manera efectiva.
  2. Cuidar nuestra salud mental: Problemas de ansiedad y estrés pueden afectar nuestra motivación y hacer que pospongamos tareas más de lo normal. Es importante cuidar nuestra salud mental.
  3. Buscar herramientas: Utilizar aplicaciones y programas para organizarnos y planificar puede ayudarnos a ser más efectivos.

En conclusión, si la procrastinación es un problema recurrente en tu día a día es importante saber que no estás solo y que hay maneras efectivas de manejarlo. Siguiendo algunos consejos, cambiando perspectivas y hábitos, podemos ser más efectivos en nuestro trabajo y vida personal.

Deja un comentario