Qué es, síntomas, tratamiento

¿Alguna vez has experimentado síntomas extraños en tu cuerpo y no sabes qué los está causando? En este artículo hablaremos sobre una enfermedad común que puede afectar a cualquier persona: sus síntomas, cómo se diagnostica y cuáles son las opciones de tratamiento disponibles. ¡No te pierdas esta información esencial para mantener tu salud en buen estado!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a evitar y/o manejar los episodios de inundación emocional. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno a través de BetterHelp.com.

Las relaciones son difíciles. Los desacuerdos y las discusiones son inevitables.

Algunas personas creen que una relación sin peleas o discusiones no es saludable porque las personas estarán inherentemente en desacuerdo. Y si no hay desacuerdo, creen que eso significa que no se están satisfaciendo las necesidades de alguien en la relación.

Eso puede ser cierto a veces, aunque también depende de cómo defina pelear o discutir. Hay algunas personas por ahí que tienen un comportamiento genial. Otros han trabajado en su autogestión emocional hasta el punto en que ya no tienen esas reacciones emocionales severas.

Pero en la otra cara de la moneda, tienes reacciones emocionales extremas. Este proceso se llama “inundación emocional”. Es diferente de simplemente tener una reacción emocional.

Y si has llegado a este artículo, probablemente quieras saber de qué se trata, ¿verdad?

¿Qué es la inundación emocional?

Diferentes problemas de salud mental pueden causar efectos indeseables en el cableado mental de una persona. Puedes ver este tipo de cosas a lo largo de diferentes problemas de salud mental.

Las personas que han pasado por algunas cosas feas pueden tener PTSD. Por ejemplo, los sobrevivientes de abuso infantil pueden tener dificultades para entablar relaciones y controlar sus emociones. Las sobrevivientes de violencia doméstica pueden tener dificultades para permitirse ser vulnerables y abiertas con futuras parejas porque todavía tienen un miedo condicionado a las represalias.

La inundación emocional es un proceso fisiológico en el que una discusión o desacuerdo desencadena la respuesta de lucha o huida. Si no ha experimentado la respuesta de lucha o huida, es más exacto llamarla respuesta de lucha, huida o congelación. Cuando se enfrenta a una situación que invocaría esa respuesta, puede hacer que alguien se vuelva hostil, huya o simplemente se congele.

Este proceso es fisiológico, se siente crudo y es casi involuntario, a menos que sea una persona que haya pasado por mucho entrenamiento para trabajar en él. Eso puede incluir personas como médicos, soldados, oficiales de policía, socorristas y otras personas que trabajan en profesiones en las que enfrentan peligros regularmente.

¿Cómo es la inundación emocional?

Imagina que estás discutiendo con un compañero. Se está calentando y se están enfrentando por un problema que tienen en la relación. Y en algún momento durante la discusión, tu pareja cambia drásticamente la forma en que se está comportando en la discusión.

Puede parecer que están cambiando emocionalmente de la ira a la ira pura, aunque no tiene que ser ira. A veces, pueden tratar de terminar la discusión simplemente saliendo del área o tratando de estar solos. Y a veces, el estado emocional de la persona puede cerrarse y ellos se cierran, dejándolos incapaces de comunicarse. Esta es la respuesta de lucha, huida o congelación en acción.

Este es un proceso fisiológico que ocurre cuando una persona está inundada o abrumada por sus emociones.

Pero consideremos otra forma de verlo. Probablemente haya escuchado la palabra «activado». La inundación emocional es cuando la persona es desencadenada en un estado mental sobre el que no necesariamente puede ejercer control. Un buen ejemplo es el de un sobreviviente de un trauma desencadenado por una situación relacionada con su trauma.

En el caso de una inundación emocional, puede deberse a lo que la persona ve en la discusión. Por ejemplo, considere a una persona que es sobreviviente de abuso infantil o violencia doméstica. Su abusador les gritaba constantemente. Su cerebro puede activar ese mecanismo de supervivencia en caso de que se encuentren con una situación más tarde en la que les griten. Y ciertamente no se limita a las relaciones románticas. Podría ser un jefe terrible en el trabajo o clientes idiotas que le hacen la vida imposible.

Su cerebro activa esa respuesta de lucha, huida o congelación porque están registrando «¡PELIGRO! ¡PELIGRO! ¡PELIGRO!» Y su cerebro está tratando de ayudarlos a sobrevivir.

Síntomas de inundación emocional

Una persona emocionalmente inundada está experimentando algo más que un estado drástico de perturbación emocional. Sentirán otras respuestas fisiológicas en su cuerpo, como estrés, tensión muscular, un cambio en la temperatura corporal, como tener demasiado calor o malestar estomacal.

En el lado cognitivo de las cosas, los procesos de pensamiento pueden volverse ilógicos, donde es difícil unir los pensamientos. Por ejemplo, es posible que la persona se desconecte y no pueda realmente escuchar o procesar el argumento.

Seamos claros: es perfectamente razonable estar enojado o molesto a veces. La ira es una emoción saludable porque es tu cerebro diciéndote que te han hecho daño o que algo anda mal.

La diferencia entre la ira y la inundación emocional se reduce a la gravedad. Es extremadamente difícil, si no imposible, utilizar adecuadamente las técnicas de manejo de la ira una vez que alguien ha llegado al estado de inundado. Además, una vez que una persona está en ese estado inundado, puede ser imposible lograr que piense racionalmente hasta que pase.

Su sistema nervioso está a toda marcha y sobrecargado. Y parte de esa respuesta de lucha, huida o congelación es una reducción de la actividad en la corteza prefrontal, que es la parte de su cerebro más responsable de la cognición superior.

El problema con los hábitos de afrontamiento poco saludables

Las personas que han pasado por experiencias traumáticas a menudo desarrollan hábitos de afrontamiento poco saludables para sobrevivir a lo que están pasando. En muchas situaciones, estos hábitos de afrontamiento poco saludables son formados inconscientemente por el cerebro para asegurar la supervivencia. Sin embargo, es posible que la persona no elija activamente cómo se forman estos hábitos.

Algunos ejemplos incluyen:

Abuso infantil: el padre le grita y lastima a su hijo, por lo que el niño se convierte en un adulto condicionado a cerrarse cuando se enfrenta a la hostilidad. Estar callado o congelarse es cómo el niño aprende a evitar ser dañado. El niño también puede mentir compulsivamente para evitar que sus padres descubran la verdad, para que no los golpeen ni les griten. Esos hábitos se llevarán a la edad adulta a menos que se aborden.

Vivir en la pobreza: La pobreza hace que las personas desarrollen hábitos poco saludables porque a menudo viven en un estado constante de ansiedad y miedo. Casi 11 millones de niños en los Estados Unidos (en el momento de escribir este artículo) viven en la pobreza. Un niño que vive en la pobreza puede tener inseguridad alimentaria donde acumula alimentos porque no sabe de dónde vendrá su próxima comida. Es posible que tengan un sentido distorsionado de la normalidad porque era normal que les cortaran la electricidad y el agua cada pocos meses. Nuevamente, este tipo de hábitos pueden continuar hasta la edad adulta. El adulto puede tener ansiedad porque las cosas van bien, acumular alimentos o acumular dinero porque está condicionado a que todo se desmorone fácilmente.

¿Cómo se relaciona esto con la inundación emocional? Bueno, es similar en que la persona no elige responder de esa manera. En cambio, es una forma en que fueron condicionados, probablemente por haber sido abusados ​​​​cuando eran niños, que se traslada a la edad adulta.

Y si bien estos hábitos de afrontamiento poco saludables pueden haber ayudado a esa persona a sobrevivir las cosas feas por las que estaba pasando, pueden destruir una vida y unas relaciones saludables.

Por eso es necesario desarrollar mejores habilidades de afrontamiento, hábitos más saludables y poner fin a esos traumas.

Cómo manejar la inundación emocional

Realmente le recomendamos que busque la ayuda profesional de uno de los terapeutas de BetterHelp.com, ya que la terapia profesional puede ser muy eficaz para ayudarlo a sobrellevar y controlar su respuesta emocional a las situaciones que lo desencadenan.

La inundación emocional generalmente no ocurre de 0 a 100 MPH en un segundo. En cambio, a menudo hay una acumulación que conduce a emociones extremas.

Ahora bien, es posible que esa acumulación no se lleve a cabo durante un largo período. Pueden ser solo unos minutos, pero por lo general no es instantáneo. Si es instantáneo, puede estar más en el ámbito de una enfermedad mental o un trastorno de la personalidad. Las personas con ansiedad, trastorno bipolar, trastorno límite de la personalidad y otras pueden experimentar una inundación emocional como síntoma o efecto secundario de su enfermedad mental.

Con eso en mente, aquí hay algunas formas de desarrollar su gestión y mantener la mente tranquila.

1. Examine los argumentos que ha tenido en el pasado.

Querrá ver argumentos o situaciones negativas en las que haya experimentado una inundación emocional y aquellas en las que no.

Recuerda, estás buscando extremos en las reacciones emocionales. Trate de encontrar puntos en común en lo que desencadenó ese estado emocional abrumador. Si puede encontrar puntos en común, puede ser más consciente de no entrar en esas circunstancias.

Por supuesto, las discusiones no siempre se pueden evitar, pero puedes tratar de evitar discutir con personas que gritan y chillan.

2. Aprenda a identificar cuándo sus emociones están escalando.

Quieres descubrir cómo te sientes cuando tus emociones comienzan a cambiar de hervir a fuego lento. De esa manera, sabrá cuándo tomar medidas adicionales para evitar que esas emociones se calienten más y se desborden.

Por ejemplo, puedes pedir interrumpir la discusión y retomarla más tarde cuando te hayas calmado. Pero, por otro lado, es posible que desee tomar un descanso de quince minutos para tomar aire fresco y despejarse la cabeza.

Y escucha, muchas personas repiten el consejo de “¡nunca te vayas a la cama enojado con tu pareja!” Pero no siempre es el mejor consejo. A veces es una buena idea irse a la cama enojado, especialmente si estás cansado. Estar cansado puede hacerte más volátil emocionalmente, lo que hace que las personas sean propensas a la impaciencia y el mal genio.

Uno o ambos pueden despertarse a la mañana siguiente, darse cuenta de que fue una discusión tonta, intercambiar disculpas y seguir adelante. No pudiste hablar de ello anoche porque estabas tan agotado emocionalmente que simplemente no podías ver lo que estaba pasando.

3. Reducir las circunstancias que pueden provocar volatilidad emocional.

Además, desarrolle hábitos más saludables para sobrellevar el estrés. Eso puede incluir reducir la ingesta de cafeína, bebidas energéticas o estimulantes. Puede estar mejorando su higiene del sueño para que pueda tener un sueño más profundo y reparador. También puede considerar alguna terapia o clases de manejo emocional para aprender mejores habilidades para desactivar sus emociones antes de que se salgan de control.

4. Desarrolla estrategias con tu pareja.

Con suerte, tienes un compañero de apoyo que querrá tratar de ayudarte con lo que sea que estés enfrentando. Si lo apoyan, puede comunicar este problema con anticipación. De esa manera, pueden esforzarse más en mantener la calma para evitar una escalada o identificar cuándo podría sentirse abrumado.

También puede intentar sentarse y tomarse de la mano mientras tienen una conversación difícil. La retroalimentación táctil de tocar a alguien que te importa puede ayudar a algunas personas a mantenerse conectadas.

Discuta con anticipación que ambos respetarán los límites si alguno de ustedes indica que está demasiado cerca. Una forma de hacerlo es con una palabra segura. Si usted o su pareja están llegando a un punto en el que podrían estar escalando demasiado, decir algo como “luz roja” podría indicar que necesitan detener la discusión para calmarse. Usa una palabra segura que no sea algo que normalmente dirías en una discusión. “Alto” ​​no siempre es una buena palabra porque puede usarse en el proceso de la discusión.

Palabras como «luz roja», «halcón» o «París» funcionan mejor porque es muy probable que no use esas palabras en una conversación. A menos, por supuesto, que esté discutiendo sobre si vio o no un halcón cuando se detuvo en ese semáforo en rojo durante su viaje a París. Pero, ¿cuáles son las posibilidades de que eso suceda?

5. Intenta crear una imagen mental de lo mejor de tu pareja.

La idea es prevenir un swing extremo recordando que tu pareja es generalmente una buena persona. Piensa en las cosas positivas que hacen, ponen en el mundo y hacen por ti. Intenta pensar en lo que te atrajo de ellos en primer lugar. ¿Qué hizo que te enamoraras de ellos?

Estas cosas positivas pueden ayudar a compensar la ira o un choque en un espacio no funcional. Esto también te ayudará a mantener una perspectiva más equilibrada de tu pareja.

Está bien estar enojado con ellos por algo. Simplemente no quieres estar tan enojado que eres irracional. En lugar de eso, deben actuar de manera razonable y amorosa con los demás, incluso cuando discuten.

6. Trabaja en la curación de tus traumas que causan inundaciones emocionales.

Las personas que tienen traumas sin resolver a menudo experimentan emociones más intensas o complicadas. Al abordar los traumas que causan estas respuestas emocionales, puede ayudar a atenuarlas o adormecerlas.

Procesar el trauma es difícil, pero es algo que puedes hacer. Es posible que desee intentar consultar con un consejero informado sobre traumas para abordar mejor el problema. Se pueden usar diferentes modalidades de terapia para abordar y mitigar el trauma. EMDR es una terapia bien estudiada y bastante efectiva para enfrentar el trauma. Habla de tu situación con un profesional de la salud mental y pregúntale si sería una buena opción para ti.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Y, una advertencia justa, abordar su trauma es como abrir la Caja de Pandora. Tendemos a encerrar esas cosas dentro de nuestra Caja de Pandora interna, para que no nos destruyan. Pero una vez que abras esa caja, será difícil. Es probable que te sientas emocionalmente volátil. Las cosas pueden empeorar antes de mejorar.

Si decides enfrentar tu trauma, sigue yendo a tus citas sin importar cuánto no quieras o temes. Detenerse en medio del proceso de curación del trauma puede causarle grandes problemas con sus emociones o su bienestar. Comprométete a verlo hasta el final si lo vas a hacer. Si no estás listo para eso, está bien. Hazlo cuando te sientas lo suficientemente fuerte para hacerlo o cuando te canses de que arruine tu vida y tus relaciones.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Haga clic aquí si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Y por último, este artículo es solo para fines informativos. No pretende reemplazar la asistencia de un profesional de la salud mental capacitado ni el consejo médico. Busque ayuda si encuentra que sus emociones son difíciles de controlar o interrumpen su capacidad para vivir su vida.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Qué es el trastorno de ansiedad

El trastorno de ansiedad es una enfermedad mental que se caracteriza por sentir preocupación excesiva e irracional que se manifiesta en situaciones cotidianas. Es un problema de salud que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Síntomas del trastorno de ansiedad

Los síntomas más comunes del trastorno de ansiedad son:

  1. Palpitaciones y sudoración excesiva
  2. Sensación de opresión en el pecho y dificultad para respirar
  3. Mareos y temblores
  4. Dolor abdominal y náuseas
  5. Insomnio y dificultades para conciliar el sueño
  6. Miedo y aprensión constante
  7. Evitar situaciones que pueden desencadenar la ansiedad

Tratamiento para el trastorno de ansiedad

El tratamiento para el trastorno de ansiedad puede incluir terapias psicológicas o farmacológicas. La terapia cognitivo-conductual es una opción común y efectiva, que pretende modificar los patrones de pensamiento y comportamiento negativos que desencadenan la ansiedad.

En cuanto a los medicamentos, los ansiolíticos y los antidepresivos son los más comunes usados para el tratamiento de este trastorno. Es importante destacar que los medicamentos siempre deben ser recetados por un especialista y nunca autoadministrarse.

En conclusión, el trastorno de ansiedad es una enfermedad mental que puede afectar gravemente la calidad de vida de las personas que lo padecen. Por lo tanto, es importante buscar ayuda y tratamiento si se presenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente. La terapia cognitivo-conductual y los medicamentos bajo supervisión médica pueden ser muy efectivos en el tratamiento de este trastorno.

Deja un comentario