Qué es y cómo superarlo

El miedo es una emoción que todos hemos sentido en algún momento de nuestras vidas. A veces, el miedo es justificado y nos protege de peligros reales, pero otras veces se convierte en un obstáculo que nos impide alcanzar nuestros objetivos. Este artículo se centra en explorar qué es el miedo, cómo afecta nuestras vidas y cómo superarlo para alcanzar nuestro máximo potencial. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo conquistar tus miedos!

¿Buscas el sentido de la vida? Estos son los mejores $14.95 que jamás gastará.
Clic aquí para saber más.

¿A menudo luchas contra los sentimientos de desesperanza y falta de sentido? ¿Siempre te ha costado identificar tu lugar en el mundo?

Podrías estar sufriendo de depresión existencial.

Esta condición puede ser verdaderamente desconcertante y aterradora al mismo tiempo. Mientras trata de reconciliar sus pensamientos con sus acciones y su vida con su significado, puede enfrentar una ansiedad terrible, dudas, confusión y pánico.

Este artículo intentará proporcionar algún alivio a estos sentimientos. Primero, explorará las raíces de la depresión existencial, luego observará los signos comunes de quienes la padecen y, finalmente, explorará algunos posibles caminos para alejarse de esta dolencia espiritual.

Estas listo para comenzar?

El nacimiento de la depresión existencial

La vida como un niño pequeño es bastante estrecha. Está efectivamente aislado del mundo exterior y aprende la mayor parte de lo que sabe de las personas más cercanas a usted: padres, hermanos, familiares más amplios y primeros amigos.

Tus ideas de la vida, tu moral, tus puntos de vista y tu comprensión de lo que constituye un comportamiento aceptable están formados por lo que presencias entre este pequeño grupo de personas.

Luego, a medida que envejeces, crece tu exposición a las influencias externas. Su capacidad para comunicarse mejora, comienza a comprender ideas más complejas e interactúa con grupos de personas más diversos.

De repente, su visión del mundo se ve desafiada con frecuencia cuando se encuentra con creencias, tradiciones, comportamientos y estilos de vida muy diferentes a los suyos. Puede comenzar a cuestionar qué está bien y qué está mal. O más bien, quién tiene razón y quién está equivocado.

Estos son los primeros brotes verdes de la depresión existencial y son prácticamente universales. La mayoría de las personas en algún momento de su vida pasarán por un período en el que comenzarán a cuestionar todo lo que les han enseñado. Para algunos, esto pasará rápidamente y sin dolor, pero otros pueden permanecer en ese estado durante mucho tiempo.

Otros, aún, podrían entrar y salir de este lugar tan reflexivo repetidamente a lo largo de sus vidas.

La depresión existencial no tiene por qué seguir necesariamente. Mucha gente reflexionará sobre las cuestiones profundas de la vida, el significado y el universo con bastante alegría; algunos incluso disfrutarán el desafío de contemplar lo incontestable.

Sin embargo, para algunos, este cuestionamiento puede descender en espiral hacia un estado depresivo en el que se pone en duda el propósito mismo de su vida.

Las últimas preocupaciones de Yalom

En su libro Psicoterapia existencial, el psiquiatra Irvin Yalom teorizó que existen 4 causas principales de este tipo de depresión. Estas ‘preocupaciones últimas’, como él las expresó, son, en su opinión, conceptos fundamentales a los que los enfermos se enfrentarán casi inevitablemente.

Estos son: la muerte, la libertad, el aislamiento y la falta de sentido.

La muerte está, como era de esperar, relacionada con el final inevitable de nuestras vidas físicas y cómo esto se relaciona con el cese de nuestras formas mentales y espirituales. Todos somos mortales en el sentido físico, pero la incapacidad de ver más allá de la muerte de nuestros cuerpos puede ser fuente de angustia.

Mientras que algunas personas tienen fe en una vida después de la muerte de diversas formas, otras luchan con la conclusión abrupta del «yo» que trae la muerte. Si la muerte nos espera a todos, ¿de qué sirve vivir?

La libertad es algo por lo que los humanos han luchado en guerras a lo largo de los siglos y, sin embargo, Yalom postula que la mente tiene una relación incómoda con este mismo concepto. La libertad proviene de la falta de estructura a la que estamos expuestos desde el día en que nacemos. Si bien podemos vivir en un mundo lleno de leyes y tradiciones, no estamos obligados por ellas.

La libertad es la responsabilidad de tomar decisiones, de actuar de una manera u otra, de forjar un camino de nuestra propia creación. Un principio aterrador, ¿no le parece? Porque si somos verdaderamente libres, entonces tenemos que enfrentar la perspectiva de tomar malas decisiones, de andar por un camino más pequeño de lo que podría haber sido posible, de no desarrollar el potencial que se nos ha dado.

El aislamiento es otra idea bastante preocupante. Verá, como seres, estamos definidos por nuestras interacciones con otras personas, objetos y criaturas. Sin embargo, no importa lo bien que nos familiaricemos con algún cuerpo extraño, nunca podremos conocer su esencia. Nunca podemos experimentar lo que es ser esa persona, cosa o forma de vida.

Así como no podemos conocer completamente al otro, ellos nunca podrán conocernos completamente. Nuestra conciencia está cerrada a todos los extraños; es solo para nuestros ojos. La conclusión de esta línea de pensamiento es que estamos completamente solos en nuestra existencia. Miramos hacia un mundo que se puede ver, escuchar, tocar, pero no somos nosotros y no somos eso.

La falta de sentido es la culminación de la muerte, la libertad y el aislamiento. Cuando nos enfrentamos a nuestra existencia temporal, incierta y solitaria, algunas mentes caen en un lugar oscuro sin esperanza ni significado.

Se pierde el sentido mismo de la vida y se entra en un estado de depresión existencial.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

¿Por qué unos y otros no?

Dado que todos cuestionaremos quiénes somos y qué representamos en algún momento de nuestras vidas, ¿por qué una espiral descendente hacia la depresión existencial no es inevitable? ¿Por qué algunas personas sufren y otras no?

Esta es, naturalmente, una pregunta que se puede hacer a todas las formas de depresión, y aunque no hay una respuesta única y clara, hay algunas pistas.

Un camino hacia este lugar oscuro es a través de una tragedia o una pérdida que golpea profundamente el corazón de una persona. Ejemplos de tales eventos son: el fallecimiento de un ser querido, un gran desastre (natural o provocado por el hombre), un episodio abusivo en el pasado, una lesión grave a uno mismo, un diagnóstico de mala salud u otros trastornos repentinos.

Estos pueden causar el resurgimiento de preguntas y preocupaciones existenciales que hace mucho tiempo que se han dejado de lado. De repente, tu realidad ha cambiado y tu visión de la vida y del mundo que te rodea cambia.

La fe es una segunda razón potencial por la que algunas personas experimentan depresión existencial mientras que otras no. Sea cual sea tu opinión al respecto, la religión actúa como un gran ancla en la vida de quienes la practican. La religión proporciona respuestas (ya sean correctas o no) a las preguntas subyacentes que todos nos hacemos sobre la vida. Es fuente de paz y consuelo; un faro en los oscuros y tormentosos mares de la vida.

Por supuesto, no es necesario practicar una religión mayoritaria para tener fe. Puede tener fe en sus propias creencias, sus propios puntos de vista, su propio corazón y alma. Sea cual sea la forma que adopte, la fe es como un sistema inmunitario espiritual que previene las enfermedades existenciales que amenazan la mente.

La falta de fe, o incluso perder la fe, puede aumentar el riesgo de sufrir esta forma de depresión. Una vez más, es importante notar que no todos los que viven sin fe sufrirán, y no todos los que tienen fe serán impermeables a esta aflicción.

En tercer lugar, el psicólogo Kazimierz Dabrowski especuló que el inicio de la depresión existencial era más probable en un individuo que tenía algún tipo de superdotación. Tales personas a menudo tendrán una inteligencia superior a la media, porque deliberar sobre el significado de tu propia existencia requiere un esfuerzo mental prolongado y concertado.

Las personas creativas, según Dabrowski, también son más propensas a cuestionar su propia existencia de alguna manera (a veces como parte de su trabajo) y existen innumerables ejemplos de artistas, escritores y poetas que han luchado contra esta forma de depresión. Grandes pensadores, científicos, filósofos y líderes también pertenecen a este grupo ‘dotado’ y es más probable que enfrenten los problemas de la vida y el significado.

Dabrowski teorizó que las personas dotadas son más conscientes del amplio espectro que ocupa la vida. Ven la red infinita de conexiones entre las personas, la influencia que una persona tiene en su entorno y los caminos divergentes que surgen de las elecciones que enfrentamos. Ellos ven todo esto y son intuitivamente conscientes del gran potencial que les rodea. Forman visiones idealistas de lo que podría ser, que luego son destrozadas por la dura realidad del mundo que realmente existe.

Son muy sensibles a las injusticias en la sociedad y las oportunidades injustas y desiguales que se brindan a los diferentes miembros y grupos. Anhelan ser una fuerza para el bien, para reequilibrar la balanza que durante demasiado tiempo ha favorecido a unos sobre otros. Lo que comienza como un deseo positivo puede convertirse rápidamente en desilusión y desesperación cuando se dan cuenta de los límites de su influencia. Pueden imaginar cómo podrían ser las cosas, pero no pueden tener un impacto significativo. En última instancia, esto puede llevarlos a cuestionar su propia existencia y el propósito de la vida, si es que existe alguno.

La tragedia, la falta de fe y la superdotación no son los únicos orígenes de la depresión existencial, pero son los principales. Y como se mencionó, no todos los que encajan en uno de estos moldes caerán en un estado depresivo; son meros indicadores de mayor riesgo.

Señales de depresión existencial

Una crisis depresiva de tipo existencial se puede identificar buscando algunos de estos síntomas comunes:

  • Interés (que bordea la obsesión) en hacer preguntas profundas sobre la vida, la muerte, el universo y el propósito de todo.
  • Pérdida de interés en casi todo lo demás porque se considera que no tiene sentido.
  • Sentimientos de desconexión, separación, aislamiento y soledad (cortas los lazos con las personas en tu vida y sientes que no encajas en ningún lugar).
  • Una intolerancia por el status quo de la sociedad.
  • Parálisis funcional causada por la ausencia de motivación o inspiración (es decir, no puede decidirse a hacer nada sustancial).
  • Sentimientos de estar entumecido o vacío.
  • Bajos niveles de energía.
  • Pensamientos de suicidio.

La depresión existencial, como la mayoría de los otros tipos, puede tener varios grados de gravedad. La identificación temprana de los signos es una parte importante del tratamiento y la superación de la enfermedad.

Abordar la depresión existencial

Descargo de responsabilidad: nada de lo que sigue debe considerarse como un consejo clínico o profesional. La depresión es mejor tratada por profesionales y los puntos a continuación están diseñados para complementar esto.

Habla con alguien: incluso si sientes que todas las conexiones personales no tienen sentido, vale la pena probar algún tipo de terapia de conversación. La logoterapia, una forma de psicoterapia desarrollada por Viktor Frankl, podría ser más adecuada para la depresión existencial, ya que se trata de la búsqueda de sentido en nuestras vidas.

Acepte la incertidumbre: una cosa que molesta a muchos pacientes es la gran cantidad y escala de las incógnitas involucradas. Ninguna cantidad de pensamiento o búsqueda te llevará jamás a una respuesta definitiva a las preguntas de por qué y cómo debemos vivir. Los misterios que rodean la muerte, el universo, el libre albedrío o el propósito permanecerán ocultos para siempre, y aceptar esto puede aliviar la carga de la contemplación incesante de uno.

Concéntrate en lo que PUEDES hacer: lo más probable es que hayas llegado a la conclusión de que tu influencia sobre el mundo es limitada. En lugar de dejar que esto te deprima, trata de considerar todas las pequeñas formas en las que puedes impactar a quienes te rodean. Comprenda que si bien su alcance puede ser limitado, el potencial de tener un efecto positivo en quienes están dentro de él no lo es.

Duelo: si ha sufrido una pérdida o ha sido testigo de una tragedia, debe dejarse llevar por el duelo. Llore no solo por otros que se han ido, sino también por aquellas partes de usted mismo con las que ya no puede identificarse. Las crisis de la existencia invariablemente te hacen cuestionar tu moral, tus elecciones, tu personalidad y tu vida hasta el momento; tienes que dejarlos ir si quieres que pierdan su control sobre ti.

Acepta las diferencias: para abordar los sentimientos de desconexión y aislamiento, debes aceptar y, finalmente, aceptar el hecho de que eres único entre todos y todo lo demás. En lugar de ver esto como algo malo, trate de verlo como una oportunidad para relacionarse con entidades muy distintas a la suya. Sí, nunca podrás ser ellos, sentir como ellos, ver como ellos, pero puedes aprender de ellos y llegar a comprender mejor su versión de la realidad. No asuma la existencia de errores y aciertos absolutos, sino comprenda la diversidad de culturas y de opiniones.

La depresión existencial es una condición grave, que a veces los profesionales de la salud pasan por alto o la confunden con alguna otra patología. Comprender qué es y de dónde proviene puede ayudarlo a abordar el problema y encontrar un tratamiento que sea efectivo.

¿Escuchar este MP3 puede ayudarte a descubrir el sentido de tu vida? Creemos que sí.

Esta página contiene enlaces de afiliados. Recibo una pequeña comisión si elige comprar algo después de hacer clic en ellos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Qué es y cómo superarlo

¿Qué es?

La adversidad es un término que se utiliza para definir cualquier situación difícil o desfavorable que se presenta en la vida. Puede ser la pérdida de un ser querido, una enfermedad, la pérdida del empleo, el fin de una relación, entre muchas otras situaciones. La adversidad puede afectar a cualquier persona en cualquier momento de su vida.

¿Cómo superarlo?

Superar la adversidad es un proceso que puede llevar tiempo y requiere paciencia, fuerza mental y emocional y la determinación de seguir adelante. A continuación, te presentamos algunas estrategias que pueden ayudarte a enfrentar y superar la adversidad:

1. Acepta la situación

Es importante aceptar que la situación difícil o desfavorable ya ha sucedido y que no se puede cambiar el pasado. Aceptar la situación es el primer paso para comenzar a superarla.

2. Rodéate de personas positivas

Es fundamental contar con el apoyo de personas que te brinden palabras de aliento y te hagan sentir acompañado durante el proceso. Rodéate de amigos, familiares y profesionales que puedan ayudarte a superar la adversidad.

3. Busca ayuda profesional

En ocasiones, superar la adversidad puede requerir ayuda profesional. Un psicólogo o un terapeuta pueden ayudarte a procesar tus emociones y a encontrar nuevas estrategias para enfrentar la situación.

4. Encuentra un propósito

En medio de la adversidad, encuentra algo que te haga levantarte cada día y seguir adelante. Busca un propósito, un objetivo o una meta que te motive y te dé fuerzas para seguir luchando.

5. No te rindas

Finalmente, no te rindas. Recuerda que la adversidad es un desafío, pero también una oportunidad para crecer y aprender. Mantén una actitud positiva y persevera en tu proceso de superación.

  1. Acepta la situación
  2. Rodéate de personas positivas
  3. Busca ayuda profesional
  4. Encuentra un propósito
  5. No te rindas

Conclusión:

En conclusión, la adversidad es una realidad que puede afectar a cualquier persona en cualquier momento de la vida. Para superarla, es fundamental aceptar la situación, rodearse de personas positivas, buscar ayuda profesional, encontrar un propósito y no rendirse en el proceso de superación.

Deja un comentario