Rasgos, pros, contras y más

¿Te gustaría saber más sobre una variedad de temas interesantes? En este artículo hablaremos sobre rasgos de personalidad, ventajas y desventajas de diversas situaciones, y otros asuntos relevantes. Acompáñanos a explorar las distintas facetas de la vida en busca de conocimiento y disfrute.

¿Eres un camaleón social?

¿No estoy seguro?

Echemos un vistazo a algunos de los rasgos de este tipo de personalidad y descubramos: hay más (¡nosotros!) De lo que piensas.

La característica clave del camaleón social, al igual que su contraparte reptiliana que cambia de color, es la capacidad de integrarse perfectamente en cualquier entorno social.

Pueden ser la vida y el alma de la fiesta o ser tranquilos y reservados; prestan mucha atención a las señales sociales e imitarán el comportamiento de los demás.

Esta flexibilidad social suele ser una habilidad muy útil, con sus raíces psicológicas en nuestra necesidad humana de sentirnos socialmente incluidos.

Dicho esto, hay quienes parten con la intención precisa de moldearse y reinventarse a sí mismos según lo dicte una situación particular.

Pueden pasar sin esfuerzo de la sociabilidad fácil a la contemplación tranquila, según lo exija la situación.

Tal adaptabilidad los hace expertos en mentir, pero también son maestros en calmar las plumas erizadas cuando las situaciones sociales salen mal.

Estos son los verdaderos ‘operadores’ que a menudo observamos, posiblemente con admiración, pero quizás también con un ligero desdén.

Lo interesante es que, si somos susceptibles a este tipo de cambio de forma de la personalidad, es tan natural e inconsciente que a menudo ni siquiera sabemos que lo estamos haciendo.

Y, para bien o para mal, hay más que un poco de este tipo de comportamiento en la mayoría de las personas.

¿Cuántas veces has estado hablando con alguien con acento y sin querer te has encontrado imitando su acento distintivo?

¿O tal vez te has sorprendido copiando inconscientemente el lenguaje corporal de alguien con quien estás hablando?

¿Qué es la psicología?

En última instancia, todo se reduce a la psicología y una teoría detrás de nuestra tendencia natural a imitar el comportamiento de otras personas es que puede alentarlos a sentir algo positivo por nosotros.

Y a la mayoría de los humanos nos gusta gustar, ¿verdad?

A revelador estudio psicologico se propuso explorar si las personas imitan automáticamente a los demás, incluso a las personas que nunca antes habían conocido.

Los 78 sujetos conversaron con un «interno», un extraño, que había sido preparado para sonreír, tocarse la cara y mover los pies durante el encuentro.

Los resultados mostraron que la mayoría de los sujetos imitaron inconscientemente el movimiento de los pies y el contacto facial.

La segunda pregunta que el estudio se propuso responder es si el mimetismo aumentaba la simpatía.

Para este ejercicio, los sujetos discutieron imágenes aleatorias con los expertos.

A algunos de los informantes se les había dicho que imitaran el lenguaje corporal del sujeto, mientras que a otros se les había dicho que no lo hicieran.

Cuando se les preguntó cómo se sentían acerca de la interacción, los sujetos que experimentaron la mímica la calificaron como más agradable que aquellos que no la experimentaron.

Con estos resultados en mente, ¿podríamos todos beneficiarnos de aumentar conscientemente nuestro mimetismo?

¿Deberíamos todos volvernos más camaleónicos en nuestro comportamiento?

¿Podría ser esto lo que será la clave del éxito en el trabajo o en nuestra vida romántica?

Tristemente no.

¿Por qué?

Porque una parte clave del efecto camaleón es que no nos damos cuenta de que lo estamos haciendo.

Es poco probable que cualquier intento consciente de copiar el lenguaje corporal de los demás tenga el efecto que buscamos.

Cómo identificar un camaleón social

Como dice el Dr. Mark Snyder, psicólogo social de la Universidad de Minnesota, un camaleón social trata de “ser la persona adecuada en el lugar adecuado en el momento adecuado”.

Están en sintonía minuciosa e intuitiva con la forma en que los demás les responden y adaptan constantemente su propio comportamiento cuando sienten que no están creando la impresión correcta.

El Dr. Snyder continúa citando al poeta británico WH Auden, quien fue lo suficientemente honesto como para admitir que la realidad de su propia personalidad era “muy diferente de la imagen que trato de crear en la mente de los demás para que me amen. ”

Según el Dr. Snyderlos camaleones sociales, ‘altamente autocontrolados’ como él los llama, tienden a:

– prestar mucha atención a las señales sociales, examinando a los demás con agudeza para saber qué se espera de ellos antes de dar una respuesta.

– tratar de ser como los demás esperan que sean, para llevarse bien y gustar. Por ejemplo, tratan de hacer que las personas que no les agradan piensen que son amigables con ellos.

– usan sus habilidades sociales para moldear su apariencia según lo exijan situaciones dispares, de modo que, como dicen algunos, “Con diferentes personas actúo como una persona muy diferente”.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

¿Puedes confiar en un camaleón social?

En general, estos rasgos podrían verse como en gran medida positivos y útiles, especialmente en entornos comerciales.

Pero la investigación sugiere que una persona que es muy experta en moldearse a sí misma en diferentes personas puede pagar el precio en sus relaciones íntimas.

Si bien pueden tener mucho éxito en causar una buena impresión en las interacciones sociales con extraños o en situaciones de negocios, tienden a tener dificultades en términos de amistades y romance.

Lazos tan estrechos se basan en la confianza y es comprensiblemente difícil confiar en alguien cuya personalidad es tan fluida e impredecible.

Sin embargo, dedique un pensamiento a las personas inflexibles del otro extremo, que son incapaces de ajustar su propio comportamiento para encajar con los demás, tienen toda una serie de problemas diferentes.

Su rigidez y falta de empatía les puede costar muy caro en términos sociales.

Afortunadamente, la mayoría de nosotros nos sentamos en algún lugar entre estos polos opuestos.

La investigación del Dr. Snyder reveló que alrededor del 40% de las personas tienden a adaptar su comportamiento para adaptarse a diferentes situaciones: el enfoque camaleónico.

El 60% restante se rige menos por este afán de impresionar a toda costa.

Él dice que la mayoría de las personas funcionan en el rango medio, variando su estilo de acuerdo con los diferentes contextos sociales o profesionales.

Los opuestos no se atraen

Podrías suponer que un camaleón social tendría la capacidad de llevarse bien con cualquiera, con su personalidad fluida… pero estarías equivocado cuando se trata de sus polos opuestos.

William Ickes, psicólogo de la Universidad de Texas, estudió a personas de extremos opuestos de la escala para evaluar su compatibilidad mutua.

Su estudio reveló que dos personas en el mismo extremo del espectro, alto o bajo, se llevaban bien, mientras que las parejas mixtas no encontraron puntos en común.

El Dr. Icke explicó:

‘los bajos son como John Wayne, bastante taciturnos e iguales sin importar dónde estén. Los subidones son como el Zelig de Woody Allen, tratando locamente de encajar con quien sea que estén. Pero los bajos no dan suficientes señales a los altos para saber cómo deben tratar de ser”.

El camaleón ‘profesional’

Curiosamente, muchas personas tienden a ser más camaleónicas en un entorno laboral, donde están muy sintonizados con la necesidad de impresionar en su deseo de éxito.

Las mismas personas, sin embargo, se mantienen más fieles a sí mismas cuando están en casa, donde no hay necesidad de ser todo para todas las personas en todo momento.

Y, ya que estamos en el tema del trabajo, no sorprende que ciertas profesiones atraigan a personas que instintivamente pueden ajustar su personalidad para adaptarse a cualquier situación que enfrenten.

La más obvia, por supuesto, es la actuación, pero los camaleones sociales también sobresalen en la arena política, en los círculos diplomáticos y en cualquier ocupación relacionada con las ventas.

También son excelentes abogados de la acusación por razones obvias. En roles como estos, el camaleón puede funcionar al más alto nivel.

No todo es negativo

No seamos demasiado negativos con el camaleón social, ya que la capacidad de empatizar, de ponerse en el lugar del otro, es una cualidad humana necesaria y digna de elogio.

El mundo sería un lugar más pobre sin él.

Es solo cuando se lleva a los extremos que este comportamiento conduce a una ruptura de la confianza y afecta las relaciones.

La mayoría de nosotros, después de todo, preferimos interactuar con personas que son fieles a sí mismos y el metamorfo social comprometido es cualquier cosa menos eso.

Como la mayoría de las cosas, se trata de grado y claramente hay quienes se encuentran en diferentes extremos del espectro de comportamiento, desde los operadores finales hasta sus polos opuestos que no pueden adaptarse en absoluto.

Eso nos deja a la mayoría en el medio, adaptando la forma en que nos comportamos intuitivamente según sea necesario para suavizar nuestras interacciones con amigos, familiares y compañeros de trabajo.

Podemos ser camaleónicos cuando la situación lo exige, pero al mismo tiempo permanecer fieles a nosotros mismos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Rasgos de personalidad

¿Qué son los rasgos de personalidad?

Los rasgos de personalidad son características o patrones de comportamiento consistentes y estables a lo largo del tiempo y las situaciones. Se cree que estos rasgos tienen un efecto significativo en cómo pensamos, sentimos y actuamos en diferentes situaciones.

Pros y contras de tener ciertos rasgos de personalidad

Ventajas

  • Rasgos de personalidad positivos como la amabilidad, la empatía y la apertura a nuevas experiencias, pueden hacer que las personas sean más felices, más saludables y más exitosas en general.
  • Tener ciertos rasgos de personalidad puede ayudar a las personas a adaptarse mejor a situaciones nuevas e imprevistas, así como a controlar sus emociones y pensamientos.

Desventajas

  • Algunos rasgos de personalidad negativos, como la impulsividad, el narcisismo y la agresividad, pueden llevar a relaciones interpersonales conflictivas, problemas de salud mental y síntomas físicos como hipertensión arterial y enfermedades cardíacas.
  • Las personas con ciertos rasgos de personalidad pueden tener dificultades para ajustarse a situaciones que cambian rápidamente o para adaptarse a nuevos entornos y personas.

¿Los rasgos de personalidad son innatos o adquiridos?

Hay diferentes teorías sobre si los rasgos de personalidad son principalmente innatos o adquiridos a través de la educación y las experiencias de vida. Algunos estudios sugieren que los rasgos de personalidad pueden ser hereditarios, mientras que otros argumentan que los factores ambientales tienen el mayor impacto en el desarrollo de los rasgos de personalidad.

Ejemplos de rasgos de personalidad

Algunos de los rasgos de personalidad más comunes incluyen:

  1. Extraversión
  2. Amabilidad
  3. Conciencia
  4. Neuroticismo
  5. Apertura a nuevas experiencias

En resumen

Los rasgos de personalidad son características estables que influyen en cómo pensamos, sentimos y nos comportamos. Algunos rasgos pueden tener ventajas, mientras que otros pueden presentar desventajas. Aunque hay diferentes teorías sobre si los rasgos de personalidad son innatos o adquiridos, lo cierto es que todos tenemos una combinación única de rasgos de personalidad que nos hacen quienes somos.

Deja un comentario