Sabiduría vs. Inteligencia: ¿Cuál es la diferencia?

En la búsqueda por alcanzar el éxito en la vida, a menudo se confunden dos términos clave: sabiduría e inteligencia. ¿Qué es lo que realmente diferencia a estas dos cualidades? ¿Es una más importante que la otra? En este artículo exploramos las diferencias entre la sabiduría y la inteligencia, y cómo pueden aplicarse en nuestra vida diaria para lograr una existencia más plena y significativa. ¡Descubre por ti mismo cuál es la verdadera clave del triunfo!

“Nunca confundas el conocimiento con la sabiduría. Uno te ayuda a ganarte la vida; el otro te ayuda a hacer una vida.”

Eso dijo la psicóloga clínica, la Dra. Sandra Carey, resumiendo claramente la diferencia entre estas dos cualidades humanas que a menudo se confunden.

Esta observación perspicaz sugeriría que la sabiduría es un elemento importante para lograr la satisfacción con la vida. Y, sin embargo, en estos días, parece que el gran enfoque está en la adquisición de conocimientos y el desarrollo de la inteligencia.

Todos están empeñados en continuar su educación hasta el enésimo grado con la esperanza de conseguir el trabajo de sus sueños, junto con el estatus social y la recompensa financiera que conlleva.

La sabiduría se queda atrás en la carrera por la cima.

Resulta que el perdedor en esta búsqueda de la excelencia académica es la buena sabiduría pasada de moda, que ha descendido en la clasificación de cualidades deseables en un mundo obsesionado con el conocimiento y orientado a objetivos.

¿Cuántas descripciones de puestos has leído citando la sabiduría como requisito para los candidatos?

Sin embargo, hubo un tiempo en que esta más noble de las cualidades era muy apreciada. Se buscó a aquellos con sagacidad y un profundo conocimiento de una amplia gama de experiencias de la vida para dar consejos y entregar las perlas de sabiduría que la gente anhelaba.

Ahora, sin embargo, se trata de calificaciones y adquirir el siguiente conjunto de calificaciones para impulsarnos en la clasificación salarial, sin olvidar la bravuconería y el engrandecimiento personal que acompañan a la búsqueda del éxito.

Hizo el trabajo duro, obtuvo su recompensa: trabajo hecho y listo para la vida, ¿no es así?

Bueno, tal vez no. Ser inteligente y trabajador no lo es todo.

Sí, tus excelentes logros académicos demuestran que eres capaz de pensar de forma lógica, entender conceptos y que estás equipado con mucha determinación y valor cuando se trata de ponerte manos a la obra.

Por admirables que sean estas cualidades, la investigación indica que la inteligencia no es un indicador de bienestar.

Parece que nuestra búsqueda obsesiva del conocimiento ha ido en detrimento del cultivo de la sabiduría. Eso a su vez ha resultado en una experiencia de vida general disminuida.

Entonces, ¿cuál ES la diferencia entre sabiduría e inteligencia?

No siempre es fácil definir cualidades abstractas como estas, pero un repaso rápido de la definición de diccionario de cada una puede arrojar algo de luz:

Sabiduría: La capacidad de usar su experiencia y conocimiento para tomar decisiones y juicios sensatos.

Inteligencia: La capacidad de pensar, razonar y comprender en lugar de hacer las cosas automáticamente o por instinto.

Destilando estas definiciones hasta lo esencial, la diferencia clave parece ser que la sabiduría usa la perspectiva obtenida de las experiencias de la vida, mientras que la inteligencia se reduce a la adquisición de hechos y conocimientos empíricos.

Aplicar el debate naturaleza/crianza es otra forma de distinguir entre los dos:

En general, se acepta que la inteligencia es algo con lo que se nace hasta cierto punto (aunque también requiere crianza para alcanzar su potencial).

La sabiduría, por otro lado, no es algo innato, que necesita tiempo y experiencia, así como observación y contemplación para desarrollarse y finalmente florecer.

Otra forma de discernir una diferencia es decir que inteligencia es saber hacer algo; la sabiduría es saber si y/o cuando uno debe hacerlo.

La inteligencia puede significar saber cómo piratear la red informática de su trabajo, ¡pero la sabiduría es comprender que probablemente sea una mala idea!

¿Qué significa ser sabio?

Como era de esperar, la lista de citas sobre el tema de la sabiduría es larga y esclarecedora. Aquí hay solo algunos, para que entiendas la esencia:

Pierre Abelard: “El principio de la sabiduría se encuentra en la duda; dudando llegamos a la pregunta y buscando podemos llegar a la verdad.”

Albert Einstein: “La sabiduría no es producto de la educación, sino del intento de toda la vida por adquirirla”.

Marilyn vos Savant: “Para adquirir conocimiento, uno debe estudiar; pero para adquirir sabiduría, uno debe observar.”

Sócrates: “La única verdadera sabiduría está en saber que no sabes nada”.

Benjamin Franklin: “El umbral del templo de la sabiduría es el conocimiento de nuestra propia ignorancia”.

Confucio: “Saber lo que sabes y saber lo que no sabes. Esa es la verdadera sabiduría”.

Hay un tema común en estas sabias palabras y es la humildad, una cualidad un tanto extraña en nuestra sociedad en este momento, donde se trata de tocar la trompeta. Pero más sobre eso más adelante.

Justo allí, entre esas gemas, es posible que encuentres la inspiración necesaria para animarte a desarrollar tu «sabio» interior con el objetivo de convertirte en un individuo más sabio y con un pensamiento más profundo.

Más adelante veremos las formas en que puede hacer precisamente eso, pero primero investiguemos por qué esta cualidad en particular mejora tanto la vida.

¿Qué puede hacer la sabiduría por nosotros?

En nuestra existencia frenética y desafiante, nunca ha sido más importante estar equipado con la sabiduría para tomar las decisiones correctas; la sabiduría para hacer frente a lo desconocido; la sabiduría de observar; la sabiduría para lidiar con las emociones; la sabiduría para entender; y la sabiduría para ver más allá del valor nominal.

Según el estudio mencionado anteriormente…

«… el razonamiento sabio se asocia con una mayor satisfacción con la vida, menos afecto negativo, mejores relaciones sociales, menos rumiación depresiva, más palabras positivas versus negativas utilizadas en el habla y una mayor longevidad».

otro estudio descubrió que las personas más sabias experimentaban menos soledad.

La investigación identificó una serie de componentes de la sabiduría:

  • Compasión
  • Conocimientos generales de la vida.
  • Manejo de emociones
  • Empatía
  • Altruismo
  • Un sentido de justicia
  • Conocimiento
  • Aceptación de valores divergentes
  • decisión

También hay evidencia de que la capacidad de los pensadores sabios para ver las cosas desde una perspectiva más amplia y de mente abierta da como resultado un punto de vista más optimista.

Mientras que alguien de mente más cerrada, defensiva y negativa normalmente, en la misma situación, solo vería pesimismo y fatalidad.

Otro aspecto positivo que va de la mano con la sabiduría es una mayor tolerancia y una respuesta emocional más equilibrada.

La autoconciencia que viene con la sabiduría promueve el autocontrol y mantiene a raya las emociones negativas como la ira y la frustración.

Es la voz interior la que aconseja no apagar las luces de alguien o gritar obscenidades, nunca una buena elección. Ejemplos extremos, pero entiendes la esencia.

Lo que también viene con la sabiduría es la capacidad de ver las situaciones desde una perspectiva distante y de vuelo en la pared; un factor muy importante para tomar mejores decisiones.

El autodistanciamiento de esta manera coloca la situación en un contexto más amplio, logrando un resultado más equilibrado y satisfactorio.

El resultado no es solo una decisión inteligente, es una sabia decisión y estas son las que generalmente conducen a la mayor felicidad.

Toda esta evidencia indicaría que, además de acumular tantos conocimientos como sea posible para desarrollar nuestro potencial y ser lo mejor que podemos ser en nuestro campo elegido, también es importante cultivar la sabiduría para lograr el bienestar emocional, para hacer nosotros mismos seres humanos más redondeados, completos y satisfechos.

6 maneras de convertirse en una persona más sabia

La sabiduría no es propiedad exclusiva de la generación anterior; una mata de cabello gris y una cara arrugada que se lee como un mapa de ruta no es un requisito previo para ser sabio.

Hay algunos pasos activos que puede tomar para desarrollar su «sabio» interno, que a su vez ampliará y profundizará su propia experiencia de vida, haciendo que el esfuerzo valga la pena:

1. Tómatelo con calma.

Cargarte con un ajetreo constante y trabajar duro para compensar tus insuficiencias percibidas (probablemente inexistentes) puede impresionar a los jefes.

Sin embargo, no te hará más sabio.

Asegúrese de reservar tiempo todos los días para estar quieto y tranquilo, permitiéndose descansar y alejarse del estrés de la vida por un tiempo.

Usar tu tiempo libre para leer o incluso ver documentales será mucho más beneficioso que llenar el vacío con TV c**p o videojuegos.

Mejor aún, una caminata por el bosque le dará tiempo para relajarse, respirar, reflexionar y expandir su mente.

Durante estos períodos de calma, dedica tiempo a reflexionar sobre tu ser interior. No es posible apreciar los pensamientos y motivaciones de los demás si no sabes lo que realmente te motiva.

Aprender el arte de la meditación es una de las mejores maneras de desarrollar un ‘ojo interior’.

Descubrirá que se le abren nuevas perspectivas cuando su mente no está distorsionada por el clamor de la actividad frenética.

2. Piensa antes de hablar.

Hay un aforismo consagrado que dice: “El conocimiento es saber qué decir. Sabiduría es saber si decirlo o no.”

En lugar de ceder al impulso de responder al instante, intente darse espacio y tiempo para reflexionar antes de hablar.

Sea receptivo y escuche con atención, pero no siempre sienta que necesita expresar su opinión de inmediato, o incluso en absoluto.

3. Di adiós al ‘blanco y negro’.

Trate de no hacer juicios instantáneos. Pocas cosas en la vida son en realidad en blanco y negro.

En su lugar, trate de evaluar lo que está pasando buscando entre líneas las áreas grises. Sentarse en la cerca por un tiempo le dará la oportunidad de ver las cosas desde una perspectiva más amplia.

Tomar una visión general que considere las incertidumbres potenciales en lugar de los hechos en blanco y negro le permitirá ofrecer un consejo más circunspecto, si es necesario.

Es probable que cualquier decisión relacionada sea mejor.

4. Desarrolla una mente inquisitiva.

Es posible que ya haya llegado al final de su educación formal, pero el aprendizaje no se detiene allí.

Si dejas de alimentar tu mente con nuevas experiencias, ampliando y profundizando tu comprensión, se atrofiará.

La autora filosófica Anais Nin lo expresó de esta manera:

“La vida es un proceso de transformación, una combinación de estados por los que tenemos que pasar. Donde la gente falla es en querer elegir un estado y permanecer en él. Esta es una especie de muerte”.

Para volverte más sabio, necesitas abrir tu mente, activar tu curiosidad natural y estar preparado para experimentar.

Ten hambre de nuevos puntos de vista y nuevas experiencias. Sí, cometerá errores, pero son parte del proceso.

La clave es adquirir tantas experiencias diferentes como puedas. Cada uno se sumará a la amplitud y profundidad de su comprensión.

Un principio budista clave es el concepto de la ‘mente de principiante’, que está llena de maravillas de descubrimiento.

Piense en la sensación de asombro de un niño al ver el poder del océano por primera vez; ese es el tipo de enfoque de la vida que necesitas cultivar.

Con cada experiencia abordada desde esta perspectiva infantil vendrá un poco más de sabiduría y comprensión.

5. Lee, lee, lee.

Lea en su viaje, lea en la cama, lea en el baño. Leer libros, revistas y periódicos. Lea blogs, lea comentarios sociales, lea cómics, lea las obras de los más grandes pensadores filosóficos. Leer novelas o ficción policiaca. Lee sobre tus hobbies o tu campo profesional.

Únete a la biblioteca o lee en línea. Acabo de leer.

Pero asegúrese de reflexionar sobre lo que lea, forme opiniones y, si es posible, hable sobre lo que ha leído con amigos y colegas.

Lo que sea que lea, le ayudará a construir una balsa invaluable de conocimiento (conocimiento que va más allá de los simples hechos del salón de clases).

En el camino, aprenderá cómo otros han enfrentado situaciones adversas que usted mismo puede enfrentar.

Hay mucha verdad en el dicho: “Nos perdemos en los libros; nosotros también nos encontramos allí”.

6. Un poco de humildad hace mucho.

Como se puede ver claramente en las citas de grandes pensadores anteriores, reconocer lo poco que realmente sabemos es la piedra angular de la verdadera sabiduría.

Y, sin embargo, nuestra cultura tiene que ver con la autopromoción. Para conseguir ese trabajo excelente, se necesita un argumento de venta completo. Y es tentador exagerar, impulsar un conjunto de habilidades perfectamente adecuado en algo mucho más allá de su zona de confort real.

Eso no quiere decir que debas renunciar a tu autoestima de ninguna manera. Pintar una imagen real de su verdadero yo, en lugar de un modelo de virtud comercial, en última instancia le hará ganar más respeto.

Aceptar tus propias limitaciones es un paso importante en el camino hacia una mayor sabiduría. A su vez, un poco de humildad te permitirá respetar y apreciar las habilidades de los demás en lugar de temerles.

¿Qué ganaré con esto?

Volvamos a la diferencia entre inteligencia y sabiduría.

No hay duda de que aprovechar al máximo el coeficiente intelectual con el que fuimos bendecidos al nacer y acumular conocimiento fáctico en nuestras mentes sobrecargadas puede traer recompensas financieras y éxito material.

Pero en términos de satisfacción general con la vida, la sabiduría siempre gana.

Poseer sabiduría lo convierte en un ser humano más completo y ciertamente más realizado.

Estará mejor equipado para manejar los altibajos de la vida y también para empatizar con las luchas experimentadas por su familia, amigos y colegas.

Como escribió el antiguo filósofo y poeta Rumi:

“Ayer fui inteligente, así que quería cambiar el mundo. Hoy soy sabio, así que me estoy cambiando a mí mismo”.

Y si prestas atención a sus sabias palabras y te cambias a ti mismo, estas mejoras que mejoran tu vida están a tu alcance:

  • Mejor toma de decisiones
  • Mayor empatía
  • Mejor capacidad para hacer frente a la adversidad.
  • Una perspectiva más optimista
  • Menos probabilidades de experimentar soledad.

Para llevarnos de vuelta a donde empezamos, con las sabias palabras del Dr. Carey, la sabiduría es realmente la clave para vivir la vida lo más plenamente posible.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Sabiduría vs. Inteligencia: ¿Cuál es la diferencia?

¿Qué es la inteligencia?

La inteligencia es definida como la capacidad de aprender, comprender y aplicar el conocimiento y habilidades para resolver problemas. Es la capacidad de procesar información y responder rápidamente a situaciones.

¿Qué es la sabiduría?

Por otro lado, la sabiduría es la habilidad de aplicar el conocimiento y la experiencia para tomar decisiones sabias y eficaces. La sabiduría implica la comprensión de la naturaleza humana, la empatía y la capacidad de considerar todas las perspectivas antes de tomar una decisión.

¿Cuál es la diferencia entre sabiduría e inteligencia?

La principal diferencia entre sabiduría e inteligencia es que la inteligencia se refiere a las habilidades cognitivas mientras que la sabiduría se refiere a la aplicación efectiva de esas habilidades.

Ejemplos de diferencias:

  • Una persona puede ser muy inteligente y resolver problemas matemáticos complejos, pero no necesariamente tendría la sabiduría necesaria para tomar decisiones importantes.
  • Por otro lado, una persona sabia puede no tener una capacidad cognitiva alta, pero puede utilizar su experiencia y conocimientos para tomar las decisiones correctas.

¿Por qué es importante comprender la diferencia?

Comprender la diferencia entre sabiduría e inteligencia puede ayudarnos a ser más efectivos en la toma de decisiones importantes. Ambas habilidades son importantes y pueden complementarse entre sí para lograr un equilibrio efectivo en la vida. Un enfoque equilibrado en el desarrollo de ambas habilidades puede llevar a una vida más satisfactoria y exitosa.

Deja un comentario