Si eres un solitario, entenderás estos 9 beneficios de serlo

Ser un solitario puede ser un estilo de vida que muchas personas no entienden, pero quienes lo practican saben que tiene sus ventajas únicas. En este artículo, exploramos 9 beneficios que los solitarios experimentan en su día a día. Si eres una persona que prefiere su propia compañía a la de la multitud, te sentirás identificado con estos beneficios y tal vez te sientas aún más seguro de tu elección de vida. De lo contrario, podrías obtener una mejor comprensión de por qué algunos de tus amigos y seres queridos prefieren pasar tiempo solos. ¡Acompáñanos y descubre los beneficios de ser un solitario!

Hace mucho tiempo, después de unos años universitarios muy agitados, unos amigos me convencieron de ir de vacaciones con ellos. Nada extravagante, solo nosotros viendo los lugares de interés de Chicago, tal vez escuchando algo de jazz, un poco de acción en un museo, el fabuloso acuario de Chicago y buena comida.

Yo no quería ir.

No tenía una razón genuina para no hacerlo, pero eso no me impidió encontrar mil «razones» por las que no debería hacerlo.

Me vetaron. Yo estaba demacrado y descuidado. Me relevaron del mando del buen barco Me con el argumento de que no era apto para el servicio. Reservaron el viaje, me dijeron cuándo estar listo y lo dejaron así.

Cuando llegamos allí, hicimos todas las cosas que planeamos, a veces todos juntos, a veces separados en parejas ya veces solos. Fue un buen viaje, pero algo justo debajo de la superficie de mi gratitud y mi sociabilidad vacacional se sentía inestable.

Cuando llegué a casa, reflexioné sobre ese sentimiento inquieto. No era la primera vez que lo sentía, pero era extraño que lo sintiera ahora en medio de tanto amor, compasión y profunda amistad. Me alegré de que me hubieran sacado de mi pozo de agotamiento. Me sentí refrescado.

Entonces me di cuenta: me había sentido más renovado esas pocas veces que me había enfrentado a Chicago solo.

El tiempo que pasé en compañía de mis amigos no fue de ninguna manera restrictivo o agotador, como puede haber sido para alguien que es muy introvertido, pero solo sentí que estaba regresando a «mí mismo» cuando era solo yo, la ciudad, y las conversaciones aleatorias entre nosotros.

Miré hacia atrás para ver si me había sentido así antes; lo que vi fue un patrón claro: siempre había tenido amigos, pero era igual de probable que estuviera sola pasándola absurdamente maravillosa.

yo era un solitario

No había listas de verificación de fácil acceso en ese momento, así que hice la mía:

¿Disfruté estar solo? Sí.

¿Me sentía cómodo con el silencio? Sí.

Ya sabía que era más introvertido que extrovertido, pero ¿hubo momentos en los que incluso necesitaba alejarme de mí mismo? Sí. (Llegué a la meditación bastante temprano en la vida).

¿Felicitarme y aprobarme a mí mismo se sintió tan bien como las felicitaciones y la aprobación de los demás? Sí.

Confirmado, confirmado y dos veces más confirmado: solitario.

Pero, ¿cómo podría ser un solitario? ¡No tenía ni una sola chaqueta de cuero! Yo no era un rebelde. Si hubiera intentado una mirada ardiente, la gente probablemente me habría ofrecido ayuda médica.

Los solitarios eran las chicas y chicos malos que secretamente pensábamos que eran geniales. Estaba tan lejos de ser genial que era volcánico, y tan lejos de ser caliente estaba bajo cero.

Además, los solitarios tenían la reputación de ser antisociales hasta el extremo, mientras que yo tenía amigos, y ciertamente no eran solitarios.

Sin embargo, la lista de control no mentía. Entonces, siendo un solitario y todo, traté de aprovechar las ventajas de aceptar mi estatus.

1. Noche de cita

¿Alguien puede decir «cita barata de por vida»?

Estaba completamente cómodo yendo al cine, a un restaurante, al centro comercial, diablos, incluso jugando a los bolos si era necesario… SOLO. Siempre lo había sido.

Nunca tuve que preocuparme de impresionarme con lo que estaba ordenando, o ser visto como grosero por enterrar mi cabeza en un libro mientras esperaba los aperitivos, o incluso resoplar durante una película y así matar cualquier oportunidad que tenía de ser visto como lo suficientemente sexy para divertirse más tarde.

¡Era una cita barata de uno y me encantó!

2. Vida de la fiesta

Habiéndome dado cuenta de que era un solitario, me di cuenta de que la gente disfrutaba invitándome a cosas, a veces incluso cuando no había ninguna razón para que yo estuviera allí.

Fiestas, almuerzos, bodas, vacaciones improvisadas, lo que sea. A la gente le gustaba verme ir a sus juergas y disfrutarlas visiblemente.

Era como si supieran intuitivamente que yo era una especie de prueba de embarazo humana: ¡una sonrisa positiva en mi rostro significaba que tuviste un evento exitoso! Un suspiro o un menos: mejor suerte el próximo ciclo, me hubiera divertido más en casa.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

3. Las tendencias te superan

Los solitarios son los cerdos truferos de la vida: descubren cositas deliciosas y extrañas que otros quizás nunca noten, particularmente dentro de las artes.

El corolario es que a menudo son los últimos en enterarse de las tendencias actuales o nunca se enteran por completo, lo que, en una era de estrellato en YouTube, no siempre es algo malo.

Nunca tendré a Justin Bieber en mi lista de reproducción. Ventaja: Morningstar.

4. Tasaciones honestas

Debido a que los solitarios no están motivados por una necesidad imperiosa de agradar a un gran grupo social, se inclinan hacia la honestidad, especialmente cuando se les hace una pregunta directa.

Esto significa que les he dicho a mis amigos cuando cierto abrigo los hace parecer un oso escapado; He aconsejado a parejas sobre los incalculables beneficios de su ruptura; No puedo contar la cantidad de veces que he sido la única persona que le dijo a alguien que tenía comida atorada en los dientes.

5. Los solitarios enorgullecen a David Bowie

“Sé cuándo salir”, cantó David Bowie en la canción Modern Love, “y sé cuándo quedarme, hacer las cosas”.

Lo hago totalmente. Lo que no quiere decir que siempre actúe en base a ese conocimiento, pero tengo muchos menos atracones de culpa de «¿Por qué no hice XYZ?» que alguien de mi edad normalmente habría acumulado.

Hago las cosas. Por supuesto, ese no es un rasgo exclusivo de un solitario de mente práctica, pero a menudo hacemos las cosas mientras estamos totalmente desnudos en nuestros hogares. Eso cuenta como «ganar».

6. Señor del tiempo

Mirando hacia atrás en mi vida, veo claramente que mi perilla de «mañana» siempre estaba configurada en «cuando quiera», mi perilla de relajación pasó de cero a pantuflas difusas en dos coma seis segundos, y nunca llegué a una película tarde, ya que mi disfrute no era algo con lo que jugar.

Los solitarios aprecian el tiempo de maneras profundas, a menudo tácitas. No te harán llegar tarde, ni te harán esperar por ellos, ni te desanimarán por completo. Si alguna vez lo hacen, sabes que es una invasión alienígena, un volcán repentino o están rescatando patitos de los ninjas.

7. Sin vergüenza en su juego público

Probablemente debería haberme dado cuenta de que era un solitario después de que me preguntaran por mil millonésima vez: «¿No te sientes raro comiendo solo en público?»

A ninguno de mis amigos nunca le preguntaron eso. Las personas están tan condicionadas a pensar que si no están en contacto con un grupo de una forma u otra, son desviadas.

Se supone que los desviados deben sentir vergüenza para llevarlos de vuelta al buen camino.

Sí claro.

Una vez que sabes que eres un solitario, la vergüenza de no querer una interacción externa constante no es más que un diente de león en un viento muy fuerte.

8. Yo, yo mismo y yo como fundación benéfica

Los solitarios son dadores. ¿Por qué? Porque no están sujetos a la noción de comercialismo como identidad. No tienen ningún problema en dar dinero o tiempo que podría haberse destinado al último teléfono inteligente o un brunch con los clientes.

En el momento en que mi bolso me define, inmediatamente declaro que mi apartamento es un ashram para que pueda comenzar el proceso de curación.

9. Identidad equivocada

Puede ser que la mayor ventaja de la vida como un solitario sea que las personas confundan estar solo con soledad, y se acerquen con la intención de ayudar.

Aquí es cuando el solitario, si es tan paciente como yo, consigue abrirlo a las diferencias entre estar solo y estar solo.

Hay una calma en estar solo que los solitarios rara vez experimentan, y cada vez que logro que alguien entienda eso, sus propias vidas invariablemente se abren un poco más.

Me alegro por mis amigos. No es un solitario entre ellos, pero de alguna manera son capaces de trabajar la magia de David Bowie conmigo. Saben cuándo sacarme y cuándo dejarme quedarme.

Reunirse nunca se siente como un trabajo, y estar separados no hace que ninguno de nosotros se deshaga. Es como si cada uno me amara como individuo, y yo amo a cada uno de ellos exactamente de la misma manera.

Lo cual, por alguna extraña razón, parece tener mucho sentido.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Si eres un solitario, entenderás estos 9 beneficios de serlo

9 beneficios de ser un solitario

1. Libertad

El hecho de estar solo te permite hacer lo que quieres, cuando quieres y sin que nadie te juzgue por ello. Puedes enfocarte en lo que te gusta sin preocuparte por complacer a otros.

2. Autodescubrimiento

Cuando estás solo, puedes descubrir más sobre ti mismo. Aprenderás tus fortalezas, debilidades y cómo manejarlas.

3. Autonomía

Al estar solo, aprendes a depender de ti mismo y no de los demás. Esto te hace más independiente en la vida diaria.

4. Bienestar emocional

A veces, estar solo puede llevarte a lugares oscuros, pero con el tiempo, puedes aprender a encontrar la felicidad en ti mismo y encontrar un sentido de paz en la soledad.

5. Tiempo para reflexionar

La soledad te brinda la oportunidad ideal para reflexionar sobre la vida, tus objetivos y tus decisiones. Puedes usar este tiempo para considerar y reevaluar tus prioridades y las opciones a las que te enfrentas.

6. Productividad

La soledad también puede conducir a un aumento de la productividad. Sin distracciones, puedes concentrarte en tu trabajo o proyectos y avanzar más tiempo.

7. Más tiempo para tus intereses

Cuando estás solo, no tienes que compartir tu tiempo con otras personas, lo que significa que puedes dedicar más tiempo a tus hobbies e intereses.

8. Mejoras en la comunicación

Cuando tienes menos relaciones sociales, buscas formas más efectivas de comunicarte con las personas importantes en tu vida. Esto puede llevarte a desarrollar habilidades de comunicación más fuertes.

9. Una mejor versión de ti

La soledad puede ayudarte a sacar lo mejor de ti mismo. Te ayuda a descubrir más sobre ti mismo, tus intereses y lo que te hace feliz. Te conviertes en una versión más completa y feliz de ti mismo.

  1. Libertad
  2. Autodescubrimiento
  3. Autonomía
  4. Bienestar emocional
  5. Tiempo para reflexionar
  6. Productividad
  7. Más tiempo para tus intereses
  8. Mejoras en la comunicación
  9. Una mejor versión de ti


Deja un comentario