Si tienes padres controladores, NUNCA toleres estas 3 cosas de ellos

Muchos de nosotros hemos experimentado la sensación de tener padres controladores. Puede ser abrumador y frustrante cuando nuestros padres intentan controlar nuestras vidas, incluso cuando somos adultos. En este artículo, te diremos las tres cosas que nunca debes tolerar de padres controladores, y cómo puedes establecer límites saludables para lograr la autonomía que necesitas. Sigue leyendo para conocer más acerca de cómo manejar esta situación y vivir plenamente tu vida.

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Algunas personas tienen la suerte de tener padres que las aman incondicionalmente, alientan sus actividades y respetan (¡y apoyan!) sus elecciones de vida.

Otros no tienen tanta suerte, y en cambio tienen padres que critican y degradan todo lo que hacen, o bien insisten en que saben lo que es mejor para sus hijos y esperan ser escuchados… incluso cuando dichos “niños” están bien entrados en la mediana edad.

Más adelante en el artículo, veremos algunas formas de lidiar con los padres controladores.

Primero, exploremos tres casos en los que cruzan líneas que nunca deberías tolerar. En estas circunstancias, debe dejarles muy claro que sus palabras y acciones son inaceptables.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a lidiar con tus padres y sanar de los efectos que su comportamiento ha tenido en ti. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

Falta de respeto, especialmente en público

Es posible que tus padres no estén de acuerdo con algunas de tus elecciones de vida, pero es mejor que respeten el hecho de que, de hecho, son tus elecciones.

Muchos padres parecen olvidar que sus hijos no son una extensión de sí mismos, sino seres autónomos que merecen tanta cortesía y respeto como cualquier otra persona.

Las cosas pueden ponerse aún más feas si tienes el tipo de padre al que le gusta menospreciarte en público, ya sea para su propia diversión o porque cree que poner a sus compañeros de su lado en tu contra fortalecerá su postura hacia ti y te obligará a cambiar. tu mente para alinearse con la de ellos.

Una cosa es que tus padres te digan que no les gusta la decoración de tu casa, tu elección de carrera, el color de tu cabello o tu guardarropa.

Pero es otra cosa completamente diferente si se burlan de ti o te menosprecian frente a otras personas.

Si tiene la fuerza suficiente para decirle, frente a amigos o familiares, que su comportamiento es inaceptable y no será tolerado, hágalo.

Solo prepárate para que puedan hacer un intento de reírse, y sus compinches pueden dar un paso al frente para apoyarte y unirse contra ti como un grupo de monos voladores.

Un enfoque más efectivo, aunque uno de «luchar sucio», es sacar a relucir algún atroz secreto familiar que no querrían que se ventilara para callarlos de una vez.

Ejemplo:

Padre: “¿Estás seguro de que realmente necesitas un postre? Ya estás más gordo de lo que deberías estar a tu altura. ¿Tengo razón? ¿No se vería mucho mejor si perdiera peso? Deja el tenedor, querida.

Tú – “Bueno, no NECESITABAS engañar a (otro padre) con X, pero lo hiciste de todos modos. Wow, esta mousse de chocolate es deliciosa…”

Este enfoque puede causar algún daño, pero será efectivo para silenciarlos de este tipo de basura en el futuro.

Además, si ya tienes una relación horrible con un padre emocionalmente abusivo y controlador, ¿cuánto peor puede ser?

A veces, se necesitan extremos para asegurarse de que nunca más repitan este tipo de comportamiento hacia usted.

Tenga en cuenta: si ha identificado a su padre como narcisista (y es importante señalar que ser controlador no lo convierte automáticamente en narcisista), no se recomienda este enfoque.

Cuando trates con un narcisista, si no puedes dejar de contactarlo, lo mejor que puedes hacer es adoptar el método de la roca gris y no responder emocionalmente a sus burlas.

Amenazas, tanto contra usted como hacia ellos mismos

Había una vez un hombre cuya madre enfermiza lo tenía completamente bajo su control amenazándolo con hacerse daño a sí misma si él no hacía lo que ella quería, cuando ella quería.

Ella estaba discapacitada, y si él no regresaba a casa inmediatamente cuando ella quería, ella le enviaba un mensaje de texto como «Voy a hacer X cosas, y si me caigo y me lastimo o MUERO porque tú no estabas». t aquí para cuidar de mí, entonces será TU culpa.

Al ser un tipo bastante sensible, sabía muy bien que se culparía a sí mismo si algo sucedía, así que solo suspiró y obedeció cada vez, odiándose por permitir que ella lo manipulara tan mal.

Este tipo de comportamiento controlador es increíblemente poco saludable y es tan inaceptable como un padre que puede amenazarte con eliminarte de su testamento si no tomas las decisiones de vida que ellos quieren de ti.

Si este tipo de cosas se ha tolerado en el pasado, debe detenerse ahora.

Tenga en cuenta que las personas rara vez (o nunca) cumplen con este tipo de amenazas: acaban de aprender que pueden gobernar a otras personas a través del miedo y la crueldad, por lo que usan lo que ya está en su repertorio para obtener lo que quieren.

Llamarlos sobre sus amenazas vacías y decirles que sigan adelante generalmente los aturde porque no es lo que esperaban, y puede brindarle la oportunidad de autoempoderamiento y asertividad.

Básicamente, debe estar preparado para alejarse, aunque existe la mínima posibilidad de que realmente tenga que hacerlo.

La conciencia de que puedes hacer eso, poniendo así fin a su reinado de terror sobre ti, suele ser suficiente para que enmienden sus acciones.

Grosería hacia su pareja/cónyuge

Ahora, ya es suficientemente malo si tus padres te tratan como una mierda, pero es otro nivel de atroz si vuelven su bilis hacia tu compañero de vida.

Es posible que tus padres no amen a la persona con la que has elegido pasar tu vida, pero ese tema cae dentro de la situación de «si no tienes nada bueno que decir, no digas nada en absoluto».

Algunas personas incluso se han enfrentado a situaciones en las que sus padres les han animado a engañar a sus cónyuges, o dejarlos por parejas que los padres han considerado más aceptables o atractivas a sus ojos.

Lamentablemente, aquellos a quienes prefieren los padres son a menudo aquellos a quienes personalmente encuentran más atractivos físicamente, o que tienen carreras (e ingresos…) que se adaptan a sus propias preferencias.

Básicamente, están tratando de vivir indirectamente a través de sus hijos, y si sus «hijos» adultos no toman las decisiones que quieren, entonces se sienten engañados, de alguna manera.

Pueden volverse particularmente mordaces si son racistas, homofóbicos o transfóbicos y estás en una relación con alguien cuyo origen étnico o género desaprueban, o si tu pareja tiene una discapacidad, o simplemente no es tan atractivo como ellos. quisiera que lo fueran.

Pueden hacer comentarios sarcásticos cuando están todos juntos, ya sea pasivo-agresivo o abierto, o incluso atacar a tu pareja directamente, exigiendo que defienda aspectos de sí mismos para hacerlos de alguna manera «dignos» a los ojos de tus padres.

Cuando y si ocurre este tipo de situación, en realidad solo hay dos respuestas aceptables: llamar a los padres de inmediato y dejar en claro que tal comportamiento no se tolerará nuevamente, o abandonar la situación, y también dejar en claro por qué lo hace. .

Has elegido a tu pareja por una razón, y si tus padres son irrespetuosos y crueles con ellos, entonces debes ser capaz de dar un paso al frente y defender a la persona que amas.

Si ha estado lidiando con acciones terriblemente controladoras de sus padres durante años, es muy poco probable que cambien pronto.

Cuando una persona llega a los 20 años, sus actitudes y comportamiento se vuelven bastante inflexibles, por lo que puede estar seguro de que las personas de 50, 60 y más años ya están muy arraigadas en sus formas.

A veces, lo único que una persona puede hacer para dejar de controlar el abuso es distanciarse del abusador.

Toda la mierda de «la sangre es más espesa que el agua» se ha usado con demasiada frecuencia cuando se trata de tolerar y aceptar un comportamiento horrible, que acaba causando un daño que muy bien podría ser irreparable.

Tus padres no van a estar contigo para siempre, pero el legado que se les permitió infligirte sí lo estará, a menos que tomes medidas para protegerte.

Han demostrado que no te darán prioridad ni te mostrarán amor y cuidado verdaderos, por lo que debes mostrarte el amor y el cuidado incondicionales que nunca recibiste, y poner fin a su crueldad por cualquier medio. necesario.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Cómo lidiar con los padres controladores

Antes de explorar las formas en que puede tratar con una madre o un padre controlador, es importante tener en cuenta que existe una escala de cuán controlador es.

La posición de tus padres en esta escala determinará la mejor manera de acercarte a ellos y a su comportamiento.

En el extremo inferior, tienes padres a los que podrías llamar autoritarios en lugar de controladores. Pueden dar consejos no solicitados, dar a conocer sus opiniones sobre sus opciones de vida y tomar pequeñas decisiones por usted sin su consentimiento.

En el otro extremo, los padres más controladores usarán el engaño, la culpa, la ira y muchas otras formas de comportamiento manipulador para hacer de su hijo su títere. Pueden obligarte a tomar caminos particulares que no son lo que quieres.

Mientras trata de averiguar qué tipo de padre(s) controlador(es) tiene, también es una buena idea ponerse en su lugar y preguntar por qué tienen esta necesidad de control.

¿Sienten tal falta de control sobre sus propias vidas que deben controlar la tuya en su lugar?

¿Se sienten decepcionados por cómo resultó su vida? ¿Esto los ha dejado amargados, enojados y resentidos por tu felicidad?

¿Fueron sus padres abusivos y es esta la única forma en que conocen cómo ser padres?

¿Están aburridos y con tanto tiempo libre que se entrometen en tus asuntos para darles un sentido de propósito?

¿Simplemente quieren lo mejor para ti en la vida, pero son inflexibles en lo que consideran que es «lo mejor»?

Descubrir los motivos detrás del comportamiento controlador de tus padres te ayudará a determinar en qué parte de la escala se sientan y cuál es la mejor manera de lidiar con ellos.

Lidiando con ellos en tu mente

Hay dos lados para acercarse a los padres controladores. La primera es la batalla que enfrentarás en tu mente.

La forma en que piensas y actúas con tus padres es producto de los años de comportamiento poco saludable que has tenido que soportar de ellos.

Para utilizar sus propias estrategias de afrontamiento saludables, debe cambiar la forma en que piensa acerca de la situación.

Esto involucra…

Aceptar a tus padres por lo que son

Como dijimos anteriormente, las posibilidades de que tus padres cambien radicalmente son escasas.

Si se sientan en el extremo inferior de la escala de control, es posible que puedan cambiar algunos de los comportamientos que le molestan o molestan.

Pero incluso aquí, no espere milagros y no espere que el cambio se produzca rápidamente.

Y cuanto más suba en la escala, menos probable será que vea un gran cambio en sus padres.

¿Entonces, Qué haces?

Tienes dos opciones:

1) Lucha y lucha contra la idea de que tus padres son personas controladoras y difíciles, mientras tratas de cambiar su comportamiento.

2) Acepte a sus padres y sus formas de control como quienes son y quienes probablemente seguirán siendo.

Esta última es una mejor opción para ti, emocional y mentalmente, porque la aceptación requiere menos energía que la resistencia.

No es necesario que te agraden tus padres o sus maneras, pero puedes aceptar que estas son las personas con las que tienes que lidiar.

Rompe tu necesidad de complacer a tus padres

En algunos casos, pero no en todos, usted permite que continúe el comportamiento controlador de sus padres porque no quiere decepcionarlos.

Crecer en un ambiente donde tienes que ajustarte a ciertos estándares y comportarte de una manera muy particular puede dejar a una persona con un autoconcepto mal definido.

Es posible que solo puedas relacionar tu propio valor con el valor que te dieron tus padres. Esto significa que tu autoestima recibe un golpe cada vez que critican tus decisiones, menosprecian tus habilidades o intentan imponerte sus creencias de alguna manera.

Esto probablemente ha estado sucediendo durante mucho tiempo. Tal vez no obtuviste las buenas calificaciones que esperaban de ti en la escuela secundaria. O tal vez su vida social no es de su agrado.

Si puede desvincular su autoestima de la aprobación de sus padres, no tendrá que actuar de manera que les agrade.

Serás libre de tomar tus propias decisiones sobre cómo vivir tu vida y no te sentirás mal por ello.

Si bien no debes ignorar por completo los sentimientos de tu mamá y tu papá, no permitas que sean un factor importante en las decisiones que tomes.

Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo y, a menudo, requiere la ayuda de un consejero o terapeuta capacitado.

Pero al trabajar en esta parte de su mente, estará mejor posicionado para implementar algunas de las sugerencias que vienen más adelante.

Aprende a actuar fuera de tus emociones

Cuando te enfrentas a una situación en la que tus padres intentan controlarte, es natural que permitas que tus emociones guíen tus reacciones.

Sin embargo, este rara vez es el mejor enfoque a seguir.

El resentimiento, el miedo, la ira, la tristeza y otras emociones negativas nublan tu juicio y te impiden actuar de la manera más adecuada.

Cuando aprendes a calmar tus emociones y desconectarlas de tus pensamientos y acciones, puedes responder al comportamiento de tus padres de manera que mejorará la situación para ti, en lugar de empeorarla.

Una vez más, no es fácil hacerlo cuando tus padres son una parte tan importante de tu vida y tu pasado compartido está lleno de recuerdos emotivos.

Pero es preferible un comportamiento tranquilo y racional, incluso si está luchando por contener la respuesta emocional.

Entiende que tu vida es limitada

Incluso si vives hasta una edad madura, eventualmente dejarás este lugar atrás. La pregunta, entonces, es ¿de quién es la vida que quieres llevar: la que tus padres quieren que vivas, o la que tú quieres vivir?

Sabiendo que cada vez que cedes a sus demandas, estás renunciando a la oportunidad de elegir otro futuro, puedes ser más firme en tu postura y tus creencias.

Para bien o mal, debes tener la última palabra sobre cómo vives tu vida.

Tus padres han tenido la oportunidad de crear la vida que querían. No dejes que te dicten cómo debe ser el tuyo.

Ponle valor a la relación que tienes con tus padres

En algunos casos, lo mejor que puedes hacer para preservar tu cordura es distanciarte de tus padres.

Si te molestan constantemente cada vez que los ves, no te conviene verlos con tanta frecuencia.

Por difícil que sea admitirlo, es mejor que pongas cierta distancia física y emocional entre tus padres y tú.

Si no puede distanciarse físicamente a corto plazo (quizás vive con ellos y/o todavía es un niño), puede aprender a distanciarse emocionalmente.

La decisión que tienes que tomar es cuánto valoras la relación con tus padres.

¿Compartes momentos realmente buenos con ellos y el comportamiento controlador es simplemente una mancha en una relación que de otro modo estaría bien?

¿O está lleno de ansiedad o ira cada vez que los ve y realmente no los extrañaría si nunca los volviera a ver?

Maneras prácticas de lidiar con los padres controladores

Ahora que hemos explorado algunas de las formas en que puede adaptar su propio pensamiento, echemos un vistazo a lo que hacemos en términos prácticos.

Sea consistente en su enfoque

Es útil tener un plan para tratar con tus padres. Este plan será específico para usted y sus circunstancias.

Hagas lo que hagas, apégate a este plan.

Lo que tienes que entender es que el comportamiento controlador de tus padres es, hasta cierto punto, una respuesta aprendida. Ha evolucionado con el tiempo en función de sus experiencias y sus observaciones de usted y su comportamiento.

Si bien es importante recordar que, como se señaló anteriormente, es poco probable que tus padres cambien quiénes son en esencia, es posible que, hasta cierto punto, cambien la forma en que se comportan contigo.

Pero solo lo harán si eres capaz de mantenerte firme en tu plan.

Si intentas un enfoque varias veces, no ves ninguna diferencia en el resultado final y luego vuelves a cambiar a tus viejas costumbres, tus padres no verán ninguna razón para cambiar.

Pero si sigues así, eventualmente pueden ceder y “aprender” a adoptar un enfoque diferente.

Después de todo, su deseo de controlarte requiere que gasten una cantidad significativa de energía, mental, emocional e incluso física.

Si ven que esta energía se está desperdiciando, podrían alterar la forma en que tratan contigo para conservarla.

Elimine todas las dependencias que pueda tener sobre ellos

Por mucho tiempo que sigas dependiendo de tus padres, ellos sentirán que tienen derecho a expresar sus opiniones y dictar cómo vives.

Si vive en casa, les debe algo financieramente o depende de ellos para otras cosas, como la ayuda con sus propios hijos, debe cortar esos lazos.

Por supuesto, esto no siempre es fácil o sencillo. Es posible que simplemente no tenga esa oportunidad en este momento, pero puede planificarla.

La mayor parte del tiempo, se trata de dinero, así que sea financieramente prudente y ahorre tanto como pueda. Y no les hables de eso.

Toma un trabajo donde puedas y gasta lo menos posible. Tus padres pueden ridiculizar tu elección de trabajo o incluso tratar de impedir que trabajes, pero debes permanecer firme en tu determinación de ser financieramente independiente.

Pague todo lo que les debe, incluso si se lo dieron como regalo. Si compraron su automóvil o cualquier otra cosa que posea, también pague por eso.

No confíes en ellos para que te ayuden de ninguna otra manera. Quítale cualquier razón que pueda sentir que tiene para controlar lo que haces.

Múdese y encuentre un lugar propio tan pronto como pueda, incluso si esto significa mudarse a un área menos costosa y a una propiedad que apenas es lo suficientemente grande. No es necesario que sea tu hogar para siempre, solo un lugar para escapar del comportamiento autoritario de tus padres.

Establezca límites firmes, incluso si no comparte cuáles son

Debes saber dónde están tus líneas rojas; qué comportamientos van más allá de lo que aceptará.

Y una vez que haya resuelto esto, debe ser firme en su aplicación.

Hablamos de 3 grandes ejemplos de líneas rojas anteriormente, pero es posible que tenga otros comportamientos que le parezcan intolerables.

Todo esto es parte de tu plan general para tratar con tus padres. Debe saber qué acción tomará cuando se haya cruzado un límite particular.

¿Dejas la situación de inmediato para indicar que no estás contento con la forma en que se comportaron?

¿Les diste 3 strikes antes de irte?

¿Te quedas en silencio y te niegas a participar?

¿Luchas tu rincón?

Hagas lo que hagas, de nuevo todo se reduce a ser consistente.

En algunos casos, si tus padres se ponen particularmente a la defensiva cuando tratas de hablar sobre su comportamiento, ni siquiera necesitas decirles cuáles son tus límites.

De hecho, de poco servirá decírselo. Incluso puede empeorar su comportamiento.

Pero aún puede seguir su plan cada vez que se crucen sus líneas rojas. Puedes tomar medidas por ti mismo y por tus seres queridos que también pueden estar sujetos al comportamiento de tus padres.

Todo se reduce a qué tan lejos se encuentran en la escala de control.

Si son autoritarios, pero aún tienen una buena relación, hablar con sus padres y explicarles por qué su comportamiento es hiriente es un plan razonable.

Si apenas puedes hablar dos palabras con tus padres antes de enojarte, o si simplemente se niegan a escuchar lo que dices, no tiene mucho sentido revelar tus límites.

Nunca subestimes la lucha

Nadie desearía que sus padres fueran controladores, pero los tuyos sí lo son. Tienes que lidiar con ello.

Pero no es sencillo.

Te enfrentarás a toda la gama de emociones humanas negativas y lucharás. Podría poner a prueba su salud mental y su bienestar.

Y lo que es más, un estudio ha sugerido que los padres autoritarios pueden conducir a luchas con las relaciones (de todo tipo) y la educación en la vida adulta.

Si puede, forme una estructura de apoyo a su alrededor. Los amigos cercanos, los socios, los terapeutas e incluso otros miembros de la familia pueden ayudarlo en tiempos difíciles.

En un mundo ideal, nuestras relaciones con los padres serían con las que más podríamos contar, pero este mundo está lejos de ser ideal.

Cómo enfrentas esta realidad depende de ti. Esperamos que esta guía le haya dado algunas estrategias para hacer frente a las consecuencias de los padres controladores.

¿Todavía no estás seguro de cómo lidiar con tus padres controladores? Hablar con alguien realmente puede ayudarlo a abordar y solucionar este problema. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puede hablar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden guiarlo y ayudarlo a abordar el impacto que sus padres han tenido (y continúan teniendo) en usted y en su vida.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

La terapia en línea es en realidad una buena opción para muchas personas. Es más conveniente que la terapia en persona y es más asequible en muchos casos. Y obtienes acceso al mismo nivel de profesionales calificados y experimentados.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Si tienes padres controladores, NUNCA toleres estas 3 cosas de ellos

Introducción

Tener padres controladores puede ser una fuente de estrés y ansiedad para muchos jóvenes. Si bien es normal que los padres quieran proteger a sus hijos, cuando el control se convierte en excesivo puede tener efectos negativos a largo plazo en la relación y en la salud mental del joven. Si estás lidiando con padres controladores, es importante que establezcas límites y no toleres comportamientos que te hagan sentir incómodo o infeliz.

1. Falta de privacidad

Si tus padres revisan constantemente tus mensajes, correos electrónicos o incluso registros de llamadas, esto puede ser invasivo y violatorio de tu privacidad. Es importante hablar con tus padres y establecer límites claros sobre el acceso a tus dispositivos y comunicaciones personales. Reitera tu necesidad de privacidad y de confianza.

2. Críticas excesivas

Es normal que los padres quieran asegurarse de que sus hijos estén haciendo lo correcto, pero cuando las críticas se vuelven excesivas y constantes, puede ser dañino para la autoestima y la salud mental de un joven. Si tus padres te critican de manera desproporcionada o constantemente, es importante que les comuniques cómo te sientes y que establezcas límites claros sobre este comportamiento.

3. Control sobre tus decisiones

Es normal que los padres quieran orientar y aconsejar a sus hijos, pero cuando este consejo se convierte en una imposición sobre tus decisiones, puede ser dañino para tu autonomía y para tu desarrollo personal. Si tus padres insisten en tomar decisiones por ti o te obligan a hacer cosas que no quieres, es importante que te hagas escuchar y que defiendas tus derechos. Establece límites y comienza a tomar decisiones importantes por ti mismo/a.

Conclusión

Si tienes padres controladores, puede parecer difícil establecer límites y defender tus derechos. Sin embargo, es fundamental que tomes medidas para proteger tu bienestar y tu autonomía. Comienza por no tolerar comportamientos que te hagan sentir mal y establece límites claros y constantes. A medida que te haces más seguro de tus derechos y necesidades, encontrarás que es más fácil lidiar con padres controladores de una manera saludable y respetuosa.

  1. Establece límites claros y constantes.
  2. Comunica tus necesidades.
  3. No toleres comportamientos que te hagan sentir mal.
  4. Busca apoyo si lo necesitas.

Recuerda que eres dueño/a de tu vida y mereces ser respetado/a y tratado/a con dignidad.

Deja un comentario