¿Sientes la presión? (15 cosas que puedes hacer)

¿Te sientes abrumado por la presión y el estrés? No te preocupes, no estás solo. La presión puede afectar a cualquiera en cualquier momento, ya sea en el trabajo, en casa o en la vida en general. Pero no te preocupes, hay muchas cosas que puedes hacer para lidiar con la presión y mantener tu bienestar emocional y físico. En este artículo, te ofrecemos 15 soluciones prácticas para que puedas sentirte más relajado, positivo y en control de ti mismo. ¡Lee a continuación y toma nota!

¿Te sientes bajo presión en tu vida?

¿Estás agobiado por demasiadas responsabilidades?

¿Tiene demasiada gente esperando el mundo de usted?

¿Sientes que necesitas estar constantemente en movimiento y no puedes relajarte?

No estás solo.

Todos vivimos vidas ocupadas, empujados en tantas direcciones diferentes por amigos, familiares, responsabilidades, trabajo y más.

A todos nos vendrían bien algunos consejos, trucos y estrategias adicionales para lidiar con el estrés al que nos enfrentamos. ¡Y eso es exactamente lo que te proporcionaremos en este artículo!

15 maneras de aliviar parte de la presión que sientes

1. Busque el apoyo de amigos y familiares.

Una red de apoyo sólida puede ayudar a aliviar su estrés. Las personas son criaturas inherentemente sociales. Todos nos beneficiamos al conectarnos, ayudar y, a veces, ser ayudados por otros.

Considere pedir ayuda a sus amigos y familiares con sus responsabilidades. O, si son la causa de esa presión adicional, es posible que necesite establecer límites saludables para aliviar algo de esa presión.

2. Aprenda a decir “no” a demandas irrazonables de su tiempo.

La capacidad de decir “no” puede ser la diferencia entre una vida estresante y una vida manejable. Las personas que tienen dificultades para decir «no» se darán cuenta de que se sienten sobrecargadas con las responsabilidades de otras personas antes de que se den cuenta.

La fea verdad es que muchas personas verán tu amabilidad como un medio para aprovecharse de ti. Si eres una persona que no sabe decir que no, sin duda hay personas a tu alrededor que lo saben cuando te piden que asumas alguna responsabilidad adicional.

Está bien decir “no” a alguien que exige su tiempo de manera irrazonable.

3. Practique la gestión del tiempo y establezca plazos realistas.

Una persona ocupada debe aprender a practicar la gestión del tiempo de calidad. Una persona ocupada siempre tendrá responsabilidades, cosas que hacer y aún más cosas que hacer.

Suponiendo que no puede simplemente dejar algunas responsabilidades, deberá aprender técnicas de administración del tiempo más efectivas para aprovechar al máximo el tiempo que tiene disponible. Además, los plazos realistas te ayudarán a crear el espacio adecuado para aliviar parte de la presión de tener que hacer todo ahora.

4. Evite la procrastinación y manténgase al tanto de sus tareas.

La gente a menudo piensa que hay mucho que hacer y poco tiempo. Para algunos, eso es cierto. Absolutamente tienen demasiado que hacer para encajar en sus 24 horas. Sin embargo, otros tienen tiempo más que suficiente si no esperaran hasta el último minuto para abordar una tarea.

La procrastinación es un asesino de tiempo y energía. En lugar de hacer la tarea, el procrastinador puede encontrarse pensando y preocupándose por ella hasta que la termine. Por lo tanto, generalmente es mejor simplemente hacerlo.

5. Establecer un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida.

Los límites entre el trabajo y la vida privada se difuminan constantemente y se entrelazan cada vez más.

La mayoría de las veces, parece que la gerencia hace demandas irrazonables de nuestro tiempo y atención cuando estamos fuera del lugar de trabajo. Es posible que reciba llamadas regulares cuando no esté trabajando, que responda correos electrónicos las 24 horas del día, los 7 días de la semana sin estar «de guardia» o que trabaje horas extra, ya sea que realmente lo desee o no. Establecer límites con su lugar de trabajo es esencial.

(Nota del autor: Siendo miembro de la Generación X, recuerdo una época antes de que todos fueran fácilmente accesibles con teléfonos celulares. Una solución fácil es comprarse un segundo teléfono celular barato con un plan prepago o barato y hacer todo lo posible por trabajar a través de él. Eso es el número de teléfono que le das al trabajo, el teléfono en el que instalas aplicaciones o revisas tu correo electrónico, y de esa manera, puedes apagarlo cuando sea el momento de desconectarte del trabajo. No, tu trabajo probablemente no lo pagará, pero se pagará por sí mismo en la reducción del estrés.)

6. Prioriza tus tareas y concéntrate en completar las más importantes.

Es probable que las personas que se sienten bajo presión tengan una lista de cosas que deben hacer. Una parte importante de la gestión del tiempo y la finalización de tareas es comprender qué plazos se apremiarán pronto. Una vez que identifique qué plazos se avecinan, puede priorizar sus esfuerzos para realizar esas tareas primero. Eso aliviará su carga general porque no estará constantemente tratando de ponerse al día, suponiendo que no se haya sobrecargado con tareas.

7. Identifique la fuente de su estrés y piense en formas de abordarlo.

A veces, la fuente de su estrés no es evidente. Por ejemplo, puede tener responsabilidades y tareas de las que debe encargarse. Por otro lado, es posible que no sean las tareas las que te hagan sentir bajo presión. A veces son las personas con las que estás rodeado las que añaden presión y estrés a tu vida.

Si siente la presión, es una buena idea analizar de dónde proviene exactamente esa presión. Incluso si cree que se siente estresado sin motivo, es posible que encuentre soluciones más fáciles de lo que imagina una vez que comprenda verdaderamente las fuentes de presión en su vida.

8. Escriba sus pensamientos y sentimientos en un diario.

Un diario es una excelente manera de ordenar el estrés y las presiones. Además, llevar un diario es una medida terapéutica que puede ayudarlo a descargar el estrés que, de otro modo, no se sentiría cómodo compartiendo con los demás.

Esto es útil para las personas que no necesariamente quieren hablar de ello con otros o que no sienten que pueden ser vulnerables. Y, por supuesto, no todos tienen la suerte de tener personas a su alrededor que se preocupan lo suficiente como para querer escuchar. Escribir un diario es un excelente calmante para el estrés.

9. Aprende y desarrolla tu atención plena.

Mindfulness es una palabra de moda en los espacios de autoayuda porque es un producto fácilmente comercializable. Es decir, cualquiera puede empaquetar la atención plena para vender libros, entradas para conferencias y charlas.

Aún, la atención plena es una técnica útil para el manejo del estrés que no debes pasar por alto si eres escéptico. En pocas palabras, la atención plena se trata de estar en el momento presente.

¿Pero, qué significa eso? Significa que ahora mismo, tu mente está presente en este momento. No está pensando en lo que debe hacer dentro de diez minutos, mañana, la fecha límite el lunes, todas las actividades que debe realizar la próxima semana y las facturas que vencen pronto. Tu mente está aquí, sin la carga del estrés de todo lo demás que tendrás que hacer en el futuro.

10. Tome descansos para participar en una actividad relajante, como leer o hacer yoga.

Muchas personas ocupadas sienten que no tienen suficientes horas en el día para hacer todo. El cuidado personal es a menudo una de las primeras cosas que se quedan en el camino.

¿Quién tiene tiempo para descansar y relajarse? Usted hace bien. Todos lo hacen. La verdad es que siempre tenemos tiempo para lo que hacemos prioritario. Debes priorizar el descanso y la recreación, para que no se deje de lado por otras responsabilidades.

No se equivoque, el descanso y la relajación son más importantes que la mayor parte de lo que está haciendo. De lo contrario, te quemarás espectacularmente. Cree un espacio para el tiempo de descanso y relajación en su horario y trátelo como un compromiso que no puede cancelar.

11. Tome unas vacaciones o planifique una escapada para relajarse y recargar energías.

Un cambio de escenario y de ritmo puede ayudar a recargar las pilas. Unas vacaciones o una escapada de las responsabilidades de su vida pueden brindarle el tiempo que tanto necesita para relajarse. De hecho, la investigación científica ha demostrado que hay varios beneficios importantes de tomar unas vacaciones.

Pero bueno, eso no siempre es una posibilidad. A veces no tienes tiempo. Tal vez no tenga las circunstancias de vida que le permitan tomar unas vacaciones formales. En su lugar, considera unas vacaciones en casa, donde te quedas en casa con tu celular apagado, haciendo cosas que te relajan.

También puede considerar una salida a una ciudad cercana o a un lugar desconocido. Estar lejos de su vida típica por una o dos noches en un hotel puede ser un descanso maravilloso.

12. Cuide bien su salud física.

No subestime el poder de una buena dieta, ejercicio y sueño regular. Estas actividades esenciales ayudan a mantener el cuerpo y la mente en buen estado de salud. Una dieta adecuada, el sueño y el ejercicio brindan beneficios para equilibrar el estado de ánimo y ayudan a su cuerpo a producir las endorfinas necesarias para ayudarlo a sobrellevar el estrés.

También puede encontrar que reducir el uso de sustancias beneficia significativamente su bienestar mental general. Demasiada cafeína puede exacerbar los síntomas de la ansiedadpor ejemplo, por lo que ser más consciente de su consumo de bebidas energéticas, café y té es una buena idea.

13. Aprende a meditar y a enfocar tu mente.

La meditación es otro producto de autoayuda popular y comercializable. Es tan popular que muchas personas se muestran legítimamente escépticas. ¿Cómo me beneficia tratar de aquietar tu mente?

Bueno, cuando vives una vida ocupada y estresante, saber cómo descansar tu mente de vez en cuando puede evitar que te quedes tenso. La meditación es una forma de dejar que tus emociones vayan y vengan, aquietar tu mente y encontrar alivio. Es una forma de aprovechar y desarrollar la atención plena. Incluso un simple ejercicio de respiración puede ayudar.

Un ejercicio popular es la respiración de caja, donde inhalas durante cuatro segundos, lo mantienes durante cuatro segundos, exhalas durante cuatro segundos, lo mantienes durante cuatro segundos y repites. Te enfocas en tu respiración y cuentas los segundos. Es una meditación simple que puedes hacer en cualquier momento y en cualquier lugar. Aquí tienes un gráfico que te puede ayudar a practicar:

14. Busque recursos adicionales, como libros, artículos y podcasts relacionados con el manejo del estrés.

Gracias a las maravillas de Internet, existen innumerables recursos que ofrecen una variedad de perspectivas sobre cómo manejar el estrés y la presión. Puede intentar hurgar en diferentes libros, artículos, podcasts y sitios web para encontrar información adicional sobre el manejo del estrés.

15. Busque la ayuda profesional de un consejero.

La autoayuda no es la única ayuda que existe. Y a veces, los problemas con los que nos enfrentamos son más grandes que la autoayuda. Es posible que necesite ayuda de un profesional certificado para abordar las causas de su estrés y presión.

A veces es cuestión de hacer demasiado. Otras veces puede ser una cuestión de no poder decir que no debido a límites deficientes o traumas pasados. Cualquiera que sea el motivo, reunirse con un consejero de salud mental certificado puede ayudarlo a descubrir las razones de su estrés y desarrollar técnicas de manejo más saludables.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿Sientes la presión? 15 cosas que puedes hacer

¿Sientes la presión?

En algún momento de nuestra vida, todos hemos experimentado la presión. Ya sea por el trabajo, los estudios, la familia o cualquier otra cosa, a veces parece que el mundo está sobre nuestros hombros.

Si te encuentras en una situación de presión, no te preocupes. Hay muchas cosas que puedes hacer para aliviar el estrés. A continuación te dejamos 15 consejos útiles:

1. Respira profundamente

Toma una respiración profunda y exhala lentamente, hazlo varias veces seguidas. Esto ayuda a reducir la frecuencia cardíaca y a relajarte.

2. Haz ejercicio

El ejercicio es una gran manera de liberar el estrés. Además, también libera endorfinas que te harán sentir mejor.

3. Escucha música

La música puede relajar y ayudar a reducir el estrés.

4. Habla con alguien

A veces solo necesitamos hablar con alguien sobre lo que nos preocupa. No tengas miedo de pedir ayuda.

5. Medita

La meditación ayuda a reducir el estrés y aclarar la mente.

6. Tómate un descanso

Si te sientes abrumado, tómate un descanso. Sal a caminar, haz algo que te guste, toma un baño relajante, etc.

7. Acepta tus limitaciones

No intentes hacer todo a la vez. Aprende a decir no a veces y acepta que no puedes hacer todo.

8. Establece metas realistas

Si te estableces objetivos imposibles, solo te frustrarás. Trata de establecer metas realistas que puedas cumplir.

9. Haz una lista de tareas

Hacer una lista de tareas te ayudará a organizarte y a sentirte menos abrumado.

10. Aprende a decir no

No tienes que hacer todo. Aprende a decir no si te sientes abrumado.

11. Haz algo que te guste

A veces solo necesitamos hacer algo que nos haga felices. No tengas miedo de hacer algo que te guste.

12. Busca apoyo

Busca apoyo en amigos, familia y seres queridos. A veces solo necesitamos un poco de ayuda de alguien que nos escuche y nos entienda.

13. Deja de preocuparte por las cosas que no puedes controlar

No te estreses por las cosas que están fuera de tu control. Concéntrate en las cosas que sí puedes hacer para mejorar la situación.

14. Trata de dormir lo suficiente

Dormir bien es esencial para nuestro bienestar mental y físico.

15. Busca ayuda profesional si es necesario

No tengas miedo de buscar ayuda profesional si sientes que no puedes manejar la presión por ti mismo. Los profesionales pueden ayudarte a lidiar con el estrés.

  1. Respira profundamente
  2. Haz ejercicio
  3. Escucha música
  4. Habla con alguien
  5. Medita
  6. Tómate un descanso
  7. Acepta tus limitaciones
  8. Establece metas realistas
  9. Haz una lista de tareas
  10. Aprende a decir no
  11. Haz algo que te guste
  12. Busca apoyo
  13. Deja de preocuparte por las cosas que no puedes controlar
  14. Trata de dormir lo suficiente
  15. Busca ayuda profesional si es necesario


Deja un comentario