«Siento que estoy perdiendo la cabeza» (5 cosas que puedes hacer)

¿Alguna vez has sentido que estás perdiendo la cabeza? Es una sensación abrumadora que puede afectar significativamente tu calidad de vida. Sin embargo, no tienes que luchar solo contra este sentimiento. En este artículo, te presentaremos cinco cosas que puedes hacer para ayudarte a mantenerte positivo y en control cuando te sientas abrumado por estos pensamientos. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo puedes mantener una mente saludable y equilibrada!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

¿Sientes que estás perdiendo la cabeza?

¿Porqué es eso? ¿Cuál es el núcleo de esos sentimientos?

Una persona que puede sentir que está perdiendo la cabeza podría estar pasando por varios problemas diferentes con diferentes soluciones.

Entonces, lo que vamos a hacer es sumergirnos en estos diversos problemas y sus posibles soluciones para, con suerte, brindarle algo para considerar.

Si siente que este problema está afectando negativamente su capacidad para llevar su vida, lo mejor sería hablar con un profesional certificado en salud mental acerca de lo que está experimentando para llegar a la raíz del problema. Puede ser más grave que lo que puede abordar a través de la autoayuda.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Dicho esto, veamos las razones por las que te sientes y sus posibles soluciones.

1. Enfermedad mental.

Una variedad de enfermedades mentales pueden hacerte sentir que estás perdiendo el contacto con la realidad. Pueden hacer que malinterpretes la realidad, sientas emociones que no reflejan la realidad con precisión o hagas cosas completamente fuera de tu naturaleza. Además, los cambios drásticos de personalidad son un sello distintivo de trauma o enfermedad mental.

La enfermedad mental a veces puede manifestarse de la nada. Una persona puede estar genéticamente predispuesta a desarrollar una enfermedad mental, y luego lo hace. Algunas enfermedades mentales graves que pueden hacer que las personas se cuestionen su realidad tienen una edad promedio de inicio de 20 años. Por ejemplo, el inicio promedio de la esquizofrenia en los hombres es entre los 20 y los 30 años en las mujeres. Fuente. El inicio promedio del Trastorno Bipolar es alrededor de los 25 años. Fuente.

Eso no tiene en cuenta otras enfermedades mentales que pueden afectar la forma en que percibes o interpretas la realidad. Por ejemplo, una persona con TOC puede sentirse abrumada porque no puede cumplir con sus obsesiones o compulsiones. Una persona con ansiedad puede sentirse abrumada porque experimenta miedo o pánico intensos.

Todo eso puede ser abrumador y hacer que una persona sienta que está perdiendo la cabeza.

Solución: si siente que podría estar desarrollando una enfermedad mental, lo mejor que puede hacer es obtener ayuda profesional de inmediato. Algunas cosas comunes que debe buscar incluyen tener miedo de sí mismo, de sus pensamientos o sentimientos, o tener pensamientos irracionales. La enfermedad mental a menudo hace que las personas actúen fuera de su carácter típico. Si te encuentras haciendo cosas que normalmente no harías sin una razón comprensible, puede ser un síntoma de enfermedad mental. Si considera lastimarse a sí mismo o a otra persona, definitivamente debe buscar ayuda profesional de inmediato.

2. Estrés.

Los efectos a largo plazo del estrés están bien estudiados. Cuando una persona está bajo estrés, su cerebro dispara una respuesta para producir un montón de hormonas y sustancias químicas para hacer frente a la amenaza. Fuente.

El problema con el estrés a largo plazo es que obliga al cerebro a producir continuamente esos químicos. Y esos químicos y hormonas no son saludables para tener en su sistema a largo plazo. Por ejemplo, el cortisol, la principal hormona del estrés, aumenta la glucosa en la sangre, hace que el cerebro use más glucosa y aumenta las hormonas que pueden ayudar a reparar los tejidos dañados.

Pero también frena los procesos naturales que no le servirían en una situación de lucha o huida. Suprime su sistema digestivo y el hambre y altera las respuestas del sistema inmunológico y los procesos de crecimiento para lo peor. Esta respuesta también puede alterar el estado de ánimo, la motivación, el miedo y la ansiedad. Puede empeorar mucho la ansiedad y la depresión, hasta el punto en que puede sentir que está perdiendo la cabeza.

Esta es una de las muchas razones por las que situaciones como la pobreza crónica, el abuso doméstico y tener un trabajo terrible durante mucho tiempo pueden tener consecuencias devastadoras en la salud mental y física de una persona. Todas ellas son situaciones extremadamente estresantes a largo plazo que hacen que el sistema de alarma natural de su cerebro se active para producir esos químicos que lo ayudarán a sobrevivir. Y eso no es algo que deba hacerse durante años o décadas.

Solución: ¡Oh, simplemente cambia tu situación! Eso es tan fácil, ¿verdad? ¡Solo sal de la pobreza! ¡Solo deja esa situación de abuso doméstico! ¡Solo deja tu trabajo! Mierda ridícula que probablemente esperabas que dijéramos con una actitud alegre de poder hacerlo. ¿Bien?

Oye, entiendo que no es tan simple. Pero si puede encontrar una manera de aliviar parte de su estrés o establecer como objetivo cambiar su situación, eso sería lo ideal. Mientras tanto, haz lo mejor que puedas con tu situación. Trate de encontrar actividades que puedan ayudarlo a desestresarse y crear algo de paz. Si tan solo fuera simple, ¿eh? Desafortunadamente, ese no es el mundo en el que vivimos.

3. Rumiación.

¿Alguna vez sientes que te vuelves loco? ¿Simplemente te aferras a un pensamiento en particular, generalmente negativo, y lo sigues dando vueltas y vueltas en tu cabeza? ¡Arruina tu estado de ánimo, consume tus pensamientos y sigues volviendo a él, sin importar cuánto te esfuerces por salir de él!

Esta es una de las formas en que puedes experimentar la rumia. Y la rumia puede hacerte sentir como si estuvieras perdiendo la cabeza porque no tienes pensamientos saludables. Es probable que esos pensamientos estén motivados por la ansiedad y el miedo a lo que sea que esté dando vueltas en tu cabeza.

La rumiación puede hacer que una buena situación sea mala y una mala situación mucho peor. Por ejemplo, supongamos que te quedas atascado en la idea de que tu pareja te está engañando. Demonios, pueden serlo. Tal vez están actuando incompletos como el infierno. Están protegiendo su teléfono celular como si pudiera otorgarles una vida inmortal, tienen conversaciones nocturnas con alguien y pasan muchas horas extra «trabajando hasta tarde». Todo parece cuadrar para que la persona sea infiel.

Pero tal vez no lo sean. Tal vez simplemente encontraron algo interesante en línea en el que están participando. Su enfoque en su teléfono podría deberse a que están jugando un juego sensible al tiempo, como suelen hacer los desarrolladores para poder sacar más dinero de sus jugadores. Y tal vez la persona realmente está trabajando hasta tarde porque su empleador no tiene suficiente personal.

La rumiación puede convertir esos pensamientos negativos en algo abrumador, estresante e inductor de ansiedad. Se puede sentir como si estuvieras perdiendo la cabeza.

Solución: una de las mejores maneras de lidiar con la rumia es interrumpir y romper los pensamientos. Cuando te encuentres atrapado en la espiral, usa algún método de disrupción para romper la espiral. Aquí hay algunos métodos de interrupción que puede probar.

Ejercicio. Pon un podcast, sal y haz algo de ejercicio. Le dará a su cerebro algo más en lo que concentrarse mientras lo alienta a producir más sustancias químicas para sentirse bien a partir del ejercicio.

Mira algo divertido. Una comedia te distraerá un poco a medida que prestes atención al material y produzcas más sustancias químicas para sentirte bien al (con suerte) reír y sonreír.

Rompecabezas o videojuegos. Cualquier puzle o videojuego que te obligue a pensarlo es una buena opción. Sudoku, crucigramas, sopas de letras son todas buenas opciones. Puede comprar libros de acertijos básicamente en cualquier tienda con revistas o en los mostradores de pago. Un videojuego también es una buena opción si te hace pensar en ello.

Aficiones. ¿Tienes un pasatiempo al que puedas dedicarle tu energía mental? Esa también es una buena opción.

Básicamente, cualquier cosa que obligue a tu cerebro a pensar en algo diferente a los pensamientos rumiantes. Te ayudará a volver a conectarte con el momento y, con suerte, a controlar tus pensamientos.

4. Pensar demasiado.

Al igual que la rumiación, pensar demasiado puede hacer que sientas que estás perdiendo la cabeza. La diferencia es que pensar demasiado a menudo tiene sus raíces en el futuro o el pasado. Es posible que te encuentres volviendo continuamente a una circunstancia pasada, pensando en lo que podrías haber hecho de manera diferente, pensando en lo que deberías haber hecho de manera diferente, pero nada de eso importa ya. Está hecho. Se acabó.

Tal vez te encuentres en el extremo opuesto de pensar demasiado. Podría estar tratando de predecir el futuro, considerar todos los ángulos posibles y encontrar una manera de hacer que todo se alinee perfectamente para que tenga éxito. Bueno, no sé tú, pero cada vez que me jodió algo en el futuro, siempre fue algo que nunca vi venir.

Era como si estuviera en una señal de alto, mirando cuidadosamente en ambas direcciones antes de seguir adelante, y luego un avión cayó del cielo sobre mí. Y es como, «¡Nunca lo vi venir!» Porque así es la vida a veces. Todo lo que puedes hacer es confiar en ti mismo para saber cómo adaptarte y seguir adelante.

Solución: Pensar demasiado puede ser el producto de varios desafíos diferentes. Puede ser causado por evitar la ira de un abusador anterior, ansiedad o una fuerte necesidad de control. Dado que el pensamiento excesivo a menudo tiene sus raíces en el pasado o el futuro, la atención plena puede ayudar significativamente a controlarlo. La atención plena se trata de estar enraizado en el presente. De esa manera, puedes lidiar con tu presente en lugar de vivir tu vida en el pasado que no se puede cambiar o en un futuro que no se puede predecir.

Hay un par de maneras diferentes de practicar la atención plena.

La primera es la meditación. La meditación es un método bien estudiado y probado para reducir el estrés, pensar demasiado y estar en el presente. Algo tan simple como cinco minutos de meditación puede ayudarte a reiniciar. Si estás interesado en aprender, solo búscalo en Google o busca en Youtube. Hay un poco menos de mil millones de recursos sobre cómo meditar por ahí.

El segundo es la puesta a tierra. Solo detente y usa la técnica 5-4-3-2-1 cuando encuentres que tu mente te distrae.

Busca cinco cosas a tu alrededor. Luego, considere esas cinco cosas detenidamente. ¿Qué son? ¿Por qué están ellos ahí? ¿Te gustan? ¿No te gustan?

Siente cuatro cosas que estás experimentando actualmente. Eso podría ser el viento, la luz del sol en tu piel, la lluvia, la tela en un mueble, lo que sea. Una cosa excelente para usar es un cubo de hielo. La agudeza del frío realmente puede ayudar a eliminar los pensamientos abrumadores.

Escuche tres cosas en su entorno. ¿Carros? ¿El sonido de una casa chirriante? ¿Música sonando en alguna parte? ¿Pajaros cantando? ¿Perros ladrando? Lo que sea que puedas escuchar, encuentra tres cosas.

Huele dos cosas a tu alrededor. Eso será más fácil en algunos entornos que en otros. Puede ser comida cocinada, el olor del escape o el aire exterior. Cada estación tiene olores deliciosos si vives en un área que realmente tiene estaciones. También puede considerar tener una vela perfumada a mano. Eso te dará un olor y algo para mirar.

Prueba una cosa. Si no tienes nada para probar, simplemente lame la pared. Yo sólo estoy bromeando. No hagas eso. ¿Puedes saborear algo? ¿Una bebida? ¿Una mordida para comer? Si está disponible, es posible que desee considerar conservar un poco de goma de mascar o caramelos duros para chupar. Si no tienes nada para probar, siempre puedes pensar en un sabor que realmente disfrutes. Piense en una comida, bebida o dulce favorito.

La técnica 5-4-3-2-1 es una forma común de desactivar la ansiedad y los ataques de pánico. Puede ayudarte a reestablecerte si encuentras tu mente sobrecargada y sobreestimulada.

5. Vida.

¿Alguna vez te encuentras mirando alrededor del mundo? ¿Mirando a las personas que están en él? Mirando lo que hacen? Y te encuentras preguntándote… ¿qué diablos está pasando? ¿Qué está mal con la gente? ¿Qué está mal con este mundo? ¿Tomé pastillas locas y me desperté en una tierra al revés?

Sí, es bastante salvaje ahí fuera. La guerra, la pobreza, la política, la pandemia, la gente en general siendo basura entre sí. Es mucho con lo que lidiar. Es mucho para asimilar.

Pero, desafortunadamente, también puede hacerte sentir como si estuvieras perdiendo la cabeza cuando te martillan con tanta información negativa todo el tiempo. En los Estados Unidos, la situación política es tan divisiva y causa tanto conflicto que está destruyendo relaciones y familias.

¿Qué puedes hacer realmente al respecto?

Bueno, hay algunas cosas que puedes hacer al respecto.

Solución: Reduzca su tiempo en las redes sociales. Los algoritmos de las redes sociales están configurados para que le brinden contenido que creen que querrá ver. Y si está mirando las noticias o el contenido político, le brindarán más noticias y contenido político. Eso puede atraparte en un ciclo de pensar en estas cosas negativas porque estás constantemente bombardeado por ellas.

Desconéctese del ciclo de noticias 24/7. Es bueno estar informado. Pero también es bueno tener en cuenta que las noticias funcionan principalmente para contarte las cosas terribles del mundo porque eso es lo que cautiva a la gente.

«Si sangra, conduce.»

Y lidera porque a la gente le encanta el espectáculo. En el fondo, quieren ser sorprendidos. Quieren vivir indirectamente a través de personas que pasan por eso. Tratan el sufrimiento como un deporte para espectadores, pero de lo que no se dan cuenta, para citar al Sr. Nietzsche, «y si miras lo suficiente a un abismo, el abismo te mirará a ti».

¿Qué significa eso? Bueno, significa que si no tienes cuidado, puedes perder partes de ti mismo al sumergirte demasiado en el abismo. Solo ver a las personas sufrir puede ser suficiente para causar un trauma secundario a las personas. Demonios, toda una nación quedó traumatizada por el 11 de septiembre al ver ese avión estrellarse contra esa segunda torre.

¿Un avión? Probablemente un terrible y trágico accidente. ¿Segundo avión? Espera, ¿es esto una película? No, esto no es una película. Esta es la noticia. ¿Alguien hizo esto a propósito? ¿Pero por qué? Y ese día, nuestro país cambió drásticamente, posiblemente para peor.

Es bueno estar informado sobre lo que está pasando en el mundo, pero no tienes que comer una dieta constante de cosas terribles y trágicas. Fíjate un tiempo limitado para ponerte al día con las noticias, luego distánciate de ellas. Todo lo que realmente necesitas es un par de horas a la semana para ponerte al día.

Para concluir…

Como puedes ver, hay un montón de cosas que pueden hacerte sentir como si estuvieras perdiendo la cabeza. Cualquier cosa, desde demasiado estrés hasta trauma o simplemente tratar de estar al tanto de lo que sucede en el mundo. La mejor manera de manejarlo y controlar esos pensamientos es llegar a la raíz del problema para poder abordar ese problema en particular.

Eso puede no ser algo que pueda identificar fácilmente. Pero, si no puede, busque ver a un terapeuta. Hable sobre lo que siente para obtener la ayuda que necesita. No hay vergüenza en buscar ayuda para un problema tan grande.

Nuevamente, le recomendamos que visite BetterHelp.com y considere la terapia en línea que ofrecen. Solo trabajan con terapeutas certificados y experimentados, por lo que puede estar seguro de que estará en buenas manos mientras trabaja con lo que sea que le haga sentir de esta manera.

Visite su sitio web para obtener más información o para programar su primera sesión.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

También te puede interesar:

Cannot search an empty string. A search keyword is required.

Siento que estoy perdiendo la cabeza: 5 cosas que puedes hacer

1. Busca ayuda profesional

Si sientes que estás perdiendo la cabeza, es importante que busques ayuda profesional. Un psicólogo o psiquiatra puede ayudarte a entender y manejar tus emociones y pensamientos. No tienes que enfrentar esto solo.

2. Haz ejercicio

El ejercicio es una forma efectiva de reducir el estrés y mejorar la salud mental. Incluso una caminata diaria puede hacer una gran diferencia. Encuentra una actividad que disfrutes y hazlo de forma regular.

3. Practica la meditación

La meditación puede ayudarte a calmarte y aclarar la mente. Hay muchas formas de meditar, desde la meditación guiada hasta la respiración profunda. Dedica unos minutos cada día a practicar la meditación y verás la diferencia.

4. Conecta con amigos y familiares

A veces, sentirnos abrumados puede aislarnos de las personas que nos importan. Haz un esfuerzo por conectarte con amigos y familiares. Habla con ellos sobre cómo te sientes y deja que te apoyen.

5. Descansa adecuadamente

El sueño es crucial para nuestra salud mental. Si estás teniendo problemas para dormir, intenta establecer una rutina que incluya desconectar de las pantallas al menos una hora antes de dormir y crear un ambiente relajante en tu habitación.

  1. Busca ayuda profesional
  2. Haz ejercicio
  3. Practica la meditación
  4. Conecta con amigos y familiares
  5. Descansa adecuadamente

Recuerda que sentir que estás perdiendo la cabeza no es algo raro y que hay muchas formas de manejarlo. No tengas miedo de buscar ayuda y hacer lo que puedas para cuidar tu salud mental.

Deja un comentario