¿Te sientes avergonzado todo el tiempo? Por qué y qué hacer

Si te sientes avergonzado todo el tiempo, no estás solo. Muchas personas experimentan este sentimiento en diferentes momentos de su vida y puede influir significativamente en su bienestar emocional. Pero, ¿por qué sucede esto y cómo podemos abordarlo? En este artículo, exploraremos las razones detrás de la vergüenza persistente y cómo podemos trabajar para superarla.

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, podemos ganar una comisión.

“¿Por qué me siento avergonzado todo el tiempo? Me siento incómodo sin razón cuando estoy en público, incluso si no digo nada”.

¿Te avergüenzas fácilmente? Sentirse avergonzado ocasionalmente es normal, pero también puede ser un signo de ansiedad social o trauma.

Si el miedo a la vergüenza le impide socializar o interrumpe su vida de otras maneras, como mantenerlo despierto por la noche porque está repasando errores del pasado, hay cosas que puede hacer. Superar la vergüenza puede parecer difícil, pero no imposible.

anuncios

Por qué te puedes sentir avergonzado todo el tiempo

  • Tienes ansiedad social. El miedo a la vergüenza es uno de los síntomas de la ansiedad social. Otros síntomas similares son el temor a situaciones en las que pueda ser juzgado, el temor de que los demás noten que está ansioso y evitar hablar con las personas por temor a la vergüenza. Si la ansiedad social interfiere con su vida, puede aprender técnicas para manejarla. Terapia y, en algunos casos, los medicamentos pueden ayudarlo a encarrilar su vida a medida que aprende estrategias de afrontamiento saludables.
  • Reflexionas sobre los errores del pasado. Si alguien comenzara a seguirte, narrando los errores que estás cometiendo, te sentirías avergonzado. Pero muchos de nosotros nos lo hacemos a nosotros mismos. Recordarte los errores del pasado te mantiene atascado en un estado de vergüenza.
  • Tienes baja autoestima. Si te sientes inferior a los demás, sentirás que tienes algo de lo que deberías avergonzarte. Desarrollar tu autoestima y autoestima puede ayudarte a sentir que vales tanto como cualquier persona que te rodea.

1. Quédate en el presente

Los sentimientos y emociones como la tristeza, la vergüenza y la vergüenza van y vienen con bastante rapidez. Pero la rumiación (pensar en algo una y otra vez) mantiene nuestras emociones más tiempo del necesario. En lugar de dejar pasar el sentimiento, nos alteramos aún más porque repasamos la historia una y otra vez. La rumiación también es síntoma de depresión y ansiedad social.

Cuando te sorprendas rumiando, regresa al momento actual. Comienza a notar lo que puedes oír, ver y oler a tu alrededor.

Si estás en medio de una conversación, concéntrate en la voz de la otra persona. Escuche sus palabras. Trate de permanecer curioso acerca de lo que están diciendo, sentimientos y pensamientos. Si lo hace, ayudará a mantener el enfoque fuera de su autocrítica y sentimientos de vergüenza.

2. Aprende a dejar atrás los errores del pasado

Imagina que pones cada error y momento vergonzoso en una mochila. Empiezas a llevar esta mochila contigo, dondequiera que vayas. Con el tiempo, esta mochila comenzará a volverse bastante pesada. Te dolerá la espalda y te distraerá cuando intentes entablar una conversación. La gente comenzará a notar que lo estás cargando y haciendo preguntas.

Mantener un puntaje de todos tus errores pasados ​​es como esa mochila, excepto que ocupan espacio en tus pensamientos en lugar del espacio físico. Pero pueden sentirse igual de pesados ​​y debilitantes.

Ahora, no necesitas tirar estos recuerdos por completo. Son parte de su pasado y es importante recordarlos. Podemos usar nuestros errores del pasado para aprender y crecer. Pero puedes aprender a dejar tus errores y vergüenzas “en casa” en lugar de llevarlos contigo a cada interacción social.

Tenemos una guía que te ayudará a dejar atrás los errores del pasado.

3. Desafía tu diálogo interno negativo

Sentirse avergonzado suele ir acompañado de una crítica interna y creencias negativas sobre uno mismo.

Hay dos formas principales de lidiar con un crítico interno.

La primera es notar cuando el crítico interno está sacando a relucir algo negativo sobre ti, notándolo y dejándolo pasar.

Por ejemplo, imagina que estás caminando con algunos amigos y te tropiezas con un guijarro. Surgen pensamientos críticos: “Soy tan torpe. Deben odiar que los vean conmigo. Puedes decirte a ti mismo, «ahí está esa historia ‘torpe’ otra vez», y tratar de olvidarla volviendo tu atención al momento presente y lo que dicen tus amigos.

Puedes practicar este tipo de notar y dejar pasar meditación y otras técnicas de atención plena.

El segundo método es desafiar sus historias negativas directamente. Cuando notas pensamientos como “Soy un fracaso” o “Soy tan feo”, puedes responderles directamente.

Por ejemplo:

“Todo el mundo tiene defectos. A mis amigos no les importa tanto cómo me veo como a mí”.

“He tenido éxitos en la vida y estoy dando lo mejor de mí. Solo compito con mi yo del pasado”.

4. Sigue apareciendo

Cuando nos sentimos avergonzados y avergonzados, nuestra tendencia es querer escondernos. Cuando nos sentimos avergonzados por una persona específica, no queremos estar cerca de ella.

Si bien este enfoque tiene sentido emocionalmente, a menudo puede resultar contraproducente. Esconderse puede reforzar nuestra creencia de que hemos hecho algo de lo que debemos escondernos. Y a menudo llama más la atención sobre nosotros mismos, lo que nos hace querer escondernos aún más.

Si te sientes extremadamente avergonzado por algo que sucedió en la escuela o el trabajo, trata de superar tu deseo de quedarte en casa al día siguiente. Demuéstrese a sí mismo y a los demás que puede lidiar con sentirse avergonzado. No tienes que avergonzarte de ti mismo.

5. No intentes ser como los demás

A menudo nos sentimos avergonzados porque sentimos que somos diferentes o que no encajamos. Puede que te sientas avergonzado de ti mismo porque hablas demasiado en comparación con otras personas, ¡o todo lo contrario! Tal vez te estés juzgando a ti mismo por ser «tranquilo y raro» mientras que las personas a tu alrededor parecen extrovertidas y geniales.

“Solo sé tú mismo” es más fácil decirlo que hacerlo (es por eso que tenemos una guía sobre cómo ser tú mismo). Recuerda que el mundo sería bastante aburrido si todos fueran iguales.

Aprendemos unos de otros a través de nuestras diferencias. Tus extraños pasatiempos, peculiaridades, intereses y cualidades no son nada de lo que avergonzarte. Son los que te hacen ser quien eres.

6. Practica el uso del humor

Es difícil reírse de nosotros mismos cuando nos sentimos sensibles y avergonzados, pero reírnos de situaciones vergonzosas nos ayuda a superarlas. Nos enseña que nosotros, y otras personas, no tenemos que tomarlos demasiado en serio.

Ten en cuenta que no debes menospreciarte ni burlarte de ti todo el tiempo. El objetivo es demostrar que no te tomas a ti mismo demasiado en serio, no que te desagradas a ti mismo.

Tenemos>

7. Deja de “deberte” a ti mismo

La vergüenza a menudo surge cuando tenemos estándares altos para nosotros mismos. Si te dices a ti mismo que no deberías cometer errores, que deberías ser más divertido, que deberías ser un mejor oyente, que deberías estar interesado en lo que hacen los demás, etc., siempre sentirás que hay algo malo contigo y que hay algo de lo que deberías sentirte avergonzado.

La verdad es que todos somos trabajos en progreso. Considere si está estableciendo estándares demasiado altos para su comportamiento. ¿Hay algún margen de maniobra allí? Recuérdate a ti mismo que eres justo como deberías ser en este momento. Nadie puede ser todo a la vez. Siempre puedes aprender y cambiar, pero deja que venga desde un lugar de amor propio en lugar de decirte a ti mismo que debes ser diferente de cómo eres.

8. Pregúntate de qué te avergüenzas

¿Te avergüenzas de una persona específica que una vez fue mala contigo o cada vez que estás en público? ¿Se siente avergonzado uno a uno o solo en situaciones grupales? ¿Es que divagas o no tiene sentido para otras personas?

Cuanta más comprensión puedas tener con respecto a tus sentimientos, mejor equipado estarás para lidiar con ellos.

Una vez que comprenda qué situaciones lo hacen sentir avergonzado, puede abordar esos problemas uno por uno. Puede trabajar en el desarrollo de la autoestima, aprender a lidiar con conversaciones grupales y practicar para sentirse cómodo con el contacto visual. Divídalo en objetivos más pequeños y manejables, y acéptelos directamente.

9. Reconoce los sentimientos debajo de la vergüenza

Los sentimientos tienden a aparecer juntos. Por ejemplo, detrás de la ira, normalmente hay miedo. De hecho, el miedo está detrás de muchas emociones y, a menudo, también aparece con vergüenza.

Observe qué historias y sentimientos surgen cuando se siente avergonzado. ¿Tienes miedo de que la gente se burle de ti? Tal vez haya miedo de estar solo o expuesto. Tal vez hay una tristeza por no haber tenido amigos durante la infancia. Trata de escribir en un diario sobre tus miedos y emociones subyacentes para comprenderlos mejor.

10. Conéctese con otros a través de experiencias similares

Compartir sus sentimientos de vergüenza y vergüenza puede ser el epítome de la vergüenza. Sin embargo, cuando corremos el riesgo de ser vulnerables, tenemos la oportunidad de algo hermoso: conectarnos con alguien que sabe cómo nos sentimos. Habla con alguien en quien confíes sobre cómo te sientes.

Compartir nuestras historias vergonzosas puede inspirar a otros a compartir las suyas. Como resultado, ambas personas terminan sintiéndose comprendidas y menos solas. Y la verdad es que incluso las personas que parecen tenerlo todo bajo control han tenido momentos vergonzosos en su vida.

Preguntas frecuentes sobre sentirse avergonzado

¿Por qué me siento avergonzado todo el tiempo?

Los sentimientos constantes de vergüenza pueden ser un signo de ansiedad social, baja autoestima o trauma. Puede suponer que hay algo malo en usted que otros verán si llegan a conocerlo, o tal vez tiende a reflexionar sobre los errores del pasado.

¿Cómo dejo de sentirme avergonzado?

Es imposible evitar sentirse avergonzado. Pero puedes aprender a lidiar con tus sentimientos para que no dejes que la vergüenza te impida hacer lo que quieras en la vida.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

¿Te sientes avergonzado todo el tiempo? Por qué y qué hacer

¿Por qué te sientes avergonzado todo el tiempo?

Sentir vergüenza o vergonzoso en determinadas situaciones es completamente normal y puede ser una respuesta emocional saludable. Sin embargo, si constantemente te sientes avergonzado sin razón aparente, podría ser un signo de un problema subyacente más grande. Algunas de las razones por las que puedes sentir vergüenza constantemente incluyen:

  1. Baja autoestima: Si tienes baja autoestima, es más probable que sufras de sentimientos de vergüenza
  2. Ansiedad social: Sentirse avergonzado todo el tiempo también puede ser un signo de ansiedad social
  3. Experiencias traumáticas: Las personas que han pasado por experiencias traumáticas pueden sentirse avergonzadas por su pasado.
  4. Depresión: La depresión puede hacer que las personas se sientan avergonzadas constantemente

¿Qué puedes hacer para superar la vergüenza constante?

Si constantemente te sientes avergonzado, es importante buscar ayuda. Aquí hay algunos pasos que puedes tomar para superar la vergüenza constante:

  1. Busca ayuda profesional: Hablar con un terapeuta o un consejero puede ayudarte a entender por qué te sientes avergonzado constantemente y cómo puedes superarlo.
  2. Practica el autocuidado: Asegúrate de cuidarte física y emocionalmente.
  3. Practica la aceptación: Aprender a aceptar tus imperfecciones y comprender que todos los demás también las tienen te ayudará a superar la vergüenza constante.
  4. Construye tu autoestima: Trabaja en ti mismo y en tu autoestima.

Conclusión

La vergüenza constante puede ser un signo de un problema subyacente más grande, como baja autoestima, ansiedad social, experiencias traumáticas o depresión. Es importante buscar ayuda profesional y practicar el autocuidado y la aceptación para superar la vergüenza constante.

Deja un comentario